Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 4 DE ABRIL D E 190 b. EDICIÓN 2. a PAG. 8. j a opera Zaragoza. Se está ultimando la formación de la compañía que ha de estrenar la ópera Zaragoza, del maestro Lapuerta. Se considera segura la contrata de Tabuyo y de Vidal. El pintor Muriel tiene ya terminadas dos e las decoraciones destinadas á dicha obra, y según los que las han visto, son dos verdaderas obras de arte. C n honor de Perena. El presidente del Ateneo, Sr. Borovio, ña recibido una carta de un distinguido periodista, animándole á que gestione la erección de un monumento al general Perena, que tanto se distinguió en los Sitios de Zaragoza. a ilumiiiacióa del Pilar. La Comisión encargada de la iluminación se ha dirigido al ministro de la Guerra pidiéndole que autorice el envío de los reflectores eléctricos del Cuerpo de Ingenieros para colocarlos en lo alto del Pilar durante los días que luzca la iluminación. pfxplosión. Comunican de Villafranca de Ebro que, hallándose cavando en uu monte, al vecino Eusebio Celma se le incendió una cantidad de pólvora que le produjo graves quemadwras en el pecho, brazos y manos. El Juzgado practica diligencias. EL TERRORISMO EN BARCELONA manifestando que es sácil pasar de la casa de Oliva á la de Rull. Enrique Fabregat, que declara después, fue cochero al servicio del duque de Bivona, y queen su casa se efectuaron las entrevistas del gobernador y el Sr. Güell con Rull y algunos de la pandilla de éste. Las manifestaciones de este testigo causan impresión, pues se expresa con acento sincero y con gran serenidad, y refiere con detalles incidentes ocurridos entre Tressols, el Navarro y Rull. Asegura haberle oído decir á Rnll que un tal Salas era el que colocaba las bombas. En vista de ello, el testigo preguntó á Rull, pues que sabía quiénes eran los culpables, cómo no los hacía prender. Rull le repuso: Eso no puede ser, porque se sabría que yo soy el confidente. Bastante hago con destrozar sus planes, impidiendo que estallen más bombas. Repite después algunos detalles ya conocidos. Desmiente la afirmación de Rull respecto al aviso de que se tramaba algo contra el Rey en París. Rull no avisó tal cosa. Se interroga á otro testigo, Juan Torner, maestro laico, procesado varias veces, profesor en la actualidad de la Eseuela Moderna de Villanueva. No dice nada de importancia. Llámase á otro testigo, que no ha comparecido. Y se susgende la sesión, á las seis de la tarde. T ovena sesión. Ábrese la sesión á la hora de costumbre, con más público que en días anteriores. Los procesados, y Rull especialmente, tienen el semblante demudado. Pudiera ser que á ello haya contribuido la coincidencia de que al entrar se han cruzado con el verdugo, que salía de la Audiencia de cobrar su mensualidad. J EL PROCESO RULL POJ) TELÉFOVO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR VIERNES, 3 6 T. T escauso. t Declara brevemente, sia aducir nada nuevo, un ex agente de Policía, y se suspende la sesión por unos minutos. D ull, indispuesto. A la una se reanuda la sesión y nos enteramos de que Juan Rull se ha indispuesto. Parece que se trata de un ataque de bilis. Un medícale reconoce por orden de la Sala. pl Sr. Marial. Al cabo de algún rato es llamado á declarar el diputado á Cortes D. Julio Marial. Cuenta que hallándose en la Maison Doré se le presentó un desconocido diciéndole que iban á ser asaltadas varias redacciones de periódicos. Él declarante no hizo caso, porque no leconvenció el relato. Siguió diciendo el desconocido que había dado aviso al Gobierno civil de que se iba á someter un atentado en Hostafranch. Entonces ya el Sr. Marial comenzó á poner atención. Por último, le habló del terrorismo, le insinuó que él podría descubrir á los culpables, y pidió al Sr. Marial le emplease en su secretaría particular. Preguntóle el declarante cómo se llamaba, y dijo llamarse Juan Rull. Recordé el nombre- -sigue diciendo el testigo- -como unido á los procesos anteriores del terrorismo; procuré alejar aquel sujeto de mi lado y no le he vuelto á ver. Nada más sabe este testigo. Otras declaraciones. Oliva, vecino de S Comparece Sotero la casa donde vivía Rull, y en la que se encontraron tubos de hierro. No declara nada de interés, limitándose á confirmar que el patio de su casa está separado de la casa de Rull únicamente por una tapia. No sabe si Hermenegildo saltó una 5 más noches esta tapia. Se leo un infonre del arquitecto fm- pnqp i r eclara Bivona. Comparece el ex gobernador civil señor duque de Bivona. Manifiesta ¡que cuando se posesionó de este Gobierno civil estaba el terrorismo en período álgido. Desde luego, comenzó á trabajar para descubrir á los culpables, con tanto más