Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL TERRORISMO EN BARCELONA LA VISTA DE AYER DEL PROCESO RULL EL JUICIO MARTES, íl, 3 T. JJ ecursos declamatorios. Continúa declarando Juan Rull. Explica su entrevista con Perelló y niega cuanto éste ha dicho, tratándole despectivamente y calificándole de pobre hombre. Tiende Rull á discursear, y el fiscal le ataja y el presidente apoya al fiscal. I, as frases rebuscadas que en esta parte de su declaración emplea Rull producen mal efecto. Trata de desvirtuar los cargos que se le han hecho, y se pone descompuesto. No recuerda, ó dice no recordar, las fechas en que las bombas fueron estallando. El liscal se las recuerda. Entonces él trata de justificar dónde estuvo todos esos días, pero no logra poner en claro dónde estuvo la tarde en que se colocó la bomba de la Rambla de Canaletas. Niega haber dicho la frase: Sime empreña el fiscal, yo le voy á empreñar á élponiéndole una bomba en cada bolsillo de fa levita. Persiste en su afán de hacer digresiones y emitir juicios á cada respuesta que tiene que dar. El fiscal protesta otra vez. El presidente amonesta por segunda vez al acusado. Rull. -Si rne limito á decir si ó no, se puede interpretar mal lo que quiero decir. El presidente. -Aclare usted las contestaciones, pero no haga discursos. Rull. -Es por esto que yo quería que me reconocieran los rnédicos forenses. No sé si estoy en el pleno uso de mis facultades, pues no comprendo la manera de declarar las cosas sin hablar. (Obsérvase que cuando Rmll no quierecontestar concretamente y necesita meditar la respuesta, procura desviar la atención. Refiere después su entrevista con el director de Las Noticias. -I, e dije lo que á propósito de la continuación de las bombas me habían dicho I oru y otros elementos anarquistas. 1 as recetas de las bombas. Lj Fiscal. ¿Y no dijo usted también al director de Las Noticias cómo se fabrican las bombas? Rull. -Bien pude decirlo. Pero esto es cosa que lo sabe todo el mundo. Por ahí anda un folleto en que se incluye toda clase de recetas para construir bombas. llegado á este punto, Rull solicita descansar unos minutos y que se le permitabeber agua. Se suspende por un momento la sesión. Reanudada á las doce y media, continúa el interrogatorio. C l Sr. Ossorio y Rull. Fiscal. ¿Cómo entró usted al servicio del Sr. Ossorio? ¿Quién le presentó á usted? Rull. -Me presentó Memento, pero también tuve la recomendación del Sr. Guerrero. (Se refiere al director de Las Noticias) 1 F. ¿Usted se comprometió á que no estallarían bombas? R. -No es verdad; yo no dije nunca eso. Niega también que el Sr. Ossorio le en ¿regase una cantidad para tal misión. I o que sí confiesa ser cierto es que el Sr. Ossorio le encargó buscase siete hombres de confianza para ayudarle en la misión de buscar á los autores de las bombas. Fiscal. ¿Recordará usted bien los nombres de los que entraron en su banda, á medida que se le vayan diciendo? Rull. -Creo que sí. F. ¿Era Burguet el segundo jefe? R. -Yo no he tenido nunca segundo jefe. F. ¿Presentó usted á Burguet como hombre de su confianza en el Gobierno civil? R. -Sí, señor. Pero me equivoqué, porque resultó que no servía para nada. F. ¿Puede usted precisar las cantidades que le díó el gobernador? R. -Cuando se me entregue el libro de notas que me han quitado. F. ¿Quién se lo ha quitado? R. -Memento. I ha hecho desaparecer porque le perjudicaba á él. F. ¿Qué clase de servicios prestó usted al gobernador? R. -No los recuerdo en detalle. Pero no se relacionaron con el descubrimiento de los autores del terrorismo. F. -Ha hablado usted de Pedro Oliva. ¿Tenía usted intimidad con él? R. -Intimidad, no; pero teníamos bastante amistad. Niega que Oliva durmiera en su casa, como se ha dicho. Dice que estuvo con Ferrán y otros anarquistas en la Casa del Pueblo. F. ¿Es cierto que pidió usted 500 pesetas para impedir un suceso de importancia que había de tener lugar en Barcelona el 3 de Abril R. -Sí; es verdad. F. ¿Es cierto, como se asegura, que sólo le entregaron á usted 250 pesetas y usted contestó con un frase despectiva? R. -Me explicaré. (Intenta, en efecto, ex- plicarse; pero titubea, se desdice y acaba por hacerse un lío al pretender puntualizar loque hizo el 8 de Abril, fecha en que ocurrió la explosión en la Boquería. Asegura que al declarar en el sumario confundió la fecha con el 8 de Marzo, y que la noticia de la explosión la supo por Trigueros. Entonces envió á Trilla á que hablase on un tal Cdll, que era su confidente. (Este nombre de Coll no ha sonado en la causa hasta ahora) Ciguen las negativas. Niega haber estado