Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 19 DE ABRIL DE 1908. -EDICIÓN 1. PAG. 8. toda la Intriga, todo el tejido de la tela de araña tramada por Peretó. Por eso, cuando éste se presenta nuevamente para brindarles una participación en sus negocios, el alma herida de la Gasparona se rebela, con gran sorpresa del ingenuo y 4) onísimo Taño, á quien no se le alcanza que detrás de aquel duelo de frases y miradas se acecha su deshonra. Y como todos los buenos de corazón, cuando se percata- de la verdad y se entera francamente del alcance de la protección que se le ofrece, de un salto se pone sobre el cuello de su burlador, y entre sus manos robustas se dispone á dar cuenta de su vida; pero la voz mimosa de una niña llamando á su padre Peretó le detiene, y el sentimiento de la paternidad innato en él le salva de a perpetración de un delito. ¡Pobresnifiitos de Peretó! ¡Pobres! -dice, abandonando blandamente su presa y huyendo con su Gasparona lejos de allí. He aquí esbozado ligeramente el asunto de La araña. En la obra intervienen, con carácter episódico, un matrimonio, pegajoso en fuerza de quererse y tan exagerado en su sentimiento paternal que no vive ni sosiega al acecho de lo que pueda ocurrírle al niño; la Pepa y su marido, con ocho criaturas por delante y lo que dé el porvenir; una grafioHa pareja, que lleva sus batallas doméstieas por todos los cuartos de la vecindad, y la celestina doña Isabel, Instigadora del pobre Taño. ¿Gustó La araña al público? Digámoslo sin ewferrismos sin alivios: no. ¿Causa? De una parte, lo exótico de su ambiente, jue no le es familiar; de otra, lo infantil y candoroso de algunas situaciones, y, sobre todo, y en esto hallo la razón de que el público no entrase en la obra, aunque al final reaccionase un poco, la poca intensidad dramática del asunto diluido en excesivos episodios. El primer acto se escuchó con agrado; el segundo no gustó, y el tercero sólo en el final, cuando el drama se apunta, el público, ya fuera de la obra, volvió momentáneamente á ella. -Esta es la verdad. I os artistas del Español lucuaron bravamente, defendiéndola palmo á palmo. Fernando Díaz de Mendoza, que anoche celebraba su beneficio, obtuvo un gran éxito personal en la interpretación del rústico y bondadoso Taño. Por cierto curioso contraste, Fernando, de abolengo noble y señoril, de elegantes y airosas maneras, sirve estos caracteres del teatro popular con innegable acierto, penetrando tan hondo en sus almas, que nos comunica á través de la ficción la propia realidad, cuanto sienten y como son. A los aplausos del público de anoche, una ios míos entusiastas el celebrado comediante. María Guerrero puso en la Gasparona toda la gama de su talento. Confiada, ingenua, amante, colérica, desdeñosa; cuantos matices tiene el personaje, súpoles dar color y vida. Muy bien las señoras Cancio, Aranaz, Salvador y Barcena y los Sres. Palanca, Díaz, Codina y Cirera. FLOR 1 DOR del público hay que añadir el logrado anoche con Los nijzos de Te ¿uán, zarzuela cómico- tauriua que obtuvo cariñosísima acogida y que seguramente dará mucho dinero á la taquilla. En. la obra hay, en efecto, escenas de mucha gracia, tipos saladísimos, luz y alegría, y si á esto se agrega una música sin pretensiones, p e r o r a se pega al oído, se explicará el lector que el público aplaudiera con verdadero entusia smo y llamara á escena á los autores al final del cuadro segundo y al terminarse la representación. Con los Sres. Ramos Martín, autor de la letra, y Torregrosa y Calleja, de la música, fueron también ovacionados I,o reto Prado y Chicote, que vistieron el traje de luces con la esperanza de cosechar abundantes palmas y se salieron con la suya. El resto de la cuadrilla quedó también á En resumen: una ovación en la Plaza de Tetuán que repercutió en el teatro de la calle de Capellanes, pues al público le gustaron los Niños extraordinariamente, aunque algunos chistes le resultaron más propios del circo taurino que de un escenario. Convendría, pues, á la obra que los suprimiera el Sr. Ramos, especialmente el de la coleta. Porque es demasiado atrpvidilln buena altma. Interrogante que quería decir: ¿Hasta cuan- do, maestro, hasta cuándo? Porque volver al retraimiento seria tifia crueldad, -C. NOTAS MILITARES A yer, á las tres de la tarde, concurrieron al despacho del ministro de la Guerra, previa orden, todos los generales jefes de sección. El objeto principal de la citación tenía por motivo el estudio del próximo presupuesto, que se está redactando con actividad. Existen todavía por solucionar muy irupor tantes y esenciales problemas, á cuya perentoria necesidad y conveniencia urge el atender. La creación de la unidad divisionaria reforzada, que manda con acierto el general Orozco, y que con tanta brillantez fue presentada el mes anterior en el Campamento de Carabanchel; los aumentos que de material y de