Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO ¿meo- y de la cuai se cuenta en el Libro de los Galos que acaesció que un día, cerca la fiesta de San Martín, cuando el sol está caliente, esta ave se echó al sol cerca un árhol e alzó las piernas e dixo: Si el cielo caayese sobre mis piernas, bien lo podría yo atener. E ella, de que hobo dicho esta palabra, cayó una foxa del árbol cabe ella, e espantóse mucho á deshora, e comenzó de volar diciendo: San Martín, ¿cómo non sacorres á t u ave? Estas cosas y otras como éstas dicen ios pájaros del campo, avalorando más y más con su alegre y Variadísima charla el muy rico caudal de colores, aromas y sonidos conque maravillosamente se engalanare ostenta y nos enamora la estación de las flores. Pero ¡en el poblado. en la ciudad... ¡En mi calle, á corta distancia de mi balcón, siguen tuneando los maliciosos gorriones. I Se hicieron sociables: de los hombres han t aprendido, y, por tanto, son aduladores, son ingratos, son raheces como sus maestros, Y ¡lo eran ya en tiempo deLope de Vega, quien, por boca de uno de los personajes de su comedia intitulada Fuente Ovejuna- pintó la mala ralea de tales avecillas, diciendo que los hombres, 12 D E A B R I L D E 1908. E D I C I Ó N 4. a P A G 8. EL TERRORISMO E, B RCEU Í A Cesión de la tarde. k 3 Se reanuda la sesión á las cinco y minutos. El presidente concede la palabra al de fensor de Francisco Trigueros. lTVon Manuel Alfonso Quintanilla. Empieza diciendo que suplica benevoleneia, y entra desde luego en materia, diciendo que su patrocinado es un pobre hombre con todas las cualidades y defectos del hombre bueno; la de ser demasiado crédulo. Explica todas las causas que motivaron el conocimiento de Trigueros con Rui y los motivos de su entrada en la banda de éste, para deducir que su patrocinado es una víctima de los engaños de Rull. T odo lo que hay en el sumario- -dice- -ha sido estudiado detenida y minuciosamente por el Sr. Dovai, y el Sr. Doval no acusa á mi defendido; luego es lógico uponer que no es culpable. en dejando de querer, Además, los misinos motivos pudiera saás ingratos suelen ser haber para considerar á Trigueros culpabJe que al villano eí gorrión. En el invierno, que ei frío tires de la libertad! ¡Muera la Guardia munici- que á Comas y Piera, y, como dijo el letratiene los campos helados, do de PereUó, si no se aprecia la culpabilipal! ¡Mtteran los asesinos! descienden de ios tejados, El servicio de orden y vigilancia de las dad de aquéllos, tampoco debe apreciarse 3 a díciéndole: Tío, tío calles está confiado á tropas de línea, á las de mi patrocinado, y si aquéllos están en lihasta llegar á comer- cuales el pueblo respeta y saluda con entu- bertad, también lo debe estar mi defenias migajas de la mesa; siasmo. Gracias á la prudencia de los solda- dido. mas luego que ei frío ce. Uno á uno desvanece elocuentemente todos yoficiales de los regimientos de la guary el campo ven florecer, fio bajan diciendo tío nición, no se han registrado nuevos graves dos los cargos del ministerio fiscal contra del beneficio olvidados, Trigueros. disturbios en las calles mas, saltando en los tejados, Refiere la conferencia de Rull con el sedicen: Judío, judío pSCENAS DE LA REVUELTA En la lu- ñor Guerrero, director de Las Notkias, á la cha del pue- que asistió Trigueros; las visitas de éste y Homo homini lupus. Campo y esculcamatas, cogujadas y alcaravanes diérame Dios de blo con la Guardia municipal hubo escenas Rull á la calle de Roca, y otros detalles áel sumario, de duciendo con lógica que su depor vida, más bien que ciudad y gorriones, harto expresivas, que merecen recogerse. Una mujer, á quien acababan de matarle fendido es hombre de buena fe, que honray así cada primavera no arrancaría una protesta y un nostálgico lamento á mi alma. su hijo, gritaba desesperada que le diesen damente va á ayudará la justicia siguiendo JBste artículo, ó lo que ello fuere, es el la- armas para combatir y vengar á su muerto. la pista de los terroristas, Un bombero, que vio caer á su lado heriDefiende también á su patrocinado de ¡a mento de este año, y el soneto con que voy á terminar fue el lamento de uno de los an- da á una criatura, levantóla entre sus bra- acusación de estafa hecha por el Sr. Trías, zos y la llevaba á una farmacia, cuando una demostrando que iba de buena fe á ganarse teriores: bala le atravesó un brazo; mas sin cuidarse unas pesetejas para su sustento, y coopeEN EL C A M P O jCuán deleitosamente dormitaba, de que se desangraba, prosiguió su camino rar á lo que él creía una buena obra: perarrullábale blando el son del río, dando ¡vivas! estentóreos á la libertad. seguir á los terroristas. el padre sol le amortiguaba el frío En su furia desatada, el pueblo ha apeTermina haciendo tina invocación ai juy el amplio cielo azul le cobijaba. dreado las redacciones