Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN RATO EN EL CIRCO DE PARJSH LAVATER LEE. BOSCO. TALMA. fi ROY. ANTONET. GROCK. LOS UESShNS. LA PREPONDERANCIA MARÍTIMA POR CABLE DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR LONDÍtES, í 8, ÍO M. a Revista Nacional anuncie que á primeros de Mayo publicará un artículo de Esher, cuya competencia en asuntos militares es reconocida, en que se tratará de la preponderancia marítima. I ord Esher declara que en los diez años últimos el equilibrio marítimo se ha modificado completamente en los dos hemisferios, y calcula que dentro de veinte años Francia será la única rival de Inglaterra sobre el mar, y que el centro de gravedad de la potencia marítima de Europa será el Mediterráneo, así como hoy lo es el mar del Norte. Pedirá Esher en su artículo que por cada navio que construya Alemania, Inglateira bote al agua dos nuevos acorazados. L LUCHAS SANGRIENTAS POR TELÉGRAFO U 1. MUESTRO SERVICIO PARTICULAR OURMJA (K O U R D I S T A N) 2 7 7 T I os Kurdos han saqueado tres pueblos del distrito de Salmas; han matado á cinco de los habitantes y herido á varios. En el distrito de Dola han destruido otro pueblo, matando á 18 individuos. Han matado también parte de la población de otro pueblo, ahogando á los demás Supervivientes en una mezquita, donde se habían refugiado. Los Kurdos están asaltando ahora otras varias poblaciones. EDUARDO Vil Y EL KAISER DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR STCCKOLMO, 2 7 IOMI Qanquete regio. -Se han cambiado toats muy expresivos entre el Monarca inglés y el rey Gustavo en el banquete de gala dado en Palacio en honor de Eduardo VII. Por primera vez Suecia- -dijo nuestro Soberano- -tiene el gran placer de poder dar 3 a bienvenida en su capital al Monarca de Iu Iaterra, esperando que con este mo- -Bien- -propone al fin el banquero, acostumbrado á resolver con billetes todos los asuntos y á tasar en libras todos los sentí mientos; -tú no te casas con este... sujeto; pero he aquí un cheque que tu papá te en trega y por el que podrás disponer en este momento de Un millón para tus caprichos- -Gracias, papá- -replica la miss- -con adeOORFtf, 2 7 2 T mán de rotunda negativa. ondecoraciones imperiales Y haciendo una rápida seña a su amado. El Kaiser, después del banquete oficial dado en el palacio Achillion, ha entregado ambos desapareeen por el foro, pillan el aula gran cruz del Águila roja al primer mi- tomóvil... y vanse. Alarmado y furioso, el banquero saie n asnistro griego, Theosokis, y las insignias del Águila Roja de primera clase al ministro ta la calle dando voces; sus dependientes le secundan, levantando la alarma del vecindel Interior, Kalogeropoulos. dario, y acuden varios agentes de Policía. Todo inútil. El auto corre veloz, y cuándo á las dos horas miss Elena Cambios reaparece, ya no es miss Cambios, sino la esposa legítima del taquillera: un sacerdote los ha unido solemnemente en el templo de Saa POR TELÉGRAFO Patricio. DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR PARÍS, 2 7 J I T. El final deL suceso no se reliere, pero se 1 os periódicos publican hoy extensos des- adivina. Al cabo, el Sr. Cambios no será pachos de Filadelfia refiriendo un epi- más duro que esos buenos tíos y papas de sodio amoroso de una joven yanqui. El su- comedia que aplacan con oportunidad su ceso, adornado ingeniosamente por los cro- cólera y perdonan sabiamente cuando llega nistas, es un sencillo y simpático caso de el desenlace. romanticismo, reducido á esto: Por lo que á la espiritual Elena se retiere, Miss Elena Cambios, de diez y nueve hay que recoger y proclamar como muy años, rubia, espiritual, un tanto excéntrica, gustosa para los hombres su conducta. No hija de un banquero archimillonario, sale ya una herencia presunta, pero también ua de paseo sola, según la usanza yanqui, y millón al contado rabioso, ha sabido despreacude preferentemente á las funciones ves- ciar olímpicamente en el instante del dilepertinas de un teatro. ma, demostrando que aun impera el romanEn este teatro expende las localidades un ticismo en la juventud y que, todavía, de joven pálido, afable, insinuante, con ojos tanto en tanto, el amor vence al dinero soñadores... Elena préndase de él, sugiérele Sobre todo, mediando unos ojos soñadola idea de abandonar su prosaica y esclavi- res y apenas cumplidos los diez y nueve zadora profesión, y, conseguido, pasean años. ambos enamorados por las afueras, enlazaPorque junto al detalle del milloucejo no dos del brazo, arrullándose ternezas. hay que olvidar este otro pequeño detalle Pero un día Elena teme que la pasión dominadora pueda colocar en grave riesgo su de la edad. honestidad. Y decide, en gracia á su dicha y á su amor, entregar su blanca mano altaquillero. Este se resiste; pero ella le hace subir prestamente en un automóvil, que se dirige á escape hacia la casa Cambios et C. a banqueros. Y el Sr. Cambios, estupefacto primero, indignado después, ve pePOR TELÉGRAFO netrrr en su despacho á su hija, espléndiDE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR damente ataviada, y escucha que, señalando al joven pálido y romántico, exclama: GINEBRA, 2 8 o Mi- -Papá querido: he aquí el hombre á JLJ a fallecido Wertheimer, gratt rabino a l quien amo y con quien deseo unirme. sumo sacerdote de los israelitas de Suiíj A estas palabras sucede un estallido for- za, ó, más bien, de la Suiza francesa, segúü midable de cólera, ¡toda la cólera de un la división de los judíos. banquero archimillonario! I, a miss insiste; Wertheimer gozaba de gran renombre en el padre, enfurecido, se opone; e l las ciencias y en las letras. Era va muy anlido, medroso y trémulo, nada osa decir. ciano. tivo se estrecharán aún más los lazos de amistad entre ambos países. El rey Eduardo, contestando á Gustavo V, manifestó que aunque es la primera vez que un monjírca inglés visita la corte de Suecia, él es antiguo amigo de los suecos y siente vivas simpatías por este país. C EL AMOR SOBRE EL DINERO EL GRAN RABINO SUIZO