Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE LA MODA MñT ZO, 1908 de las notas de la presenI J nate primavera, características lunares. Casi es la de los p todos los géneros lucen dicho dibujo, si no en los géneros lucen dicho dibujo si no en color distinto, al menos en el misino tono del fondo. En los géneros pesados, no es dibujo gracioso, pero en los velos, gasas, bengalinas, toles, etcétera, etc. los lunares producen un efecto lindísimo. S están definitivamente preparados y ex puestos los modelos de la presente prima vera y del próximo verano. En ellos se advierte que continuarán imperando los géneros tatlleurs, con una gran diversidad de estilos. La levita larga sigue reinando, más ajustada que las que se han llevado durante el invierno, y también, como los géneros y adornos que ahora se utilizan son más flexibles y graciosos, las levitas pueden ser más lindas, ligeras, adornadas; más femeninas, en una palabra. Cuando la lluvia, pertinaz este año como po eos, deja lucir el sol, aunque sea pálido y tibio, las toilettes de c f e y las de paseo adquieren un aspecto sumamente vaporoso. Abundan las levitas y chaquets de encaje de Brujas, Renacimiento, Inglés, Irlanda, etc. Estas prendas, por lo costosas, no están expuestas á vulgarizarse y serán mimadas por las señoras de buena fortuna. En cambio, pueden lucirse á poco coste (aunque no á poca costa) las señoras primorosas, confeccionando por sí mismas la lujosa levita de encaje, que tanto enriquece la toilette femenina. A los severos chalecos de gamuza y paño suceden ya los ejecutados con sedas brochadas, como los usados en tiempos de Luis XVI. A los cuellos y pecheras almidonados que tanto han lucido nuestras francesitas el pasado invierno, han sucedido los de nansú y finísimo encaje, que, en unión de los puños análogos, forman un precioso remate de los trajes de paseo. TJara el próximo verano se anuncia la nove dad de los zapatos con galgas. Dícese que serán muy bonitos los zapatitos del color del traje, atados con cintas sobre las medias blancas ó negras. efecto crecientes exigencias de los Por criados, de lastanto se van generalizando, que ADVERTENCIA. En esta sección se contestará á las consultas que nuestras lectoras gusten dirigirnos, siempre que la pregunta venga acompañada de STETE CUPONES COT T ELATIVOS, O SEA. DEL ¡AL 7, de los que se publican diariamente en las páginas át anuncios de A B C. Las consultas habrán de firmarse con un seudónimo con iniciales. Las que se firmen con nombres ó apellidos, se contestarán con la initiat de los mismos. La Dirección se reserva el derecho de no contestar á determinadas consultas que exijan gran extensión e; ia respuesta. Una patinadora. -Creo efectivamente que esas cosas no deben hacerse. Mucho me satisface saber que mis pobres consejos la sirven mejor que ios de la Medicina. Mándeme eso? versos. No recuerdo el nombre; pero sí que venden unos bastante buenos en Ja calle de Sevilla. M e gusta la letra. Es usted muy afectuosa. Una del Shating Ovetense que envidia el talento de la S. -Es usted demasiado indulgente al juzgarme, i Crea usted que s el primero sólo tiene el defecto del exceso de peso, no es falta en que debe reparar una mujer discreía. 2. a De espaldas a escenario. 3. Gracias ó beso á usted la mano. 4. Blanco, negro ó azul marino. 5. -1 Palo de rosa y blanco. Acepto y correspondo gustosa la amistad que me brinda. 3 C- y. Z. -A. Debe ceder el sitio de honor á las damas. B Si la mesa está servida por criados, no debe hacerlo. C. Nunca se peca por exceso de cortesía. D. No hay ninguno. Pocas cosas existen tan ridiculas como los modales, frases y elegancias estudiadas. ¡Canario! ¡Pues si es esa la letrita délas grandes solemnidades, no se le ocurra á usted, se Jo ruego, escribirme sin etiqueta! Una que está muy agradecida á la simpática S. -1. Sí, no siendo demasiado lo blanco. 