Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 9 DE ABRIL DE p 1 marqués de Luque h a experimentado algunaniejoría, dentro de la gravedad. p l conde de Múnter continúa en el mismo estado p l ex ministro D. Eleuterio Delgado se h a T agravado nuevamente, y- ¡C o n muchas las personas aristocráticas que se proponen pasar en Sevilla las próximas fiestas de la Semana Santa. í En esta semana marcharán, entre otros, los marqueses de Ivanrey. t íl a fallecido en esta corte D. Francisco Ja vier de Artazcoz, persona m u y estimada en la sociedad de Madrid. Estaba casado con doña María Labayén v Aranzabe, hija de la condesa viuda de Enviamos á su distinguida familia nnesti o sentido pésame. J 9 O8. EDICIÓN i. tt PAG. a. Romero, el que, según sus palabras, tenía que hacerle revelaciones importantísimas 1 relacionadas con las estafas en que entiende. El juez le hizo pasar iumediataüieiile, escuchándole. Sobre lo que haya manifestado este señor se guardó impenetrable reserva. o Sin embargo, según se murmuraba, parece ijue el Sr. Romero ha dado el nombre de nuevos complicados en las estafas realizadas por Zabala y también algunos datos acerca del paradero de este último. Dicho señor se presentó en el Juzgado á las seis y media de la tarde. otra cosa sino un epílogo de La alegre ttompeteria, donde se viene en conocimiento de lo que hizo en sus últimos días el héroe sicalíptieo de la zarzuela de Paso. -El entremés, que es entretenidillo, gustó. f I,l eó lo ha condimentado con un número de música gracioso y con glosas de La aleEl beneficiado fue muy apiaudido. COPLAS DEL JUEVES. w AMOROSAS Porque s é que t u amor no es verdadero pídole á Dios que al mío dé la muerte, K pero lo hago con miedo de perderte y, cuanto más lo pido, más te quiero. Aunque á su consorte impida el más ligero descuido, ¿cómo evitará el marido que, alguna vez en la vida, la mujer más respetable, la más honrada del mundo, sea infiel, en lo profundo del pensamiento insondable? Sabe mi morena que mi amor es puro, que mi amor es santo Pero ya la cansa, pero ya la pesa que lo sea tanto. Dinero y flores mandan á Dolores sus dos adoradores, y aunque parece el resultado el mismo, entre una ofrenda y otra hay un abism. g, pues ambas son valiosas y ambas halagan á Dolores, pero. el viejo da el dinero con las rosas y al joven da las rosas con dinero. -s Te voy á dar un consejo, fruto de experiencia triste, que te ha de servir de mucho si en tus amores le sigues; ¿f Para que tu amante sea constante, seguro y firme, -jhazle creer que estás siempre dispuesta á substituirle! ¡Qué bien maneja el llanto Petronila 1 Me engaña, lo averiguo, la abandono, me bwsca, no sé huir, llora, perdoso... y me sigue engañando tan tranquila. ¡Malditas sean las canas! Hace quisce años ó veinte decía de mí Remedios: ese chico que me quiere... Y hoy, que he vuelto á enamoraime como un loco de Mercedes, me llama la pobrecita: el señor que me pretende SINESIO DELGADO LA ESTAFA; A LA CAJA DE DEPÓSITOS He aquí el reparto de la comedia en tres actos La montaraza de Olmedo, que se estrenará esta noche en el beneficio de la primera actriz señora Cobeña: Elvira, señora Cobeña (J. Obdulia, Carmen Cobeña; Manuel Andrés, Francisco Mo mpresionesr rano; José, Sr. Manso; Rosaura, señora I, au Según parece, en las manifestaciones de ra; Fernando, Sr. Cobeña (R. Dolores, se- García Franco existen muchos puntos obscuñorita Aijón; Ramón, Sr. Cobeña (B. Ade- ros tales como su ida á Monte- Caí lo y el hala, señora Alvarez; Eusebio, Sr. IJorens; berse hospedado en el hotel Peninsular V de Eloísa, señora Soriano; Ricarda, señorita Barcelona con nombre supuesto. 4 Tamames; Juana, señorita Benito; BaligeEl jutez tiene acordada la práctica de alro, Sr. Soto; Dionisio, Sr. Ruiz Tatay; í a- gunas diligencias y caí eos que, seguramenyoral de Guadáñanos, Sr. Perrín; Guadami- te, darán muchaluz en este tenebroso asui to. no primero, Sr. Drenell; ídem segundo, seTal vez de estos careos salgan nuevas deñor Mata; pastor primero, Sr. Ruiz; ídenj tenciones que la prudencia nos veda adesegundo, Sr. Jordán. 