Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M A D R 1 D, MI E R C O L E S 18 DE M A R Z O D E 1908. HÚm. SUELTO, 1 I CRÓNICA U N I V E R SAL I L U S T R A D A A Ñ O IV. N U M 1.017. ig íg) g 2. É P O C A IMInfll K i l I II J i 5 C É N T I M O S) S) B) Í) S MADRID AL DÍA una á las A lados y de la tarde cayó unay nevadita; brillo media, otra; antes después de PlanEntremaniobras. al campamento de los los invitados Alijares ha distribuido la Academia de Infantería preciosos carnets, en los cuales se anuncian, en alemán, francés y castellano los ejercicios de combate que se han de practicar en presencia del Rey y del príncipe Kuni. Detállase la situación general del campo de maniobras. Las alturas de ios lijares, donde se han constituido defensas y hecho otras obras de campaña, reforzadas, serán ocupadas por la brigada mixta del bando Sur. Las otras brigadas tomarán estas posiciones. Mandados por el comandante Sr. González, los 720 hombres que constituyen la fuerza atacante, llevan un tren de combate reglamentario, con teléfonos Misgener y telémetro. Los 240 hombres que forman la fuerza defensora tienen una ametralladora y van á las órdenes del comandante Sr. Montero. Débense los primores del carnet al capitán profesor Sr. García Salva, y el plano del campamento al comandante Sr. Calero Aliagar. el sol, dejó de brillar, Mzo frío; en fin, un tiempo más loco que una cabra loca. Bl Príncipe japonés fué con el Rey a Toledo de expedición militar. Por los Tribunales no hubo cosa nueva; pero hubo, en cambio, subasta del equipaje de Morral, el asesino del 31 de Mayo de 1906, en un Juzgado. Bl Centro de reporters adquirió para su museo la maleta del regicida y las tijeras con las cuales, según se supone, sé cortó la barba. Lo de la maleta, pase; pero lo de las tijeras va á creerse por ahí que los estimables com pañeros las adquirieron como útil de nuestro trabajo picaro. Un motín hvibo en el hospital de San Juan de Dios. Las recogidas en él creyeron que una reciente disposición sobre higiene estaba dic; tada con el exclusivo objeto de ue ellas hagan lo que las parezca bien. Después de todo es un criterio que prevalece en nuestro país, -donde TOLEDO, 17, I T. no se concibe que se dicte una ley como no sea para que cada cual haga lo que le venga I legada del Rey. en gana. El gobernador redujo á la obediencia El tren Real ha llegado á esta ciudad á las á las amotinadas sin más que hacer un derro- once y cincuenta y cinco. che de amabilidad y de paciencia. Manos blanRebosaban de personas los andenes de la escas no ofenden. tación. La política, buena. El Senado hizo un gasto Al frente de los que esperaban veíase al gode diez minutos invertidos en sesión. Así da bernador, al alcalde, al cardenal Sancha y al p s t o y hasta se siente tentación de reconci- coronel Isidrio. iarse con el durmiente Cuerpo legislativo. En Entre luidosos aplausos y entusiastas vítoel Congreso hubo un animado incidente sobre res, que se confundían con los acordes de la si el acta de las sesiones se aprueba poniéndo- Marcha Real. descendió del tren el Monarca. se los diputados de pie ó permaneciendo senSeguidamente, el alcalde dio á S. M. la bientados. Y todo porque los jóvenes de la mayo- venida en nombre de Toledo. iría no acuden con puntualidad á la casa de sus Tras el Monarca aparecieron el Príncipe jarecreos, por otro nombre, Congreso. Ku resu- ponés, que viste uniforme de campaña; el inmen, no se quedó en nada, aútique debió acor- fante D. Fernando, el ministro de la Guerra, el darse que los diputados se pongan de pie, por- jefe y subjefe del Estado Mayor Central del que el único que se sienta para no cansarse es Ejército, generales Martitegui y Suárez Inclán, el país, que espera todavía milagros de las la- y cuantos forman el Cuarto militar de S. M. bores