Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B c. VIERNES 3 DE ABRIL DE I9O8. EDÍCION LONDRES POR CABLE MELITON GONZALE 2 DE NUESTRO S SVICIO PARTICULAR PARA PASAR EL RATO Jeroglífico. p l proceso Druce. Mañana comparecerán ante el Tribunal de Justicia criminal que entiende en el proceso Druce miss Robinson y mistress Hamüton, acusadas de falso testimonio. Créese que sus declaraciones han de revestir interés. Jn incendio. Esta mañana se ha declarado un temblé incendio en una fábrica de explosivos de Clíffe, cerca de Rochester. Los talleres quedaron por completo destruidos, ascendiendo las pérdidas á una elevada cantidad. Merced á los esfuerzos de los bomberos, se logró aislar los almacenes en que se hallaban depositados los explosivos, evitando esto que se produjera un verdadero desastre. EL TERRORISMO EN BARCELONA jnsvES, 2, 9 N. EL PROCESO RULL POR TELÉFONO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR UEYES, 2, 6 T. Tressols enérgico. Iyos procesados interrumoen varias veces al declarante. Tressols. ¡Yo no soy de los que se intimidan! ¡Yo siempre di -o la verdad! ¡No me acobardo! El fiscal protesta de la actitud de los ifoeesados, y pide que sean sacados del local. La Sala accede á esta petición. El letrado de la acción pública dirige ali, mas preguntas sin interés. El letrado de la acusación privada, señor Doval, formula, entre otras, ésta: ¿En concepto de usted, qué pretendían los procesados cuando trataban de aludir á personajes elevados? Tressols. -Lucrarse. Era uno de sus objetivos. Afirma luego Tressols que por confidencia supo quién había puesto la bomba en la calle de la Boquería. A. ¿Y quién la puso? T. -L, a madre de Rull. (Sensación. El defensor de Rull, Sr. Martín: ¿Cuánto tiempo hace que conoce usted á Rull? T. -Doce años. T) ¿Pues cómo es eso, si la familia Rull solo lleva siete años en Barcelona? T. -Porque Rull, con mucha anterioridad. hacía viajes á Barcelona. D. ¿Usted ha escrito una Memoria sobre el terrorismo? T. -Sí, señor. Y me ratifico en cuanto en ella dije. (Con energía. D. -Pero, ¿la escribió usted personalmente? T. -La mandé escribir. Otros defensores preguntan al declarante quiénes eran sus confidentes. Tressols se niega á decirlo. ¿Y quiénes son los personajes á quienes aludía Rull? -interroga otro defensor. También se niega Tressols á contestar. Termina el interrogatorio, ratificándose el testigo con gran firmeza en cuanto dice su Memoria, elevada al Rey. La declaración de Tressols ha causado gran efecto, y ha sido aplastante para los Rull. f eclari Memento. Comparece á continuación el tercer testigo de cargo, que es el ex inspector de Policía Antonio Ramírez, Memento. El fiscal. -Refiera cuanto sepa del procesa lo Rull, desde v, nc éste entró al servicio SOLUCIÓN AL PASATIEMPO ANTERIOR BUSCAR TRES PI; S AL GATO. Al poco tiempo, é inm diatai- ienle de estallar una bomba, Rull me encontró en la calle y me dijo: Un tal Onuede y el cardenal Casañas han preteudido asesinar al gobernador. Después de estallar la bomba de la calle de la Boquería, Rull siguió pidiendo dinero y amenazando, si no se lo daban, con lluevas catástrofes. Niega que al darle las 250 pesetas, en vea de las 500 pedidas, Rull las despreciase, Las tomó, protestando de que no fuesen los cien duios pedidos, y se marchó sin despedirse del declarante. Jamás oyó hablar á Rull del lampista. Asegura nuevamente que no conoció á Rulí hasta que estalló la bomba del Palacio de Justicia. Afirma tener pruebas de que la madie de Rull es una mnjer cruv. 1, de sentimientos perversos, ¡Para mí- -añade- -la madie es también de caballeiíaU (Risas) Respecto al pretendido anarquista Illa, real ó imaginario, cree que Rull no hizo más que jugai con el