Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M I É R C O L E S 20 D E ABRIL D E 1908. E D I C I Ó N i. PAG. 4. NUESTROS CONCURSOS Xi Asociaciones mutuas, ni Asociaciones cultuales. Quien dice lo primero expresa lo egundo. Estas no están autorizadas por la Santa Sede, que rechaza todo convenio con 1 Gobierno presidido por Mr. Cletnenceau. Kl clero francés debe acudir á la caridad y 1 la piedad privadas y someterse á las órlenes del jefe supremo de la Iglesia. El cardenal Conillé no oculta su dusgus. 0. Está convencido de que el clero francés no puede vivir en esas circunstancias y de exige un remedio urgente. Q L MATRIMONIO Y LAS El Domingo LEYES CANÓNICAS de Pascua en- tro en pleno vigor jurídico- canónico el decreto de 2 de Agosto de 1907, Ne temeré acerca del matrimonio, establecido por la Congregación del Concilio. Este decreto prohibe- la celebración de matrimonios clandestinos, á IOÍ cuales ha sido siempre opuesta la Iglesia, y que han sido prohibidos por el Concilio de Trentr X, as reformas acordadas por este Concilio íian sido hechas extensivas ánodos los católicos, aun hasta en las naciones donde no está promulgado aquél. Como consecuencia del decreto, queda también prohibida la celebración de matrimonios mixtos. La reforma es calurosamente elogiada hasta por aquellos que suponen que su aplicación tropezará al principio con no pocas dificultades. DB. FRANCO FRANCHI hablar de un artista que es meaos vigoro a ¿Pero es posible acaso hablar del z de May (sin nombrar á Goya? Además, Goya está fuera de todos la apasionamientos y de todas las competen cias; es algo insuperable. que hai D eespués de Goya, muchos son losde aque intentado darnos una idea día heroico sin conseguir un éxito definí tivo. En escultura, lo mejor que se ha liecho e; la obra de Marinas, que en breve se coloca rá en sitio público, merced á la iniciativa de unos cuantos hombres discretos y desin teresados. Fue premiada con primera medalla en lf Exposición internacional del 92, y en ella s ve claramente el vigor y el entusiasmo d la juventud. Cinco figuras sirven al artista para dar h emoción que se propuso. Daoiz, herido mor talmente, á punto ya de desplomarse, apo ya sus manos crispadas en el cañón su. apartar la vista de los enemigos: sobre é aparece la imagen de la lona, que coge h bandera y tiende al aire sus alas victoriosas Esta ñgura, serena, fría y espiritual, prestí al grupo un carácter alegórico y es tal ve? lo nías acertado de la composición; la ma ñola y el chispero muertos son de un realis tno asombroso, y la figura del chico, qu coge amorosamente la mano de la mujer colocándola sobre su pecho, constituye, poi ultimo, usa nota romántica, delicada y sen timental. Este monumento tiene para nosotros h virtud del entusiasmo y la sinceridad. Cuan do se coloque á la luz Sel sol se verán me jor sus bellezas y sus defecto Esas figura 1 que han de resistir á plena luz todas las mi radas tienen que ser muy fuertes, muy no bles, muy espirituales, para conquistar e amor de las gentes. Si yo fuera el autor pe diría á todos qae se acercaran á ellas, si m con cariño, por lo menos sin prevención sin desconfianza. FRANCISCO 3 NF EL CENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA p l Jurado que tuvo á su cargo el examen de las poesías remitidas á este concurso dirige á nuestro director la siguiente carta: Excmo. Sr. D. Toreuato I uca de Tena. Muy distinguido amigo nuestro: No sin disgasto manifestamos á usted que, leídas con el detenimiento necesario todas las composiciones poéticas enviadas para los concursos que abrió A B C en conmemoración del Centenario de la Independencia, ni entre las dedicadas á la Virgen del Pilar ni eíitre las en que se canta á España hay ninguna que, á nuestro juicio, merezca el premio á que se refiere la segunda de las condiciones de la convocatoria. No es esto decir que de tantas poesías no haya algunas verdaderamente estimables, aunque sean pocas; pero en ninguna de ellas concurren todas las sobresalientes cualidades que se requerían, por la solemnidad de la ocasión, por la grandeza de los asuntos y hasta por la importancia material de los premios. Estamos seguros de que usted, desprendido organizador detestes- patrióticos certámenes, compartirá nuestro pesar, y le reiteramoala expresióndeUaestro aprecio como sus afectísimos amigos y seguros servidores, q. I. b 1. m. M. Meriendesy Pelayo. -Jacinto- Octavio Picón. -Francisco Rodríguez Mariru- -Alfredo Vicenti. -Antonio Pah- -ro. Madrid, aS de Abrí de 1908. NUESTROS GRABADOS p l monumento á las víctimas del 2 de -Mayo. Reproducimos una fotografía del admiraole grupo de Marinas, próximo á inaugurarse, y al cual se refiere oao de los airtícn ¡os