Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 22 D ¿ABRIL DE 908. EDICIÓN 1. PAG. 4. im para defenderse de la acometividad de n senador no son muy exageradas. La gente, al ver pasar el guerrero cortejo, se aparta temerosa y mira de reojo las esíacas y los dientes de los daneses, mientras el Sr. Bunan- Varila, nuevo Tartarin de París, pasea sus miradas inquietas de una á otra acera, pues, á pesar de todas las precauciones, á cada momento cree que ya á surgir como por encanto la vengadora figura del colérico senador. Hecho el acto de presencia... y de valor ante el publico, el propietario de Le Matin se refugió de nuevo en su fortaleza, y en vista del éxito alcanzado en su primera salida resolvió repetirle. Y, en efecto, ahora todos los días disfrutamos breves momentos de esta exhibición formidable de hombres y bestias y vivimos con la preocupación siempre creciente de la catástrofe que se avecina. Si el senador cumpie su promesa y se acerca á Bunan- Varila, ¿qué sucederá, santo Dios? ¡Calculad! Los dos daneses clavarán los dientes en el agresor, las estacas de ios gigantes caerán sobre el desventurado, Bunan- Varila llevará escondidos un puñal, un revólver y un frasco de veneno... Todo para defenderse de un senador! Pero, afortunadamente, todavía no ha tenido lugar el encuentro, por más que le estamos esperando de un momento á otro... Quién sabe si en estos momentos se ha producido ya la catástrofe, ó si se prodwcirá mañana ó dentro de un mes. En tanto, nuestra intranquilidad crece, pues, naturalmente, todos quisiéramos presenciar el choque, y hay ya aficionado á las emociones que no descansa un solo instante, y se pasa la vida á las puertas de Le Matin esperando la salida de Bunan- Varila para e uirle por todas partes, dispuesto á no üeider la sensacional batalla. 1 a suscripción. D. José López Domínguez, 50 pesetas; D. F. Fernández de Bethencourt, 25; Sociedad del gremio de aceite mineral al por menor, 25; D. L, uis Manso, 25; Unión Española de Explosivos, 250; Real Automóvil Club, 500; D. Eusebio M. de Torres, cinco; Recaudado por los alcaldes de barrio: del Espejo, 31,80; de la Constitución, 247 o I a función religiosa. El ministro de Estado ha puedo á disposición del alcalde la iglesia de San Francisco el Grande para que en ella se verifique la función religiosa del día 2 de Mayo. De la organización se han encargado el primer teniente de alcalde, Sr. De Blas, y el secretario de la Comisión, Sr. Vela. EL CENTENARIO DEL DOS DE MAYO consecuencia, no debió estimarse por la Sala sentenciadora. También alegó, como infringida por falta de aplicación, la atenuante de arrebato, pues, á su juicio, despréndese esta circunstancia de una de las contestaciones del Jurado. El fiscal opúsose al recurso. p N LA AUDIENCIA En la Sección ter? cera de la Audiencia vióse ayer tarde una causa seguida contra L, ázaro Rivero por haber agredido á Pablo Cuenca, causándole con una navaja dos heridas, que tardaron veintisiete días en curar. El hecho ocurrió en el pueblo de Morata de Tajuña, y, según parece, lo motivó un resentimiento añejo entre ambos hombres. El fiscal, Sr. Medina, pidió en su informe que se impusiera al procesado la pena de cuatro meses de arresto mayor. El defensor, Sr. Ortiz, alegó la atenuante de arrebato y- obcecación. p n la Sección primera comenzó a verse una causa por expendición de moneda falsa La vista se halla señplz para cuatro días. UN PASANTE TRIBUNALES MA EN UNA MINA José Antonio Ruiz Mansego, obrero de la mina Antohn (Córdoba sostenía amorosas relaciones con una hija del capataz Joaquín Correa. Este no se hallaba conforme con tales amoríos, porque la muchacha era demasiado joven y el minero excesivamente aficionado á divertirse La oposición del padre, como ocurre casi siempre, no sirvió, sin embargo, para otra cosa que para aumentar la mutua inclinación de los amantes, proporcionando á las familias de ambos tales disgustos y tantas desazones que hubo necesidad de pensar en una determinación seria que pusiera término á tan violenta situación Al efecto, el capataz despidió de la mina al obrero José Antonio, esperando que éste, C m emoargo, va á ser difícil que se encuen- al encontrarse sin trabajo, y por consecuen tren... Mientras Bunan- Varila pasea cia sin medios de subsistencia, abandonaría por la acera de la derecha de los grandes la región y olvidaría á la muchacha. No bulevares, el senador no sale de la izquier- ocurrió esto, sin embargo, pues José Antoda, y así resulta que, aunque ambos enemi- nio es, ante todo, hombre rencoroso, y apegos se