Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO j. oz 5 ABC. JUEVES 26 DE MARZO DE 1908 OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. P G 1 No 5 P O P L A S DEL JUEVES. COSITAS SUELTAS Según noticias de Italia que los periódicos dan, al padre archimillonario de Ja niña angelical que el duque de los Abruzzos piensa llevar al altar, le- van á hacer, de Real orden, primo de Su Majestad. Honroso es el parentesco; pero al duque, que es de acá, lo de primo en este caso puede aue le suene mal. Niñas que vais al baile de la Piñata buscando una aventura buena y barata, ¡110 bebáis en los palcos licores finos, y ojo á la Costanilla de Capuchinos! En Ñapóles dos niños de quince años, victimas del amor, que es santo y bueno; pero ocasiona tristes desengaños, han apelado al clásico veneno. Las personas mayores se ríen, y hacen bien, de estas locuras; porque en el siglo actual, del mal de amores sólo se mueren ya las criaturas. Un fraile mostén les hizo la boca á los solidarios. Los pobrecitos no pasan tin día sin pedir algo! Interesa á la nación el proceso de Juan Rull. ¿Es anarquista de acción ó es dinamitero Nada concreto se infiere de lo que el sumario indica, pero, sea lo que fuere, 40 que ninguno se explica es que diga un caballero con altivez soberana: O me dais tanto dinero, 6 hay una bomba mañana. -Y, sin embargo, le dejen andar suelto por la calle... ¡Caray! Pues que no se quejen cuando el explosivo estalle, porque el hombre fue sincero y, en pago de su franqueza, debieron darle el dinero ó cortarle la cabeza. De países lejanos siguen llegando á España, decididos á cargar con tesoros escondidos bastantes apreciables ciudadanos. Y es conveniente, pase lo qae pase, que el timo del entierro se consienta, porque son unos pájaros de cuenta tos que aceptan negocios de esa clase. SINESIO DELGADO ia; pero preparados á defender su frontera si obstrucción, y añaden más, que probablemente no llegará á celebrarse la reunión de la miuese necesario. noría PARÍS, zS, i o n Algunos elementos republicanos están orga 71 informe de Doumer sobre el problema de nizando un banquete, que ti 1 cz se celebre el Marruecos y la acción de Francia en aquel domingo en honor de los t Jos obstrucimperio, es hoy comentado por L Eclair. cionistas. De los datos recogidos resulí a que las pérdil Presidente. das Sufridas por Francia en tal expedición miEl Sr. Maura pasó el día de ayer en el litar, desde los sucesos de Casablanca, son: 410 campo, ajas en el Ejército, entre muertos y heridos, y cilio. regresando al anochecer á s domi 2.000.000 ya gastados. onsejo. PARÍS, í í 7 T. Hoy, á las diez y media, se celebrará ConC e ha distribuido á la Cámara de Diputados sejo de ministros en Palacio. k la Memoria de Mr. Doumer sobre los créonferencia. ditos para la campaña en Marruecos. Expone Ayer tarde celebraron una conferencia el en ella la situación actual muy digna de tenerse en cueata, y afirma que los sacrificios ministro de la Gobernación y el fiscal del Suaunque ambos que en el presente se impone el país crean de- premo, y reserva sobre el señoresdeguardaron absoluta objeto la conferechos para lo futuro. supone que trataron de algo relacioEsta Memoria será discutida en la Cámara rencia, se el proceso Rull. el jueves próximo esperándose que origine un nado con violentísimo 5 debate. l terrorismo. Hoy empezará en el Senado la discusión del proyecto sobre represión del terrorismo y del crédito para aumento de Policía en Bar E 7 s admirable 1 número de este semanario, celona. que ve am. uar cada día el favor que el xroticias varias. pwblico le dispensa. Sirviendo concienzuda- J Ayer manifestó el ministro de la Gobermente á la Actualidad, publica magníficas fo- nación que estudiará con gran atención 1 