Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de los innumerables descuidos de las gentes ignorantes. Sería también muy oportuno que se efectuasen visitas á los Asilos, Casas- cunas y otros Centros, con el fin de apreciar con los ojos cuanto se relaciona con la vida del niño. i a sección de Patronato y Corrección paterEn alguna Escuela normal se dan leccional se ocupará: nes prácticas de higiene; pero nada costai. De recoger y denunciar al Consejo ría el demostrarla con hechos prácticos, vacuantos hechos lleguen á su conocimiento liéndose de muñecas, enseñando á confecde malos tratos ó corrupción de menores cionar higiénicas envolturas, á preparar bipor parte de padres, encargados ó gentes berones, á condimentar los alimentos del extrañas al niño. destete, y, sobre todo, á conocer los medios 2.0 De estudiar los medios de ejercer sencillos de combatir los accidentes famiprotección adecuada y eíicaz á favor de los liares, demostrando cómo se prepara un niños llamados mártires, así como de los vendaje, y cuáles son las cosas que no deben salificados de delincuentes sin discerni- hacerse en casos graves. miento. Estos particulares serán objeto de ulte 3.0 De favorecer las instituciones bené- rior desarrollo. íicas que se interesen por los niños hijos de penados ó recogidos en las cárceles cerca de sus madres, así como también los centros de corrección paterna dedicados á niños rebeldes ó moralmente abandonados. 4.0 De comprobar el exacto cumplimiento de los preceptos de la ley de 28 de Julio 1 os cambios de temperatura han originade 1878, relacionada coa los niños dedica- do un recrudecimiento de las enfermedos á ejercicios peligrosos ó á trabajos tea- dades del aparato respiratorio, dando lugar á bronquitis y pulmonías de verdadera gratrales. 5.0 De combatir las causas que contri- vedad, especialmente en los niños. Una de las condiciones indispensables buyan a l a desmoralización y perversión de para combatirlas con éxito depende de los la infancia. los La seccién Jurídica y Legislativa se ocupa- primerosy, cuidados, vigilandoniñosestados febriles, sobre todo, en los de perá principalmente: o, la fatiga y la tos. 1.0 e reunir y comentar las leyes y reComo casi siempre, sobre todo en los afecglamentos nacionales y extranjeros que suele enfermar y más 6 menos directamente se relacionen con tos gripales, la nodriza debe ser objeto de contagia al niño, aquélla la protección á la infancia. á 2.0 De informar al Consejo y á las Jun- especial tratamiento, obligándolalo hacer la medicación oportuna, pues, por general, tas en todas las cuestiones jurídicas y le- son muy refractarias á someterse á régimen gislativas relacionadas con la infancia. Las dolencias intestinales también son 3.0 De proponer las reformas que la experiencia considere necesarias, á fin de ele- frecuentes en la primera infancia, habiendo con frecuenta, varlas en su día á los Poderes públicos ó al sido menores, de ellas son reflejolas erupciones. Muchas del mal esParlamento. que será 4.0 De crear una biblioteca especial de tado del aparato digestivo, madres. objeto consulta referente á las cuestiones protea- de especial cuidado por las toras 5.0 De organizar Asambleas ó Congresos protectores, con el fin de constituir una Liga internacional de protección á la infancia. IV LA LEY PROTECTORA VIGENTE de presentar en oposición ó lucha el p o der materno con el paterno. V I H Trata de que tus hijos conozcan siquiera el camino de la desgracia y sepan sobrellevar con virilidad los males y las maldades de la vida. IX. Estudiarás detenidamente las aptitudes de tu hijo; no le hagas comprender que puede ser más que tú; ponle silenciosamente en camino de serlo. X Cuidarás de que sea tan robusto de cuerpo como de inteligencia. Hazle bueno antes de hacerle sabio. ARTE DE CUIDAR LA SALUD A LOS NIÑOS DE LOS NIÑOS LAS ENVOLTURAS lizarle. Convencidos de que necesita calor, y temerosos de que pudiera perecer abandor nado á sí mismo, la madre le arrebujó en pieles ó lienzos, empaquetándolo, en cierto modo, para manejarlo mejor ó poderle dejar solo. De ahí se desprende el que de tiempo inmemorial se fajase fuertemente el cuerpo de los niños, sometiéndoles á verdaderas torturas dominado siempre resE 1 criterioalque haha consistido en inmovipecto niño LOS MANDAMIENTOS DEL HOGAR PUERICULTURA PRÁCTICA f o n muy buen acuerdo se han inaugurado -en las escuelas de Madrid conferencias de higiene y de cultura general, que son desarrolladas por distinguidos profesores y médicos. Una de ellas, sumamente interesante, fue dada por el Dr. Calatraveño, el cual, con galanura y sencillez, expuso al infantil auditorio las ventajas de las instituciones diversas creadas para evitar la tuberculosis. Hemos tenido ocasión de leer un pequeño trabajo escrito por una niña de doce años, después de haber oído la conferencia, convenciéndonos de que ¡la facultad de asimi lación del cerebro infantil es notable. Las principales ideas estaban perfectamente interpretadas, y se observa además el vivo interés de aquellos pequeños seres por aprender cosas útiles. Estos ensayos, en buen hora iniciados, deben sistematizarse y propagarse en todas partes. Las alumnas de las cuelas normales, debieran asistir á los con orios para niños de pecho y er prácticamente los peligros QECALOGO DEL 1. Constituirás una PADRE familia con amor, la sostendrás con tu trabajo y la regirás con bondadosa energía. 1 1 Serás prudente en los negocios, pródigo en las enseñanzas, celoso en mantener ¡a autoridad materna, tardo en decidir, pero irrevocable en tus decisiones. III. Tendrás para tu esposa inacabable apoyo, buscando en ella consuelo, sin desoír su consejo IV. Destruirás todo error doméstico, toda preocupación y todo desorden en cuanto apareciese en el hogar. V. Tratarás de que exista siempre un superaba en los afectos y en los intereses. V Haz de suerte que tus hijos vean en ti: cuando niños, una tuerza. que ampare; cuando adolescentes, una inteligencia que enseñe; cuando hombres, un amigo que aconseje. V i l Ñ o cometerás nunca la torpeza ENVOLTURA ENVOLTURA ROMANA DEL SIGLO XV 1I1 Todavía, por costumbres atávicas, se coloca á los niños colgados en alto, en troncos huecos de árboles, en primitivas hamacas, sobre todo en los pueblos donde los animales domésticos pueden atacar al recién nacido. El cuévano clásico es cuna y medio de transporte. La moderna moise, que recuerda por su forma el caparazón de la tortuga, que fue la histórica cuna de Enrique IV, el Bearnés, se ve en la casa moderna. Ya se hablará en su día de la cuna; pero hoy importa recordar las envolturas corrientes de dos clases, la llamada española, qwe consiste en la camisita, pañal, mantilla, pañuelo, faja, cubre- cuerpo general, faldón, abrigo de punto, babero y dos gorros (figura 1. a) y la llamada inglesa, que consiste en camisita, faja, braga, mantilla protector- 1. faldón cubre- cuerpo y calcetones (fig. 2. a) En 1905, por intermedio de la Sociedad Española de Higiene, se ofreció un premio.