parlamentarias. Rindió honores al IVIonarca la compañía de A última hora cobró interés el pleito de la aluinnos, en traje de gala. Administración local. Tratábase de conceder el Don Alfonso y la regia comitiva se, apresuvoto á la mujer. El jefe del Gobierno declaró raron á ocupar los automóviles que tenían prelibre la cuestión. Las opiniones se dividieron, parados. y, por fin, triunfó la prevención contra el sexo Con el ministro de la Guerra venían los sebello. Se distinguieron en la lucha contra el res Ibáñez Marín y Carrión. feminismo, los liberales, y ¡viva la libertad! La presencia del príncipe Kuni despertó viva Acaso recordaban a la señora de Pequeneces, del curiosidad en el público. P. Coloma, que hacía una novena para que n la ciudad. Dios diese á Olozaga una pulmonía. Entre expres i as ovaciones suDló el Rey Los fondistas de la Asamblea fueron al Con- á la ciudad y atravesó Zocodover. greso á pedirle á Maura que se evite á todo D. Aiíoiiáo y sas aeoirip ñaíí, tes se dlrigierou trance el terrorismo en acción eu Barcelona. á la catedral, donde fueron recibidos por el Por una petición más no ha de quedar. cardenal primado y el Cabildo, dejando oir el Sucesos, un robo en una joyería de la calle órgano la Marcha Real. de la Montera, por la tarde, y cuando más cirNo obstante el desbordamiento de entusiasculación de gentes hay por la citada vía. Así, mo de la población, el orden ha sido completo. para que nadie dude de la seguridad que disDe la catedral, D. Alfonso se trasladó al alfrutamos. Una riña en la calle de Alcántara cázar. C ejercicios, y no espirituales, propios de la TOLEDO, 17, 3 T. Cuaresma, de la sacrosanta navaja, varios acn el Alcázar. iddentes, etc. Desde la catedral D. Alfonso y sus acomPor la noche dos estrenos, uno en la Zarzuepañantes fueron á San Juan de los Reyes, la y otro en Apolo. En zs yxSí Pepe Botellaslo. QSyiQ. donde visitaron el famoso claustro y después excitado gran cmrioridad. El éxito para Ramos Carrión, maestro aeí al Alcázar. Al pasar la comitiva por la plaza de Zocodoteatro, bien acreditado, y para Vives, maestro ver la banda municipal tocó la Marcha Real, y d e música, fué completo. E n Apolo, El celoso extremeño, de un tal Cer- el público que se agolpaba sn las aceras romvantes, obra arreglada y limada para que pió en aplausos y vítores al Rey. no resulte muy escabrosa (así las gastaban en En la puerta de la Academia aguardaba á aquellos tiempos que ahora citan como edifi- los viajeros el coronel Fridrich, con el profesocantes) por Parellada y Cantó. Gustó también rado franco de servicio. Rápidamente, por la falta material de tiemmucho. Nada; que fué una noche de felicidad tea- po, visitaron el gabinete topográfico, el de armas de la primera compañía, examinando la tral. Ya era hora. papelera de uno de los alumnos, la biblioteca -Mi f- -BB- -li y el nuevo comedor pezar con n árbol, el automóvil del Cuerpo de Ingenieros que conducía á los ayudantes del Rey, del infante D. Fernando, del general Primo de Rivera y del general Martitegui y al fotógrafo Sr. Campúa. Resultó lesionado el ayudante del general Martitegui y heridos levemente los ayudantes del Rey, del infante D. Fernando y del general Primo de Rivera. MlJI I I DE PALACIO A las siete y cuarto, en u n laudó descubierto, entraron ayer en Palacio, de regreso de su excursión á Toledo, el Rey y el príncipe Kuni. En el trayecto desde la estación había público, en algunos sitios muy numeroso, que saludó cariñosamente al Monarca. El Principe japonés su séquitos, así español como de su país, irán hoy en automóvil á El Escorial. Almorzarán en dicho Real Sitio v resrresarán al anochecer á Madrid. Por la noche el príncipe Kuni, con la familia Real, asistirá al teatro Español. En Palacio se recibieron ayer telegramas muy expresivos de los