sjpetografías de los dos acontecimientos de ayer en ticiones de los serenos, y procurará atenderlas, esta corte: la consagración del obispo de Alme- reconociendo que es uno de los organismos ría en la Catedral, y el descubrimiento de la lá- más sufridos. pida de Espronceda en la calle de Los Madrazo. n telegrama del gobernador de Vizcaya da Inserta además interesantísimos fotograbados cuenta de haberse solucionado por fin la cíel Campeonato de caballos de armas y de ooilall; el Concurso militar de tiro en Caraban- huelga de los cargadores del muelle. cbel; la llegada de los infantes D. Carlos y doña Luisa; la peregrinación á Begoña; la manifestación de Villagarcía; una eaceua de La carneflaca; numerosos retratos, entre los cuales figaran los de los hermanos Rull, acusados e. n el proceso del terrorismo, cuya vista comienza hoy en Barcelona, y otras varias informaciones, todas de verdadero interés. El número, que, como de costumbre, está esmeradamente impreso en rico papel couché, s, e vende al reducidísimo precio de 15 céntimos en toda España. PORTUGAL POR TBl EGRAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR LISBOA, 3.5, 8 N E C C I os franquistas se abstienen. Los amigos políticos del ex dictador han resuelto no presentar candidatura en Lisboa para las próximas elecciones de Cortes. Los elementos directivos, que en ello no hacen sino seguir las instrucciones recibidas del Sr. Franco, aconsejan á sus partidarios que apoyen en esta capital á los candidatos de concentración monárquica. os magistrados y el Rey. Uno de estos días serán recibidos en audiencia por el Monarca los magistrados deJ Tribunal Supremo. dhesión al Trono. Atribuyese á altas Corporaciones el pro pósito de hacer públicamente protesta de su sentimientos monárquicos y de lealtad y ad hesión á la persona del Soberano y á toda 1 Real familia. E ACTUALIDADES LA SITUACIÓN EN HA 1 TJ POR CABLE DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR LONDRES, S, 8 N. U l a tranquilidad se restablece. Los despachos que se reciben de Puerto Príncipe dicen que la situación ha mejorado. Cinco oficiales que estaban arrestados han sido puestos en libertad. Las autoridades han hecho saber á las personas que se hallaban refugiadas en las Legaciones de Alemania y Francia que pueden salir á la calle sin temor alguno. La desconfianza, sin embargo, continúa siendo tal, que nadie se ha atrevido á aceptar la invitación. En el puerto quedan fondeados cinco cruceros extranjeros. EN LAS ÉPOCAS OE CALOR nada tan fácil como contraer la disentería, la fiebre tifoidea ó la influenza á causa de que se bebe demasiado; y si, como casi siempre ocurre, el agua contiene los malos microbios que dan origen á tan peligrosas enfermedades, la infección se produce en seguida. JDe aquí la necesidad de purificar el agua matando los microbios, para lo cual existe un medio sencillísimo y seguro: el uso del Alquitrán Guyot. En efecto; basta mezclar una cucharadita de las de café, de Alquitrán Guyot, con cada vaso del agua que haya de beberse para matar loa malos microbios que contieno y que son causa de todafi las enfermedades epidémicas. Ese simple medio nos procura un agua sana y potable y nos pone á, cubierto contra todas las epidemias. De venta en todas las farmacias. ADVERTENCIA. -Si os quisieren vender tai A cnal producto en lugar del Alquitrán Guyot, DESCONFIAD DE LA OFERTA; ES INTERESADA. Lo mejor en tales casos es exigir terminantemen te el Verdadero Alquitrán Guyot, cuya etiqueta, si es el legítimo, deberá llevar, además del nombre Guyot en letras grandes, la firma también de Guyot, oblicuamente y en tres colorea: violeta, verde y rojo; é igualmente las seSas del Laboratorio: Casa L. Frere, 19, rué Jacob, París. Este tratamiento viene á costar