Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO i.o19 ABC V I E R N E S 20 D E M A R Z O DE J 9O8 OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. 4 i v rft í? ni Sevilla. El futuro edificio destinado a Grupo Escolar Reina Victoria. viciado y la entrada de aire puro sin producir molestias á los niños. Todas las clases tienen la misma orien írculo de Bellas Artes. tación, que próximamente es la NO. y poseen A los concursos que con motivo del prin el barrio de Triana, en Sevilla, se cons- iluminación diferencial ó sea luz bilateral do- mer Centenario del Dos de Mayo ha convocatruye actualmente, y con toda actividad, minando la más fija. El sistema de mesas- ban- do esta Sociedad, concediendo un premio de el magnífico edificio destinado á Grupo Esco- cos es el individual que, aunque menos eeo- 1.000 pesetas, dos de 750, dos de 500, etc etc á lar, que llevará la denominación de Reina. Vic- nómico, es sin duda el más conveniente. las mejores obras que se presenten de pintura, toria, y de cuyo aspecto exterior, según los La escuela para niños posee sala de dibuj o y escultura, grabado, arquitectura, arte decoraplanos, damos una reproducción, fotograbada gimnasio y la de niñas salas de labores. tivo, etc etc. hay que agregar dos más. en el presente número. Existen además las dependencias auxiliares, El primero de la sección de Música, que adSiendo alcalde de la mencionada capital an- tales como despachos, guardarropas, vestíbu- judicará un premio de 500 pesetas al autor del daluza D. Cayetano Luca de Tena, y con moti- los, galerías, recreos cubiertos, lavabos, retre- mejor himno á la Independencia española La letra sobre que ha de componerse se facivo del casamiento de S. M. el Rey D. Alfon- tes, urinarios, etc. Todo ello ajustado á lo disso XIII, regaló el proyecto del edificio de refe puesto en el Real decreto de 28 de Abril de litará en la Secretaría del Círculo, diariamente de cuatro á ocho de la noche, como asimismo rencia; proyecto debido al eminente arquitecto 1905 y á su Instrucción técnico- higiénica. D. Aníbal González y Alvarez Ossorio, que se En la planta principal se ha dispuesto un las bases por que este concurso ha de regirse, y ofreció á dirigir gratuitamente los trabajos de hermoso salón de actos destinado para reparto en el que el plazo de admisión termina el 2 de edificación. de premios, conferencias, etc. y un Museo es- Abril próximo, á las doce de la noche. El otro concurso es de carácter artístico inEl rupo Escolar Reina Victoria, que con- colar de mucha amplitud y luz abundante. Los patios descubiertos destinados á recreos dustrial, y se convoca para la ejecución de tres tendrá una escuela de niños, otra de niñas y otra de párvulos, consta de planta baja y prin- de los niños, suman una superficie total de lápidas que han de colocarse en la plaza de Oriente, Puerta del Sol y plaza del Dos de Mayo. cipal, y ocupa una superficie de 3 000 metros 1.200 metros cuadrados. Las condiciones pueden verse en Secretaría, cuadrados aproximadamente. La construcción se halla completamente aisCada una de las escuelas mencionadas po- lada, no sólo de los edificios que existen á su y el plazo de admisión de proyectos termina el see todos sus servicios completamente inde- alrededor, sino también del subsuelo por me- 31 del corriente á las doce de la noche, como igualmente en los de pintura, escultura, arpendientes y con el conveniente aislamiento. dio de un espacioso sótano. Las clases que existen, en número de 12, es- Merecen toda clase de plácemes, tanto D. Ca- quitectura y arte decorativo. tán dedicadas cada una á 40 alumnos, y como yetano I uca de Tena, que hizo tan importante poseen una