Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 7 DE ABRIL DE 1908. EDICIÓN 4. Es leída y aprobada el acta de la anterior s. sión. ORDEN DEL DÍA t A L E Y DE EXPLOSIVOS Continúa este debate. El Sr. MONTERO RÍOS contesta al discnrso pronunciado por el Sr. Maura ea la Sesión anterior. Asegura que como pensaoa nace mucnos años piensa hoy y ha combatido esas leyes espeeiales por entenderlas altamente peligrosas. S. S. lo sabe muy bien esto. Por no hacer íeyes especiales he tenido la satisfacción inmensa de que abandone el Poder alguna vez el partido liberal -dice. La ley de 1894 no daba nuevas atribuciones especiales á los gobernadores contra lo que se hace en ésta. Sostiene que en la ley de 1894 no existe ninguna de las arbitrariedades que hay en el proyecto que se discute. Se ocupa luego de la ley de 1896, y manifiesta que el Sr. Romero Girón la combatió. Yo no llegaré jamás á la conclusión que presentó S. S. de hacer responsable á mi partido de la actitud que adopten algunos de sus individuos -dice. Estudia los artículos del proyecto, y afirma que en el 5.0 se reforma el Código peMal, porque no considera como delito la amenaza en general, sino aquella de la que resulte perjuicio, alarma ó daño á la persona amenazada. Y el art. 5.0 del proyecto castiga en general la amenaza de seis meses á seis años de presidio. Advierte que este artículo está comprendido en la parte del proyecto que ha de re gir permanentemente, puesto que sólo es el t. 15 el que pondrá en vigor el Gobierno cuando lo estime necesario. Insiste en hallar peligrosa la ley, porque fomentará los rencores y los odios de los descontentos y fanáticos terroristas Insiste en que en la ley de Orden público no se obligaba al ciudadano á cambiar de domicilio, y menos á ser expatriado por la autoridad administrativa. La ley que vamos á votar íaeulta al Gobierno para suspender todos los derechos del ciudadano cuantas veces quiera, porque para aplicar el artículo 15 bastará que se reúna el Consejo de ministros, y esto no puede ser. ¿Es que no tenéis bastantes medios para reprimir el terrorismo en Barcelona? Pues yo, senador, os daré más, pero traducidos en leyes -termina el. Sr. Montero Ríos. Muy bien en las minorías) El Sr. MAURA 1 rectifica. Niega que haya represalias ni censuras en las alusiones que han hecho á la ley de ¡894, y que muenb menos ha censurado la ley de 1896, puesto que tratamos ahora de completarla despjiés de haber colaborado en su preparación, Por consiguiente, tampoco- ííay agravios para el partido liberal. A las atenuaciones hechas por el señor Montero Ríos acerca de la intervención del partido liberal en la elaboración de la ley de 1896, replica que tevo tanta como los conservadores. Recuerda que cuando se produjo el moirimiento agrario anarquista de Andalucía y no teniendo medios en la ley para aplicarlos á su castigo, presentó en 1904 una ley en la cual había un artículo sobre el cual se ha calcado el art. 15 del proyecto que ahora se discute. Añade que aquella ley fue votada por el Senado y cuando se discutió no se oyeron los terribles vituperios que ahora se oyen. Ocupándose del art. 15, afirma que en un párrafo se dice con toda claridad que las dispesiciones que en él se dictan, regirán sólo temporalmente y en territorio circunsculo y no como afirmaba el Sr Montero Ríos, que regina cuándo y cómoqm ieia el GODICIIIO- Respecto de que sea menos benigna la ley que se discute que la ley de Orden público, sostiene que debía haberse comparado con la ley de 1896, que- e s á la cual viene á substituir. Reconoce que la ley de 1894 estaba en manos de las autoeirades judiciales; pero dice que se pensó que no era lo suficientemente eficaz, puesto que dos años más tarde se hizo una nueva ley. Le hace ver al Sr. Montero Ríos que estaba equivocado al citar el art. 17 de la Constitución, y se sienta. El Sr. MONTERO RÍOS rectifica. (Continúa la sesión. echada eu votación nomirul poi 93 otos contra 38. El Sr. MONTES SIERRA defiende otra del Sr. Miró, que la Comisión tampoco acepta, rectificando tres veces el Sr. Montes Sierra y otras tantas el individuo de la Comisión. Queda desechada la enmienda y se suspende el debate. Se levanta la sesión á las siete y media. SESIÓN DEL DI A 7 DE E s t a n d o en el baneo a z u l I o s ABRIL DE Z m i n i s t r o s d e Gobernación, Instrucción pública y Fomento y los bancos de la mayoría bastante concurridos, declara el Sr, Aparicio abierta la sesión á las tres y media. El Sr. SUAREZ INCLAN formula obsei vaciones al acta, antes de aprobarse ésta, por entender que aparece aprobado definitivamente el proyecto sobre empleados del ministerio de la Gobernación sin haberse cumplido todos los requisitos reglamentarios. El Sr. PRESIDENTE demuestra que 110 se han infringido en nada las dispo eiones del Reglamento. Apruébase al acta. RUEGOS Y PREGUNTAS CONGRESO DE LA. SESIÓN DEL Se procede 5 DE ABR L DE g ticulado del proyecto de ley sobre las plagas del campo. t Acéptase parte de una enmienda del señor SÁNCHEZ ARJONA y otras al mismo artículo de los Sres. ARCIA BERLAN A y TOVAR. El Sr. RáVENTOS defiende una al artículo 3.0, que es deseehada. 