emperadores del J a p ó a contestando á tres que los Reyes le habían dirigido. Algunos diarios acogen anoche la noticia q u e sólo trascribimos á título de información, de que el Rey irá en breve á Biarritz para celebrar una entrevista con el soberano de Inglaterra. Hasta fines del mes corriente no llegará Madrid el gran duque Boris. El Rey ha concedido un donativo de 500 pesetas para socorrer á las familias moradoras en la casa núm. 4 de la plaza de las Peñuelas, que por amenazar ruina va á ser derribada, y cuyas familias se encuentran sin recursos para poder trasladarse á otras viviendas. El donativo, remitido al teniente de alcalde del distrito de la Inclusa, ha sido repartido ayer entre aquellos vecinos. ROMA POR TELÉQRAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR MARTES, 1 7 6 T. Cardenal fallecido. A la edad de setenta años ha fallecido el cardenal del Sacro Colegio Juan Bautista Casali del Drago. ü l príncipe de Monaco. Procedente de París llegará á esta capital el día 26 el príncipe de Monaco, que será recibido oficialmente por el rey Víctor Manuel. Permanecerá aquí hasta el dia 29, en que regresará nuevamente á Monaco. Durante su estancia en Roma dará una conferencia sobre Oceanografía. i pi Í CATÁSTROFE EN EL MAR blEZ MUERTOS POR TELEFONO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR VALENCIA, 7, 3 T. E pTl temporal continúa. Durante la noche últi ma las olas han acabado de destrozar el Villarreal. Bn una extensión de 200 metros se ven flotando restos del buque. De la Comandancia de Marina ha salido un remolcador con objeto de reconocer el sitio y ver la forma de recoger los cadáveres que, según se cree, están en el fondo, junto al casco. Pero no ha, -podido llegar hasta el punto del naufragio por el estado dei mar. Los cadáveres recogidos, colocados en ataúdes negros, fueron trasladados al Depósito judicial. Hoy se ha practicado en ellos la autopsia, comprobándose que algunos no perecieron ahogados, sirio á consecuencia de los golpes de los maderos que flotaban entre las olas. Los médicos municipales asisten á los heridos. Compruébase la sospecha de que el Villarreal IMPRESIONES PARLAMENTARIAS E EL VIAJE REGIO l campamento. los ilustres A TOLEDO A En seguida automóviles expedicionarios montaron en los que tenían preTOLEDO, 7, 5 T. POR TELÉGRAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR Preparativos. ferroviaria presenta animadíLa estación simo aspecto. Son muchas las personas que, de anoche á hoy, han venido de Madrid. Una comisión de jefes y oficiales hallábase en la estación para recibir á los militares que de la corte se trasladen á esta ciudad, con motivo del viaíe del Rey y del Príncipe japonés Kuni Los ómnibus suben atestados de viajeros á Zocodover, donde se advierte movimiento extraordinario. Todos los balcones ae la carrera que ha de seguir la comitiva real, están engalanados. Se espera que dentro de media hora llegue el tren regio, que ha debido salir de Madrid á las diez y cuarto. En los andenes se encuentran ya las autoridades y comisiones civiles, militares y eclesiásticas. En los alrededores de la estación, numerosísimo público aguarda la llegada de S. M. y del principe japones. La Guardia civil ejerce visfüancia en la línea Una compañía de alumnos de la Academia, con bandera y música, acude en este momento á la estación para tributar honores al Monarca é inmediatamente forma en la explanada. Por Zocodover abenas se puede dar un paso. Tanta es la afluencia de gente. En traje de campaña ha marchado un batallón de alumnos del bando Sur al campamento TOLEDO, 17, 4 T. de los Alijares para tomar allí desde luego poccidente de automóvil. s uñones. I Al entrar en lá población, y en el sitio deL n el campamento se han levantado trinche- s, omifi do la Bolft del Miradero, volcó, al