Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES i. ABRIL DE 1908. E D I C I Ó N PAG. i3. -Aquí que no peco- -se dijo el impresor. Y para encajar una artística F, de la que estaba enamorado, no halló cosa más á punto que enmendar el texto, y empezó una página de este modo- Francamente Dios creó el mundo en siete días. Pues algo parecido ha debido pensar- el director gerente de ese lavadero Francamente, hay que visitarlo con motivo del centenario de Espronceda. Reconozcamos que el gran, poeta no ha tenido mucha fortuna en su homenaje; una lápida de ida y vuelta en la calle de los Madrazp; un proyecto de velada en el Ateneo; media entrada en la función organizada por el Centro Extremeño en el Español. Y para fin de fiestas, una visita al lavadero higiénico, adonde no sabemos si habrá ido á parar la espantable lápida entre la ropa sucia del marqués de Aguilar de Campoo. Con motivo de la invitación comenzaiOrt á disputar húngaros y gitanos, y de pi otóte uno de éstos dispar sobre otro de acjiéUcs un tiro casi á boca de jarro. I, QS gitanos, al TET caer al agredido, hi yeron en distintas direcciones. Acudieron varios guardias y trataron tie conducir al herido é la Casa de Socorro; pero el desdichado falleció antes de que se le pudieran prestar los auxilios de la ciencia. A su lado se hallaba su mujer, que -sostenía en los brazos canina de pocos meses. El Juzgado trasladóse inmediatamente al lugar del suceso, ordenando la detención de varios gitanos y practicando otras diligencias. El muerto llamábase Antonio Blanco. rimen descubierto Dicen de Guañalcázar que el oorero 3 e la vía férrea Francisco Aragonés Ufaal, 5 e quien se anunció que en la casilla próxima á aquel pueblo había muerto repentíísamente el 14 de este mes, fue víctima de un 11 crimen que su propia familia tí ató de ocr un pariente del muerto ha presentado la denuncia ante el Juzgado correspondiente de esta capital. Como autor del asesinato ha sido deteaido otro obrero, Rafael Díaz García, que, según parece, estranguló á traición á Aragonés, auxiliado por la esposa de éste, qae mantenía con aquél relaciones. También han sido conducidos á la cárce 3 de esta ciudad la mujer de Francisco y la madre de ésta, Ambas han incurrido, al declarar, en gia ves contradicciones. Al practicársele esta tarde la autopsia al cadáver de Aragonés, se le han reconocido evidentes señales de estrangulación. TALA ERA, 3 f i T. CÓRDOBA, JJ 41 VISTO Y OÍDO POETA EN LA Curioseando anoj. m. che en la Redacción nn. COLADA papgjg paraa s zurzir Sj al atisbo de un asunto c a r t jrpeTina croniquilla, dieron mis ojos con tm amai ble B. L, M. que dice así: E 1 director- gerente del I, avadero Higiénico, B. I, M. á. y tiene el honor de invitarle, en unión de su familia, á visitar la fábrica en la tarde del día 31 del corriente, con motivo de celebrarse el centenario de Espronceda y constituir un festejo del programa... Salvando la buena intención del cortés director- gerente del lavadero Higiénico, no hallo la más insignificante concomitancia entre la ropa limpia y la obra romántica del poeta. ¿Qué puede haber de común entre la colada ó el modernizado recuelo y el centenario de Espronceda? Esto de visitar un lavadeio, por muy higiénico y reconstituyente que sea, con motivo de la glorificación de un hombre ilustre, ¡pardiez! como dicen en los melodramas volcados del francés, que no lo entiendo. Muy interesante, curioso y hasta necesario, no lo dudo, puede ser el enseñar á nuestras familias, como se procede hoy, gracias á la ciencia, en las operaciones del lavado y planchado de la ropa interior, con algunas consideraciones eruditas acerca del lavado, desde nuestros primeros padres hasta el descubrimiento de la lejía, fecha tan importante en el aseo déla ropa, como pueda serlo en las artes tipográficas, la invención de la imprenta; pero para tal requisitoria, no creo que haga falta esperar á