equívoco de los dos apellidos Illa y Trilla para despistar. Se extulpa de la imputación de habei qui tado un libro de notas á Rui! ¡Que diga- -exclama con gran energía- -cuándo se lo he Quitado y dónde lo guardaba! Tan infame mentira es eso como lo de atribuirme el Hermenegildo el ofrecimiento de 15.000 pesetas para que denunciase él á ciertos anarquistas como autores de la colocación de bombas. ¿Cómo iba yo á decir esto, si los verdaderos anarquistas no tienen nada que ver con las bombas? Relata que el día del atentado de Ho 4l afrancb, Rull le anunció qu se trataba de asesinar á Salmerón, y le dio un nombre Testigos, ó sabedores de esta referencia, fueron un cuñado del Sr. Ossorio y varios empleados del Gobierno civil. Sostiene que Rull siempre hacía denuncias falsas para perjudicar al Centro de Estudios Sociales y á la Casa del Pueblo. Con acento emocionado, y casi con lágrimas en los ojos, dice qwe por culpa de las falsas denuncias de Rull, la Policía ha cometido verdaderas infamias. Por mí- -dice- -que ahorquen á Lerroux y que incendien el Centro de Estudios Sociales; pero lo cierto es que el Sr. Lerroux y los Centros citados han sufrido injustamente por culpa de Rull, que siempre dirigía hacia ellos sus titos. (Estas manifestaciones de Memento causan impresión. Niega el testigo con gran energía todos Dice Memento que de aquella época nada le han dirigido puede decir, pues incluso ignora si Rull ac- los cargos quey Hermenegildoen sus declatuó de confidente. Como á tal lo conoció, raciones Juan en la creencia de Rull. Rull es que siendo ya gobernador de Barcelona el señor el Se sostienelos atentados. Respecto á los autor de Ossorio. Refiere que el director de Las Noticias, se- otros procesados, opina que pocos de ellos estarían en permaneñor Guerrero, le contó cuanto Rull había á cían al lado interioridades, pues de cobrar su vez dicho respecto á los probables auto- sin trabajar. de Rull por su afán res de las bombas. Interroga el letrado de la acusación púEl declarante se limitó á trasladar la referencia al Sr. Ossorio, añadiendo que, á su. blica. preguntas repite Memento el pésimo A sus juicio, puesto que Rull afirmaba conocer á concepto que tiene de la madre de Rull, los autores de las bombas, bien podía sos- agregando que este mismo pésimo concepto pecharse que fuese su cómplice. Conoció á Rull por haberle prendido tienen de ella cuantas personas la conocen. No cuando estalló la bomba en el Palacio de hayan cree que los Sres. Lerroux yjunoy escrito comprometedoJusticia. Añade que Rull, en la primera en- ras, como éste á Rull cartas sospechar. ¡No quería hacer trevista con el declarante, ya se clareó, di- los creo tan andidos! -exclama. ciendo que si le daban dinero no habría Entre otras cosas dice luego que esta más bombas; añadiendo que él lo averiguaría todo, á condición de que no le vigilaran. persuadido de que Rull hubiera colocado en Madrid, Por mi parte- -exclama Memento- -jamás bombashubiera sidosi el gobernador de Barcelona tan logré que Rull me dijera cómo y en dónde biera facilitado el dinero crédulo que le huprocesado practicaba sus investigaciones. Y no sé de pidió para trasladarse á la que elcon pretexcorte qué índole serían; pero ¡él gastaba más en to de vigilar á los anarquistas durante los roches que el cardenal Casañas! (Risas. Respecto á la bomba de la Boquería, re- días en que se vio el proceso Nakeus- Ferrer. produce exactamente lo ya sabido, Rull -dice- -anunció Rull buscó al declarante y le dijo que si tallarían bombas si él no que en Madrid esiba. No le daban 500 pesetas evitaría un sangriento Lo que yo creo es que hubiesen estallaron. estallado suceso. No le dieron más que 250, y la bom- de ir él. (Sensación)