tro t a s para ataque 1 parados y Se dirigieron directamente al campamento dedos Aliiares, adonde llegaron á las dos y media d é l a tarde. El campamento presentaba un aspecto muy pintoresco y muy animado El Rey ocupó una tienda ue campaña levantada en la parte alta del camp amento, en la cual ondeaba el pendón morado de Castilla. Inmediatamente coraenzaron las operaciones, rompiendo el fuego la Juerza atacante, avanzando Briosamente e n líneas paralelas. La fuerza defensora operaba en las posiciones fortificadas en la parte Sur del campamento. Los atacantes avanzan aLprincipio en línea descubierta, pero luego en guerrilla, aprovechando las sinuosidades del terreno. Definitivamente el avance se hace por zig- zags. Al llegar á las alambradas los asaltantes las cortan, abandonan las mochilas y s guen adelante. Hacen estallar cinco minas que estaban previamente preparadas, valiéndose de cordones eléctricos y coronan las alturas. El público aplaude con entusiasmo. Realmente el simulacroíha resultado brillantísimo. El Rey y sus acompañantes abandonan l a tienda y pasan á tomar el lunch que les ofrece la Academia. Los alumnos desfilan en columna de honor, dando los jvivas! reglamentarios. A las cuatro, el Rey y la comitiva se dirigen á la fábrica de armas, visitándola rápidamente, y después á la estación, donde son despedidos con los honores correspondientes. DI numeroso público que se agolpaba en los alrededores tributó al Monarca una entusiasta despedida. A I N C O N G R U E N C I A S La primera hora d e -ayer tarde en l a Cámara popular fué sumamente interesante; en cada legislatura ó período parlamentario es de rigor que haya una de estas sesiones. Aunque por tanto, nos las sabemos de memoria, esto n o quita para que revistan un profundo atractivo. En los ocho años que Heve escribiendo revistas parlamentarias, he reseñado quince ó veinte sesiones de éstas; dispóngase el lector á pasar sus ojos por la reseña de una más. ¿Cuándo se abre una sesión? ¿Cuándo se efectúa la aprobación del acta de la anterior? Cório se verifica f? votac ón A, -difího Oírtt Puede decirse que navegaba por milagro. inento? Es muy diíícü saber cmándo s e abre una sesión; sabemos cuándo se abre una ven -aiaBaiiaMHMI iMaHMaiBni -tana, un balcón, la portezuela de un coche; MUERTE pero hay dudas en lo que atañe al momento de abrirse una sesión parlamentaria. ¿Se abre D E FASTENRATH cuando el presidente dice: Ábrese la sesión? ¡No, POR TBLÉaRATO no- -exclamaba el Sr. Romero Robledo; -cuanDE NUESTRO SERVICIÓ PARTICULAR do el presidente dice: Ábrese la sesión, la sesión COLONIA, 17, 3 T. no está abierta, lo que sucede entonces es que l eminente escritor J u a n Fastenrath, autor la puerta está entornada. La sesión queda abierta de varias obras sobre España y fundador después, de leerse el acta Y aquí entra ahora de los Juegos florales en Colonia, ha fallecido. una duda: para abrirse la sesión se necesitan 70 diputados; un diputado puede pedir que se l ilustre poeta alemán no era un desconoci- cuente el número de los presentes. Pero, ¿cuándo para los españoles, ni un estraño á do lo ha de pedir? Si lo pide antes de leerse el nuestra literatura. No es para él ésta la hora acta- r- dbctrina de Romero Robledo- la sesión de los elogios, sino la de la justicia en un re- no está abierta, Y ¿cómo un diputado puede cuerdo de homeüaje y gratitud, que la falta de pedir nada fuera de sesión? ¿Qué valor tendrán espacio, esa tirana de los periódicos, no nos sus palabras? Y si se pide después de leer el permite extender cuanto quisiéramos y el can- acta, ¿de qué manera podrá no abrirse la setor del Rhin merecía. sesión por falta de número cuando ya está Porque Fastenrath había adquirido aquí car- abierta? ta de naturaleza; porque en éxtasis de admiraAyer hablaron sobre el