de los periódicos re- rado y diciendo que tenga en cuenta que Sobre el mullido césped descansaba, accionarios y, arrancando piedras del pavi- así como á la mujer del César no le basta rey sin reino, señor sin señorío; mento de las calles, las ha arrojado sobre ser honrada sino que además necesita pasonreía con plácido extravío: los guardias municipales, que huían despa- recerlo, para condenará Trigueros no basta ¿Soñaba... Parecióme que soñaba. Dije: ¿Oh zagal, dichosa fue tu sueiKl voridos. que parezca culpable, sino que realmente lo Libertad, aire y sol á manos llenas ClTUAClON CRITICA El ambiente aquí sea. terminar su discurso, que ha durado te dieron... Lo demás todo es mentira. Al es tal, que 110 ex- veinticinco Eso es vivir, y lo demás es muerte. ¡Oh embustes! ¡Oh ciudades! ¡Oh cadenas! traña sorprender u n foco revolucionario, felicitado. minutos, el Sr, Alfonso es muy Oh maldiciones de la justa Ira donde quiera se reúnen unas cuantas perConcédese la palabra al- defensor de la sonas FRANCISCO RODRÍGUEZ MARÍN I as prisiones hechas poi la Policía su- madre, el padre y el hermano de Rull. man centenares. Los comercios aún temen c ion José Ibáñez Jaso, DE NUESTRO CORRESPONSAL nuevas revueltas. La ciudad continúa en D Empieza diciendo que ocupa el puesestado de guerra y, pasadas las diez de la to de la defensa de ios padres de Rull por noche, parece un cementerio. Los lugares mandato imperativo del Colegio de Abode espectáculos apenas cuentan público. gados. USBOA, 7 Aumentan las listas de los detenidos por Hace un breve exordio, impetrando la beQALPICADURAS Profunda y desoladora sospechosos, y en todas partes se nota, más nevolencia de todos; pasa enseguida á hacer ELECTORALES e s l a impresión que en que el horror á los sucesos lamentados, el la crítica del informe del acusador privado, todo el país han dejado pánico que inspira la amenaza de lo desco- y manifiesta que si creyera culpables á sus patrocinados, los acusaría ea vez de defenlos sucesos provocados por las elecciones. nocido. Toda la Prensa acusa al Gobierno de no derlos. Nadie sabe adonde se va. Refiriéndose á las frases del acusador priEn estos momentos de angustia y de te- haber sabido mantener en los comicios el rror, la patria portuguesa está resuelta á orden y garantir la libertad del sufragio, ni vado de que el fiseal ha aparecido coa la protestar contra quienes, con sus actos ó ejercer debidamente la autoridad en las bandera de la patria, el Sr. Trías, con la de Cataluña, y el Sr. Doval, con la bandera complicidad parecen empeñados en que á calles. De los 35 heridos que entraron en los hos- blanca y negra de ali áa, dice que esto sig ¡a faz de Europa se nos muestre como á un pitales, han fallecido ya tres, y se espera nifica que cada acusación tiene un criterio oueblo de salvajes. Está lejos de lograrse aquella tan ansia- que de un momento á otro mueran 12 más distinto. Procura refutar las acusaciones del señor Ja pacificación de los espíritus, para afir- que se hallan muy graves. Menos mal que en el resto del país uo Doval contra sus defendidos; -expone la desnar la cual vino al Poder, después de la ornada trágica del i. de Febrero, la con- han sido sangrientas las elecciones, que confianza que le merecen algunos testigos, aquí han venido á ser reguero de agita- y refiriéndose á la Dolores Muñoz, pronun entración de elementos monárquicos. cia algunas frases que originan llasu. u í Las protestas de libertad que las instítu- ción. A t n w c RAYO del r rpqir! p- n 1 e ririV itR T uní i u -or jones, para ser respetadas, deben mante- ner, están en pugna con los hechos; porque los hechos, con harta expresiva elocuencia, denuncian que el desaliento y la zozobra se han apoderado de todos los espíritus. A SPECTO DE La ciudad estos días ha LAS CALLES presentado aspecto de gueira. Hubierase dicho que se habían suspendido las garantías constitucionales. En todas las desembocaduras de las calles de la parte baja veíase cómo patrullaban las tropas y disolvían los grupos de curiosos ó la aglomeración de personas que iban camino de sus casas, por temor á que se reprodujesen los disturbios sangrientos. Los periódicos eran con ansia arrebatados de manos de los vendedores. Y con no menor avidez por conocer el alcance de lo ocurrido, comentaba el público los detalles de los acontecimientos. En el Rocío hubo carreras, acreciendo la alarma en el pueblo. Guárdase de salir á las calles la Guardia municipal en evitación de tener desagradables encuentros con la multitud. En la fachada de un establecimiento próximo á la iglesia de Santo Domingo, donde la tragedia fue más sangrienta, se ve trazado con sangre de uno de los heridos, un gorro frigio y dos cruces, y debajo, escrito con lápiz, este letrero: Vivan los már- POIt TELLFONO DE NUESTRO SE W 5 C 5O PARTICULAR BARCELONA, i 1, 8 B C EN LISBOA