Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 20 D 2 ABRIL DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 4. i OS SANATOR ÍOS Tiempo ha comuni DEL FUNCHAL qué al A B C las (Mñcultades que este asunto ofrecía al Gobierno si en su deseo de dar cima á las dificultades había de resolverlo de forma que no quedasen lesionados los intereses de Inglaterra y Alemania. Por fortuna, la cuestión parece tomar ahora mejor sesgo que al principio en lo que respecta á las influencias diplomáticas, que, puestas un día en juego, preocuparon hondamente al Gabinete portugués, que se movía entre dos escollos, sin saber por cuál de las dos potencias decidirse. Al presente, las cosas han cambiado bastante de aspecto, como se deduce de las notas oficiosas del Gobierno, que espera terminar satisfactoriamente el asunto. Con ello se relacionan las varias y largas conferencias que el ministro de Alemania en esta corte viene celebrando con los consejeros de este Gabinete. Dentro de pocos días todo quedará resuelto en la forma que anticipó el telégrafo: pagando el Gobierno las indemnizaciones correspondientes á los concesionarios de los Sanatorios por los edificios ya constrídos, y dándolos en arrendamiento á cualquiera empresa de pesquería qne reúna más garantías y proporcione mayores ventajas. AFFONSO GAYO vienes con las de Caín, será cosa de largarse cuando asomes la nariz. ¿Y eres tú el mozo gallardo que tiene encargo de abrir flores, pechos y esperanzas, risueño, amante y gentil? ¿Tú el símbolo de la hermosa primavera del vivir, de alas ligeras y aliento perfumado y juvenil? 1,0 habrás sido antiguamente, no te lo he de discutir; mas lo que es hoy, hijo mío, cambiado estás de raíz. Tu humor es humor de perros, tu risa encubre el gemir, tu aliento á humedad trasciende, tus alas son de perdiz; coscón, aburrido y torpe, con ese aspecto senil... ¿cómo has de hacernos felices si estás hecho un infeliz? GIL PARRADO las luego fuertemente con bramante 5- dejándolas secar. Para pegar la porcelana. -1. Tómese 30 partes de almidón, 100 de greda en polvo fino, 30 de cola de Flandes y 30 de trementina. Disuélvase el almidón con la greda en agua bastante, mezclada con igual cantidad de aguardiente. Añádase la cola de Flandes. Póngase la mezcla á la lumbre, y durante la ebullición agregúese- la trementina, meneando el conjunto para formar una masa homogénea. II. Májese una eabeza de ajos, á que forme pasta. Con ella frótese los pedazos rotos y reunirlos, atándolos fuertemente con alambre. Échese la compostura en leche, para que hierva media hora. La porcelana quedará perfectamente soldada, sin conservar olor ninguno á ajo. 1 a Asamblea de corredores de Co mercio de la nación ha celebrado dos sesiones los días 16 y 17 del corriente mes, en el domicilio social del Colegio de Corredores de Madrid, bajo la presidencia de D. Antonio Quintero. Se han adherido todos los Colegios de la e l Rey en las Calatravas. Península (más de 30 Colegios y cerca de En él lugar correspondiente de este 500 corredores) menos los de Valencia y misino número se refiere la reunión del Ca- Barcelona, estos últimos porque han realipítulo de las Ordenes militares celebrada zado ya gestiones relativas á los puntos ayer mañana, bajo la presidencia de S. M. el que la Asamblea ha examinado, sin lograr Rey, en la iglesia de Calatravas. nada de los poderes públicos. La fotografía que aparece en la primera La Asamblea ha adoptado las conclusiode estas páginas representa al Monarca en nes siguientes: el momento de salir del templo, presedido i. a Creación de un tribunal de honor sedel gobernador civil, señor marqués del Va- mejante al que ha sido concedido á los dillo. agentes de la Bolsa de Madrid. 2. a Limitación del número de corredores I as fiestas de San Sebastián. Ya hemos dicho ayer, y también en en cada plaza. 3. Qne se determine si en las plazas nuestra información, telegráfica de hoy se hace referencia á ello, las brillantes fiestas donde no hay Colegio de Corredores, por que se están verificando en San Sebastián ser menos de cinco los que ejercen dicho con asistencia de la reina de la Mi- Carente, cargo, tienen los mismos derechos esos corredores que los colegiados y, en caso nede París. Terminados dichps festejos, vendrá á la gativo, que se les autorice á incorporarle corte la mencionada señorita con su acom- al Colegio más próximo. 