hallan en los mismos sitios y á la nas fue despedido por el capataz comenzó misma hora, como no cruzan de acera, no se á madurar un plan de venganza Decidido al fin á realizar un crimen, llegó encucit- an jamás... La gente se ha fijado ya en el detalle, y á la mina una noche, y aprovechándose del yo sospecho que uno de estos días cambia- conocimiento del terreno, pudo aproximarrán de acera para no infundir sospechas; se á la jaula sin ser visto y descender al pero veréis cómo cambian Tos dos al mismo fondo del pozo. Ya en éste, ocultóse entre unas vigas que verticalmente se hallaban tiempo... y continúan sin encontrarse colocadas en el muro de la galería princiJosé JUAN CADENAS. pal, y esperó pacientemente la llegada del París, Abril capataz. A la hora del trabajo, y como de costumbre, descendió Joaquín Correa para emprender sus faenas en la mina; pero al NUESTROS salir de la jaula adelantóse hacia él José Antonio Ruiz, GRABADOS bra hízole dos y sin dirigirle una sola paladisparos de pistola, que proI as remas de la Mi- Caréme. Desde hace muy pocas horas se en- dujeron instantáneamente la muerte al descuentran en Madrid las reinas de la Mi- Ca- dichado capataz. Consumado el delito, José Antonio volvió réme parisiense, pues llegaron á las doce de la noche de ayer en el rápido de San Se- al ascensor, y como todavía era de noche, salió de la mina sin ser visto; pero al descubastián. Por separado damos noticia de su llegada. brirse poco después por los obreros que acudían al trabajo el cadáver de Joaquín, fue iestas á Santa Rita detenido el criminal y entregado á las auMuy interesantes resultaron los feste- toridades. os organizados por los corrigendos de la Algunos meses más tarde celebróse en Escuela de reforma de Santa Rita, y de los Córdoba la vista de esta causa, siendo concuales hemos dado noticia en nuestro nú denado Ruiz á la pena de muerte, por conmero de ayer. siderarle la Sala autor de un delito de aseEl más vistoso fue el torneo, del cual re- sinato, con las agravantes de nocturnidad y producimos una instantánea en el presente reincidencia, pues, en efecto, el procesado número. había ya extinguido condena por disparo y lesiones. os músicos suizos. No conforme con la sentencia, Antonio Nuestro corresponsal en Barcelona nos ha dado cuenta por telégrafo de la llegada Ruiz interpuso recurso de casación, y ayer de la banda de música militar suiza á aque- celebróse la vista en la Sala segunda del lla culta población. Insertamos un grupo de Tribunal Supremo. El letrado recurrente sostuvo que la noclos músicos que la forman, hecho á la puerta del hotel de Ambos Mundos, donde se turnidad en este caso es un accidente del delito, inherente á la alevosía, y que, por hospedan. UNA IDEA DIARIA I A VADOS Plata. -I. La greda, aplicada hámeda sobre los objetos que se trata de limpiar y frotada d spués de seca, es el medio más eficaz y menos dispendioso. II. Disuélvanse en agua partes iguales de sal amoníaco, alumbre y subearbonato de potasa y pónganse en ella los objetos de plata, haciéndola hervir durante cinco ó seis minutos. Sombreros de paja. -Quítense, ante todo, la cinta y el forro. Coloqúese el sombrero sobre una mesa. Fróteselo con un cepillo impregnado de una mezcla compuesta de una yema de huevo y flor de azufre, y que no esté muy espesa. Expóngase el sombrero al sol hasta que se sequ Quítese luego el azufre con un- cepillo fuerte y enteramente limpio, y mejor, nuevo. Terciopelo. -Cuando está mmy manchado por una materia grasa, se frota rudamente con un paño humedecido de amoníaco líquido y luego se lava perfectamente con esencia de trementina ó zumo de limón F o n objeto de inscribir en dicho monu mentó los nombres de todas las las personas fallecidas por causa del atentado del 31 de Mayo de 1906, y para no cometer ninguna inexactitud, se ruega á las familias de aquellas que tengan la bondad de remitirlos lo antes posible al arquitecto director de la obra, D. Enrique María Repulías, calle de San Agustín, núm. 3, acompañados de los datos y circunstancias que juzguen oportunos, para consignarlos además en un acta. MONUMENTO CONMEMORATIVO L premio de arquitectura. El Sr. Repullés y Vargas ha leído ante la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando un razonado dictamen, -en que se estudian detenidamente las Memorias y trabajos gráficos de los seis aspirantes que se han presentado al concurso abierto por aquella Corporación, y correspondiente á su sección de Arquitectura, proponiendo para el premio el proyecto de los hermanos Azr ACADEMIA DE BELLAS ARTES