Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES a 3 DE ABRIL DE 1908. EDICIÓN 4. a PAG. 6. -I o que seguramente no se tratará, y sería ínuy útil tratarlo, aunque no en son de polémica, de apasionada discusión política, Bino en tranquila conversación, como en consejo de. familia, es lo que debe hacerse y ao se hace en aquellas todavía españolas posesiones que cuestan al Estado todos los años unos millones de pesetae sin sacar una Tte provecho, pudiendo sacar muchas. Bueno será corregir abusos que allá se se cometan por funcionarios poco escrupulosos; pero bueno será también remediar deficiencias que subsisten por deiadez de los de arriba. I- Se ha dado el caso de saborearse en Madrid los riquísimos productos de aquel país, como el cacao, toscamente descascarillado, porque todo es allí primitivo en el cultivo y en la industria, y, de saberse que lo que aquí no viene, por las trabas que ponemos para que venga, va á Inglaterra, de donde, transformado y hábilmente vestido, nos lo envían como cosa propia ó, cuando menos, como mercancía extraña para nosotros. Y hablar del cacao es hablar de otros productos de aquel riquísimo suelo. Y esto es doloroso por Joble concepto, por la indolencia ó por- la ignorancia que revela en nosotros, y porque puede ser principio de un fin tan desastroso como fue para España la pérdida de aquellas colonias de las que fuimos hermanastros más que hermanos. los Bene- uils, donde continúa la efervescencia. Si alguna tribu muestra hostilidad se empleará la artillería. Sábese que la harha que se había formado en dicha región debe reunirse con la acampada de Mengub. Si una derrota no la detiene y llega h? sta el campamento del general francés, veráse precisado éste á ir á Tafilete. Tal es la situación debida á la victoria de Menabba. El auto- ametrallador del capitán Guety acaba de recorrer cien kilómetros, sin descubrir grupos de moros; pero varios indígenas dicen haber visto agrupaciones de marroquíes hostiles al N. E. de Ain Zefra, y en la parte N. que amenazan la frontera desde Berguret á Uxda. Han llegado nuevas secciones de ametralladoras y varias ambulancias de Sanidad con enfermeras. citabilidad d. el Sr. Burell. Ayer el notable parlameatario deseaba explanar una interpelación. ¿Tiene el ministro de Estadodijo- -inconveniente en que sea mañana cuando yo explane, mi interpelación? No mañana, ahora misino contesto el ministro. Entonces el Sr. Burell se puso un tanto exaltado. ¡Eso es una gallardía! ¡Eso es un reto! exclamó. El ministro de Estado, tan flemático, tan pacífico, no salía de su asombro. Sr. Burell- -decía- -esto no es ningún reto; esto es ponerme á la disposición de los señores diputados Es que yo deseo que la interpelación sea mañana repetía con derta tozudez infantil el señor Burell. Sr. Burell- -argüía tranquilamente el ministro- -yo del día de hoy puedo disponer; pero mañana, por razones de mi cargo, no sé si podré venir al Congreso Y sobre esto se armó un regular escándalo. Es decir que el Sr. Burell se incomodaba porque el ministro nosabía si mañana podría aceptar la interpelación, y en cambio, el ministro, que es quien tiene el derecho de lijar el día para la aceptación de las interpelaciones, no se incomodaba con el Sr. Buiell porque éste se negaba á explanarla en la sesión presente. Era el mundo al revés; era uaa verdadera paradoja. Los liberales acompañaban al orador con sus protestas y vociferaciones. Hace algún tiempo que los señores liberales toman como tontería ó resignación la prudencia y la discreción de la mayoría parlamentaria. Ayer, para que no faltase nada, un diputado liberal, muy enfurecido y fuera sí- -él que suele ser muy correcto- -repitió á gritos la fiase conocida habrá de saber que esta frase que la estulticia ha atribuido á D. Germán Gamazo, no es de Gamazo, sino del actual presidente del Consejo. Y habrá de saber también que esta frase se hizo para aplicarla á una personalidad que no es por cierto, ni lo ha sido nunca, conservadora. Para no abandonar el tema de los susodichos liberales, diré que ayer se comentaba en los pasillos la inexplicable actitud del Sr. Moret en el asunto del nombramieulc de los alcaldes, según el proyecto de Administración local. El, Sr. Moret en la discusión de la totalidad del proyecto, hizo que su partido combatiese el nombramiento de los alcaldes de Real orden. Esto estaba maj bien; se transigió y se convino en que e) Gobierno sólo habría de nombrar alcalde? en cuatro ó cinco grandes poblaciones. Perc llega la sesión del martes, y el Sr. Moret jefe del partido liberal, demócrata de toda la vida, se levantáf ¿á qué? A pedir nada menos que los Ayuntamientos puedan poner al frente de ellos, como director supremo á una persona que no sea ni aun vecino del pueblo. O sea, que se trata de extirpai toda corruptela de funeionarismo exótico y dañoso, que se trata de que el sufragio tenga una continuación lógica