Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 B C. MIÉRCOLES 8 DS ABRIL DE 1908. EDICiON 2. a PAG. io. giiena media hora antes de estallar la bomba. (Sensación. (Recuérdese que los padres de Rull lo han negado. Después refiere otros detalles relativos á Rull y á su familia. Cuanto al hermano del Navarro, lo considesi im hombre de bien. TTermina la prueba testifical. Juan Rosell confirma que el hermano del Navarro sospechaba de Rull. Nada más ie interés señala. Otros testigos no comparecen. El defensor de los padres de Rull dice que en la lista que ha presentado figura D. Gerardo Doval, y como quiera que este señor tiene la representación de la acusación privada, solicita permiso para interrogarle. I, a Sala lo acuerda. Pregunta, pues, dicho letrado al Sr. Doyal, interrogándole concretamente, respecto á si él intervino en la formación del atestado de la Policía. El Sr. Doval comienza diciendo que, al hacerse caigo de la misión de acusador privado, entendió conveniente, para fijar los detalles relativos á la culpabilidad de los padres de Rull- -de cuya presencia en la calle de la Boquería dudaba aún, -practicar algunas diligencias en uso del derecho que le otorga la ley. (Respecto á esto- -añade, -anticiparé, como testigo, lo que pueda decir como acusador. Dice que se encargó á tiltima hora de la acusación á ruegos de un. compañero y por amor á Barcelona. Explica cómo, después de la primera entrevista con Rull, requirió al gobernador civil para que averiguase lo relativo á la estancia de los padres de Rull en la calle citada la tarde del atentado, dónde compraron camisas y medias de goma. También interesó se averiguara si Rull estuvo aquel mismo día en la casa de lenocinio de la calle de Roca. Todo esto- -exclama- -lo hacía yo á la luz del día, en favor del esclarecimiento de este asunto, y llevado de mi deseo de persuadirme de la inocencia de los procesados caso en el cual hubiera renunciado á esta acusación. Desgraciadamente, las pruebas han sido contrarias para ellos y demuestran su culpabilidad. El letrado Sr. IbáSez (defensor de los padres de Rull) intenta insinuar que la conducta del Sr. Doval y del gobernador no es aceptable. El presidente le interrumpe y dice con energía que la autoridad ha cumplido con su deber, que en el caso presente no hay incorrección en el procedimiento, y aun de haberla habido, resultaría beneficiosa para Barcelona y para la Justicia, puesto que tendía á descubrir á los infames autores de tanto salvaje atentado. (Fuertes murmullos de aprobación en el público. A contíuuacióri comienza la lectura de la prueba documental, que dura largo rato. Y se levanta la sesión. a sesión. No terminó ayer la prueba testifical, como por error se transmitió; lo que ocurrió es que fue interrumpida, en vista de que algunos testigos no habían comparecído para leer la documental. Ábrese 2 a sesión á la 3 diez y media. I,o s procesados, en general, muéstranse sombríos y preocupados. Hay muchas señoras entre el pníblico. I, a gente recuerda que hoy se cumple el aniversario del atentado de la calle de la Boquería. Jpl duque de Solferino. Comparece primeramente, al reanudarse la prueba testifical, el duque de Solferino. Pregúntale el abogado de Juan Andrés qué relación tuvo con su defendido. El testigo- -expresándose en voz tan baja que apenas se le oye- -limítase á manifestar que Juan Andrés le pidió recomendaciones para colocarse, pues, según le dijo, había cesado en el servicio de Rull porque éste no le pagsír Entonces fue cuando el testigo, por primera vez, oyó nombrar á Rull y sapo quién era. Defensor. ¿Tenía usted por persona honrada á Juan Andrés? Testigo. -I e conozco hace bastantes anos y siempre lo tuve en buen concepto. J 7l Sr. Sostre. A continuación comparece D. Joaquín Sostre, ex presidente de la Diputación provincial de Barcelona, I, as defensas renuncian á su. declaración. Q testigos. T Federico Rodenas, ex director de la cárcel de Barcelona (citado por la defensa de Rull) Sus dichos carecen de importancia, limítase, á instancias del defensor, á consignar que Rull ha observado buena conducta dentro de la prisión celular. E l acusador privado: ¿Es cierto que, á pesar del reglamento y de la prohibición terminante del juez, un día los acusados, que estaban incomunicados, se encontraron reunidos en una celda? Testigo. -No lo recuerdo... Acusador. ¿Es cierto que Rull, al salir un día del locutorio, dijo á los otros proceT. -Lo oí decir; pero no lo afirmo. A. ¿Sabe usted si otro día hizo Rull señas á los procesados para expresarles algunas indicaciones? T. -No sé nada de eso. Gregorio Gil, Víctor Uriel y otro testigo, los tres vigilantes de la cárcel, son interrogados respecto á los mismos pormenores; pero sus palabras no arrojan ninguna luz. Acusador. ¿Saben ustedes si entre las. personas que visitaban á Rull iba con frecuencia una mujer con quien hablaba por señas, y que estás visitas coincidían con nuevas explosiones de bombas? I,o s testigos no lo saben. Contestando á otra pregunta han afirmado que las cartas que Rull recibía eran de SVL madre, y que se abrían antes de serle entregadas. 