Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 23 DE ABRIL DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 5. El Sr. BURELL: Yo lie guardado los respetos... El marqués de VILLAVICIOSA DE ASTURIAS: ¡Pero si estáis siendo los antropófagos del ministro de Estado! (brandes risas. El señor PRESIDENTE: El ministro ha aceptado la interpelación, y la Mesa fijará día para explanarla. El Sr. BUREU Quisiera explicar las palabras de baratería y otras que me ha achacado el ministro de Estado. El señor PRESIDENTE: El ministro de Estado no ha hablado de baratería, ha repetjclo lo de gallardía que S. S. pronunció. Se fijará día para la interpelación. Se toman en consideración vaiias proposiciones de ley, una de ellas del Sr. Castel, concediendo á la Sociedad Valenciana de Tranvías un nuevo plazo para terminar las obras del ferrocarril de Rafelbuñol á Sagtinto. RÉGIMEN LO 2 AL Se reanuda este debate, defendiendo el Sr. NOUGUES una enmienda al art. 62. Le contesta el Sr. BOMBARDERO, y rectifican ambos. Es desechada la enmienda. El Sr. MORÓTE apoya tres enmiendas en un mismo discurso. Recoge palabras pronunciadas ayer por el Sr. Moret, afirmando que sería peligroso el confiar á todos los Ayuntamientos la facultad de nombrar los alcaldes, y estima que el jefe del partido liberal ha retrocedido en esta cuestión, pues el 18 de Mayo dea 87o declaraba en pleno Congreso que hasta los Ayuntamientos de Puerto Rico debían ser libres para elegir alcalde. Hace extensa argumentación para aemostrar la conveniencia de que los alcaldes sean elegidos por los Ayuntamientos y no de nombramiento Real. Termina diciendo que el establecer que las ciudades de más de 150.000 habitantes han de tener alcaldes de Real nombramiento es un peligro, pues con el progresivo y natural aumento de población se ampliará este principio, (Muy bien en la minoría republicana. El Sr. MARÍN DE LA BARCENA contesta con cuatro palabras, diciendo que no se pueden aceptar las enmiendas. El Sr. MORÓTE rectifica, insistiendo en que se deben aceptar sus enmiendas. El presidente del CONSEJO declara que si se mantiene el principio que en la ley se contiene es porque tanto el Gobierno como la Comisión consideran que es el mejor término de concordia entre obierno y oposiciones. El Sr. M 0 R E 1 recoge una alusión y afirma que si bien tiene el propósito de no discutir nunca con las oposiciones, y sí con el Gobierno, está en el caso de contestar al diputado republicano, explicando el alcance que tenían las enmiendas que presentó y defendió en la última sesión. Se queja amargamente de la forma con que le trata el Sr. Moróte, pues jamás ha pensado en llevar al régimen local el principio de autonomía que pidió para Cuba; allí pidió, como lazo de itnión con la metrópoli, el poder personal del gobernador general; en esta ley pide ante todo y sobre todo la autoridad del Poder central. (Aplausos. El Sr. MORÓTE rectifica y afirma que nadie ha confundido la autonomía para Cuba cpn la municipal, ni siquiera ios más apasionados catalanistas, porque el problema es completamente distinto. Y en cuanto á malevolencias que ha creív do ver el Sr. Moret- -dice el orador, -no las ha habido ni en mis palabras, ni en mis intenciones, ni en mi inteligencia. Entonces y ahora dije que una de tes páginas más brillantes de la vida política del Sr. Moret fue el proyecto de autonomía para las Antillas. Se pone á votación nominal la primera de las enmiendas, siendo desechada por 7 a votos contra 11. Los liberales se han abstenido. -ri El Sr. Moróte retira las dos enmienda restantes. Queda desechada otra enmienda del s ñor UARCIA LOMAS. Seguidamente se levanta la sesión á las siete y media. i v? qf La jabldc negligencia, el Gobierno impondrá el oportuno castigo. El Sr FERNANDEZ LATORRE rectifi 3- i: de más dates sobre el particular. Q E! ministro de ESTADO ofrece facilitarlos f? E 1 Sr. SORIAXO se adhiere alas denunfl. -is de que se ha hecho cargo el Sr. Ferandcz Latorre, y anuncia que cuando se jcibaií datos concretos explanará una interpelación sobre el asunto. Incidentalmente se queja de que no se traigan los expedientes que se piden en el Parlamento y censara que los ministros no den importancia á las denuncias que se hacen eü los periódicos, i Cuando, si no fuera por la Prensa- -aña. de- -no seríais ministros, porque el Sr. La Cierva, por ejemplo, no es ningún Demóstenes. (Risas. t Alude al Sr, Gasset para que dé expl naciones de! as denuasias formuladas en un periódico de que es copropietario. El Sr. ASSeT ¿Yo qué tengo que ver con eso? t El Sr, SORIANO. Pues mande S. S. un recadito al director de Ei Imparcial para que venga Sigue hablando el Sr. SORIANO y censura que el Gobierno no dé amplias explicaciones cuando se le piden. Censura que el gobernador general de Fernando