2 a Pasados los ocho meses, puede llevar oro y perlas. 3 a Sí. 4. Según como elija usted la tela y la forma. Puede asistir á todos, pasado ese tiempo. Quedo como siempre á sus gratas órdenes. La Jagantina. a D e lanilla inglesa, á rayas blancas y marrón, ó blancas y azul marino. 2. a Blonda y Chantilly. a 3. Según del color que lo desee. No hay de qué. De tu lado al Paraíso. -i a Lavarse con agua de salvado templada y darse fricciones de limón. 2. Con una franela ligeramente impregnada en aceite de almendras dulces. Es usted muy amable. Ilua atecana, la más torpe de todas, -Se usan muy poco. Sí. Con agua de arroz, para que queden flexibles. Para suavizar las manos. Es usted muy afectuosa y me felicito de contarla en el numero de mis queridas é incógnitas amiguitas. 4- 7- 5 0 7- -D e rayas blancas y verde seco. Falda con grupos de pliegues y chaquet. Corta. Con entredoses y aplicaciones de imitación á Irlanda. La forma para ese traje debe ser conforme á su gusto particular y á su figura. Se estilan mucho Jos cuerpos cruzados. No me molestan sus amables cartas. Pepito. Si usa el jabón neutral centrifugado se hallará de la piel pronto curado. Si usa usted Hulbilífero en el pele no será calvo como fue su abuelo. Y si quiere tener la piel muy fina use polvos de arroz, marca Angelina. Estos son los consejos que remito al que en su carta se firmó Pepito. Una chinche y media. -No he recibido IÍI postal á que hact referencia. 1. Sí. 2. En cualquier buena perfumería. 3 a S jabona el sitio que se quiera depilar, y sobre el jabón se pasa to piedra: esta operación se hace cada doce ó quince días. Necesitaría saber, para aconsejarla con acierto, si es usted casada ó soltera, y si el traje va á ser para calle, paseo ó teatro. Es us ted muy afectuosa y simpática. No dude de que soy mujer. Lirio francés. -Recuerdo haber contestado á su carta; pero es que en la imprenta, por necesidades de ajuste, han quedado muchas respuestas detenidas. Por si no sale á tiempo repetiré mis contestaciones. Cocimiento de hojas de ainé. Onduladoras. Algo. M u y grandes y con las copas muy altas, y tocas grandes No me molesta usted. San Andrés Jlpóstot. -Reverendo padre. N o he recibido su carta anterior. No me ha sido posible obtener datos concretos de la Sociedad por que me pregunta, pues no conozco nadie que haya hecho operaciones en ella; los datos oficiales no los faciiitan, y los empleados en sus oficinas sólo dan buenos informes, como es natural. No hay de qué. La nieta de Saribaldi- -que estaría muy hermosa, -si no fuese probé, tonta, -coja, manca y jibosa. ¡No es usted nadie poniendo Ja firmal ¡Poquita cosal 1 Extirpación con las uñas y suaves fricciones de éter. 2. a Lo primero para hermosear el cutis; lo segundo para afinar las manos. Tres potlinejas. -Recen ustedes á esa Virgen, que es la mía. 1. Extirpación con las uñas y suaves fricciones de éter. 2. a Con AntieféJides. 3 De Jistas ó cuadros, en blanco con gris, verde marino ó marrón, y también el llamado palo de rosa. Levitas y chaquets. 4. N o 5 a M u y rizado y hueco, adornado con muchos ricillos sueltos y sujeto en la nuca por un gran lazo alsaciano. Son ustedes muy cariñosas y simpáticas y me considero dichosa con su dulce amistad. Ya ven ustedes que no soy Secretario. La preparan en las perfumerías. Una morenilla. -Si es usted de casta de buen pelo, siga así. que él nacerá de nuevo fuerte y vigoroso. Si antes le tenía débil no vacile usted y ¡abajol Calle de Fernando VI. Allí la dirán todo lo más conveniente. No se conocen absolutamente nada, se lo aseguro. Se encontrará usted tan bien ó mejor, y si usted no lo dice, nadie lo conocerá. Para uno: mi buen amigo y su sincera y buena amiga. Para el otro: apreciado amigoy su afectuosa amiga. Sólo el tiempo lo quitará. No puede evitarse. Conforme se vaya usted reponiendo, volverá