Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
INFORMACIONES DE TODO EL MUNDO POR TELÉGRAFO, CABLE Y TELÉFONO di da, primaveral, convida á pasear. Abril brinda protectoramente á los madrileños un sol y una temperatura dignos por completo de los pasados tiempos, en los que las mañanitas de Abril adquirieron justificado renombre por su hermosura. El paseo de coches del Retiro se halla concurridísimo. Por las avenidas laterales pasean las familias burguesas, aunque no en muy crecido número. En el ancho centro, que comienza en la calle de Alcalá para morir en la estatua del Ángel Caído, los coches se estrechan formando apretadísimas filas que imposibilitan á los caballos la marcha. Gran numero de automóviles dan la nota modernista en el animado conjunto, marchando unos con estruendoso tafia como pregoneros de adelantos científicos, y otros callados, silenciosos, de puntillas, como si quisieran pasar desapercibidos, para que los humildes no sientan el espolazo de la envidia ante las desigualdades de la fortuna. En todos los carruajes, con pocas excepciones, se exhibe elegante y risueño el sexo bello. Con el tardo caminar á que se ven obligados los eoches por exceso de número, pueden contemplarse detenidamente á las paseantes. UUELGA DE RUBIAS JUa tarde esplén- FEMENINAS EL EX PRIMER MINISTRO INGLÉS SIR H. CAMPBELL BANNERMAM. FALLECIDO AYER EN LONDRES ¡Cosa más rara! No hay rubias. IvOS cabellos obscuros reinan la tarde aquélla, paseando triunfadores, sin los rubios rivales. Llama la atención, por lo extraño, semejante detalle. ¿Es que hay huelga ¿e rubias? ¿Es que la mujer se ha convencido al fin de que no hay nada más atractivo y bello que lo natural y ha renegado de tintes tan en boga hasta aquí? ¿Es que haciendo un enérgico llamamiento al buen sentido admira, como es justo, el cabello rubio, hasta quizá lo desea, con disculpable coquetería, pero no lo falsifica? Las elegancias femeninas no desmerecen por ir coronadas de castaños ó negros rizos. Si el tono rubio en todos los matices, desde el caoba hasta el ceniciento, idealiza bellezas, encuadrando de modo delicioso y delicado las figuras y prestando tonalidades suaves y dulces, como de eterna niñez, los cabellos obscuros dan una nota de contraste vigoroso, causa indudable de artística hermosura, haciendo resaltar el moreno y rosado de las mejillas, el relampagueo de la mirada, el rojo húmedo de los labios y el brillo nacarado de los dientes Aunque, conforme la tarde avanzaba, engrosaban más y más las filas de carruajes, las doradas cabecitas femeniles no aparecieron. Cuando la imaginación fluctuaba entre las dos ideas, ¿Hay huelga de rubias? ó ¿Ha triunfado el buen sentido? una tercera idea vino á enseñorearse del cerebro: tonces surgió una íntima protesta. No; no es posible, ni debe serlo, que el color del cabello, la forma del cuerpo humano, ni ninguna prenda física ni moral se ponga bajo ¿Será que ya no se estilen las rubias? Y en- LA RECEPCIÓN DE AYER EN EL AYUNTAMIENTO LAS REINAS DE LA MI- CARÉME V LAS VENDEDORAS DE LA PLAZA Dfi LA CEBADA Fot. ABC.