Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. JUEVES i6 DE ABRIL DE 1908. EDICIÓN 1. PAG. 7 Vigo con el de la S. G. E. Venció el primero por dos goak por cero. Ü n la catedral se cantaron ayer por la tarHay que hacer constar que la Gimnástica de solemnes maitines y laudes ó ti- no tuvo su equipo primero completo, tenieblas. niendo que reforzarlo con tres jugadores La Capilla Isidoriana interpretó en el pri- del segundo. merínocturno tres responsorios deJ. Strubel. El numeroso público que presenció el En el segundo nocturno, las antífonas Ami- partido ovacionó á los jugadores. cm mens, de Le VisAama: Judas mercatorpes- Actuó de refere e el Sr. Prats. simus, de A. Zoilo, y Unus éxdicipnlis meis, de Cr. Croce; todos ellos maestros de los sil primer equipo de la S. G. E. jugó el glos xvi y xvii. domingo último en Guadalajara un En los responsorios del tercer nocturno partido contra otro, formado por alumnos interpretó composiciones de los maestros de la Academia de Ingenieros, que ganó la Gimnástica por tres goak por dos. Le Viadama y A. Jerraris. Se distinguieron los Sres. Castellvi, LaPor último, cantó el salmo Benedictos, de viña, Cabrera, Mulero y Larrea, por GuadaPalestrina, y el Miserere de G. Allegri. La catedral se hallaba llena de fieles, en- lajara, y Carruana, KindJián, Morales y tre los que se veían bastantes maestros de Navarro, por la S. G. rUIBRYK música. MIÉRCOLES SANTO E DE SPORTS T 1 UO DE PICHÓN Una gran solemni dad fue la tirada de ayer tarde en el chalet de la Casa de Campo. Tiráronse dos copas, una del Sr. Pombo y la otra del duque de Medinaceli. Juanito Pombo es un sportsmant tan simpático como espléndido. Con motivo de la copa que regalaba invitó á muchos de sus amigos á un almuerzo en el Tiro de Pichón. S. M. el Rey se dignó honrar con su presencia el acto, y además fueron los Sres. -Sanginés (D. N. Hurtado de Amézaga (D. I, Muñoz, Jove, duque de Prim, Jovellanos, Tejero, Sanvá, marqués de Tolosa, Sanginés (D. P. Maza, Pombo (D. F. Sanginés (D. J. Gutiérrez, conde de San Román, Bruguera, Martos, duque de Gor, duque de Medmaceli, Careaga y Villalba. Había que darle todos los honores al premio, una hermosísima coga de plata repujada, por lo que se convino que había de ganarse á 20 pichones con Jwndicap; dos ceros excluían, con derecho á igualar. A las once de la mañana comenzó la tirada, y á la na se suspendió- para almorzar. Reanudóse á las tres, llevando dos ceros la mitad de los tiradores, y como en aquellos momentos arreció el temporal de agua y viento, erraron muchos más. En el pájaro 14 quedó sólo S. M. con un cero, siguiendo tirando hasta el 18, que erró. Entraron los de dos ceros hasta el 14, en que quedó sólo el Sr. Maza, que erró el 18, matando matonees D. Alfonso sus otros dos y ganando la preciosa copa. S. M. fue muy felicitado por el triunfo, pues estuvo muy en tiro y mató pájaros difícilísimos. El Sr. Pombo hizo entrega de la copa á Su Majestad. A continuación tiróse la del duque de Me? dinaceli, que era de mucho gusto y valor. Fue á 15 pájaros, con handícap; un cero excluía y con derecho á igualar. Al pájaro 10 llegaron sin cero S. M. el Rey y los Sres. Ochoa y Bruguera. El 12 lo erró Bruguera, y al tirar el 16 erró el Rey, matando Ochoa, que ganó el premio. Fue muy aplaudido Luciano Ochoa, pues su triunfo fue muy grande, no sólo por lo bien que mató, sino por estar á 29 metros y medio y quedar luchando con el Rey, que ayer tuvo una tarde magnifica. En esta copa tiraron, además de los ya citados, los Sres. Gurtubay, Ángulo, Fernández Maqtiieisa, ürcola (D. J. y D. C) Avial, Mata, Pidal (D. J. y Pidal (D. R. La ñesta resultó muy agradable y el Champagne corrió ea abundancia, brindándose por los espléndidos donantes duque de Medinaeeli y Juan Pombo. VISTO Y OÍDO U 1 ÉN HA VISTO Este es el título de A NJNETTE? u n a ópera libro de A N) NEilE? i o g S r e g O u d o t y y Drault, música del maestro Lebailly, que se representa con gran éxito en el teatro Cluny, de París. Él semanario Le lemoin, baluarte de los más exquisitos caricaturistas con empaque de ultramodernismo, refiere á sus lectores, en su número del 12 del corriente, el interesante argumento de la obra. Se trata