Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 2 D E ABRIL D E 1908. EDICIÓN i. PAG. 7. F. Ha venido usted muchas veces la Recuerda perfectamente que Navarro le capital? dijo que tendría muchísimo gusto ea i r á P. -Pocas. presidio por el placer de matar á Rull, oo F. ¿No conoce usted las calles de Bar- infame. celona, ni siquiera las céntricas? También asegura que oyó decir en una- -P. -Ninguna. ocasión á Rull que cuando él quisieia se El presidente. ¿A qué hora fue usted á sentarían en el banquillo Lerioux, Memento comprar la cena? y otros personajes conocidos. P. -Al anochecer. Dice que Memento le enseñó un álbum con X, a defensa de Rull y otros defensores la retratos de anarquistas, y que en uno de interrogan. ellos, Antonio Andrés, según supo después La procesada no sabe nada. que se llamaba, reconoció en seguida al que- -No sé... No recuerdo. -Y esto es todo le dijo que Rull era quien ponía las bombas cuanto dice. de Barcelona. El acusador privado solicita la venia del Lo mismo que Rull, Balach acusa durapresidente para proponer la práctica de una mente á Memento. diligencia. El letrado Sr. Trías, terminadas las preEl presidente acceae. guntas que, dicho sea entre paréntesis, no Acusador. -Lo que tengo que solicitar ofrecen el tnenoi teres, pide que se celebre nuevamente es que se separe á Rull de su. un careo entre el procesado y Hermenegilmadre. do Rull para aclarar las frases de lástima El presidente lo ordena, y efectuado por que no haya habido más muertos El prelos civiles, añade: -Puede continuar el le- sidente accede; el careo se celebra, pero no da resultado alguno p s los dos procetrado. A. -No. Yo necesito que salga de la sala sados mantuvieron sus aiirmaciones. la madre La sesión se levanta á las tres de la tarde. t -Eso rto puede ser. Mañana declararán los Sres. Ossorio y A. -Al menos, que salga mientras yo pre- Gallardo, Tresols y Memci o. gunto las señas del lampista, al que ella PARÍS, 3 3 T dice conocer. El presidente consulta a los acusadores y U l abla Lerroux. Interrogado el ex diputado radical esá las defensas, y estando todos conformes, la madre, custodiada por dos guardias, sale pañol Alejandro Lerroux, por un periodista parisiense, acerca de las afirmaciones hechas de la sala. (Expectación. Interroga el acusador á Rull respecto á durante la vista de la causa del terrorismo las señas del lampista. Después entra la en Barcelona por el procesado Juan Rull, madre y se le pregunta sobre lo mismo. Sal- ha contestado que, habiendo sido él uno de vo en algunos detalles, coinciden. (Lo cual los que habían contribuido á desenmascano tiene nada de extraño, pues al declarar rar al procesado Rull, cuanto éste ha dicho Rull dio las señas del lampista y su madre en su contra está inspirado en un espíritu de venganza, añadiendo Lerroux que el ex las debió de oir. MIÉRCOLES, J 6 T confidente no podrá probar nada de lo que i j a breve descanso. ha manifestado en sus declaraciones. I nterrogatorio de Balach. Termina su interrogatorio el acusador 1 Continúa la sesión con el examen del priyado. Incurre el acusado en varias contradicciones. El defensor formula luego al- procesado Jaime Balach Quintín, de treinta MELITON GONZÁLEZ gunas preguntas, que motivan la interven- y cinco años, carretero, casado. Explica sus relaciones con Rull. ción del presidente. Le conoció en la cárcel. Luego le trató en PARA PASAR EL RATO En suma, no dice el procesado nada en una taberna de la calle de San Pablo, á la Trase. concreto. Se suspende por quince minutos la sesión. que ambos concurrían. RuU se expresaba con él como un anar quista convencido y refería cómo se fabri preclara la madre. caban las bombas. Reanudada á la una, procédese al exaRefiere que en Sans le dijo un anarquista men de la madre de los Rull, de cincuenta y cuatro años, casada, sin antecedentes pe- al declarante que quien ponía las bombas era el mismo Rull. (Sensación. nales. También cuenta que hallándose paseanPor la misma razón que al anterior procesado, la presidencia faculta al letrado de do un día con los Rull, vocearon periódicos 3 a acción