Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. L U N E S i3 D E ABRIL D E 1908 EDICIÓN 1. PAG. 7. provincias y extranjeras, jurisprudencia mercantil, sección de propietarios. Bolsas y cotizaciones. Boletín legislativo (encuadernable) Venta y suscripción, en librerías y quioscos de periódicos. Redacción y administración: Villainagna, núm. 2 triplicado. El marino la trasladó á la grata, y cuando volvió en sí la desconocida, al verse en un sitio desde donde no veía el mar, y sobre todo el sol que tanto la asustaba, se tranquilizó Refirió entonces su historia al pescador. Había muerto hacía algunos siglos en un naufragio y habitaba con sus compañeros en las profundidades del Océano, cubierto el cuerpo con una piel de foca que no había logrado encontrar. ¿Qué iba á ser de ella s no podía volver al fondo del mar? Le Gaec se guardó muy bien de decirle dónde se encontrada la anhelada piel; trató de convencerla de que debía permanecer ea tierra y aceptar una nueva vida. Fue elocuente y la persuadió. La joven se puso bajo su protección, y atnbos fueron ala cabana del pescador, donde la anciana madre de Ivan la acogió con gran cariño. Algunas semanas más tarde se casaron. El pescador, temeroso deque su mujer encontrara en la gruta la piel de foca y al verla tuviera la nostalgia del mar, la ocultó entre unas ramas en el tejado de su cabana. El feliz matrimonio tuvo tres hijos. Al cabo de algunos años murió la madre de Ivan. Le Gaec estaba un día en alta mar embarcado en su barquichuela. El mar estaba agitado, el viento soplaba con violencia y Le Gaec no pudo regresar hasta el día si gir v- uesemoarco y se dirigió corriendo hacía su cabana. La cabana había desaparecido. -Papá- -le explicó el mayor de sus hijos, una preciosa niña de cinco años. -Ayer hubo una gran tormenta, un rayo penetro por el tejado y lo incendió. Todo se consuini. 0 menos una piel de foca de la que se apoderó mamá, lanzando un grito de alegría. Corrió con ella hacia ¡a playa, y desde entonces no ha vuelto. El pobre Le Gaec no vertió una sola lágrima; abrazó á sus hijos en silencio y se dirigió con ellos hacia una aldea vecina. Vendió su barca y arrendó un caserío desde donde no se veía el mar. Pasaron varios años. La hija mayor de Ivan era una hermosa muchacha muy buena, muy hacendosa. Iba á casarse con un carabinero de la costa. Cierto día tuvo Le Gaec la idea de ir á visitar á su futuro yerno. La casita de éste se hallaba cerca de la famosa gruta á la que no se había atrevido á volver Ivau. Al acercarse á ella volvió á recordar, muy emocionado, los menores detalles de aquella noche misteriosa, y cuando se encontró al lado de su futuro yerno todavía pensaba en la triste aventura de su vida. Absorto por el recuerdo, escuchaba, sin bir, la conversación que con varios pescadores amigos suyos sostenía el carabinero. to ea que la pelota se halla cerca de la poiteriadcl Vigo, reúnense junto á ella en titánica lucha las defensas y delanteros de los dos bandos; unos tirándola con tesón al goal, los otros defendiéndolo con brío; el momento fue grandioso. Por fin, el Madrid logra apuntarse el primer tanto. Los aplausos fueron prolongadísimos. En el segundo tiempo, la lucha fue todavía más empeñada. Los del Vigo paran la pelota con gran maestría y acometen con tesón. ÍSÍormand hace una pasada excelente, que Prats, oportunísimo, aprovecha, haciendo goal En un penalty tirado por el Madrid logran meter la pelota, pero es declarado ofsíde y, por lo tanto, no se les cuenta. Al poco, hace el Vigo su primer goal, discutido por algunos, pero que vimos fue perfectamente hecho. Y después de continuar luchando sin lo grar apuntarse ningún bando otro goal, terminó el partido entre grandes aplausos de a concurrencia. El eejuipo vigués es mucho más fuerte que el que el año pasado vino á Madrid. Son muy buenos jugadores y se les ve que están muy entrenados. Gustó mucho su exquisita orrección. La copa ha sido ganada por el MadridFoot- ball- Club, luchando con un gran contrario. Yo le felicito, pero al mismo tiempo lo hago al Vigo, por su preciosa