ardor, cuanto que á poco estallaba la bomba de la calle de la Boqmería. Desgraciadamente- -exclama- -los medios de que yo disponía eran muy escasos: ni siquiera se podía contar con elementos organizados que ahora existen. Refiere cómo conoció á Rull. Le presentó D. Eusebio Güeli. En casa de este señor celebraron una entrevista, en la que Rull manifestó reiteradas veces su interés, y hasta su empeño, de que Iressols nada supiera. Sin la promesa de que lo ignorara él, no quería comprometerse á prestar sus servicios confidenciales. Esto produjo extrañeza al declarante, y precisamente por ello, y porque podía confiar en la discreción de su subordinado, se lo refirió á Tressols. Cuenta á seguida el viaje que Rull realizó á Palrría de Mallorca para hacer averiguaciones. Apenas desembarcó en Palma, fue detenido como sospechoso. E l declarante hubo de telegrafiar para que le pusieran en libertad. Rull fue luego á Villanueva, y al regresaf dijo q u e creía necesario ir á Marsella para saber noticias de u n complot que se. preparaba contra el R e y de España. Dióle el declarante el dinero necesario y á Marsella fue Rull. Pero desde allí telegra fió pidiendo más, y cuando al cabo de m u chos días volvió á Barcelona... nada había averiguada. (Eí duque de Bivona se expresa con gran energía, dedicando frases de entusiasmo y de alabanza á Barcelona, lo que promueve frecuentes murmullos de simpatía en el publico. Respecto al resultado negativo de todos los supuestos servicios confidenciales de Rull, coinciden en un todo sus manifestaciones con las hechas anteayer por Tiessols. Niega que Rull le pusiera en antecedente de que en la Escuela Moderna se preparaba un complot contra el Rey, para realizar el atentado en Madrid, precisamente el día de la boda. Ni por incidencia, ni poi moflo indirecto, Rull dijo una palabra de ello. Con acento emocionado, añade: ¿Cómo puede concebirse esa fábula miserable, y quién puede creerla, conociendo mi amor al Rey y á ini patria? ¿Es posible que yo me callase una noticia tan gurvísima, que yo me desentendiera de un avico de atentado semejante contra el Mouaica, contra el pueblo donde he nacido y tea 50 á mi madre y á los míos, contra mi mismo, puesto que en mi calidad de grande de España había yo de estar cerca del Rey (Bien, bien, Las frases han causado impresión en el público. Sigue negando todas las patrañas inventadas y sostenidas sínicamente por Rail para simular que prestaba algún servic. o. Dirige elogios al gobernador actual. Evidencia que Rull ha mentido una ez más al decir que el declarante quedó muy satisfecho de sus servicios, y que en prueba de ello, cuando cesó en el cargo de gobernador le dio 1.000 reales. Todo lo contrario- -dice. -Quedé muy descontento. Ya sabe él que hube de amonestarle muy severamente porque, pidiéndome dinero sin cesar, nada hacía. Y tan resuelto me vio á no volverle á dar un céntimo, que nía ofreció no esiallaúan más ¿o ubas durante mi mando. T (Sensación. (Rull está anonadado. No se atreve á mirar al declarante. Ha perdido su expresión cínica y provocativa, El fiscal, en nombre de la Justicia, agradece al duque de Bivona el servicio prestado por su declaración El representante f e la acción popular hace análoga manifestación. Y la reproduce, en nombre de los pa dres de Ramona. Ferrer, el Sr. Doval. El duque deBivona muéstrase reconocía á este elogio, y dice que no ha hecho olra cosa que cumplir con su deber. Pasa el duque á ocupar un sitio entie el público, renunciando al puesto que, CO: HO letrado y como grande de España, e e ha dispuesto en el estrado, 1 as alusiones de Tres. so! 1 En este punto el acusadoi pm a lo se ñor Doval, solicítala venia de lapiesulencia para formular una petición. El presidente. -Puede exponerla el le trado. El Sr. Doval (con tono enérgico) -La opinión y la Prensa han recogido palabias aquí pronunciadas en su declaración por el Sr. Tressols. aludiendo á personalidades altas que él supone están detrás de Rull, y á las que éste sirvió como instrumento. En nombre de los padres de Ramona Ferrer y en uso de mi derecho, pienso acoger ese extremo en mi informe, pero como puede entrañar la alusión carácter grave, y como á todo nos importa esclarecerlo debidamente, yo pido á la Sala se sirva acordar que comparezca nuevamente el Sr. Tressols y amplíe su declaración. (Sensación. El letrado de la acción popular se adhiere. El fiscal se opone, por entender que Tressols no ha hecho sino expresar un criterio particular. El presidence manifiesta que la Sala re solverá oportunamente. RAás testigos. Declara el testigo Manuel Aleudes, agente de Policía. Manifiesta que Trilla le dijo que Jmn Rull era e ¡que ponía la, s bombas y que llar-