Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
uchas señoras se muestran impacientemente curiosas deseando averiguar qué suerte le ha cabido al pequeño paleto, al y recto (jue en pasadas épocas CRÓNICA DE LAMODA saquito cortomoda. Pues bien; tranquilícenentronizó la se sus partidarias. Su suerte es aun enviPHfiJS, MWQ- L, J 9 O 8 diable. El saquito corto, asi como el fígaro, es i as damas, en general, lo mismo las de espléndida juventud que las de media- prenda que no muere. Muchos prestan á las na edad, vestirán la próxima primavera damas brillantes servicios, y ellas, á fuer de blanco, ¡blanco siempre y para todo! Y como agradecidas, los impiden morir. Podrán, á ornamentación el soutache, ó el bordado in- impulso de las moldas, sufrir un pasajero y parcial eclipse; pero su reinado no puede glés ó al plumetis. En los grandes almacenes hay ya gran acabar porque es un reinado de conveniencantidad de vestidos de dril, lienzo, piqué cia general. Si los chaquets y levitas son en la actualiy batista bordados, y á precios asombrosamente baratos, pues sabido es que en la dad los reyes de la moda, no son feyes abcuestión de economía nadie puede compe- solutos, y en su indiscutible y merecido. éxitir con los almacenes franceses, como con- to se ven precisados á reconocer que hay un traste quizá de los fabulosos precios que ladito, no despreciable, para los fígaros y tienen los grandes modistos. Hácense tam- los pequeños paletos. bién trajes de dril con bordados Colbert y VIZCONDESA B. DE NEUJLLY motives de malla; otros se ado. rnan coa pliegues y calados, y otros con ricos bordados, combinados con soutache. ECONOMÍA Abunda mucho el vestido de linón sedoso, con incrustaciones de bordado inglés, DOMESTICA de crapone ó de Valenciennes. Bu el periódico Scientifc I,o s trajes blaucosmás elegantes serán de DEL HIERRO American se recomienda el tul de Bruselas, bordado en relieve y viso empleó del cadmio, en lude raso I iberty. g ur del cinc, para recubrir y proteger el También hay muy lindos y elegantes ves- hierro. tidos de tul griego con ñores bordadas al Ufándose dicha substancia s ¿s obtendrá pasado é incrustaciones de malla bordada ó una apariencia casi igual al de las superfiáe encaje de I, uxenil. cies galvanizadas; pero la capa era infiniPrepáranse toilettes completas de dril blan- tamente más dura y mejor adherida. co incrustado de encaje Luxenil, que es Se uno de los favoritos; otras son enteramente DARÁ CALCAR ESTAMPAS b i emezclan I2 caladas de encaje Luxenil y malla combiY DIBUJOS g r a l9 o s d 5 ñ e nados, y también goza, de gran éxito para t jabón blando y, un litro de agua, y puesta adornar la pasamanería blanca. De este furor del blanco no se libran ni la mezcla al fuego se disuelven en ella 225 los caballeros ni los niños, los cuales adop- gramos de. alumbre. Con el ¿producto resultarán los trajes blancos, si han de vestir con tante se impregna bien la tela, él papel ó la arreglo á los mandatos de su majestad la madera dondfe se desee tener el calco de uña estampa, un dibujo ó un grabado, y se Moda. coloca el material elegido yt- preparado soKsta resurrección de los trajes blancos en bre el dibujó, sometiéndolo durante dos hogéneros lavables trae aparejada la prospe- ras lo menos á una presión bastante fuerte. ridad de varias industrias. Por ejemplo, las Pued e emplearse fábricas de jabón y de almidón, y las de la- tas. Transcurrido una prensa de copiar parel tiempo indicado; se havado y planchado. Debemos de alegrarnos si la coqueteríafe- brá calcado la imagen sin que el original menina hace revivir la prosperidad de cier- haya sufrido nada. tos productos industriales y proporciona pARA LIMPIAR LOS Sucede á menudo trabajo á gran número de obreros. ES ANQUES u e An los estanAlgunas fábricas de almidón estaban qués en que se reamenazadas de tener que cerrar sus puer- 1 ue va el agua muy de tarde en tarde se obs 1 tas, y gracias á las nuevas corrientes de la truyen con plantas ájcuátieas que invaden moda han tomado nueva vida. todp el espacio, resultan desagrabies á la Seamos coquetas, y seámoslo sin remor- vista y exhalan un olor repugnante. Aundimiento, puesto que de nuestra elegancia que de vez eñ cuando se extraiga esta vegedepende la dicha y la vida de multitud de tación vuelve á reproducirse al poco tiempo. industriales y obreros. Vistámonos de blanHay, sin embargo, un medio de combatirco. Esto nos hará parecer más jóveues y lo, que no es muy costoso, y que, según las lindas, dándonos un aspecto alegre á nues- investigaciones hechas por el ministerio de tros propios ojos y á los de las personas que Agricultura de los Estados Unidos, resulta nos rodeen, y á más de esta satisfacción muy eficaz. Consiste dicho procedimiento tendremos la íntima y dulce de saber que en añadir al agua un poco de sulfato de coasí, indirectamente, practicamos el bien. bre. I, a proporción es muy pequeña: 453 gramos por ii2.oo: b litros, ó sea, poco más ó p a r a no desentonar con la m oda de los menos, un gramo por cada 250 litros. Antes de echar el sulfato es preciso cal trajes bordados, los cinturones modernos lo serán también. Pero como siempre cular con toda la precisión que sea posible conviene que en todo haya algún aire de los metros cúbicos de agua que existen en novedad, los cinturones se han moderniza- el estanque. El sulfato de cobre puede arrojarse en do con el solo detalle de colocar la hebilla detrás, dejando el delantero absolutamente polvo ó disuelto en agua. En esa cantidad liso para que el bordado luzca en toda su no perjudica á los peces. Conviene advertir que su acción no es riqueza, avalorando así de un modo consiinmediata; sólo al cabo de quince días puederable el cinturón. de apreciarse el resultado. L p 1 a carcoma que ataca á las maderas vie jas se destruye echando en los agujeros que abren, unas gotas de una disolución compuesta de ocho gramos de sublimado corrosivo y roo de alcohol. Después de haberla aplicado se tapan los agujeros con cera ó goma laca del color de la madera. l i n o de los mejores sistemas para conser var flores cortadas ó para mandarlas fuera es clavar dos tallos en rodajas de papa, cuidando de que queden bien sujetos. Con uña sola papa se pueden conservar frescas una porción de flores durante más de quince días, siempre que se tengan expuestas á una temperatura moderada. 1 as sedas, cintas y toda clase ae tejidos de lana delicados, se limpian á las mil maravillas lavándolos con bencina, como si se lavasen con agua, teniéndolos al aire libre hasta que desaparezca por completo el oloi del prodncto Es éste un excelente procedimiento para limpiar guantes; puede emplearse sin temor de que estropee las prendas n a r a limp. iai la pintura de los carruajes ó r de los automóviles basta para ello pasar p, or encima un paño de lana empapado en aceite de lino; esto hace desaparecer las manchas de orín que produce la humedad, Si la pintura se descascarilla y se quiere arreglar el desperfecto, conviene untar antes la parte que ha de pintarse con aceite de liño hirviendo; esta substancia penetra en los poros del metal, quita la humedad y hace que quede mejor adherida la capa de pintura que debe pasarse inmediamente. p u e d e obtenerse un magnífico barniz ímr permeable para el calzado procediendo del modo siguiente: en una cazoleta cualquiera Mndanse 18 partes de cera virgen, añadiéndole una p arte de bórax en polvo. Sin dejar de mover la mezcla, téngase ésta al fuego Hasta que empiece á solidificarse. En otro recipiente se mezclan seis partes de esperma de ballena, cinco de barniz de asfalto y 65 de esencia de trementina, echando él todo, una vez que esté bien mezclado, eu la cazoleta Se la cera, y batiendo perfectamente hasta que se enfríe. Si se quiere teñir de negro est ¿barniz, échensele cinco partes de negro de Francfort y dos de azul de Prusia. p a r a quitar de la ropa blanca las manchaa que no desaparecen con el lavado ordinario, hay que frotarlas bien y repetidas veces en sal y zumo de limón. CONOCIMIENTOS ÚTILES RECETA CULINARIA P SPARRAGOS CON Un buen manojo SALSA HOLANDESA- Te espárragos. Un limón. Tres huevos. Cien gramos de manteca de vaca. Hay que cortar á los espárragos una tercera parte por el lado blanco para que queden de un tamaño regular. En agua hirviendo, con un puñado de sal gorda, se cuecen los espárragos, que deben ponerse en un gran cedazo para que escurran toda el agua.