1 mtar. Se dijo ayer que las estafas realkaJas por LZabala se elevan á la suma de un millón de pesetas. De ser así, no han aparecido todavía todas las víctimas. P RINCESA NOTAS TEATRALES TH S LAVA El Sr. Miró, primer actor có mico de este teatro, compuso para su beneficio, celebrado anoche, un cartel á gusto de los consumidores del género 5 ue en Eslava se cultiva preferentemente. Formábanlo La alegre trompetería, Ruido de campanas, La carne flaca y el estreno de un entremés, original de los Sres. Casero y I arr tibiera, titulado La tegadera, que no es as actuaciones. t Ante el juez del Centro prestaron ayer declaración el d e t e n i d o Manuel García Franco y tres empleados de la Caja de Depósitos, por cuyas manos pasó la petición) de devolución de la fianza estafada. Más de seis horas, entre las dos veces que f uéjnterrogado, estuvo Franco en el despa! cho del juez. i Según rumores que han llegado hasta nosotros, su declaración ha sido explícita. Niega toda partipación en el delito que se persigue, pues, aunque dice fue el que cobró, ó mejor dicho, retiró el depósito, lo hizo, como en otras ocasiones, mandado por Zabala, de quien era una especie de ordelianza, y á quien debía grandes y diversos favores; pero sin figurarse que pudiera ser ilícito lo que le mandaba su antiguo y buen amigc De su viaje á Barcelona parece que ha dicho que, enterado por la Prensa de lo sucedido, marchóse á Monte- Cario con ánimo de interrogar á Zabala sobre lo que ocurría, y que como no lo encontró, regresó á Barcelona, donde fue detenido. Explicando s a amistad con Zabala, dícese ae consignó que desde hace quince años mediaba entre ambos gran intimidad. Zabala, más afortunado que su entrañable amigo, por su suerte en el juego, era el paño de lágrimas de Franco. Cuando éste perdía en el juego, Ricardo Zabala, si la buena suerte le era propicia, entregaba á su amigo dinero para que de nuevo probara fortuna. Otras veces, cuando Franco contaba á su amigo las privaciones que en su hogar pasaban los suyos, Zabala, siempre rumboso, echaba mano de la cartera y entregaba al compañero de penas y alegrías el dinero necesario para que de momento remediase su precaria situación. Muy claras debieron parecerle al juez las manifestaciones de García Franco, puesto qs. a le levantó la incomunicación. A las siete fue conducido á la Cárcel Modelo. A las ocho continuaba el Sr. Torres tomando declaración á los empleado 5 de la Caja de Depósitos. ás revelaciones. Cuando declaraba García Franco, le pasaron al juez un recado, diciéndole que se había presentado un peñor, apellidado UN ESTRENO EN PARÍS POR TEHÉíiüAl O DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR MlÚtCOLES, 8, 9 N. o n el teatro Sarah Bernhardt se ha estre nado una obra en seis actos, titulada La Cortesana de Conato, original de Bilhand y Carre. Su argumento es el siguiente Cleonice, que es la protagonista, tuvo un hijo del tirano Pausanias, cuyo hijo, llamado Dinias, es educado lejos de su madre. Al cabo de veinte años, Dmias ícgtesa á la ciudad, ve á Cleonice y se enambia perdidamente de ella, pero ocurre que olí o hijo de Pausanias, que lleva el mismo nombre de su padre, siente también el mismo amor. La rivalidad entre ambos jóvenes se hace cada vez más terrible, y Dimaí aca. ja por caer en la desgracia del tirano. Cleonice, que ha reconocido ú su hijo, trata de salvarle, pcio Pau anias logia que se encarcele á su rival. Cleonice entoxces mata con un cuchillo ¿Pausanias y la cortesana purga su curuca sufriendo la pena de lapidación. Cleonice muere en escena, confesando cu sus últimos momentos á Dmias qac es su La obra ña sido puesta con veitlacleio lujo en el decorado. En su interpretación Sarah BciuliarJr y de Maxhan h a n alcanzado tin enorme triunfo. La música de Levade íué ímty aplaudiJa por el público. OTRO INTENTO DE ESTAFA A yer por la mañana se presentó un indi viduo en un negociado de ¡a Dilección general de la Deuda, con el fin de hacer efectivo un resguardo de Ultramar poi valor de 8o e pesetas. Kl funcionario encargado de la eníanilla recogió el resguardo, y al examinarlo vio que las firmas q u e aparecían en el mismo eran falsas. I a Policía, que sin duda estaba alisada del hecho, detuvo al mencionado individuo. Mientras esto hacía un inspector, varios