0 Es aprobado el 4.0 y el 5. después de desecharse una enmienda del Sr SARCIA BERLANGA. Queda desechada y seguidamente defiende otra, que es desechada. Otra enmienda del Sr. TOVAR al art. 6. es también desechada, después de ser contestado por el vizconde de EZA. 0 Se aprueban los artículos 6. y 7. y al 8. defiende una enmienda el Sr. IRANZO, que queda también desechada después de ser combatida por la Comisión. Se aprueban los artículos 8 o y 9.0 Al 10 retira una. enmienda el Sr. BERLANGA, y queda aprobado. Lo propio ocurre con los artículos 11, 12, 13, 14,15 y 16. v Al 17 hace algunas observaciones el señor MORET, y queda aprobado, después de defender una enmienda el Sr. RAVENTOS. El Sr. IRANZO defiende otra enmienda al art. 18; es desechada y aprobado el artículo. Nuevamente se pone á discusión el proyecto de ley referente á la inamovilidad de los empleados de Gobernación, y sin fer discutido queda aprobado el dictamen. RÉGIMEN LOCAL El Sr. MUÑOZ CHAVES reanuda su discurso rectificación que quedó pendiente el sábado. El Sr. LOMBARDERO contesta, insistiendo en que resulta ridiculo el decir que este proyecto es un ataque al sufragio universal, siendo así que en la ley está perfectamente respetado el principio de un hombre un voto. Acepta en espíritu la enmienda del señor Muñoz Chaves, y éste retira la enmienda. El Sr. LLÓRENTE defiende otra firmada por el Sr. Beltrán; y contestado por el señor LOMB RDBRO impugnándola, una vez que se ha aceptado la anterior, y por la cual se admite que no haya pluralidad de votos, queda desechada. Retiran otras el Sr ARIAS DE MIRANDA y NOUGUES. El Sr. GÓMEZ ACEBO defiende otra al mismo artículo, referente á los recursos de apelación ante la Junta central del Censo. El Sr. LOMBARDERO contesta exponiendo las dificultades que hay para aceptar la enmienda, y queda desechada. El Sr. JIMENO RODRIGO pronuncia breves palabras en apoyo de otra enmienda, que la Comisión tampoco acepta, combatiéndola el Sr. MARÍN DE LA BARCENA, quien dice que sólo podría admitirse la primera parte de la enmienda La segunda partejle la misma queda des- Los Sres. PEMAN y VALLES Y RIBOT, dirigen ruegos al Gobierno. ORDEN DEL DÍA Se toman en consideración varías siciones de ley sobre carreteras. LAS PLAGAS DEL CAMPO Reanúdase el debate sobre el proyecto de ley referente á las plagas del campo y p í o tección á la agricultura. El Sr. TOVAR prosigue su discurso en apoyo de una enmienda al art. 17, que es desechada después de contestarle en nom bre de la Comisión el vizconde de EZA. El Sr. MORBT combate brevemente el art. 17, y le contesta, también en túrminos muy concretos, el ministro de FOM 3 NTO, el cual ofrece traerán breve á la Cámara un proyecto de previsión agraria, y pide para su aprobación en tiempo oportuno el con curso del Sr. Moret. Se aprueban los artículos 17,18 y 19 sin discusión. 0 En el 2. defiende una enmienda el seaflí SÁNCHEZ ARJONA, y lo retira. (Continúa la sesión. U a pasado como un meteoro por la corte. No en balde es estrella, y estrella de primera magnitud en su género. Ha estado sólo tres días entre nosotros; se ha hospedado en el hotel de Roma, y anoche salió para Sevilla. El cielo de Andalucía, ei pujante y valuptuoso resurgir de la primavera en nuestras provincias meridionales y el misticismo de la Semana Santa sevillana, sumirán á su espíritu en un baño de españolismo, que bien lo habrá de necesitar al cabo de tanto tiempo de ausencia. Todo esto muy bien; ¿peí o a que na ve nido aquí la famosa bailarina? Han circulado varias versiones, sin que hasta ahora se haya, podido averiguar Stx fundamento. Según unos, la Otero ha venido á España para reunir los documentos que ha de presentar antes de contraer matrimonio con un aristócrata perteneciente á tina de las más linajudas familias del Norte de E uropa. Según otros, su viaje obedece á su pi opósito de despediise del arte, llamemos timbién arte al de la danza, y al deseo de oíion dai á la Vngen de 1 a escondida aldea aa la 1 e 1 a nacer, con les ti ajes vistosos y rs LA OTERO EN MADRID