dicho día 8 de Abril en la casa de lenocinio de la calle de la Roca. Niega asimismo la frase que se le atribuye haber pronunciado en la indkada casa anunciando que estallarían más bombas. Manifiesta con gran energía que á Memento no le convenía se descubriera á los autores, pues con ellos estaba mezclado un confidente de Tresols. (Nueva protesta del fiscal y nueva amonestación del presidente para que el procesado concrete sus respuestas. Fiscal. -Hemos quedado en que le entregaron á usted 250 pesetas. ¿Qué hizo usted con ese dinero? Rull. -Se lo devolví á Memento, pero éste me hizo á la fuerza quedarme con ellas, (Rumores. Fiscal. ¿Es cierto que usted pidió 30 duros al Sr. Ossorio, y le amenazó, caso de no entregarlos, conque estallarían más bombas? Rull. -1,0 primero sí es verdad, pero lo de que estallarían más bombas yo no lo dije. Fiscal. ¿Y para qué pidió usted esa cantidad? Rull. -I a necesitaba para un viaje, á fin de descubrir un complot. r vtro golpe declamatorio. Aludiendo á informaciones de la Pren- sa, dice que eran otros los que sacaban dinero para él, dinero que el procesado no vio casi nunca, ó en muy escasas proporciones. (Este párrafo lo redondea con frases efectistas, y termina con sollozos y ademanes, que originan murmullos en el público. Niega haber dicho que tenía en su poder cartas de personajes barceloneses á quienes podía perder. Interroga después el letrado de la acción pública respecto á las circunstancias de su viaje á Villanueva, y luego el acusador pri vado respecto á la bomba áe la Rambla de Canaletas. Rull, contestando á otras pregunta explica su encuentro con Perelló y Antonio Andrés en la Gran Vía y añade que el bulto que llevaba envuelto en un pañuelo era una cacerola que le compró su madre para llevar el almuerzo. Acusador. ¿Por qué dijo usted, refiriéndose á la explosión de unos petardos, qus aquéllos no eran de la marca que usted conocía? Rull se extiende en consideraciones, haciendo una clasificación de bombas y termina diciendo que las que él conocía eran de origen anarquista. Rull se expresa irrespetuosamente, si no en la frase, en el tono y en el ademán. I a presidencia le reprende. Termina Rull diciendo que en lo de colocar las bombas no acusa concretamente ni á la Policía ni á nadie. MARTES, 3 1, 6 T p r a una cacerola... Cigue Rull declamando. El Sr. Doval estrecha con sus pieguntas á Rull, y éste nuevamente apela al re curso declamatorio, fingiéndose indignado. k- ¡Basta! -dice impaciente el Sr. Doval. Y Rull, con énfasis. El presidente. -El procesado contestará a lo que se le pregunte. Y procure no agravar su situación con desplantes impropios. (Muy bien en el público. El Sr. Doval hace notar la persistencia de Rull en los recursos oratorios y de actor para desviar la atención de los puntos concretos del interrogatorio. (Murmullos de aprobación en el público. El presidente ordena el silencio. 1 a bomba de la Boquería. Prosigue en sus preguntas el acusador, Rull se revuelve unas veces, airado, y otras retarda, receloso, la respuesta. El Sr. Doval le insta á que explique las gestiones que practicara para evitar el aten. tado de la Boquería, de que tanto habla. -Rull se turba y vacila. Al fia confiesa que no hizo gestión alguna, porque no pudo comprar al confidente. Dirigiéndose á la presidencia solicita el procesado otro breve descanso. Se le concede. Alas cuatro y media se reanuda la sesión. BARCSLONA, 3 1 Q N -Está bien; no contéstate mas. Cesión de la tarde. Se reanuda la sesión á las cuatro de la tarde. Rull continúa su declaración diciendo que tuvo noticia de que en el Centro de Estudios Soeiales, de acuerdo con los elementos republicanos, se tramaba un complot contra Cambó, y que en cuanto lo supo dio cuenta de ello al gobernador civil Dice también que con diecisiete días de anticipación dio aviso al gobernador de que en la Escuela Moderna se proyectaba un atentado contra el Rey el día de su boda. Para averiguar detalles marchó á Marsella. Allí le robaron la cartera, se quedó sin dinero y por este motivo no pudo ir á Ma drid á detener á Morral. Al regresar á Barcelona, Memento le dijo que era necesario vigilar el palacio de Bellas Artes, porque tenía noticia de que ua anarquista y el confidente Guinda se propo nían realizar algo gordo Habla después de varios folletos anarquistas, y dice que el gobernador le dijo que siguiera trabajando en el descubrimiento de terroristas. Declara que Memento le ofreció dinero para preparar atentados, y afirma que Serra fue quien puso el petardo que estalló en la escalera de casa de Tresols, Dice desnnés aue siendo gobernador ele