capacidad cúbica de 324 metros, obsequio á la población sevillana, como el ar- cademia de San Fernando. resulta que á cada alumno corresponden 8,100, quitecto D. Aníbal González, por su desprendi- En la última sesión celebrada por este cantidad superior á la que prescriben los hi- miento al dirigir sin remuneración alguna los Cuerpo artístico presentó el secretario general gienistas sobre este importante asunto Ade- trabajos. También es acreedor á elogios el co- á la aprobación del mismo el programa de la más, mediante un sencillo sistema de ventila- nocido industrial D. Antonio Graciani, contra- fiesta que ha de celebrarse en el mes de Abril. Se leerá eu ella la Memoria reglamentaria, ción por los muros, el aire se renueva constan- tista de las obras, que las realiza con toda actiseñalando los propósitos de la Academia para temente, verificándose la evacuación del aire vidad y absoluta perfección. FOT. PAVOV. GRUPO ESCOLAR EN SEVILLA NOTAS DE ARTE E resolver la crisis del arte moderno, un discurso doctrinal, y se ejecutará por la orquesta sinfónica la Suite orquestal, del Sr. Pérez de las Casao, que obtuvo el primer premio en el concurso celebrado hace dos años. El Sr Garrido propuso que se reunieran las seis Academias para conmemorar la gloriosa guerra de la Independencia, celebrándose una sesión solemne en los salones de la Española con lectura de la famosa Elegía del Dos de de Mayo, de D Juan Nicasio Gallego, y de una oración alusiva al acto, cantándose el inspirado himno de Amaga por los alumnos del Conservatorio, dirigidos por un académico de la de San Fernando, ambas proposiciones fueron aprobadas por aclamación. El Sr. Velázquez dio cuenta de la visita que había hecho á los monumentos toledanos en unión del Sr. Repulías, y dijo que muy en breve empezarán las obras de seguridad de las de aquellos en que sean necesarias, y el Sr. D. Cecilio de Roda manifestó que ya se habían recibido todos los elementos convenientes para restaurar con fidelidad, en la Alhambra de Granada, la torre de las Damas. Kft A los señores fotógrafos de profesión y á los aficionados que envíen ala Redacción d e A S C fotografías sobre algún asunto de interés y de palpitante actualidad, se les abonará DIEZ PESETAS por cadafprneba que publiquemos. Al pie de cada fotografía se indicará el nombre de sn autor. INTERESA- BIBLIOTECA DE A B C 106 LA SEÑORITA DE LOS CIEN MILLONES 107 -No lo niego; pero eso no explica que dejara en mi poder sus ahorros cuando más falta podían hacerle. -Cierto. Pero ¿qué podemos hacer? -Tome usted la bolsa y este billete de cien francos; el billete para usted. Entregará usted la bolsa á Juana y la dirá usted que tengo absoluta precisión de verla, y que si la violenta ir á mi casa, que puede verme en la iglesia de San Felipe, ya sabe ella á qué hora voy. En aquel 1 momento sonó la voz del enfermo. ¡Marta- ¿Qué quieres? ¿Estás mejor? ¡Alabado sea Dios! -He oído lo que te dice esa señora y hay que complacerla. Vamos á decirla las señas, á condición de que nos prometa solemnemente no decírselas nunca á su hijo. Así lo prometió la madre de Enrique, y pocos momentos después estaba en la casa á la cual se había trasladado Juana. La portera, mujer habladora, la hizo saber que, efectivamente, allí se había mudado; pero que á los pocos días se había despedido, diciendo que iba á estar un mes fuera de París. ¿Pero no sabe usted adonde ha ido? -No, señora, y no creo que haya salido de viaje. Sé que era costurera, pero jamás he podido averiguar en qué taller trabajaba. Una mañana salió con un lío en la mano, y me dijo que hasta dentro de un mes no volvería. Faltan ocho días para que se cumpla el plazo. A mí me tenía