en la designación de alcalde, y el Sr. Moret, jefe del partido liberal, demócrata de toda la vida, se opone de pronto, inexplicablemente, á todo esto y aboga por la idea de que pueda sei alcalde un señor á quien los concejales nombren y que ni sea vecino del pueblo ni tenga con qué ni para qué responder, en case de fracaso, de los cargos que contra él surjan. El asombro del presidente del Consejo a oir tan peregrinos deseos formulados por el jefe del partido liberal, no tuvo límites. Ye no puedo aceptar esa enmienda- -dijo en substancia- -porque va contra la democracia. Con eso- -añadía- -se frustra lo mas esencial, que es la residencia de la Admi- nistración. Y ¿qué es lo que pasaría ei nuestro país si entre el elector y el alcalde elegido se interpusiera una valla que libra ra á éste de toda contingencia de responsa bilidad, de resideuciación? Además, ¿es qui no sería totalmente nula la obra del íra del caballo eti la cacharrería- El citado señor CONCURSO DE AUTOMÓVILES POR TELÉFONO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR SAN SEBASTIÁN, 2 2 9 N. j rota oficiosa. El gobernador de Melilla telegrafía que anteayer, al caer la tarde, se produjo cierta alarma en el Peñón de la Gomera porque la guardia mora de la Puntilla hizo tres disparos sobre un bote moro, propiedad de un vecino de aquella plaza española. W comandante militar envió en el acto á la costa marroquí al intérprete, que volvió con cinco habitantes de la misma, los cuales fueron reprendidos por nuestra al- foridad, justificándose ellos con haber aprehendido á los tres autores de los disparos, que pertenecen á tribu enemiga de los tripulantes del bote. E 1 comandante militar tiene instrucciones de exigir que la embarcación sea repasada y que se abone una indemnización al propietario. En Melilla, la Restinga y Cabo de Agua ao ocurre novedad. POR CABLE Y TELÉGRAFO j- a resultado muy animada la segunda l prueba del concurso de automóviles: una carrera en cuesta por la carretera hasta Igueldo La presenció inmenso gentío. Ganó la copa de plata un coche Rapid, dirigido por Trewison, que además obtuvo el primer premio en su categoría. Además obtuvieron primeros gremios, en sus categorías respectivas Laffite, con un Sizaire Nandin; Roxas, con un Vivinus; J) erny, con un Hispano Suiza; y Saonier, con u n Piccard Pictet. E El Jurado fue obsequiado con un lunch or el médico de Igueldo D. Gonzalo Alerdi. IMPRESIONES PARLAMENTARIAS A PARADOJA LIBERAL Hacia ya mu cho tiempoquince, veinte ó veinticinco días que no se trataba en el Congreso sobre el célebre asunto de cuándo se abre la sesión y qué es lo que se necesita para abrirla. Ayer hubo otro gran debate sobre el tema. De este debate hemos sacado lo mismo qué de los anteriores: ni sabemos cuándo está abierta la sesión, ni acertamos á explicarnos qué es lo que se ha de hacer para abrirla. En todos estos debates interviene el Sr. Azcárate: es ya de rigor este detalle. El Sr. Azcárate se levanta cuando la expectación es mayor, cuando la zalagarda llega á su colmo, pronuncia un breve y correctísimo discurso y luego se sienta. Él rebullicio cesa un poco después de las palabras del Sr. Azcárate; el tema parece ya agotado. ¿Qué se va á decir después de la doctrina expuesta por el notable profesor? Los ánimos están ya también un tanto cansados; da el presidente cuatro campanillazos y se pasa á otro asunto, Y claro está: al cabo de o4 ft s veinte ó veinticinco días, se renueva la discusión sobre el mismo tema. Esto es tan fatal, tan matemático y periódico como el rodar de las estaciones. Otra nota de la tarde ha sido la ligeio. exasperación del Sr. Burell. Admiro yo mucho á este querido compañero; multitud de artículos suyos han pasado ante mis ojos con gran deleite, hace ya tiempo. Pero toda esta admiración- todo este afecto no me impide ver con cierto sobresalto, las idas y venidas nerviosas del Sr. Burell por el Congreso. No es fácilmente explicable esta ex- NUESTRO SERVJCIO PARTJCUJAR ÍNGER, 1 2 2 T. t sl a fallecida El M Tuguí, titulado minís tro de Justicia del Hafid. La. colonia española ha abierto una suscripción con objeto de ofrecer un regalo al Rdo. P. Cervera por su elevación al obispado. TÁNfcER, 22, 4 T. I nfonnes de origen inglés confirman que Muley Hafid ha participado á las LegaSiones el envío de representantes suyos á Londres, París, Berlín y Madrid para gestionar la paz entre Francia y Marruecos, ¿tediante la intervención amistosa de las potencias. JPAKÍS, 2 1 T I Jn aespacno de Colón Bechard dice lo siw guíente: El general Vigy na salmo ae Mengub, fingiéndose á Tesmara. Allí se dividirá en dos partes la columna: la primera, seguirá persiguiendo al santón Hassen, cuya captara ó cuya derrota es la base necesaria para la pacificación; la segunda pasará, sin entrar, en Ain- Chair, cuyo marabuth está Significado como amigo de los franceses. i El areneral Visry recorrerá la comarca de