que aparecen en el presentí 1 -úmpro. pjí barnizado. Próxima la inauguración de la. imposición de Bellas Artes, verificóse ayer el barnizado, durante el cual- obtuvimos la instantánea que aparece en la tercera de estas páginas. p n el Centro Hispaaa- Marruqui. Solemnemente se ha inaugurado en- el Centro Hispano- Marroquí de esta corte la clase de Árabe vulgar. Presidió el acto el ministro de Instrucción pública, y actídió una concurrencia selecta v numerosa. En primer término hizo uso de la palabra t ingeniero de Caminos y académico y presidente del Centro D. Eduardo Saavedra, que historió el nacimiento y desarrollo de estos Centros comerciales, ponderando su importancia, sus trabajos, su propaganda para la influencia de España en el Imperio mogrebino y para el desarrollo y acrecentamiento de nuestros intereses comerciales industríale en África. Después leyó unas cuartillas acerca del rabe vulgar el profesor del Centro señor Moya. Puso fin á los discursos el ministro eon xno muy importante, porque demostró la necesidad de que el Estado español 11 prese ocupe seriamente de estas cuestione Todos fueron muy aplaudidos. En la fotografía del acto que hoy publicamos se ve la mesa presidencial, á la cual se sienta el ministro de Instrucción publica, jne tiene á su derecha á los Sres. Saavedra y Fernández Vallina, y á su izquierda, á los eneres vizconde de Eza y Maltrana. CqmpartitrK; en efecto, el pesar délos señores del jurado, lamentando únicamente, después de conocer su fallo, que el resultado del Concurso no haya correspondido á nuestros deseos. I os señores cofletirsantes pneaen recoger sus originales en 1? secretaría de sta redacción todos los días laborables, dedos á siete de la tarde. T odos nos hemos imaginado el día 2 de Mayo de 1808. Ante nosotros pasaron más de una vez las figuras heroicas de aquel día trágico, y una viva emoción se inició en nuestro espíritu. A la luz de la lámpara familiar ana noche vimos cómo un anciano, paia nosotros respetable, se levantaba con gran entosiasmo y ¿refería un episodio de la guerra de la Independencia; la voz de este anciano era temblorosa; sus ojos se iluminaban con un brillo siniestro; las arrogas del rostro se marcaban eon más intensidad, y sus manos se alzaban en el aire como si fuesen á herir á un enemigo imaginario. Esta historia del 2 de Mayo ha llegado á nosotros poi todos los caminos; nos la han comunicado las voces familiares, los historiadores, los artistas y ios poetas. EL MONUMENTO IMPRESIONES DEL DOS DE MAYO PARLAMENTARIAS ClN INTERÉS Pocas, palabras se necesi tj j pgj- a ¿a r c u e n t a de 1. sesión de ayer; en realidad no liaría falta 1; cuee a. Creo que el Sr. Gasset formulo, primera hora, unas preguntas. I as pregun tas del Sr. Gasset versaban sobre asuntos di emigración. ¿Por qué el Sr. Gasset se din gió al ministro de Fomento y no al de Go bernación, que es quien se ocupa de est problema? ¿Por qué el Sr. Gasset no tuv (ni siquiera la más breve alusión para el se ñor I ¿a Cierva? Tratándose del Sr. Gasset, y aunque 1; cosa no venía muy á pelo, hubo su toqueci to correspondiente á la política hidráulica Mucho tendría yo que hablar del Sr. Gas. se y de la política hidráulica. 1 A política hi dráulica, como la instrucción pública, no e ¡manque un tópico de aprovechamiento po e n t r e los artistas, Goya es el que íogró lítieb. Ya los labradores españoles miran ur emocionarnos más intensamente. El poco recelosos cuando se íes habla de poli cuadro de los Fusilamientos tiene toda la be- tica hidráulica; la instrucción pública n lleza trágica que puede condensarse en una está todavía tan desacreditada. Pero lo es obra de tal naturaleza. Es, sin duda, lo más tara pronto. Consteles así á los grandes es prodigioso que se ha hecho para perpetuar pecialistas sobre la materia que hay er la memoria de aquel día de espanto y de nuestra Cámara. I os cuales son, el seño: heroísmo. I as frentes agujereadas y san- D. Martín Rosales y el Sr. D. Eduardo Vingrientas, los brazos que se retuercen en el centi. aire, las pupilas que miran con locura haY dejemos ya al Sr. Gasset. Tengo taix cia la muerte... Y arriba, la obscuridad de bien alguna idea de que el Sr. Alcalá Za. n cáelo denso, negro, implacable como el mora ha usado ayer también de la palabra destino, aún no se explicó bastante la terri- Hacía mucho tiempo- -dos ó tres días- -que ble grandeza de esta obra, que puede colo- el Sr. Alcalá Zamora, no hablaba. Se le pocarse junta á las mejores de todos los tiem- día suponer que iba por buen camino. No pos. Alguno pensará q e hacemos mal en ha sido así. El Sr. Alcalá Zamora tiene una decir esto para, inmediatamente después. palabra fácil y fluida; Yo no niego sus bue-