tema muchos señoción convivía con nuestra (glorias y se asocia- res: e l S r Canalejas, el Sr. Celleruelo, el Sr. Viba á nuestras alegrías; porque, luego dé apren- Uanueva, el Sr. Azcárate. No logramos entender el castellano, sólo por estu diar nuestra li- dernos; unos decían una cosa; otros decían teratura, la hizo reflorecer en la lengua ger- otra. La confusión no era sólo respecto de este mánica; familiarizó á sus compatriotas con extremo de la apertura. Tampoco sabíamos nuestros mejores autores, llevó á aquella es- cómo se vota el acta de la anterior. Se h a de cena muestras gallardas de nuestro teatro y votar sentándose ó levantándose los diputados. juntó con amor en sus fiestasí literarias la poe- Pero si está uno sentado, ¿qué se quiere signisía alemana y la lírica española. ficar con esto: sí ó no? Y si está uno de pie, Buena parte de su vida, muchas ñoras de su ¿cómo se ha de interpretar esta actitud: como labor mental fueron culto asiduo y ferviente á negación ó como afirmación? Andábamos tolas cp sas de España. Encantábanle tanto esta dos perplejos; cada uno decía una cosa; alguNaturaleza como nuestros monumentos, nues- nos excépticos de la mayoría, reían; el Sr. Vitras ciudades pintorescas y. clásicas costum- llanueva se ponía furioso con estas sonrisas. bres, como nuestros cantos populares de cepa Para que nada faltara en este amasijo de incastiza, y hacia ellos escapaba, y en ellos refu- congruencias, el Sr. Canalejas dijo que los segiábase su aliña á través de las fronteras. cretarios de la Cámara leen las actas despacio, Dijérase. que al recorrer Andalucía y las vie- poniendo los ojos en el techo Y el Sr. Venjas ciudades que perdieron su esplendor impe- tosa, á nombre de los secretarios, se defendió rial se habíaámpregnado su espíritu de aque- y afirmó que si se leen despacio las actas es llos ricos aromas que, perfuman huertos, patios por consideración á los diputados. y cármenes, de la antigua Bética, y había recoLector: yo he cuniplido con mi deber. Hasta gido en sus ojos la luz tamizada y el misterio- dentro de unos meses en que volverá á haber so encanto de los rincones toledanos para vol- otra sesión por el estilo. carlo luego todo sobre sus libros españoles, AZORIN en alemán escritos, Maravillas hispalensest Flores de Hesperia, Ecos de Andalucía, Siemprevivas de Toledo y Ramillete de romances españoles, y aun diríase que al calor de esa misma inspiración aquí encendida, su pluma enamorada trazó las páginas de La Walhalla y sus Pasionarias de un alemán español. n eí Congreso. A primera hora de la tarde era m u y es- Hasta la entraña lo fué el veterano y generoso poeta. Hasta sus últimos días no dejó de caso el número d e diputados qtie había en la mantener correspondencia con escritores y li- Cámara. Tan escaso, que el Sr. Romero se deteratos de nuestro país. Enorgullecíase tanto cidió á pedir que se contase los ue asistían á de su título de Hijo adoptivo de Sevilla como la aprobación del acta de la sesión anterior. Esta deeisión del diputado republicano dio de ser correspondiente de la Academia Española, de la de la Historia y de lá de Ciencias origen al debate amplio que en otro lugar queMorales y Políticas, y socio de la Academias da recogido, y que vino á demostrar una vez más que en nuestro Congreso será eterna la de Córdoba y Zaragoza. Descanse en paz el patriarcal poeta Fasten- cuestión del momento en que empieza la serath, de quien con razón y elogio decía una re- sión. Terminó el incidente... y hasta otra vez, porvista inglesa años ha: No hay memoria de que jamás se hayan es- que está visto que á los diputados de la mayocrito cosas tan bellas de España por quien no ría les cuesta trabajo la única obligación que tienen á su cargo: la de asistir puatualaieatr es espe ol. E E INFQRMACION POLÍTICA E