Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 10 D E A B R I L D E 1908. -EDICIÓN 4. a P A G i 5 Explica por qué considera á Perdió como inocente, ó, más bien, como víctima de las Sugestiones de Rui) verdadero autor por induccióu. Añade que todos los procesados, quién más, quién menos, han tenido alguien que pudiera dar buenas referencias de ellos. De la familia Rull, en cambio, nadie se ha atrevido á decir nada bueno. Busca y enumera los antecedentes anarquistas de la familia Rull. Recoge á este propósito todos los indicios y sospechas que han ido declarando los testigos. ¿Quién, sino Rull, ha podido ser ei autor de las bombas? Lo dice la voz popular, lo dicen y lo creen todos los testigos de cargo que aquí han aeslilaclo. ¡Tú, Juan Rull, tú, ponías las bombas! exclama, dirigiéndose al acusado, que le escucha lívido. (Impresión. Dibuja después la figura de Juan Rull y los actos que le delatan como verdadero autor de los ateutados. Analiza á continuación la conducta del Hermenegildo, á quien considera cómplice, y de 2 a madre de Rull, igualmente á su- carecer, cómplice en los atentados. Trata de la situación del padre de Rull, quien vivía deutro de lat familia sin autoridad ni derecho, como de prestado, fy hasta sin comunidad de ideas con los hijos y con la esposa. Se afirma en su creencia de qué este hombre no ha tenido participación alguna en los delitos que se persiguen. Refiriéndose al atentado de las Arenas, recuerda la declaración del testigo que oyó decir á Rull: ¡Lástima que no haya habido dos docenas de muertos! y comentándola y recogiendo indicios coincidentes deduce que Juan Rull y su hermano son los culpables del atentado Hace una disección de todas las declaraciones de Rull, demostrando que forman un tejido de falsedades. Todas e tas mentiras y farsas se vuelven contra el procesado porque son una suma de hechos que, coordinados, pueden estimarse como prueba material al dictar sentencia. Cusiste en su criterio, acórete con el fiscal, de que Rull es autoi por inducción de los atentados terroristas, para cometer los cuales y despistar á las autoridades valióse de una cuadrilla asalariada de trinchams (golfos) MEL 1 TON GONZÁLEZ PARA PASAR EL RATO Jeroglífico. SOLUCIÓN AL PA SATJEMPO ANTERIOR UN TÁBANO. Consagra después detenido examen á los hechos realizados por Rull durante el mando del actual gobernador civil. Esta época divídela en dos partes: Ja primera, anterior al atentado de la calle de la Boquería; la segunda, posterior á este suceso. Va comentando todas las farsas y contradicciones que comete Rull desde el momento en que, por iniciativa del Sr. Guerrero, se presentó al Sr. Ossorio hasta el día 3 de Abril, en que exigió las 500 oesetas para evitar una cosa muy gordas. Estudia la amistad de Rull y los otros procesados. Traza la figura de Oliva, á quien Rull quiere hacer pasar como autor; pero que, en realidad, fue un inducido por Rull. Insiste en que Oliva fue inducido por Rull. Recoge luego, comoiantástica, la íeferencia del famoso lampista No ha existido tal hombre. Es una sombra inventada per Rull, un embuste más para su descargo. Porque, ya lo habéis visto, según las diversas referencias aquí expuestas, resulta que el tal lampista ni era alto ni era bajo, ni era gordo ni era flaco, ni era moreno ni era rubio. Declara que de Mateo Ferrán no quiere ocuparse. Ni de él ni de Oliva. Este ha desaparecido de España, aquél del mundo de los vivos. Relata las circunstancias que precedieron al atentado de la calle de la Boquería, y la relación que este suceso tuvo con la familia Rull. Analiza todos los detalles del atentado, los cuales evidencian la circunstancia agravante de premeditación, amén de la alevosía. Tened en cuenta- -dice- -que donde estalló la bomba trabajaba hacia cuatro ó cinco días un pintor, y bien pudo el autor, que yo creo fné Oliva, aprovechar esta circunstancia para que las sospechas recayesen sobre 1 citado obrero. Analiza la declaración prestada por el gobernador actual. Entiende que el Sr. Ossorio, aun cuando no lo confiese, era engañado por Rull. Hace una calurosa defensa de Perelio y Burguet. (Extrañeza en el publico, Explica las razones que le han inducido á retirar la acusación respecto al Trigueros. Y termina excitandosal Jurado á que dicte un veredicto- de acuerdo con su conciencia. acusador. 1 nforme del de un breve descanso se reanuDespués VJERNES, 1 0 4 T. Añade que además de no existir, no es siquiera posible la contiadicción, porque á todos guía el mismo levantado deseo. Dice que quisiera poder expresarse en catalán, porque aunque nacido fuera de Cataluña, se ha inspirado en la filosofía de Balmes y en la poesía de Verdaguer. En elocuentes períodos alaba el pabriotis mo de los jurados que 110 han titubeado en el cumplimiento de su deber. No otra cosa podía esperarse; no podían temerse deserciones en el pueblo que se sacrificó por la patria en la guerra de la Independeneia. Observa que la ley de 1894 no se hj, zp para los delitos que en esta causa se persiguen. Hízose para castigar á quienes, confeccionando bombas, las tiran cara á cara. Explica detenidamente las diversas formas seguidas para castigar á los reos de tales delitos. Primero se decía: ¡No condenéis al reo sinconfeso! ¡Es preciso que confiese Y esto trajo el tormento. Luego se vino ala humana conclusión de que era soberanamente injusto condenar al reo sin escucharle, 3 se dijo: ¡No le conde néis sin oirle! Por último, se ha llegado al fundamento más racional del fallo: al convencimiento de la conciencia, examinadas y depuradas las pruebas. Vosotros- -dice dirigiéndose al Juiado- -vosotros condenaréis porque tenéis la convicción de que os han ametrallado. E 1 diamantista conoce el brillante, puede fijar su valor; el joyero, el oro; al pensamiento le falta piedra de toque; pero el corazón rara vez se engañe Quiero que conste mi admiración hacia el fiscal por su trabajo; pero disiente del mío en pequeños detalles AL CERRAR LA EDICIÓN EL DUQUE DE LOS ABR 1I ZZOS LONDRES, JO, 4 T. da la sesión á la una ínenos cuarto, y el presidente concede la palabra al letrado señor Doval, acusador privado en nombre de la familia de doña Ramona Ferrer. Expectación. En medio de un silencio absoluto comienza á hablar el Sr. Doval, cuyas primeras palabras son de elogio para la presidencia por el a cierto é imparcialidad con que ha dirigido los debates. (Aprobación. Alude al patriotismo del Jurado, en quien tiene la vista fija Barcelona, tanto más cuanto que en el juicio éste se han visto cosas tan extraordinarias que, á no ser vistas, nadie las creyera. Recoge la frase del testigo anarquista Enrique Pujol, el cual dijo que pertenecía sá la secta del amor Nada más incomprensible- -dice- -que los atentados por las bombas, dentro de la teoría del anarquismo. E 1 verdadero ácrata, ofuscado por un estímulo que él supone de amor y de altruís mo, ataca cara á cara ásus víctimas. Hace constar que entre las acusaciones y el fiscal no existe contradicción alguna. Si existiera, mi amor á Barcelona y mi patriotismo hubiéranme obligado á dejar este puesto. j e Roma telegrafían á The- Globe que para la boda del duque de los Abruzzos ha recibido el joyero Mussi encargos importantes del rey Víctor Manuel, de la reina Elena y déla reina Margarita. Asegúrase que la Reina madre obsequiará á miss Elkins con la rica y preciosa colección de encajes antiguos que la augusta señora posee. LA ESTAFA DE ZABALA C l Juzgado del Centro, foimado por el juez D. Felipe Torres, escribano, señor Aguado, y oficial Monreal, ha pasado la mañana de hoy en la Caja General de Depósitos, practicando el registro acordado. El Juzgado ha dictado esta tarde avto de procesamiento y prisión para todos los detenidos, sin que se les conceda el derecho á la libertad por fianza de ninguna clase. Además, se les exige la cantidad de 500.000 pesetas para responder de los resultados de la causa, decretándose el embargo de sus bienes respectivos en caso de insolvencia. DETENClol DE ANARQUIST S PARÍS, 1O, 6 M (tlECJBIDO EV ESTA RFDACC 10 M A LAS 6 DE LA T A R D b) i os anarquistas detenidos anoche en Mai sous Aifort se llaman Roix, Rounel y Kuhn. Al ser registrados se les encontraron varios cartuchos de dinamita. Se han negado á declarar adonde iban y, por supuesto, á explicar el empleo que pensaban dar á la dinamita. Sospéchase que tenían el propósito dt realizar un atentado con motivo del lock oat de los contratistas de obras.