Poo haya desembarcado vestido de calatravo. y recuerda que ya hace tiempo fue relevado de su cargo. Cita el caso de una mujer que fue asesinada- en las posesiones españolas y luego fue comida. El ministro de ESTADO contesta que traerá los expedientes cuando estén resueltos, y que el asesinato de la mujer referida es un hecho que sucede en las naciones civilizadas y nada de extraño tiene que se realice entre! salvajes. Defiende Í- gobernador general de Fernando Poo. i Rectifica ei Sr SORIANO y dice que se refería á espedientes del ministerio de la Gobernación Agrega que el ministro de Estado casi ha felicitado á tos pamíes por haberse merendado á una negra. (Risas. El Sr. BURELL recuerda que hace dos meses pidió los datos sobre el concurso á la subvención anunciada á la Sociedad Hispano- Africana El ministro de ESTADO dice que no hay dato alguno que enviar, por ahora, porque r no ha habido concurso. I El Sr. BURELL ¿Y la cantidad de 500.000 pesetas vendrá en los presupuestos? El ministro de ESTADO: Ya lo verá Su Señoría el 1, de Mayo; pero anticipo eme las cantidades están intactas. Los Srés, BURELL y SORIANO anuncian interpelaciones sobre el asunto. El ministro de ESTADO: La acepto en el acto. El Sr, BUSELL- Me hacen falta algunos datos... Felicito al Sr. Allendesalazar por su gallardía, que es casi un reto. El ministro de ESTADO: No es reto; es ponerme á disposición del Congreso. (Entra en el salón el jefe del Gobierno. El Sr. BURELL- Vues la explanaré macana. El ministro de ESTADO: Mañana no sé si podré venir, ahora estoy á la disposición del Congreso Protestan los Sres. BURELL y SORIANO y se oysrt grandes murmullos en la Se promueva un vivo incidente que logra certar ei presidente á fuerza de campanillc zo El Sr BURELL se queja de ciertas palabras del ministio de Estado y de ademanes despectivos que dice haber observado en el Sr. Maura (Protestas en la mayoría. J MADRID AL DÍA I as reinas de París... Todo Madrid se des pepito por verlas. Lo que tiene que todo Madrid estaba en un error al creer que las reinas de los mercados de la gran ciudad son jóvenes elegidas por su belleza. Y no hay tal cosa. Se las elige por su laboriosidad, por sus simpatías, por su gusto en el arreglo de sus puestos, por su honradez. Muchas veces ocurrre que en las elegidas se reúnen esas virtudes y una belleza extraordinaria. Otras veces, no. Claro es que si París quisiera elegir reinas bellas las elegiría bellísimas, ¡vaya si tiene donde elegir? También ocurre que en los mercados de París hay competencia para presentar los puestos con el mayor aseo, adornados con ñores, mostrando los géneros combinados hasta con arte, cosa, ¡a que por nuestros mercados, donde priva el desorden, y en ocasión hasta la suciedad, no solemos ver. Y ese acierto, ese refinamiento, también se premia. Nosotros enviamos á París tres reinas bonitas, elegidas en un concurso de belleza. Los mercados de París 110 eligen precisamente entre las más bellas, sino ea ¿re las que más méritos morales reúnen. Por eso no han venido Pepitas Ledesma de París; pero han, venido señoritas muy simpáticas, bellas uñas, discretas todas, dignas del homenaje popular que se las tributa. En la calle, al ir á la Emoajasa; en 1 Casa Consistorial, después, y anoche en eJ teatro de Apolo, fueron objeto de atenciones galantes, aplausos y piropos, como diría alguna de las piropeadas. Poco más hay que cargar en cuenta ai día de ayer. La política no ofreció de particular más que una sesión accidentada eu el Congreso; una sesión de esas que debelían presenciarlas reinas parisinas, porque ¿no han venido á Madrid para disfrutar ds todas nuestras diversiones? ¡Mayor diversión que nuestro Parlamento... Hacía muchos días, lo menos dos, que 110 se hablaba de estafas, ¿verdad? porque lo de la gitana y el premio gordo no puede considerarse estafa. Bueno, pues ayer fue detenido un individuo, acusado de estafa, cometida en un pueblo de la provincia de Sevilla, y se tuvo noticia de haber sido estafada aquí, en la corte, una señora por un bella dama alemana, que se hizo pasar por una encopetada compatriota del Kaiser. Lo que 00 hubo- ¡milagro de Dios! -fuá un solo suicidio, pero tentativa, sí; una. No podía faltar. El tiempo, galante y bondadoso paralas reinas de la Mi- Caí inte. Por la noche, nada más que la función de Apolo en honor de las mencionadas reinas, que se divirtieron tanto como lo que se aburrirán esta noche en el Español, v blar en nuestro Parlamento de política co lonial. Todavía tenemos colonias. Ayer se habló en el Congreso de algo ocurrido en Fernando Poo y relatado por un colegas Parece que volverá á hablarse del mismo asunto y de las faltas que se da por cometidas en aquel leiano territorio CRÓNICA POLÍTICA Todavía nos D E LAS COLONIAS timos el lujo perinide ha-