Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ADO I 3 DE ABRIL DE 1908. EDICIÓN i. a PAG. Co an la alta serv T is duques. t 3 m Carlos, Conqu su y Tovar; las 11 aesdS de Aguilar de Campóo y 1 Aguilutuente, la condesa viuda de Torrejóu, el uuque de Santo Mauro, el marqués de Almiar de Cainpóo, el de Quintanar, el conde de los I, anos y el general Ezpeleta. 1,1 pancesa Beatriz, madre de S. M la Rema, estiba ea la tribuna particular de la duquesa de San Callos Las, aaguslas damas y las que estaban en u compañía ve tían ti ajes negros y mantillas del mismo coloi. Of ció el nuncio de Su Santidad, auxiliado por el cleio palatino, y la capilla música tocó y cantó la Pasión, del maestro Vicente Pérez. En el acto de la Adoi ación de la Cruz se le mostraron á D. Alfonso las causas de vanos condenados á la última pena, que iban atadas con cintas negias. I as cortó el Rey, y al mismo tiempo exclamó- -Que Dios me perdone como yo les perdono Seguidamente, una cinta blanca, 11 señal de indulto, substituyó á la negra que antes tenían las causas. Terminados los oficios, se verificó en el salón de Gasparini la adoración del Santo Clavo y del L- gnum Cruas, que fueron llevados procesionahnente por el nuncio de Su Santidad y el obispo de Sión, á quienes precedían los capellanes de honor, con hachas encendidas. En las galerías se hallaban, formados los Alabarderos. NOTA CÓMICA pocos minutos antes de las once salió el Rey de Palacio por la puerta de Incógnito, y en un automóvil, y acompañado del duque de Sotomayor, el jefe de te Casa militai, general conde del Serrallo, y los ayudantes conde de Aybar y Agulló, dirigióse 3 X Alfonso á la iglesia de las Comendadoras de Santiago á presidir los oficios como LOS SOMBREROS EN EL TEATRO gran maestre y administrador perpetuo de la Orden. A. UN HAY COLiSEO S D ESDB CUYAS BUTACAS PUEDE DISFRUTARSE DE UH ESEn el trayecto, especialmente en la calle PECTÁCULO TAN AJVÍBNO CPMO ESTE (De le Pele Mete, de París. Ancha de San Bernardo, el público, que había advertido los preparativos que se hacían para el paso de S. M. tributó á D. Al- constantemente, correspondiendo á las de- tos del palacio arzobispal, donde les sirvió fonso expresivas demostraciones de afecto. mostraciones de afecto de que era objeto. la comida el Sr. Soldevilla, acompañado de En la iglesia, que estaba llena de gente, Cerca ya de la plaza de Santo Domingo, los Sres. Cano, Elduayen, Tomás y Herespetaba al Rey el capítulo en pleno déla y como el calor apretara, el Rey se quitó la nández. Oí Jen presidido por el duque de Tatnam. es, pelliza que llevaba sobre el uniforme de caTerminada la comida, el prelado pronuncomendador mayor de Montalbán y Trece pitán general. ció una elocuente plática, obsequiando desde. Castilla Al llegar á los alrededores de Palacio, el pués á cada pobre con una moaeda de cinCumplimentaron al Rey en la sala de vi- acompañamiento popular del Rey tenía to- co pesetas. El obispo visitó por la tarde los Sagrasitas las señoras comendadoras, y acto se- dos los caracteres de una imponente maniguido pasó D. Alfonso á la sala capitular, á festación, tanto más efusiva y simpática rios, recorriendo á pie las principales calles. En la del Pilar y en la plaza de la Seo fue vestirs el hábito, acompañado por el duque cuanto que era espontánea é hija del cariño de. Sotomayor, comendador mayor y Trece que el pueblo de Madrid siente por su Rey. objeto de grandes pruebas de afecto. En la Seo p redicó el sermón de Mandato tíe León. Al entrar O. Alfonso en él regio alcázar Pocos minutos después entró en la igle- por la puerta del Príncipe, cerca de las dos el religioso fray Antonio de Padua Díaz, sia á la cabeza del capítulo y ocupó su si- de ía tarde, las aclamaciones y ¡vivas! se del Corazón de María, quien hizo una disertial de gran maestre de la Orden. acentuaron, y allí permaneció largo rato la tación que fue muy elogiada. En San Gil, predicó el P. Beltrán, de la Celebróse la ceremonia religiosa, ofician- muchedumbre expresando asi el deseo de Compañía de Jesús. do el capallán Sr. Santander, y el Monarca ver al Rey si se asomaba á algún balcón. volvió á adorar la Cruz, haciéndolo después ZARAGOZA, 7 8 N Por la tarde, la familia Real, con los demás caballeros que vestían, como es servidumbre y algunos ministros de la alta salió de la Co- A- las seis d la tarde Cayetano la iglesia rt de rigor, los típicos mantos blancos. parroquial de San la procePoco desames de la una terminaron los rona, presenció desde los balcones de Pala- sión del Santo Entierro. cio el desfile de la procesión del Santo EnOficios, y salió el Rey de la iglesia, en cuHa recorrido el itinerario de costumbre. yos alrededores se había reunido una gran tierro. El acto religioso ha sido contemplado con El pueblo ovacionó á los Reyes. muchedumbre, deseosa de ver á D. Alfonso. piadoso entusiasmo, contribuyendo á su Salió D. Alfonso del templo con las mismayor brillantez lo espléndido de la tarde. mas personas que le habían acompañado á 3 N PROVINCIAS En la procesión iban muchos fieles y el laida, y ya en la calle encendió un cigaclero parroqui al, figurando, además, todas POR TELÉFONO Y TElÉORAFO rrillo las autoridades y comisiones de las Corpo E NUESTRO SERVICIO PARTICULAR Seguidamente, y con gran sorpresa del raciones ofjci; iles. ZARAGOZA, 1 7 2 T, público numeroso que allí había, el Rey Mucho publico ha presenciado el desült echó á andar á pie, en vez de tomar el auto- Siguiendo tradicional costumbre, el prela- de la procesión desde los balcones y las móvil que le esperaba, y así e encaminó al do, Sr. Soldevilla, efectuó ayer la cere- calles. regio alcázar, hablando con los jefes de Pa- monia del lavatorio de los pobres. I, as princip lies vías se han visto con este laco y ayudantes que le acompañaban El acto se yeriñeó á las doce de la maña- motivo tan concurridas que se hacía difícil U oublico, entusiasmado con el rasgo de na, ante público numeroso. dar un paso. P 1 impío en vítores y aclamac oDespués de la ceremonia fueron llevados Afortunadamente, no ha habido que la- obligado D Alio iso á saladar los pobres á la antesala del salón de retra- mentar ningún incidente desagradable.