1,0 único que se deduce de las manifestaciones de estos testigos es que los presos, aun estando incomunicados, pueden comunicarse por los tubos de los retretes. El capellán de la cárcel, D. José Pedregosa (citado por la defensa de Rull) manifiesta que los Rulls, como presos, han observado buena conducta. Extiéndese el testigo en consideraciones acerca del régimen penitenciario y de la conveniencia de proteger á los delincuentes que salen de la cárcel, á fia de evitar que por falta de recursos y viéndose rechazados por la sociedad, vuelvan á caer en el delito. Son renunciados varios testigos, propuestos por las defensas. l, a de Balas: h renuncia á todos los de su lista excepto á Pedro Padilla. Este declara que días antes de ser llevados á la cárcel los hoy acusados, le manifestó Balasch la sospecha que tenía de que fuese Rull autor de la bomba encontrada en el urinario de la Rambla. Cuyat, pariente por parte su J aimeque de Juan Rull y vigilante dede camujer la lle en éste Vivía. sados: Ojo con h gue se declara? Mr. Charles í subdito inglés, dice que tuvo empleado algún tiempo á Juan Andrés, de quien tiene buen concepto. Otros testigos citados por la misma defensa, confirman los antecedentes estimables del Andrés A tiempo que se llama á D. Alejandro I, erroux y á D. Francisco Escudero (éste inspector de Policía) renúncianlos las defensas Otros testigos no han comparecido. Ramón Mata, capataz de las brigadas municipales, á cuyas órdenes trabajé Rull. No sabe nada de lo que le preguntan. Niega que Rull tuviera en la mayordomía una mesa para su uso. Tenía sólo, como los demás operarios, un cajón para guardar sus efectos. Este cajón fue registrado por el policía Memento, el cual no debió encontrar nada, puesto que nada se llevó. (Sensación, Recuérdase que Ruli afirmó que le había substraído Memento en aquel registro varios papeles y un libro de notas. Isidro Rivas y Tomás Peruela, compañeros de Rull en el Ayuntamiento, confirman lo dicho por Mata. Juan I lupia, hijo de una de las víctimas de las explosiones, y José Borrús, que presenció la explosión del mes de Diciembre, nada dicen de interés. Comparece un muchacho llamado Rosendo Milans, que vio colocar la bomba del urinario de la Rambla. TENERIFE POR CAO- D E NUESTRO SERVICIO PARTICULAR M 1 SRC 0 LES, 8 I O 1 1 T ropas francesas. Ha pasado el vapor Europe con rumbo á Burdeos, conduciendo tropas francesas del Senegal. r 1 mitin de Orotava. l Continúa el conflicto tenerifeño. Síguense recibiendo adhesiones de varios Municipios para el gran mitin que se efectuará el domingo de Pascua en la ciudad de Orotava. E CÁMARAS EXTRANJERAS. POR TELÉGRAFO PARÍS, y, 6 T. DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR Vsitó la casa de Rull el cua que fue registrada, y no encontró en ella nada de particular nsieur Denys Cochin dirige á la Camara una pregunta relacionada con! os sucesos de Macedonia. El orador afirma que la anarquía reina en aquel país, siendo ineficaz la creación de la gendarmería. Macedonia reclama la intervención europea de Inglaterra, Francia y Rusia, necesaria para proteger el ferrocarril de Mitro vitza. E 1 papel cíe Francia en este asunto es, dice el orador, servir de pacificadora entre Rusia y Austria. Mr. Pichón responde que, según los hechos históricos, en la cuestión de Macedonia no está Francia directamente interesada. Nosotros hemos sostenido- -dice- -todos los caminos de hierro mediante nuestra acción civilizadora. Permanezcamos fieles á nuestra política en Oriente. Mr. Denys Cochin rectifica, comenzando por hacer grandes elogios de Campbell Bannermann, jefe dimisionario del Gobierno inglés. Después censura á Mr. Pichón por no haber secundado la proposición de Inglaterra en lo referente á Macedonia. Mr. Pichón le replica que la proposición de Inglaterra la consideraba como consagrada á desvirtuar la que Rusia hizo sobra el mismo asunto, siendo ésta la causa por la que no la secundó. El incidente se cía por terminado.