Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
INFORMACIONES DE TODO EL MUNDO sas y complicadas funciones. Citaremos uno de los ejemplos que Sir Frederik Treves nos ofrece. Ved un obrero que descuidadamente se hirió en la mano con un instrumento que LOG 1O DEL DOLOR Un doctor eminente, sir Frede- no estaba limpio. Apenas se siente herido, rik Treves, acaba de hacer un servicio ines- lo que ese infeliz obrero teme es que sobretimable ala humanidad, demostrándola que venga una inflamación, ¿no es verdad? Bueel dolor es un bien. Sir Frederik Treves es el no, pues Sir Frederik Treves nos afirma cirujano famoso que practicó al rey Eduar- que la inflamación es un bien á pesar de do la operación de la apenaicitis, y ya su- ofrecer todas las apariencias de un mal. ondréis que su fama es universal, porque Observemos lo que sucede en la mano del ser médico y verse llamado ttn día á la cabe- hombre herido. cera de un enfermo augusto es ya un reclaPrimero, un ejército de gérmenes maligmo envidiable; pero si cura al paciente, nos penetró en la herida, y estos gérmenes DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL POR TELÉGRAFO, CABLE Y TELÉFONO do de combatientes comparadas con las hordas espantosas é innumerables que llenan el campo de batalla... en las inmediaciones de la herida, t o s leucocytas destruyen los gérmenes malignos, comiéndolos, devorándolos, y sacrificando sus vidas al veneno de los enemigos salvan la patria que defienden; el número de muertos traspasa los límites de cuanto pudiéramos imaginar. Cúbrese el campo de cadáveres hasta que, por fin, vivos y muertos, envenenadores y envenenados, vencedores y vencidos, se ven expulsados de allí, abandonando la posición ysaliendo en forma de supuración... Y el orden queda totalmente restablecido. ABCEN PARÍS E LA DESGRACIA DE AYER TARDE TETUAN. EL PUBLICO AGRUPADO JUNTO AL TRANVÍA DE VAPOR QUE ACABABA DE ATROPELLAR Y MATAR AL NARANJERO JUAN DE PABLO Fot, Alba. como acertó á hacer sirTrederik Treves, entonces la celebridad que adquiere no tiene límites. Pues bien, el mágico operador de Su Graciosa Majestad ha resultado á última hora un humorista á la manera de Mark Twain, como lo prueba el estudio que acaba de publicar para demostrarnos muy seriamente que los sufrimientos que nos causan las dolencias que padecemos son un bien, puesto que sin ellos la humanided entera habría desaparecido de la superficie de la tierra. Por dolencias entiéndanse los fenómenos que se dan en el organismo humano cuando se altera el equilibrio regular de sus diver- multiplicáronse por millones de millones en el espacio de un día. La invasión ha estado sostenida por un flujo de sangre que se agolpó á la parte invadida, la cual por esta razón se congestiona é inflama. Pero en aquel instante mismo unos corpúsculos de sangre, llamados kucocytas, qa. son grandes asesinos de microbios maleantes, caen denodados sobre el enemigo. Trábase entonces- -dice sir Frederik- -una batalla como jamás pluma humana la pudiera deseribir. Millones de cuerpos vivos luchan contra otros tantos millones en un combate sin tregua ni descanso. Las formidables huestes de Jerjes serían un puña- Pero supongamos que el ejército invasor consigue forzar las primeras líneas de defensa y se abre camino comenzando á infeccionar los lugares sanos... Entonces veremos que la segunda línea les opone una resistencia más vigorosa aún: aquella en que están vigilantes los ganglios linfáticos. Porque observaréis que en este caso de la herida en la mano son los ganglios situados debajo del brazo los que cierran el paso al invasor, y para ello se despiertan, se inflaman. llegan á veces hasta á supurar... E 1 paciente gime y lamenta su infortunio, lanza ayes de dolor y teme mayores complicaciones al ver que además de la herida