Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTICIAS E INFORMACIONES DE TODO EL MUNDO POR CABLE, TELÉGRAFO Y TELEFONO mia, tampoco volvería á ocupar el sillón que le concedieron los inmortales. Pero ésto último ya no tiene remedio, como no lo tienen las mil y mil injusticias H LA VIDA Después de la peregrina- que en la vida literaria parisina vemos coción á Medan, de la so- meterse sin más leLITERARIA lemnidad en el Trocadero jos, se hatodos los días. Hoy, rumorirque deshecho público un y de la excursión al cementerio de Mont- de hace algún tiempo venía circulando por martre, la gloria de Zola necesitaba esa bi- los teatros y en las tertulias literarias. Ante liosa matinée que Mauricio Barres ha cele- notario, y con las formalidades de rúbrica, brado en honor del novelista inmortal en la empresa del Gymnase se ha comprometila tribuna de la Cámara. Esta actitud del do á representar todas las obras que escriba diputado académico da la medida- justa de Pierre Gavault, el autor de Mlle. Josette, ma su talento proclamado por los snobs de la li- ümme, y con las mismps formalidades el DE NUESTRO ENV 3 ADO ESPECIAL A B C EN PARÍS D del bulevar... De hay en adelante esta probabilidad no existe... Mariposas provincianas que de todos los rincones de Francia habéis venido á París á conquistar la gloria y medio muertos de hambre, con los pelos largos y las pipas humeantes vagáis por los cafés del barrio patino y los cabarets e Montínartre... Abandonad toda esperanza y volveos á vuestros hogares... En el París del siglo xx la gloria no se conquista... ¡Se compra! qué, habíais Si; se compra... ¿Puesque todos esoscreído, candidos lectores, seño- í V. MADRID. RECEPCIÓN EN LA EMBAJADA DE RUSIA teratura, pero castigado por el gran público, que se aburre mortalmente leyendo sus obras soporíferas. El pueblo de París que eligiera diputado á Mauricio Barres se pregunta hoy lleno de asombro si era para eso nada más para lo que pedía los votos á sus electores; porque si todo lo que el nuevo legislador se proponía hacer en la Cámara era insultar la memoria literaria de Zola, maldito si valía la pena de regalarle la investidura que solicitaba. No; el pueblo de París no volverá á elegir diputado á Mauricio Barres. Al terminar la legislatura ya puede encerrarse en su casa y despedirse para siempre del palacio Borbón... Y si pudiera ser revisada nuevamente la elección que le llevó á la AcadeVaudeville ha obtenido la firma de Mauricio Donnay, y el teatro de la Renaissance la de Mr. Bernstein, el autor de Le Voleur... Ya comienza á decirse que los demás tea- tros piensan hacer algo parecido, y mientras Nouveautés mima y seduce á Georges Feydeau, el Athenée trata de acaparar á Tristán Bernard, y el Ambigú á Pierre Decourcelles. Es decir, que los principales escenarios de París estarán dentro de poco tiempo á merced de media docena de autores, y en ellos no habrá hueco nunca para representar una obra de nadie. Esto ya viene ocurriendo hace mucho, pero hasta ahora siempre había quedado un resquicio, y el novel literato podía, aprovechando una oportunidad, llegar á ver su nombre en los carteles Fot. A B c. DE DERECHA Á IZQUIERDA, SENTADOS: EL INFANTE D. CARLOS, EL GRAN DUQUE BORIS Y EL SR. MAURA res contratados por las empresas son tan fecundos, tan geniales, tan laboriosos que pueden cada uno de ellos abastecer durante todo el año un teatro? Fijaos bien en cualquiera de esos hombres que triunfan en los escenarios... No falta á ninguna premien, asiste á sus tertulias en teatros y salones, se le ve en las carreras, en las Exposiciones, en el bosque, en el bulevard... Viaja la mitad del año, va de juerga por las noches cuando se tercia, y tiene su inevitable cinco á siete... Bueno; pues á pesar de esto, estrena cuatro ó cinco comedias todos los años, lanza tres ó cuatro libros y publica 300 ó 400 artículos en periódicos, ilustraciones y revistas... ¿Cuándo trabaja para producir todo esto? El misterio ha dejado de serlo ya, y todo