Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. A B R J L D E 1908. EDICSQN j a P A G 14, tales camniot, paes gracias á ellos ha cobrado vida la ya casi ent nada, antes de nacida, Junta de la defensa nacional. ¿Que cómo ha sido? Muy sencillo: multitud de empresas de ferrocarriles, existentes ó en potencia, se disputan los favores de la Hacienda nacional con ese brío de apetitos y esa fortaleza de influencias propios de los períodos de escepticismo político; pero como la Hacienda no puede satisfacer á todos los aspirantes á sus favores, para establecer la lista de preferencia nada mejor que acogerse á la estrategia, puesto que como estrategia le aceptó la estratagema de que se valieron los descubridores de ese nuevo mun do de auxilios y subvenciones. Para eso, para formar ese catálogo numerado de vías secundarias subvencionables, se ha reunido por primera vez, al año y pico de su nacimiento en la Gaceta, la Junta de la defensa nacional, y aunque hubiera sido para algo más baladí, debe alabarse la reunión y debe felicitarse al jefe del Gobierno, que ha logrado vencer los obstáculos que tal reunión impedían; deseándole de paso la misma suerte en la borrasca, cuyas primeras ráfagas nos lia traído el 1; elégrafo desde Barcelona, y en las que se oye sonar algo de la ley de Jurisdicciones. No es difícil averiguar por que me he acordado de esto hablando de Ib otro. V no es sólo al jefe del Gobierno á quien hay que felicitar; es también al ministro déla Guerra, haya sido más ó menos de a su gusto la reunión inaugural del organis- EXPOSICIÓN r F MAQUINARIA AGRÍCOLA DE LA CASA A! BF TO j m v g y cOMP. ALCALÁ, 68, MADEJO mo supremo de la jerarquía militar; porque supongo que él no habrá desistido de su hermoso proyecto bosquejado en el folleto y e m a siempd. j: at. jto sobre el tapete por En el Congreso Agncolc. elebrado en senatorial sobre la Instrucción nacional del tiro ser la riqueza agrícola una de las más Madrid el año 1902 hizo la casa Ahles ante de guerra. Bien sé que ahora anda muy ocu- importantes de nuestro país; pero á pesar los labradores que á él concurrieron pruepado el veterano caudillo con la cuestión de todas las promesas y de tantos y tantos bas con varias máquinas agrícolas, repitiéndel ascenso de loo sargentos, luchando en- proyectos, nunca se atiende al progreso y dose esos experimentos en la Moncloa por tre inclinarse á la sana tradición latina y cuidado de la agricultura con el interés que encargo de la Reina doña María Cristina democrática ó al seudo- gerrnanismo aristo- necesita. para que los presenciara nuestro Monarca, crático; pero aun para resolver racionalDe aquí que nos sea grato hacer informa- quien, como todos sabemos, despertaron mente ese espinoso asunto le convendría ciones como la que motiva estas líneas, y su entusiasmo por la agricultura en tales desarrollar el proyecto citado, y para ambas que positivamente interesa á nuestros agri- términos, que hoy él mismo dirige la vasta explotación agrícola que se realiza en El cosas contar con la cooperación consciente cultores. Pardo, y en la cual casi exclusivamente se y decidida de la Junta de la defensa nacional, Hace veinticinco años que se estableció usan aparatos y maquinaria de la casa Alpoder cívico (no digo civil ni paisano) incon- en España una Sociedad técnica, dedicada trastable cuando en sus decisiones le diri- al estudio, construcción y venta de maqui- berto Ahles y Compañía, y entre los cuales citaremos el tren de trilla, gran modelo jan los cuidados por el interés nacional. naria agrícola, la casa Alberto Ahles y Com Y para obtener de sus colegas de Junta pañía, cuya entidad celebra en estos días las Ruston, las segadoras Deering Ideal, las semesa cooperación convencida necesaria para bodas de plata de su fundación, y que aca- bradoras San Bernardo, las gradas Rud- Sack, el éxito, y aun para que el propio general ba de trasladar su domicilio de la calle del los arados Bravaut Melotte, etc. etc. refuerce