el color. Polvos Angelina. No tengo nada que dispensarla y sí mucho que agra- decerla. Una rubita enlutada. -Con sacarlas ai fresco una vez al mes y golpearlas mucho con una varita. Sí, Dicen que sí, pero yo no lo afirmo. M e parece bien y muy clara. M u y grande y con la copa muy alta. Es usted muy amable. A una catalana. -Acertó usted completamente, y la agradezco mucho las lisonjeras frases que me dirige. No están mal para un principiante, pero no me parece que están todo Jo perfectas que fuere de desear para un concurso. No se enfade usted conmigo; me ha pedido que sea sincera y esa es mi cualidad más distintiva. Argentina. -i. Creo que sí. 2. Cuesta ó plaza de Santo Domingo; no recuerdo el número. 3 a Tener facilidad para retener y entonar bien. 4 a Provienen de muchas causas; una de ellas es el llevar zapatos escotados; otra la humedad de los riegos de las calles. Según como sean de arraigados. No tiene nada que agradecerme. 1. a más antipática de sus comunicantes. -Permítame usted que proteste el seudónimo por injusto. M u y complacida con su amistad. Lávese siempre con agua de salvado caliente; use espuma de nieve y polvos de buena marca, A mí también me parece un blanquete. Una que está satisfecha porque juega muy bien al diábolo. -Recibí y contesté su cartita anterior, y sin duda habrá quedado rezagada en Ja imprenta entre las que esperan turno. Tendré mucho gusto en recibir noticias suyas Jo más frecuentemente que Ja sea posible. Una fea que quiere ser guapa. -1, Una ó dos camas, dos mesillas de noche, lavabo, armario de Juna, butacas y ataligas. 0 2. Aparador, chinero, mesa, sofá ruso, butacas, sillas y mesita para té ó café, 3 a Con espuma de nieve. 4 a Con masaje facial. 5. a Muchos huevos crudos, leche, dulce, manteca y pan. 6. a Si, un poco más ancho que el de los almohadones. Un doctor jubito. -Yo soy la primera que siento cuando no se publican todas las respuestas pronto. Son tan buenos con- los señores tratan de ir restando su presencia, para que al limitar la necesidad de sus servicios puedan paulatinamente ir desprendiéndose de estos tiranuelos, tan precisos no obstante. En muchas casas han comenzado por suprimir los criados y servirse de mujeres solamente. Y en las comidas, en vez de hacerse servir por criados, es moda que sea por lindas jóvenes, vestidas con trajes lisos, negros ó azul marino, con delantales de nausú y encajes, con hombreras de cintas y lazos, y en la cabeza una caprichosa cotia de los mismos géneros que el delantal. DE JVOCWE De todas maneras, sea hombre ó mujer quien sirva á la mesa, ya no existe la costumbre de La Moda, incansable en crear gatas y primores para el sexo femenino, muestra en la actualidad una atenque permanezcan en el comedor mientras dura ción preferente d tos abrigos pata teatro, concierto, reunión, etc. la comida. Se limitan á servir los platos y á que representa nuestro grabado es de fino paño blanco, azul ó rosa pastel, enriquecido por un caprichoponer platos y cubiertos limpios; después debe so adorno de ricos cordones de seda con mezcla de oro. marcharse esperando el timbre que le llame La forma sencilla y amplia hace de esie modele uno de los más prácticos y distinguidos. á desempeñar nuevamente esta misión, y mientras tanto, los pequeños detalles necesarios al servicio de mesa, como servir agua, ras para volverlas y se introducen inmediataA tu sombra el peregrino vino, pan, etc. son desempeñados por los camente al horno, dejándolas otras veinticuatro se detiene placentero, balleros, cerca de las damas; y por las jóvenes, horas. el perdido pasajero cerca de las personas de mayor edad. Peras. Se sigue el mismo método con las por ti encuentra su camino; Siguiendo este camino, algún aparato ingeque se quiere conservar en gajos. Las enteras luz del humano destino, nioso surgirá cualquier día, encargado de