Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FOLLETÍN DE A B C LA SEÑORITA DE LOS CIEN MILLONES CONTINUACIÓN ¡Cuánto se alegró de no haberla vendido! Qué limp. tnidado estaba todo! ¡Pobre luana! ¡Qué bueno es poder rezar en una cabana bretona! XIV CUENTAS VI El AS Como Delrue, al pasar por la taberna de Menilmontant no había creído que aquella voz que le pareció la del Muralla fuese de éste afectivamente, no se cuidó de mirar para convencerse de la verdad. El Muralla, escapado de la cárcel como una bestia furiosa, tomó an tranvía que le condujo al Mercado, donde sabía que había de sncontrar compañeros decididos, que le conocían y le respetaban, q e le ocultarían y le darían recursos con que ponerse á cubierto de las persecuciones de la Policía. Una vez disfrazado y con dinero en el bolsillo, se dedicó á buscar á Tota, el granujilla que le acompañaba constantemente antes de que le cogieran preso. Con él estaba en la taberna contando sus hazañas el día de la marcha de Juana. -Pero por suerte estás otra vez sano y bueno entre nosotros- le decían. -Ya le haremos pagar á ese señoritingo el lal rato que te dio. -Eso es cuenta mía nada más. En cuanto pueda encontrarle. ¡Vaya una dificultad! -interrumpió Tota, -Delrue, Andrés Delrue. ¿Sabes su nombre? -Y todo lo que hay que saber. Es secretario de los marqueses de Kermor, que viven en la calle de la Boétie. ¿Cómo lo has averiguado? -Porque le seguí subido á la trasera de su coche. -Su patrón es mejor tipo, ¿te acuerdas? El que f, tumbó en la calle del Depósito. -Es un Kermor. -Precisamente, el conde de Kerníor. Lo supe por ci j cuando me llamaron á declarar. Es todo un hombre, y no olvidaré lo que ha hecho por mí. -Entonces no estaba conforme con su secretario. ¿Por qué Sería? -Ya lo averiguaremos. Tengo que cobrar, y ¡ay ae Deli ue si no paga! Pero mira, chico, echa un vistazo á la calle á ver estamos i seguros. Continuará. Juana recordó que Delrue la había hecho el amor y pensó: Yo aubiera debido quererle, pero no era posible. Reccmló tiempos pasados, se acordó de Enrique y se atrevió á preguntar: -Ahora será muy feliz la marquesa con el egreso de su hilo, con su boda... -Sí, por ese lado todo va bien. Esta contestación del miserable Andrés fue como una losa sepulcral que hubiera caído sobre el corazón de Juana. Era el fin de todo; lo que no muere, la esperanza, el último consuelo estaba á puato de morir en ella. Volvió á preguntar: ¿Entonces no permanecerá deshabitado el castillo de Kermor? Comprendiendo su inquietud, contestó Delrue: -Supongo que no volverán al castillo. De todos modos no volverá usted á verlos. Sin que la quieran á usted mal, es lo cierto que les disgustó su precipitada huida de usted, que no podían explicarse. -Aun hoy me sería á mí imposible explicársela. -No pretendo que me diga usted por qué lo hizo- -Toda culpa es mía; lo reconozco. Caminaban apresuradamente. Al p asar por delante de una taberna del ferrocarril de circunvalación, Delrue creyó reconocer la voz del Muralla. Bien pronto se tranquilizó: No debía ser él. una falsa alarma. ¡Cuándo acabaría todo aquello: Juana, el Muralla, el barón, Collin- Megret, Enrique... ¡Cuántas inquietuttes! ¡Cuántas víctimas! ¡Cuántos cómplices! Por fin, Juana subió al tren, y para despedirse, le alargó L mano á Delrue, que tuvo la osadía de besarla respetuosamente y fingiendo una emoción que estaba muy lejos de sentir. A poco, ei convoy se puso gn movimietito, y cuando le hubo visto alejarse, Andrés salió de la estación satisfecho de que hubiera desaparecido definitivamente el primer obstáculo! La pobre muchacha vio el fin de su largo viaje. Utegó al pueblo de Roch Kermor; era día de mercado, y siguiendo camino de atajo, se encontró pronto en la que había sido vivienda de sus padres y ahora iba á ser su refugio. EL MEJOR, EL MAS E S P U M O S O E HIGIÉNICO DE LOS JABONES ES PRIMO A SOLICÍTESE EN LAS PRINCIPALES PERFUMERÍAS DE ESPAÑA Y EXÍJASE SIEMPRE LA MARCA REGISTRADA BUENOS AIRES. Importadores: García Hs. y Carballo, Almacén de lEI Impardal Victoria, i 001 CHILE. Únicos importadores. Nieto y Compañía, Valparaíso y Santiago. HABANA. Importadores: Dr. F. Taqúechel, Obispo, 2 J; El Fénix de Hierro y C. Obispo, 58. MÉXICO. Agentes generales: Casal y Charles, Apartado i. íSo, Méxic SANTIAGO DE CUBA, importadores: Goya, Gutiérrez y Compañía (S. n C. Saganra baja, núm 9 T T Da major A U DE A A A y el más eficaz medicamento GA ZHR parala curación segura y el alivio inmediato de todos los padecimientos nerviqsos y del corazón é a s e el i n t e r e s a n t e prospecto q u e a c o m p a ñ a a las botellas PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES DE LOS RR. PP BENEDICTINOS PRIMERA CALtDAD: 2,50 PESETAS BOTELLA SE VENTA EN LAS PBINCIPAtES FARMACIAS, PERETOIERÍAS T DBOGHEBÍAs DE TODA ESPAÑA