Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. 3 DE IL D E 3908. E D I C I Ó N j. P A G EN LA PLAZA DE 13 RQS DE LA PUERTA DE HiÉRRO MADRID. EL TORERO MEJICANO RODOLFO GAÓNA PASANDO DE MULETA A UN TORO DE BAÑUELOS Alba De pronto, el fiscal Sr. Martínez Campos, sin esperar á que se practicase la prueba de la defensa, y convencido, sin duda, por el informe de. lós peritos médicos, en el cual afirmaron que las lesiones que smfrió PasPETIRADA DE El día i. de Marzo casio no hubieran durado más de doce días ACUSACIÓN del año anterior fue si él rio hubiese hecho caso omiso de las herido de una puñala- prescripciones del médico que lo asistía, reda por Gregorio García (a) Vivin un sujeto tiró la acusación. f? L REPARTO DE Los mozos encarga- llamado Casimiro Pascasio González. I os numerosos amigos y parientes de dos del reparto de la El LA LECHE leche á domicilio- -rral, hecho ocurrió en el pueblo de Fuenca- Gregorio, al ver á éste libre del peso de los á presencia de Benito íMejías López, ocho años de prisión mayor que para él sodecía ayer el fiscal en la Sección segunda Juan Rodríguez y Leandro Valle (a) él Ma- licitaba en sus conclusiones provisionales el de la Audiencia- -realizan este servicio con niquz, pero á pesar de que estos tres indivi- representante de la ley, respiraron con li tanta rapidez, que su paso por las calles duos hallábanse en compañía del agredido, bertad. constituye un verdadero peligro, ya que la nada presenciaron. I, a cosa no era para menos. mayor parte de dichos dependientes van á ¿Que esto es extraño? UN PASANTE cabarlo y galopan como si se hallaran en el También se lo parecía al presidente de la Sección primera, donde el juicio se celebracampo. Y esto es exacto, pues pocas personas ba en la tarde de ayer; pero los testigos- no habrán dejado de verlos pasar, jinetes en se apartaban un ápice de la línea de conpequeñas cabalgaduras, rodeados de enor- ducta que en su miedo á la justicia indudames cántaros de metal, arrollando cuanto á blemente se trazaron. I avado de las cintas de seda. su paso encuentran. A veces echan el cabaY encariñados con la negativa, contesta- Para devolver su primitivo lustre á las llo encima de una persona de edad avanza- ban del mismo modo á todas las preguntas. cintas de seda ajadas ó empañadas por la da, que por esta razón no puede librarse del- ¿Conoce usted al procesado? -interroga- humedad, se desharán los lazos, extendiendo luego las cintas sobre una tabla de planatropello, y si hay alguien capaz de detener ba el fiscal. char. Humedézcanse por el revés con una- -No, señor. á estos despreocupados, infractores de toda clase de bandos, Ordenanzas y reglamentos, ¿Pero no se hallaba usted con él cuan- esponja empapada en una disolución de 10 gramos de goma arábiga blanca en un vaso do agredió á Pascasio? órmase el sumario y viene el castigo. de agua. Las cintas no han de quedar mo- -Sí, señor. En la causa que por un delito de lesiones jadas, sino sólo humedecidas como queda- ¿Y no le conoce usted? al anciano Juan Toirémocha vióse ayer en indicado. Plánchense, luego, también por el- -No... sí... le diré á usted. la Sección segunda, declaró el procesado, Y á este tenor todos los demás, pues revés, con una plancha caliente lo preciso Fernando Egido, que se le espantó el caballo en el paseo de las Delicias, y metiéndose hubo quien no vaciló en declarar que esta- para secarlas (pia. es nada altera más fácilen el andén reservado á los peatones, arro- ba borracho el día del crimen para evitar mente los colores que la aplicación de una lló al ya nombrado sujeto, causándole lesio- que le preguntasen lo aue del hecho sa- plancha demasiado caliente sobre los teiidos) nes, que tardaron ciento dos días en curar. bía... Ante esta desconsoladora realidad, el camarero denunció el hecho al Juzgado y se instruyó la causa que ayer comenzó á verse en ía Sección cuarta, y terminó conformándose el procesado con la pena de arresto que el c iscal solicitaba de la Sala. Y puede que le trajera cuenta. El fiscal no pidió- mas quesuna multa para Egido, porque éste es menor de dieciocho años. La defensa solicitó la absolución. UNA IDEA DIARIA