sus condiciones, si hace falta, con- Barquillo, donde se encontraba últimamenLa célebre máquina sembradora San Ber vendría que presidente y vocales leyeran te, al amplio local de la planta baja y entre- nardo es creación de la casa Ahles y ha suelos del núni. 68 de la calle de Alcalá, de resuelto de tal modo el problema de la siemun libro reciente con la bibliografía militar francesa, escrito por un oficial de filas y ti- esta corte. bra, que hoy se usan en España varios miles tulado La mihce prcc a ne, 01 c l evohition actueEn pocas palabras, porque el espacio de de estas sembradoras. lle de notre armée. que disponemos nos lo impide, (Sirenios que Además de estas máquinas especiales ciCoincide el libro de tal modo con cuanto la casa Alberto Ahles y Compañía ha hecho tadas que la casa Ahles ha creado en provengo sosteniendo hace veinte años, que he jnás en beneficio de la agricultura española greso y palpable beneficio de la agricultura, de hacer de él, aquí en A B C, un estudio que cientos de discursos, programas políti- tiene otras muchas ingeniosísimas, como la- algo detenido; pero para el caso de hoy me cos, proyectos, decretos y toda esa serie de trilladora con patente á nombre del socio basta decirle al general Primo de Rivera vaguedades al uso que en nada práctico se de la casa Sr, Schlayer, de gran ventaja soque en él verá cómo partiendo de lo que traducen. bre todas las conocidas hace falta enseñar al soldado, para que lo En la próxima Exposición de Mayo se Y allí va la prueoa: Por cuenta de esta practique en la guerra, se llega lógicamen- casa se han hecho desde el año 1901 prue- verá ea pruebas los constantes progresos te á establecer las condiciones que han de bas y ensayos de aparatos y maquinaria que realiza la casa Alberto Ahles y Compareunir sus maestros y superiores, y como moderna en más de cincuenta regiones agrí- ñía, y que hoy ocupa con justicia el primer éstos han de alcanzarlas; y claro está que al colas, para lo cual iban esos aparatos trans- lugar en España entre las dedicadas á esta fundamentar esta relación lógica entre el portados en vagones, con un personal de industria. Tiene esta casa montadas sucursoldado y el resto de la jerarquía militar, cuatro mecánicos á las órdenes del director sales en Barcelona, Sevilla, Córdoba, Badaasí como entre ese niismo soldado y el ciu- técnico, para, mediante esas pruebas, con- joz, Tafalla, Palencia, Rioseco y otros dedadano antes y después del servicio militar, vencer á los labradores de las positivas ven- pósitos que propagan por todas las regiones quedan definidas la ley de reclutamiento y tajas de esas productivas máquinas agríco- agrícolas de España los incesantes progrereempla- zo del Ejército y la de ascenso des- las. Un buen ejemplo de esto es la segadora sos de la mecánica en sns aplicaciones al de soldado á general Deeríng Ideal, que hoy existen funcionando cultivo de la tierra No perderá el tiempo el ministro de la en España más de 150 ejemplares; pues el En el nuevo local de la casa Alberto Aíi, Guerra leyendo las 200 páginas de prosa fá- uso de esta segadora, manejada por un les y Compañía, calle de Alcalá, 68, de esta hombre que puede ganar un jornal mucho corte, hay una elegante Exposición, que recil y amena del oficial francés; pero también convendría que las leyeran los demás mayor que antes, le produce al propietario producimos en nuestro fotograbado, de los vocales de la Junta de la defensa nacional, el trabajo de quince hombres, habiendo con- muchos modelos de maquinaria agrícola cuando se desocupen de eso de los estraté- tribuido el uso de estas máquinas á la que presenta, y á cuya casa felicitamos por huelgas agrícolas, que ieos y se preparen á empresas más dignas terminación de lasde la siega tanto se han lo mucho que contribuye al florecimiento durante el período de la agricultura española. e su alta categoría político- militar. repetido en Andalucía. JENARO A L A S LA AGRICULTURA EN ESPAÑA t f