Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNfcS 13 Pfc AttKlL UC 190 EiHUUN 4. FAU. 5. Aunque las Invitaciones se han limitado un tanto, bien pronto la Sala se llena de p 1 Sr Xavarrete, íiscal designado por el público haciéndose la atmósfera irrespi ministro de Marina para instruir el rable. expediente por la publicación en un periódico de líi Ferrol de las bases oficiales para I a defensa de Rull. la subasta de las nuevas construcciones na- En medio de una aguda expectación y vales 1, lia recibido declaración á muchos em- de un profundo silencio comienza su inforpleados del departamento, y especialmente me el defensor de Rull, D. Constantino de la imprenta. Martin. La declaración del regente 11 a durado desCon marcado acento americano y en voz de las nueve de la mañana hasta las dos de apagada, dirige frases de saludo al Colegio la tarde para continuarla después según de Abogados de Barcelona. Protesta de su dijo el Sr. Nayarrete. convencimiento de la inocencia del proceEl fiscal pensaba concluir el expediente sado. De otra suerte, afirma que no se huen tres días, pero faltan muchas más decla- biese hecho cargo de la defensa. raciones. Hace una apología de Rull, á quieu com. Entiende que jjrobaDietnente será tarea pa. ra. por analogía de talento al Sr. Maura (Ri fácil descubrir quién es la persona que ha sas y fuertes rumores. facilitado el folleto, Rull- -dice- -no puede ser culpable. No I a corbeta Navlihs, escuela de guardias cabe decirlo, porque no se ha probado que lo malinas, ha llegado á Colón sin no- fuera. No puede estimarse tampoco por un atestado de la Policía que se ha traído aquí vedad. Desde dicho punto se dirige á Kingstown fuera de tiempo. La presidencia advierte al letrado que el (Jamaica) para proseguir su viaje de insTribunal sólo se dio por enterado del dotrucción, cumento, pero que éste no habrá de ser obp l ministro de Fomento ha manifestado jeto de examen para el veredicto. esta mañana que, aunque lamentándoEl defensor. ¡Pero es el caso que aquí lo, uo puede ir ahora á Zaragoza, porque le se ha leído el atestado y que puede influir retienen en Madrid trabajos urgentes é in- en el ánimo del Jurado! prescindibles de su departamento. El presidente. -No influirá, porque para p l martes de Pascua de Resurrección se los efectos del juicio no puede ser tenido en leunirá la Comisión que entiende en el cuenta el atestado. Por lo demás, ese atesproj ecto de inamovilidad de los empleados tado no afecta á Rull, sino á su madre. Continúa su informe el letrado. Trata de del ministerio de Fomento. El Sr. González Besada propónese reco- explicar satisfactoriamente la v i s i t a de mencüar á dicha Comisión que emita su dic- Mauricio Bernardón á Rull en casa de éste. ¡A Rull sólo le guiaban sus sentimientos tamen en el plazo más breve posible. altruistas, su impulso de hacer bien á Barp n el palacio del infante D, Carlos, y bajo celona! (Rumores. presidencia, se ha reunido esta mau Niega que su patrocinado hava hecho ñana el Consejo suoeriorde las Ordenes mi- nunca ensayos de explosivos. litares Igualmente niega que haya dado explicaciones del modo de fabricar- bombas. EL TERRORISMO EN BARCELONA Refiérese al libro de notas que tenía Rull, asegurando que su desaparición es cierta, á lo menos algunas hojas de las que más importaban, POR TELÉFONO Procura explicar satisfactoriamente las Db NUESTRO SERVICIO PARTICULAR relaciones de Rull con Andrés, su presentaLUNES, 1 3 2 T ción á Güel y al duque de Bivona y la conA ni es de la sesión A la hora acostumbrada llegan á la ferencia con este gobernador en casa de Audieneia los procesados, Todos ellos mues- Fabregat, Agrega que su patrocinado tan sólo se tran ostensiblemente su abatimiento. La madre de los Rull tiene el semblante demu- comprometió á efectuar trabajos de persedado, con signos de congestión. Parece como cución del terrorismo. Rull- -sigue diciendo- -cumplió en cuanabotargada. i Se dice que esta mañana, cuando la pro- to pudo este compromiso con el señor duque cesada salía de la cárcel, otras presas la in- de Bivona, La prueba es que le avisó con creparon á gritos, llamándola ¡asesina! y pi- tiempo el atentado que contra los Reyes íbase á cometer en Madrid. diendo su cabeza, Yo mismo- -exclama, -siento tener que A las once aún no había comenzado la sesión. Este retraso avivaba la expectación decirlo, visité al duque de Bivona en Madel público. Circulaban las más distintas drid, y cuando le interrogué acerca de este versiones. Hablábase de que habían surgi- punto, me dijo: Me pregunta usted una do incidentes de importancia. Fomentó to- cosaá la que es muy difícii contestar. Hay que tener en cuenta- -continúa didas estas cabalas la noticia de qae se hallaban conferenciando el presidente de la Au- ciendo que los