manera de jugar. Estos partidos levantan la afición. A noche obsequió el Madrid F. -C. con una comida al equipo vigués. Durante ella, el entusiasmo y el compañerismo fueron nota dominante. Allí 110 había vencedores ni vencidos. Eran sportsmen que celebraban un triunfo: el del sport del foot ball. ATLETISMO La simpática S o c i e d a d Gimnástica Española, que tanto viene haciendo por el fomento del sport, celebró ayer su Campeonato de carreras á pie. La animación fue extraordinaria, tomando parte 29 corredores. Resultó vencedor, y, por lo tanto, cam peón de la S. G. E. José Tovar, que empleó en recorrer los 10 kilómetros treinta y seis minutos y cincuenta y tres segundos, á pesar del aire tan fuerte que hacía, que levantaba verdaderas nubes de polvo, y por lo tanto, impedía correr en buenas condiciones. Felicitamos á la Sociedad por su nuevo criunfo y á los socioá, que, llenos de entusiasmo, toman parte en toda clase de fiestas, haciendo que figure á la cabeza de las demás Sociedades de esta clase. Después de la carrera, los Sres. Paz, Moral y Ordóñez instituyeron un premio, que lo ganará el que recorra tres kilómetros en diez minutos. El entusiasmo es muy grande por esta jtfc- va prueba. RUBRYK LA PIEL DE FOCA LEYENDA BRETONA ieri. a noche en que la luna alumbraba esplendorosamente la costa bretona, un pescador, llamado Ivan Le Gaec, algo mareado por los vapores del alcohol, decidió instalarse, para pasar la noche, en una gruta situada á orillas del mar. Llevaba algunas horas de sueño cuando le despertaron de repente los acordes de una música extraña. Ivan se desperezó, miró hacia la playa y vio con sorpresa á numerosos señores y hermosas damas, vestidos como en la época de Luis XIV, que ejecutaban sobre la arena, al son de unos violines, una danza lenta y solemne, compuesta de figuras graciosas y complicadas. C Mientras el pescador estaba aosorto contemplando tan singular espectáculo, un rayo de luna cayó sobre un montón de objetos que se hallaban al alcance de su mano. Cogió maquinalmente uno de ellos. Era una piel de foca, suave como la seda y blanca como la nieve. Ivan arrojó instintivamente la hermosa piel al fondo de la gruta, sin quitar la vista de los lujosos trajes de las damas y de las pelucas empolvadas de los hombres. Las horas volaban como en un sueño, las estrellas palidecieron y la luna se fue ocultando. Iba á ser de día. Cuando desapareció la última estrella, la misteriosa música lanzó una nota aguda, semejante á un sollozo. Los bailarines corrieron hacia la gruta, se cubrieron con las pieles de foca y se zambulleron en la espuma del mar. Q- Jiuario del núm. 8. Ivan era valiente, pero tuvo miedo en Sobre el proceso Rull (lamentación) aquella ocasión, y sólo se tranquilizó al ver José Ortega y Gasset; Tradición y tradi- que los extraños huéspedes déla playst descionalismo Alvaro de Albornoz; Figuras aparecían. de la Independencia: Bartolomé José GaPero no habían desaparecido todos. Una llardo? Dionisio Pérez; Crónica del tea- mujer joven, vestida de blanco, sueltos los tro Luis Bello; La carestía de la justicia cabellos, la cara bañada en lágrimas, recoE. Gómez de Baq- ero; Menudencias histó- rría la playa pidiendo á las rocas, á la brisa ricas Ese; Información política. Social de la mañana y hasta á las olas, que le deAdolfo Posada; Revista de educación volvieran un objeto que buscaba con anLeopoldo Palacios; Ciencias é industrias: siedad. Estudios de revistas A. Canga- Arguelles. Le Gaec tenía buen corazón; se dirigió De Alemania Simplicíssimus; Bibliogra- hacia la desconocida, y le preguntó si podía fía extranjera. Admisión de la hoja de lata. auxiliarla en algo. La joven no tuvo tiempo Vida económica y financiera, con secciones suficiente para contestarle; señaló pon el para el capitalista, análisis de balances, in- dedo el sol que se elevaba en el horizonte, formaciones económicas, americanas, de y cayó desvanecida sobre la arena. FARO De repente oyó algo que le hizo estremecer. ¡Qué hermoso pescado! ¡Debe de ser una foca! -dijo uno de los presentes señalando