algo escamada porque advertí que cada vez que salía la seguían unos hombres, como si la espiaran ó la escoltaran. Y no sé más. Tal fue el fiasso de las gestiones de la marquesa, que quiso explicárselo, penáando que seguramente Delrue había tratado de informarse como ella, y al enterar á Enrique de tales noticias había producido el despecho que le inclinó á casarse con Sidonia. No se le pasó por la imaginación que Juana pudiera haber dejado de ser honrada. Creyó que hubiera ido á refugiarse á casa de alguno de sus parientes de Bretaña, y sin perder momento telegrafió al alcalde del pueblo de Juana pidiéndole noticias En el mismo día tuvo contestación: Juana no había vuelto á aparecer por el pueblo. La marquesa, completamente despistada, comenzó á dudar de la pobre muchacha Al día siguiente fue á ver á su hijo apenas supo que se había despertado. -Querido hijo, necesito hablarte de Juana Le Brenn- -Para qué? ¿Acaso es necesario? -s Ya lo creo 1 Tengo que hacerte una pregunta. ¿Ha logrado Delrue averiguar ex paradero de Juana? ¿Te ha contado que ha desaparecido de nuevo raíste osamente como la primera vez? -Ño, inama Ni Delrue ni yo sabíamos nada de eso. ¿De veras? -De veras. Pero para qae no me preguntes más, debo decirte que Delrue y yo sabemos quién es Juana Le Brenn, y que también lo saben otros, especialmente cierto abyecto individuo. -Explícate con claridad. -No, no puedo decirte dónde está Juana. Te respeto lo bastante cara no decírtelo. No debes saberlo. Es una criatura que se ha perdido en toaa la extensión de la palabra. ¿Está seguro Delrue de eso? ¿Lo estás tú lo bastante para atreverte... -No insistas, mamá. No lo sé por referencia de Delrue, sino por el testimonio de mis propios ojos. He visto y aún he de ver más, si quiero. -Reflexiona y mira bien. Juana estaba muy alta en nuestra estimación- -Tan alta como estaba, tan bajo ha caído. No hablemos más del asunto mamá. jPor favor! -Te obedezco, lo mismo que obedecería á tu padre en caso tan delicado y tan grave. No volveré á pronunciar el nombre de Juana más que para rezar por ella, y confío en que Dios atenderá mi ruego. 1 Luego cambió de tono, y preguntó casi en broma- ¿Decididamente, vas á Biarritz, ó no? -Dentro de tres días te lo diré. XXV LA LEONA ENAMORADA Repuesto de su pasajero temor, Delrue se entregó en cuerpo y alma, con nuevo ardor, á su misterioso trabajo Todo estaba ya preparado; iba á sonar la hora de la segunda y formidable emboscada, y fue á ver al barón de Bressieu sin cuidarse de si era ó no lunes. Filé recibido en el salón, en aquel abigarrado museo de obras de arte valiosísimas, en el eual Sidonia organizaba la exposición de sus innumerables regalos de boda. La vista de aquellas riquezas le desvaneció; pero llevado de su ingénita maldad pensó en seguida: ¡Decir que sin mí, sin la buena noticia que traigo todo esto se derrumbaría, la boda no llegaría 1 á verificarse y el obstáculo que voy á suprimir se convertiría en un mundo Hay gentes muy afortunadas Los Bressieu, pase; pero ¿los Kermor? Aquéllos han hecho algo útil, algo positivo, pero los otros Todo su trabajo ha sido negativo. ¿Qué ha hecho Enrique para merecer la mano de Sidonia? ¡Nada! Y ella le quiere, le adora... El banquero le interrumpió en sus reflexiones. ¿De modo que no quiere usted el cheque? Ya lo tengo preparado. -Mañana es el día- -contestó Andrés. ¿Está todo listo? -Todo; hasta el Dr Magnus. Por la mirada de Sidonia pasó un relámpago de triunfo, que hizo pensar á Delrue: ¡Cómo le quiere! Cualquier otro, en el lugar de Enrique, se volvería loco de felicidad y de amor. ¿Por qué no habré yo de ser ese otro? Qué inmenso poder sería el nuestro! Sidonia habló