Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
INFORMACIONES DE TODO EL MUNDO ABC POR TELÉGRAFO, CABLE Y TELÉFONO juraron de sus viejos hábitos y de sus prejuicios medioevales. rL REY, EL PARLA- Ante la próxima M E N T O Y E L PAÍS proclamación del rey D. Manuel II por las Cortes, cuyo programa ya está en definitiva acordado, no se ha modificado el sentimiento de incertiduuabre de eme ve go hablando. Aparte lo decorativo y teatral de la ceremonia, que atrae las mir. las de la multitud 1, propicia siempre á estos espectáculos, interesantes por el color y poi 61 movimiento 1, el acto solerane. de la apertura de lar Cama- torno de un joven á quien el destino ha sorprendido con un Trono, no ha sido escuchado dondequiera con general aplauso. No se consolida fácilmente ni en breve tiempo un crédito quebrantado, ni en los UE PASARA? A nadie puede ocultar- organismos debilitados se restauran las se la cerrazón del ho- fuerzas perdidas, sino merced á un gran rérizonte político, y no hay persona de buen gimen de economía fisiológica. sentido que se arriesgue á hacer predicBien- que en Portugal no es la Monarquía- iones. la que está enferma, puesto que el régimen Desde los últimos días del reinado de don es mera abstracción, sino los hombres, que Carlos de Braganza, á que puso fin la tra- no acertaron aún á dar con el diagnostico, ó gedia del i. de Febrero, no ha sido posible que, conociéndolo, sintiéronse faltos de hallar entre nosotros ni tranquilidad en el aquella fuerza necesaria, de aquella ruano presente- ni confianza eneel porvenir Todos firme indispensable para, operai convenien- DE NUESTRO CORRESPONSAL BCEN LISBOA FIESTA REGIONAL EN CORDOB BANQUETE DADO POR EL AYUNTAMIENTO EN EL TEATRO DEL GRAN CAPITÁN los esiueiz. os que nacen á porfía los periódicos monárquicos para aquietar el espíritu público, en constante zozobra, y restablecer la calma en la entraña de las multitudes, se estrellan en el desasosiego y pavor de la incertidumbre. Se teme no se sabe qué, no se cree en nada, se duda de todo. El desaliento y el recelo se han apoderado de todas las fuerzas vivas de la nación, y son estas mismas dudas é indecisiones las mayores dificultades con que la acción del Gobierno tropieza. De negación y de abatimiento es la época presente en Portugal. El llamamiento que los monárquicos nacen ahora al país, tratando de agrupar todas las energías y buenas voluntades en temente, seguros de que, á más de los beneficios de la cura, lograrían la confianza del paciente. Así, se aglomeran los días en tal indecisión y malestar de todas las horas y de todo momento, y los meses transcurren en la vaga é incierta esperanza de un período más venturoso y próspero. Üntre tanto, como la precisión y elocuencia de los hechos no puede ser contrarrestada por el recurso de los argumentos más hábiles, la única verdad es el general escepticismo; cuando más, se hace sentir la necesidad de creer y confiar en algo, sea lo que fuere. Los pueblos latinos rinden culto sobremanera á las paradojas, y paradojal es casi toda la vida de las sociedades que todavía no abras portuguesas trae consigo un cortejo de dudas y aun de temores, porque ya en él no concurre la significación histórica del pasado y porque las aspiraciones y anhelos del país, que por tantos y tan variados acontecimientos viste luto, no se satisfacen con pragmáticas platónicas. Todo induce á creer que, abiertas las Cámaras, surgirá de nuevo la lucha, trayendo á supuración los hechos pasados que llevaron á un Rey al sarcófago y á su primer ministro al destierro. No se extinguirá entonces el sentimiento del desquite, porque no hay quien crea que se haya retirado por siempre de la política el ex dictador Franco, tanto menos cuanto que sus partidarios, persistiendo en acusar