DIEZ CÉNTIMOS AL DÍA... y cura. Precio del frasco para el público en toda Espa fia, pesetas 2,60. Depósito general, Bascans y Salinas, Claris, 111, Barcelona. En todas las farmacias y droguerías. POLÍTICA 1 a obstrucción. La obstrucción es la única nota que hoy ocupa la atención de la gente política. Hablamos ayer con algunos de los siete diputados obstruccionistas, y sus manifestaciones vinieron á confirmar las impresiones que recogimos y publicamos hace dos días, esto es, que el movimiento iniciado en la minoría re publicana responde á previsiones de lo qu pueda suceder en la Asamblea qme se ha de celebrar el 20 de Mayo. El partido republicano, nos dijeron ayer, está cansado de gubernamentalismos que á aada conducen ni ningún beneficio le reporta; quiere ver otra orientación más radical, y así ¡se ha de hacer público en la Asamblea. Resultaría, de ceder nosotros en la actitud adoptada, que el único representante del radicalismo sería el Sr. Lerroux, y hacia él irían todas las simpatías y todas las esperanzas del partido, y omo nosotros no queremos quedar en sitúa- cióu desairada, pensamos presentarnos ante la j Asamblea despojados del carácter gubernamental, de que abominan la mayor parte de auestro correligionarios. Añaden los obstruccionistas que no cambiarán de modo de proceder, aunque en la reunión ie la minoría triunfe el acuerdo de cesar en la MARRUECOS POR CABLE TELEGKA O DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR LONDRES, ¿l5, I O M Tários periódicos publican un despacho d Tánger, que hay que acoger con reservas, según el cual, una delegación de Angheras; acudió ayer á participar á las autoridades que la guamicióíi española de Ceuta se prepara á invadir el territorio marroquí Añade el corresponsal que Mohamed Torre; les aconsejó procedieran con mucha praden El actor José Santiago, que ha debutado en ¡a Comedia. inr Í 2 IX SBffOHTA DB LOS CIBN MILLONES n? enkce tfe Juana pretexto sólo para las sesiones de ruleta. La Policía se llevaría las puestas de los puntos, pero no el montón de dinero de la casa que p estaba escondido en lugar seguro. Mad. Victoria iría á la cárcel una temporada, pero la casa continuaría funcionando dirigida por Amelia y por Collin Megret Mad. Victoria fingió i n miedo que no sentía y para salvar la sitúa 4 ón en lo posible dio grandes voces. ¡La Policía! ¿Quién me prueba que es usted de la Policía? ¿Trae usted un mandamiento judicial? No se entra así á meiia noche en una casa honrada y tianqulla. Aqui no hay más que amigos míos, mis clientes y las oficialas de mi taller, que celebran mis días. ¿Acaso no está permitido esto? ¿Qué tienen ustedes que ver aqwi, aunque sean de la Policía? Cada vez que pronunciaba la palabra polida elevaba la voz, para advertir 4 los jugadores y á su cómplice. Este la oyó perfectamente y trató de huir. Cuando escapaba por un pasillo tropezó con otro hombre que huía en sentido opuesto. ¿Es usted Magnus? -Sí, ¿qué ocurre? ¡La Policía! Venga usted por aquí. ¿Por ahí? ¡No, gracias! Por ahí me pueden dar de puñaladas; prefiero caer en manos de los agentes. -Haga usted lo que quiera. ¡Ya lo creo! Ese condenado diablillo viene detrás de mí. En s terror pánico Magnus padeció una equivocación. Luisa, el diablillo salvador, no se separó de la puerta de la habitación de Juana, que había salvado su inocencia de aquel desencadenamiento de impurezas. En aquel momento y para protegerla mejor la llevaba á su propio cuarto, donde la desnudó, la acarició y trató de reanimarla, pues a su ataque de nervios había seguido un estado de postración profunda: ¡Juana! ¡Juanita! ¡Oye... Collm Mégret había atravesado la puerta secreta de comunicación de casa de Mad. Victoria con la suya y se creía á cubierto del peligro. Ifetaba muy