de un poema lírico de asunto español, y conociendo cómo las gastan los franceses en punto á reproducir nuestras costumbres, ya pueden ustedes suponer lo estupendo de lo que allí ocurre. Justo es manifestar que, al lado de esta obra, el famoso Don Mendes de la Santa Teresa, de Catulle Mendes, y el estrambótico Q personaje Don Carambolas de la Puerta det Sol, de no recuerdo qué comedia inglesa, son casi documentos de la realidad. ¡Calculen ustedes lo que pasará en la ópera de Oudot y Drault! Yo me limito á traducir literalmente el asunto tal como lo publica Le Temoin, subrayando las oalabras que están en castellano para solaz de ustedes. Primer acto. Madrid, la ciudad blanca de las serenatas, arde en fiestas. En las calles hay flores, castañuelas, mujeres y toros Estos últimos van á servir para una corrida, cuyas consecuencias serán mortales. La muchedumbre se dirige á las Arenas, los toros vatt detrás de la multitud, 2 ¿7 todo Madrid está en la plaza. Ninette, educanda hasta el día anterior de un convento de Av ila, hace hoy su presentación en el mundo... ¿Quién fia visto á Ninet te? -se pregunta el hidalgo. Acto segundo. Rodrigue ha contemplado á Ninette el día de la procesión universal las miradas de la pequeña educanda hicieron brotar u i sentimiento inefable en el corazón de un grande de España. Este sentimiento ha crecido ¡porque era Español! ¡Dios! ¡Qué español es esto! Rodrigue quiere ver otra vez á Ninette. ¿Quién ha veto á Ninette? Pero el pueblo murmura y grita en español: ¡El Starter! ¡El Starter! El Stater aparece y dice que no puede dar la señal de salida, porque el presidente no ha llegado aún. Ninette se presenta espléndidamente bella, tocada de mantilla. Tiene ojos de terciopelo, cabellos de satén y cutis de tafetán ella está exquisita. Los lechuguinos y los arrieros dirigen sus anteojos á Ninette. Rodrigue, que no la encuentra, se marcha, repitiendo: ¿Quién ha visto á Ninette? La pasión le ciega. y Acto terceto. E presidente llega, la muchedumbre aplaude, los toros mugen. El presidente mira al público desde lo alto de su grandeza. Se da la señal. Los toros hacen su irrupción en la plaza. El Chulo agita la púrpura imperial el picador caracolea muy amablsmente. Todo marcha bien. Rodrigue ha visto, por fin, á Ninette, algo tarde, es verdsid, pero más vale tarde que nunca vamos i demostrarlo. El grande de España se dirige á ofrecer sus servicios á la pequeña madrileña, con el sombrero en la mano y devanando la madeja de una retórica abracadabrante La joven, que es muy estirada, finge una mueca adorable. La dueña rechina los dientes, se encoleriza y da de puñetazos á Rodrigue de laSieira Morena haciéndole votar como á una pelota. El Hidalgo, más encarnado que una peonía, se marcha. El último toro (los demás ya stán en el tajo) repara en Rodrigue, y enfurecido, arranca hacia él, le convierte en marmelade y se lo eome El toro es in- La multitud se dispersa alegremente por las gradas, los toros avanzan con lentitud majestuosa hacia los lugares que les han sido reservados en un palco proscenio que los españoles llaman toril Rodrigue de 7 o O T- B A L L El martes, por la mañana, la Sierra Morena, grande de España, espera S descubrir entre los espectadores á Ninette, e n e i cal jipo del Madrid, jv ator x n inferes- ante partido el equipo dei hija del alcalde. niolado. Ninctte, desesperada, se arroja al teatro del siniestro y recoge piadosamente el monóculo de Rodrigue: Esto es todo lo que resta de un grande de España -dice llorando. -El telón cae. He aquí un espectáculo saludable. E 1 pueblo ama las corridas de toros Que Mrs. Oudot y Drault sean alabados 1. La música, arreglada por Mr. Lebailly, es una deliciosa mezcla de música religiosa y de música militar. Bueno; ¿han leído ustedes en su vida nada tan extraordinario? Los toros paseando por las calles, tomando el sol y mezclados entre la multitud; e, palco proscenio que les sirve de encierro; 1 E maravillosa procesión universal de Avila (los franceses se las traen con Avila) ¡el startet de las carreras de caballos dando la señal en la plaza de torosl; un chulo agitando la púrpura imperial; la paliza que le largan al pobre D. Rodrigue de Sierra Morena ¡oh.