4. a Examen de aptitud para ejercer el pañamiento, según saben nuestros lectores. cargo. 5. a Autorizar á los Colegios de las plazas donde no hay Bolsa para publicar Boletines r OPLAS DEL LUNES. oficiales de contratación. 6. a Que se á ABRIL notarios paraequipare á los corredores y los los protestos de letras de ¿A qué obedecen los cambios, efectos mercantiles. pijotero mes de Abril, 7. a Que en vez del de corredores de Cocon que la vida entristeces mercio se les conceda el título de agentes de los qme esperan en ti? colegiados de Comercie. Sin duda te has empeñado Dichas conclusiones han sido comunicatu leyenda en desmentir, das por los Colegios á los diputados á Corcreyendo que hoy las leyendas tes de los distritos donde existen dichos Cono se gastan por aquí; legios. pero es mal acuerdo el tuyo, El diputado á Cortes por Gandesa, don porque- no has de conseguir Juan Cabellé, y el presidente de la Asamblea que la franqueza te excuse han visitado al Sr. González Besada con el de tu conducta incivil... objeto de comunicarle las conclusiones adopPredilecto de Saturno, tadas. legendario Benjamín, ¿te vendieron tus hermanos y ahora te vengas así? Rodando por esos mundos pasaste tus años mil... f C L A S Para pegar mármol, madera, por ¡sus males se te han pegado, celana y metales. -Hágase una como se puede advertir! disolución muy concentrada de cola de pesPor no quedarte con ellos, cado en agua, y añádasele un poco de alcohol para que no tengan fin, y de goma amoníaco, de modo que la mezciegamente los repartes, cla forme una pasta bastante líquida. Se á nuestros sueños hostil; aplica con una pequeña espátula de madera á las partes que se quieren pegar, atándoconque al observar que siempre LOS CORREDORES DE COMERCIO NUESTROS GRABADOS UNA IDEA DIARIA parece un cuento fantástico de esos de Las miljy una noches, Pero, miren usted- es, los periódicos ingleses tienen crédito de formalotes, y no es de presumir que vayan á inventar una historia en estos tiempos tan pródigos en estupendos acontecimientos. Alice Woshol es una señorita inglesa- -era, mejor dicho, -joven, puesto que no ha cumplido veintiséis años; guapa, muy guapa, porque cuando una inglesa dice en punto á belleza aquí estoy yo ¡boca abajo todo el mundo! Alice perdió á su madre hace dos años Al autor de sus días le había perdido hace diez. Con unos cuantos miles de libras esterlinas en el Banco de Londres, y con unos arrestos de intrepidez propios de una heroína de leyenda, sintió deseo de ver mundo antes de entregar su libertad y sus millones á cualquiera de los muchos pretendientes que la asediaban. De un tirón se fue á la India. En Bombay produjo verdadera sensación. Su recato hallaba compatibles las arriesgadas cacerías de fieras en los bosques de aquel país encantador. Las fiestas que daba en su yate daban quince y raya en punto á distinción á las de los potentados de aquel país, donde el oro se pulveriza para malrotarle á más y mejor. También en la India se enamoran los hombres, La casta de los rajas es de enamoradizos. Uno de ellos, chalado por la belleza de Alice, la pidió su blanca mano. No era un partido despreciable, porque el prohombre indio no la llevaba más que diez años, tenía buen ver y contaba con sólida ilustración, amén de una fortuna de las que por allí se estilan. Tesoros de piedras preciosas, elefantes, esclavos, palacios de marfil, cuanto puede soñar una imaginación femenina, aunque sea inglesa, ofreció á Alice el rendido raja. Y Alice aceptó. La había interesado aquel hombre, que hasta la ofreció abjurar de Brahtua para hacerse protestante, budista lo que ella quisiese. Se casarían p rimero en indio en la India, y después en protestante en Inglaterra. Señalado el día de la boda, el buen raja dispuso tirar el palacio por la ventana, como vulgarmente se dice, en Bombay. Pero lo que hizo llegado el momento de la solemnidad fue tirarse de sus abundantes cabellos. La noche anterior había zarpado el barco de la bella inglesa con la inglesa bella, SÍH decir ahí te quedas al raja, ni dejarle memorias para la familia. ¿Qué había sucedido? Dos meses pasaron sin conocerse el desenlace de este drama. Cuando Alice ha aparecido en Australia, hecha ya una señora de Jhon Wilter, ha explicado su desaparición, y la gente ha dicho A TRAVÉS DE LA FRONTERA