lejos de sospechar que lo ocurrido se debiera á uua traición de Andrés. Cuando realizó su anónima denuncia, ya lejana, Delrue había cuidado mucho de incluir un plano de la casa con la indicación de la comunicación secreta interior entre los pisos de Collin- Megret y Mad. Victoria, y este plano había sido tenido en cuenta. Todas las damas asistentes á la reunión quedaron detenidas. A los hombros se les pidió tarjeta y se les amonestó cumplidamente, Pero no paró aquí el registro. El comisario se acercaba á las habitaciones particulares de Mad. Victoria, en tanto que varios agentes registraban el taller establecido en la planta baja. -Doy hospedaje aquí á dos de mis obreras, por caridad- -dijo ella. -Una estaba probándose un vestido de boda; puede usted preguntárselo. Habían llegado á la puerta del cuarto de Juana. No había nadie y esto aíarnió á la maestra Pasaron al cuarto de Luisa. Un espectáculo extraordinario e ofreció á sut. ojos: la linda nibita, con u traje de novia, pálida, palidísima, estaba en pie, apoyada en Luisa, que no ai: había despojado de su disfras -Confío en ello. Ya sé que no eres ningún niño. He dicho á la dueña de la jasa donde está Juana que tú ereaun diplomático extranjero y que deseas no comprometerte. Estaremos en un saloncito, desde el cual podremos ver todo lo que ocurra sin miedo de que nos molesten, porque en él no entrará nadie. Lo que quieres es ver sin ser visto, ¿no es eso? -Sí, y cuanto antes. Deseo que todo acabe pronto, porque me parece que después de lo de esta noche ha de empezar para mí una vida nueva. -Ya hemos llegado. Toma, ponte ese antifaz. Les abrió la puerta Amelia, la primera oficiala de Mad. Victoria, que les condujo á un gabinetito poco alumbrado, donde entró en seguida á saludarles ceremoniosamente el ama de la casa, vestida llamativamente para la fiesta. Los gastos que ésta ocasionaba estaban cubiertos con exceso por los productos de la ruleta que Mad. Victoria había instalado en una de las habitaciones. -Señores míos, llegan ustedes en el momento más oportuno: á la despedida de la novia. ¿De la noyia? ¿Pero aquí se casa alguien? -La reina de la fiesta, nuestra querida Juana, la perla de la casa, ¡una muchacha más alegre y más amiga de la bulla y el jaleo! Mad. Victoria levantó un cortinón. -Vean ustedes, oigan ustedes, todos la llaman. En efecto, muchas voces gritaban á coro: ¡Que salga la novia! ¡Que salga la novia! Kermor dirigió una mirada al salón y le asombró el espectáculo que ofrecía. Entre aquella abigarrada muchedumbre se notaba la presencia de un diablilio que tocaba el piano. En un momento en que cesó el baile abandonó el teclado, miró fijamente á aquellos dos hombres medio ocultos en el saloncito, y se fijó con insistencia en la mirada de uno de ellos. Mad. Victoria estaba á su espalda, dándoles noticia de la fiesta. -Esto ha empezado á mediodía; hemos tenido un gran almuerzo con champagne á ríos... Han jugado, hau bailado y han reído toda la tarde. Luego se sirvió la comida... Ahora, un poco de paciencia, y verán ustedes salir á la novia, camino de su Si. arte. ¡Feliz princesita! El diablillo no podía oir lo que deeja la infame Mad. Victoria; pero apenas ésta se hubo retirado, se acercó más á la puerta y oyó perfectamente la conversación. Uno de los desconocidos decía á aquél cuya mirada había creído reconocer ella: ¿Y es aquí, á este salón, dónde ha venido á parar ella? ¿Bstás seguro, -Estoy seguro como tú vas á estarlo dentro de pocos minutos, cuando üa yas presenciado su apoteosis. -Eres cruel, Andre s. Debías decir á su caída definitiva; al desmoronamiento de mis ilusiones. Luisa, el diablilb, había oído lo que la interesaba. Se llama Andrés Delrue. ¡Bien! Pero quiero estar completamente segura de BeeséL Delrue?