que se cumpla un centenario, ni menos ponérselo á la at enta de Espronceda. Si se tratara de algún insigne bohemio del figurín antiguo, á pie, sin dinero y sin elástica, aún parecería delicada atención ésta de invitar al público á que visite esa especie de Bayreut de la ropa limpia pero de quien nació en muy buenos pañales, como el autor de ElDiablo Mtmdo, y los conservó siempre limpios, no es posible adivinar el misterioso enchufe que se trata de establecer. Esta ostumbre establecería, además, funestos precedentes. Y ya admitido el uso, no nos causaría extrañeza recibir la siguiente invitación. El dueño del garage I, a Gasolina Conquistadora invita á usted á la inauguración de su estableciininnto, con motivo de la obstrucción al proyecto de Administración local. Y conste que antes y después de Espronceda me parece admirable que haya en Madrid sin lavadero de gran espectáculo. LBIS GABALDON DESGRACIAS r Y CRÍMENES POR TELÉGRAFO Y TELEFONO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR El- F E S l e i 3 í 1I H árbaro atentado. Un miserable llamado Ramiro Braaa, aprovechándola ocasión de estqr sólo en casa sa anciano padre, penetró con n hacha y le produjo varias heridas. A los gritos del infeliz acudieron los vecinos, y entonces huyó el criminal, que fue más tarde detenido. Ya en otra ocasión el desalmado Ramiro infirió dos puñaladas al autor de sus días. El hecho ha producido verdadera indignación en el vecindario. B ÍARAGO ¿A, 3 l 1 2 M. U omicidio en Talavera. Dos muchachos que formaban. parte de una cuadrilla de escardadores, enredáronse por la tarde en disputa acalorada en mitad del campo, y estaban prontos á venir á Iss. manos, cuando la intervención de un guarda jurado, llamado Juan Aranda, que estaba al frente de la cuadrilla, los separó y paseen paz, no á satisfacción del más díscolo de los rapaces, que á regañadientes 03- 0 la reprensión del guarda y contestó con amenazas á su filípica para que no reincidieran. El muchacho reconvenido fue con el cuento á su padre, Santiago Díaz, y éste, que no estaba en sus cinco sentidos, porque tanto como la indignación se le había subido el vino á la cabeza, se aposta á la entrada ele Id población, en sitio por donde la cuaSrilia de escardadores tenía que pasar. Apenas Santiago vio á Aratida le increpó por haber regañado á su hijo y, uniendo é sus palabras la acción, descargó con el escardillo varios golpes sobre la cabeza úñ guarda, sin oír las explicaciones que éste le daba. En vista de la acometividad ciega de Díaz, quiso Aranda, defendiéndose, disparar su escopeta al aire para espantarle; pero su mala fortuna hizo que el proyectil diese muerte en el acto al padre del muchacho. Inmediatamente Aranda se presentó á las autoridades y les dio cuenta de lo ocurrido. El guarda mostraba en la cabeza dos heridas que Santiago le infirió con el escardillo. J CÁOIZ, 3 j? En cierta ocasión tenía el dueño ae una modestísima imprenta unas elegantes letras capitulares, que estaba deseando colocar en cualquier trabajillo que le cayera. Y un buen día apareció por la imprenta un caballero, que deseaba hacer una novísima edición, COH preciosas viñetas, del Catc bino. Asesinato de un húngaro. Anoche se cometió un asesinato en las inmediaciones del Arrabal, frente á la salida del puente de piedra Según parece, uno de los gitanos que en aquella barriada tienen establecido su campamento, había comprado una caballería, y para celebrar la adquisición, rjues sin duda debió resultarle muy barata, invitó á uno de los húngaros que acampan también en aquellos sitios. p obos en despoblado. v Comunican de Puerto Real, que ayer á las nueve de la mañana, se presentaron cSa tro hombres armados en el molino de (Jsio. situado á un kilómetro de la población, y con amenazas de muerte obligaron á la mujer del dueño que les entregara todo el dinero que tenía. I a pobre mujer, atsmórizada, les dio 18 duros.