llese ponen en una olla y se meten en el horno al en la orgullosa ciudad var á la mesa los manjares, con lo que se haentrar el pan, y sacándolas al mismo tiempo y en la inmensa soledad brá conseguido suprimir uno de los servidores que éste, se quitan de la olla y se colocan en de los obscuros desiertos, hasta ahora necesarios. cañizos para volverlas á meter en el horno. El tienes los brazos abiertos jugo que sueltan las peras se hace jarabe, llamando á la Humanidad. guardándole para rociarlas y conservarlas. cejan en entroSe dice que nosombrillassu empeño delas que Manzanas. Deben cogerse enteramente manizarse las de encaje, á Santo emblema de la fe, duras; se mondan, se parten en cuatro gajos, se les es difícil conseguir su intento, por carecer con inquieto frenesí ponen sobre el cañizo, se meten en el horno de la primera condición que necesita tener una posé mis labios en ti dejándolas hasta que se haya enfriado. sombrilla: hacer sombra. cuando al mundo desperté Lo que sí se acepta es que las sombrillas ossiempre consuelo encontré tenten un ramo de flores en la contera y otro á tu planta soberana; en el puño, á condición de que sean flores meU ELADO DE ME- Un kilo de melocotocuando la muerte mañana nes, medio kilo de azúnudas, como violetas, miosotis, rositas trepaLOCOTON car. Pelados los melomis ojos cierre á la luz doras, etc. ¡tú también te alzarás, cruz cotones se ponen con el azúcar en un cazo, deVIZCONDESA B. D E NEU 1 LLY sobre mi tumba cristiana! jándolos hervir hasta que estén blandos, para pasarlos por un colador, y al puré que resulta mezclado con su mismo almíbar, se añade litro ANTE UNA CRUZ y medio de agua. Lleno de amargo pesar vengo á tu planta á caer, RECETAS CULINARIAS CALDO DE HUESOS S e parten los huemis lágrimas á verter, sos en astillas con mi oración á murmurar; DE SECAR Y CON Fruta de hueso. una cuchilla; se ponen en un puchero hasta cuando te llego á abrazar que llenen las dos terceras partes, echando el todas mis penas mitigo; SERVAR LAS agua suficiente para que los cubra; se tapan deja me abrace contigo, sobre un cañizo, y se mete en el horno recién con cobertera de barro y se meten en el horno, pues creo, al sentir la calma, sacado el pan; las cerezas y ciruelas nada más después de sacado el pan, por cuatro horas; se que hay tras tu corteza un alma saca la olla y se encuentra un caldo muy craso que una vez, las demás dos ó tres. que está llorando conmigo. Cerezas. Las comunes se ponen en el cañizo y gelatinoso. Se quita este primer caldo, se cuy se meten en el horno, sin más preparación; bren nuevamente los huesos con agua, se vuellas finas se enhebran con delicadeza en una va- ve el puchero al horno dejándolo por seis hoSí; tú amenguas los rigores, rita delgada, volviéndolas y revolviéndolas ras, se retira y se tendrá un segundo caldo que eres recuerdo en el mundo hasta que estén perfectamente secas. Entonces menos consistente que el primero, con el que del tormento más profundo, se pone la vara con la punta hacia abajo, me- se mezclará. Vuélvase á llenar el puchero por del mayor de los dolores; neándola para que caigan las cerezas, hacien- tercera vez, y después de estar en el horno siecon voz de paz y de amores te ú ocho- horas, se hallará un caldo menos do en seguida manojos con ellas. por la angustia dolorida al desprenderse la vida Melocotones. Se parten por mitad, se quita el craso que los anteriores. Empleando para esta dfel que la vida formó. hueso y se ponen sobre el cañizo por la parte experiencia seis libras y media de huesbs crudos y mezclando los tres caldos que han reDios en ti perdón pidió cortada para que no se arruguen demasiado. han extraído 45 para el mundo deicida. Uvas. Se ponen sobre el cañizo en el horno sultado, seconsistencia para libras de caldo de la nutrición. recién cogidas; se sacan á las veinticuatro ho- suficiente