gobernadores tienen dos cadiencia, el de la Sala y el inspector general minos que seguir, y siempre escogen el que puede llevarles á obtener la consideración de Policía, 1 La conferencia, en efecto, se na verifica- pública. Habla después de los viajes de Rull á Vido, y parece que en ella se habló de nuevos testimonios aportados contra la madre de Uanueva, Marsella y Palma, relatándolos en la misma forma que lo hizo el procesado, os Rull, sin añadir nada nuevo, y sosteniendo que a sesión, estos viajes los realizó en cumplimiento de Por fin, á las once y minutos se abre su deber, como confidente la se ión. Adviértese que falta un jurado, el Refiere con minuciosidad las relaciones cual envía aviso de hallarse enfermo. de Rull con el Sr. Manzano y con los pro. F, l pre idente ordena que un médico fo- cesados, especialmente con Perelló. rense vaya á reconocerle, sin perjuicio de Se ocupa luego de la declaración del dique le reemplace el suplente á quien corres- rector de Las Noticias, Sr. Guerrero, y dice ponde que si fuese verdad lo que manifestó este (Los procesados intentan comunicar con testigo habría que reconocer que Rull es un áus defensores, y la Guardia civil trata de imbécil; y Rull no lo es. impedirlo La presidencia reconviene á los Pasa á ocuparse de las relaciones de Rull guardias advirtiéndoles que los acusados con el actual gobernador Sr. Ossorio, y dice táii en su derecho, que él presruntó al Sr, Ossorio si era verdad NO TAS DE LA TARDE EL PROCESO RULL que había ordenado vigjlar á Rull, a 10 que el gobernador respondió que era muy difícil vigilarle y que, además, Rull había puesto por condición no ser vigilado. Por mi parte- -dice- -creo que vigilar áRull no era difícil. Pide que se permita á Rull pasear por la Sala. El presidente, -Explique el letrado esapetición. Defensor. -Es que quiero demostrar caáa fácil es vigilar á un cojo. Se deniega la petición. Sigue el defensor diciendo que Rull ni fabricaba ni ponía bombas; intenta refutar los principales indicios, y se ocupa de la amistad de su patiocinado con Oliva, con el lampista y con Trilla, sin añadir nada nuevo. (El informe resulta pesado y anodino. Además, como el letrado habla en voz apagada, monótona, apenas se le oye. plegamos- -dice- -al atentado de la calle de la Boquería. El lampista dijo á- Rull que evitaría la colocación de las bombas si le proporcionaba 125 pesetas. Rull le ofreció 250 si cumplía lo ofrecido. Cree que este lampista era el único confidente que tenía Rull, y opina que si se le hubieran dado á éste las 500 pesetas que solicitó hubiérase evitado el sangriento suceso. Cree, sin embargo, el letrado que no fue sólo la negativa de las 500 pesetas, sino alguna otra causa la que impidió á Rult evitar el atentado, El lampista- -dice- -debió de pedir á Ferrer, director de la Escuela Moderna, una gran cantidad para realizar su atentado, y sin duda Ferrer se la dio. (Estas palabras producen una gran sensación en el público. El presidente, -Constarán en acta esas manifestaciones, porque bien se ve que constituyen una acusación digna de tenerse en cuenta. Defensor. -Es que yo no lo digo como cosa cierta, lo digo porque así me lo ha dicho mi defendido. (Fuertes rumores. Interviene el fiscal, solicitando que conste en acta la grave acusación del letrado. Este procura rebatir los principales car gos aportados contra Rull por la testigo Pilar Recasens. Supone que la Pilar y el joven Soler se habían entendido y que iban juntos el 8 de Abril, cuando los vieron María Que raltó y Juan Rull. Se refiere también á la Recasens para decir que ella envió á los periódicos un suelto después de su declaración, lamentando que en la primera sesión se hubiera dicho qua ocultaba sus relaciones con los anarquistas. Procura asimismo rebatir los cargos ciue se deducen de otras declaraciones. Se ocupa de la madre de Rull, y alude á la pena que el fiscal pide en sus conclusiones. El presidente. -Apercibo al letrado, y la amenazo con imponerle una multa, si vuelve á hablar de pena, No puedo consentirlo. (Aprobación. (El letrado da explicaciones y suplica á la presidencia le dispense. Después de hacer relación de hechos insignificantes, que á su entender favorecen á Rull, el letrado explica cómo entiende los conceptos de autor por inducción v autor material. Afirma que no hay autor material, ni puede haber cómplices, pues la complicidad lleva en sí la cooperación material en el delito. Autor por inducción, tampoco puede serlo Rull, porque ¿dónde tenía el dinero, único medio p a r a poder inducir á semejante crimen? Pone de relieve las diferencias de apreciación entre las acusaciones y el fiscal. Esta divergencia es una prueba á favor de mi defendido. Otra es la serenidad con que Rull ha contestado á todas las imputa í le han hecho v