pública, Sr. Trías, para que inte- con la noticia de una nueva bomba y que Juan exclamó: ¡Lástima que no haya habinogue. (La procesada contesta con voz apagada do tres ó cuatro docenas de muertos! y con temor, medio en catalán, medio en A preguntas muy concretas del fiscal, macastellano. nifiesta que llegó á sospechar de Rull y que Acerca de su venida á la capital el día de procuró intimar con él para ver si sorprenla bomba eu la calle de la Boquería, con- día sus secretos y entregarle á las autoridatesta con vaguedades é incurriendo en con- des, lo cual le hubiera valido mucho ditradicciones, como, por ejemplo, el afirmar ner que la noticia del atentado la tuvo en su Como este procesado es aquel individuo casa por sus hijos, y en el sumario declaró que al ser detenida toda la familia Rull se cosa distinta, presentó á poco en la casa, es preguntado El acusador privado, Sr. Doval, pregún- sobre el particular. Lo explica diciendo que SOLUCIONES A LOS PASATIEMPOS fue por ver si encontraba los documentos tala qué hizo en Barcelona aquel día. Contesta con incertidumbre, sin precisar que guardaba Rull, á fin de llevárselos á las ANTERIORES nada, y dice, entre otras cosas, que ignora autoridades. Pero niega que entrase saltanNÚMEROS ENTEROS. do las tapias del corral. los nombres de las calles. SOBRE URCENTÍÍ. (El procesado habla como de memoria, tal Acosada por las preguntas, enciérrase en como si llevase aprendida la declaración, y, sostener que pasó las horas haciendo difecomo los Rull, discursea y declama, ha 1 entes compras. Se lee su declaración del sumario, en la ciendo extensas digresiones. A yer se publicó el primer número de esta Confiesa que su padre estuvo preso en que aseguró que sólo había salido para com periódico ilustrado, que viene á auMontjtiich por la causa de los atentados. prar el almuerzo del día siguiente. Niega haber dicho que el lampista era mentar la Prensa diaria madrileña. No fue e to lo que usted declaró? -dicómplice de Rull Se adivina en él el concuiso y las iniciacola el acusador privado. El fiscal se dispone á formular nuevas tivas de periodistas expertos, que conocen- -No sé, no recuerdolas exigencias del gusto moderno y los adepreguntas, y el procesado dice: Interroga luego el fiscal. -Pregunte, pregunte cuanto quiera, que lantos de las artes gráficas, y es de esperar, Fiscal, ¿Es usted de Barcelona? y así lo deseamos nosotros sinceiamenté, iio me eanso. Procesada. -No, señor; de Tarragona. R- ¿Lleva ttsted mucho tiempo en BarContestando concretamente a preguntas que conquiste pronto el favor del público, del fiscal, dice que 110 vio jamás al lampista como conesponde á un esfneizo tan luiida- r i l i p P 1 1 CS. Ó 1O ble, y pornuestra ¿Tutela i c i i o n l i n el procesado que vino á comprar unas camisas de franela. Añade que uaado pasaba por Puertaferrisa su esposa Je dijo, señalando á un hombre y á una mujer: Esa es una de las anarquistas más peíigtosaa Se llama Pilar Recasen. Y que por la noche, cuando se enteró del atentado se acordó del hombre y de la mujer fue había visto en Puertaferrisa. 1 Se extiende luego en consideraciones para expliicar la conducta de sus hijos y asegura que él es sumamente severo y les tenía prohibido hablar de anarquismo delante de él. IS- I Sr. Trías le pregunta por qué no manifestó á las autoridades su sospecha respecto á la mujer que vio en Puertaferrisa. No contesta á esto concretamente. Interrógale el acusador privado, señor Dova! Acusador, ¿Qué traje llevaba esa Pilar? Procesado. -No lo recuerdo. A. ¿Y el hombre? P. -Traje de pana. A. ¿Y cómo se fijó usted en el hombre y no ea la mujer? A. -Porque dadas mis costumbres sevexas, yo no suelo fijarme en las mujeres. (Rumores, (Mientras declara su padre, Juan Rull habla ea voz baja con su madre. 331 Sr. Trías. ¡Señor presidente, el procesado Rull está hablando con su madre, y eso no puede consentirse! Rull se revuelve, pronunciando algunas palabras en voz alta. Ei Sr. Trías insiste, y solicita que se separe á la madre de Rull del lado de éste. Rali mira provocativamente. Está lívido y tembloroso. LAS NOVEDADES