fuerza se imponen en l a brigada de Cazadores del Campo de Gibraltar, y las obligaciones que surgen á consecuencia de nuestra misión presente y futura en Marruecos, significan, más que derroche y alarde que sería injustificado, una ineludible y concienzuda previsión. A todo esto y al aumento del material de artillería en nuestros regimientos de campaña dedica el general Primo de Rivera loable y preferente solicitud, no siendo extraño, por lo tanto, que por razones imperiosas basadas en la conveniencia nacional figure forzosamente en el proyecto de presupuesto que se redacta un aumento de algunos millones de pesetas. p l director general de Carabineros ha re vistado ayer los colegios de El Escorial, en los que reciben educación los hijos de los jefes y oficiales del Ctterpa, carreras gratuitas los huérfanos y oficios y enseñanza las clases de tropa. v- p 1 veterano y laureado coronel de Infan tería D. Cesáreo Sánchez y Sánchez ha fallecido ayer en esta corte. L, 9. historia del anciano retirado estaba esmaltada de hechos gloriosos, y en la primera campaña de Cuba se distinguió singularmente. (D. E. P. FiGURAS ATENEÍSTAS l Trágó estaba ayer tranquilo; sus nervios i se habían calmado. No necesita otra nuestro gran pianista para triunfar, porque arte soberano le sobra, y triunfó. Triunfó ruidosa, unánime, definitivamente, como puede triunfar un artista de sus condiciones, de su historia, de esa historia compendiada en la tercera página de los programas al apuntar los Estudios, ordenados, anotados y digitados por José Tragó más de doscientas composiciones de Bach, Bertini, Chopin, Clementi, Cranier, Czerny, Dussek, Heandel, Heller, Kessler, Moscheles, Mendelsshon y Schuman. Esa es su labor, además de la de dar al mundo artístico una pléyade brillante de pianistas que honran al maestro. Y ese hombre admirable, maestro de maestros, que la primera tarde tembló como un alumno al sentarse delante del piano, porque su modestia es tan grande como su mérito, y su miedo al público tan grande como su respeto á los autores que interpreta, sonrió ayer- ¡sonreír Tragó! ¡habrá quien no lo crea! -emocionado ante las ovaciones de su auditorio. El programa del concierto era de lo más completo que un pianista que vive al día con el arte puede ofrecer. Mizart y Pranck en la primera parte. Chopiu en la segunda; y como el público no se saciase de Chopin, interpretado por Tragó, y pidiese más Chopin, agregó un estudio más, el en do sostenido, á la sonata en si menor, que acaba de interpretar con pasmosa perfección. Y alendehshon- Sain- Saéas, Iviszt, Albeniz y Straus- Ta isig en la tercera, y más Chopin (un nocturno) más I4 szt de propina- -la rapsodia 11- -para terminar. Chopin es el autor que más siente Tragó. Acaso el espíritu sombrío, elegiaco, de aquel gran poeta de la música, tiene más compenetración con el de nuestro pianista; pero con ser esa música más suya que las demás, las grandezas de César Franck, que siempre las hay en todas las páginas de este genio, hallan en Tragó intérprete portentoso. El preludio, coral y faga ejecutados LOS NIÑOS DE TETUÁN ayer lo proclaman así. ZARZUELA DE LOS SRES. RAMOS MARTÍN I os prodigios de ejecución y la pureza de Y MAESTROS TORREGROSA Y CALLEJA dicción contribuyeron á enloquecer al púecididamente el Cómico es este año el blico, que de pie y batiendo palmas aclateatro de los éxitos, pues á los conse- maba ai insigne pianista eu imponente hoguidos con Alma de Dios, El señorito y otras menaje de admiración y de cariño; pero obras que continúan haciendo las delicias también- -no lo dude Tr? -ó- -en imperioso EL CONCIERTO i DE AYER TEATRO CÓMICO D andanio le retrató muy bien en una de esas siluetas literarias tan bellamente escritas que publica en El Mundo. Es un hombre pequeño de estatura, enjuto de carnes, de color cetrino, ojos negros de mirada inquisidora, penetrante, audaz, y negros mostachos mandarines lacios y caídos. E- te hombre, pequeño como Voltaire, feo como Voltaire y como Voltaire inteligente, culto, burlón, irrespetuoso y escéptico, lleva una caja de fósforos en la manga de la americana, dirige una revista teosófíca, escribe unos libros interesantísimos acerca de cosas que á nadie le interesan y traduce obras de filosofía para vivir y, para comprar obras de filosofía. Conversador inimitable, cautiva y atrae como ninguno. Siempre entretenido, instructivo y ameno, sabe entretejer muy hábilmente el ingenio con la cultura, la burla con la observación y la ironía con la ingenuidad. Paradójico á veces y á veces epa? íante, tiene acerca de las cosas de la vida teorías un poco extrañas, deduce consecuencias bastante peregrinas y hace juegos malabares con las ideas Cuando escribe, su prosa es limpia, cristalina y diáfana. Más amante de la gramática que de la retórica, sabe contar las cosas sencillamente, i esa riífiV, i fioiHnad o ip constituye la RAFAEL URBANO