Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
gamos á este caballero, que hay gente espe- La verdad, doctor, ahora que estamos solos, BIENHECHORES DE LA INFANCIA rando. ¿no cree usted que se podría quitar el pecho LA S. -Tienes razón, hija. Le presento á usted a la niña? La traería á casa, y con biberón ó mi hija, que ha cometido el disparate de caharina lacteada... ó lo que usted disponga... I. EN BRAZOS sarse siendo una criatura. (La Pintada se pone Así se crían muchos niños. Esa mujer no me triste? En fin, que venimos sobre la niña, ¿sa- gasta. L sabio médico de Oviedo Dr. D. FausARECE cosa sencilla coger un niño en be usted... La cría un ama y ya llevamos cua- DOCTOR. -Crea usted que lo que importa es tino Roel, que honró la ciencia pabrazos y manejarle, y, sin embargo, tro; pero si usted cree que debe cambiarse, se tria, autor de notables obras que meuna nodriza en buenas condiciones. esto exige un yerdadadero aprendicambia. Yo tengo en usted una fe atroz. (Ríe LA S. -Esa mujer es muy buena. No sé por recieron ser premiadas por la Real Acá zaje. Dada la delicadeza del organismo con cariño enseñando los dientes. demia qué dices que no te gusta. Además, es quiinfantil interesa mucho que cuantos esde Metarte la libertad, es matarte. Ya sabe usted, tén al cuidado de los pequeñuelos DOCTOR. -Haremos pasar á la nodriza. Entra dicina doctor, cómo están las cosas. Al marido de aprendan estos detalles. Nada mejor toquilla y arrebujada en el mantón de pelo. Upo ésta le destinaron á Valencia, y apenas puede y por la Socieque la enseñanza gráfica y por ello presentade raquítica, su carita parece un garbanzo por lo mandarla lo preciso. Mi marido sirvió en Ul- dad E s p a ñ o l a mos dos fotografías que demuestran prácticafruncida, amarilla y seca. Abre los ojos y rompe á tramar, pero la pensión es tan corta... En fin de Higiene, insmente de qué modo se debe llevar en brazos á llorar, enseñando una boca enorme y rojiza. La (suspiro y pausa) que no se puede hacer todo titiiyó en su tesmujer se dispone aponerla al pecho) lo que áfe quiere... (Decidida) Pero no repare tamento varios LA S. -Así está siempre de día y de noche usted por eso, no, doctor. Gracias á Dios ten- legados para esNODRIZA. Secamente) -De noche más. go mucha alma, y haremos los mayores sa- t i m u l a r á los DOCTOR. ¿Tiene cinco meses? crificios. ¡Lo primero es la niña! Lo que us- amantes del saLA S. -Cuatro meses y quince días. ted disponga se hará al pie de la letra... Yo ber y para diLA P. -No, mamá, dice bien este caballero, ya sé lo que son los niños, he tenido doce y fundir entre las cinco. no me queda masque ésta. ¡Conque ya usted clases populares conocimienLA S. ¿Me querrás decir á mí? ¿Cuándo se fue ve si sabré cuidar criaturas! Pepe á Valencia? Ya va para medio año. DOCTOR. (Que ha estado escribiendo silenciosa- tos útiles para el mejoramienLA P. (impaciente) -Mire usted. Ha cumplido mente) -Ahí tienen el plan por escrito. cinco meses el día 8 de este mes. La quise LA S. (mimosa. -Un millón de gracias, doctor; to de la vida so criar, pero con los disgustos y una cosa y volveremos pasado mañana, si á usted le pa- cial. Una de sus constantes preocupaciones fui otra, me quedé sin gota de leche. rece. Ya nos dirá entonces cuánto es su tra- siempre el porvenir de la raza, y las Memoria: LA S. -La niña se criaba perfectamente. Tobajo. ¡Ah! y si, lo. que Dios no quiera, la niña de higiene premiadas versarán acerca de asun maba el pecho, su buen biberón y su sopita se pusiera peor, ya iría usted á verla, ¿eh? tos más ó menos relacionados con la infancis del caldo del cocido, como una persona Vaya, pues, tanto gusto en haberle conocido. y la juventud. mayor. El ejemplo del Dr. Roel merece ser imitado El día próximo va usted á fijarse en esta hija y enaltecido. DOCTOR. ¿Y la daban vino? mía. LA S. -Aguado y con un bizcochito de espu- LA P. (ruborosa) -Mamá, que estamos quitanma. ¡Si viera usted lo que le gustaba... Pero do á este caballero un tiempo precioso. el pecho no hay quien se lo haga tomar. Esta LA S. -Tienes razón. Hasta pasado mañana, ó ama es la cuarta, ha criado una sobrimta si le parece mejor, hasta el sábado, para que mía. Es muy buena. Tiene una atrocidad de veamos cómo le va el plan. (Medio mutis) Ah! leche. Ya me acuerdo del nombre de su dienta La N estos días se han presentado en bas T NODRIZA. -Como que no doy abasto á la ropa, señora de Bermúdez. ¿Se acuerda usted, tante número casos de parotiditis ó pa qne la tengo siempre chorreando. (Con orgu- doctor? peras, dolencia que consiste en una inllo. La niña la vomita toda de puro llena. DOCTOR. -No hago memoria en este instante. flamación de las parótidas, glándulas, DOCTOR. ¿La han pesado ustedes? LA S. -Ven mstedes á tantas... Por cierto que el salivares situadas detrás y por deba LA S. -NO señor; dicen que cuando se les pesa sábado pjuede ser que vengan con nosotras jo de los pabellones de las orejas. se mueren. unas amigas americanas que están muy deEs una enfermedad que no ofrece gran La P. ¡Pero si no sabe usted cómo estaba esta MALA POSICIÓN DEL NIÑO licadas. ¡Gente millonana! importancia, cuidada á tiempo, de pronóstico beniña! Era una hermosura... en tres días, como LA P. -Por Dios, mamá... quien dice, se ha quedado que es una com- LA S. -SÍ, vamonos; quede usted con Dios, nigno, y que importa diferenciar de los infarun recién naeido. Hue a toda descripción. En tos escrofulosos. En ocasiones se presentan pasión. Desfájela, ama. (Aparecen unas fieme- doctor. otros números se indicará la manera de vestir cillas encogidas, demacradas, rojizas y te lidas de DOCTOR (dando la mano á las señoras, que alarga- con gran aparato de síntomas, que exigen esy de bañar á los niños. peciales cuidados. verde. ron las suyas con desenvuelta cordialidad) -A los Es muy fácil deformar su columna vertebral, Lo que importa saber es que se propaga con pies de ustedes. descoyuntar sus huesos á poco cuidado que se La S. -Otra cosa que no deja de hacer... gran rapidez entre los niños, sobre todo en las tenga con tan tiernos seres. Se les suele entre- NODRIZA. -Como que no me da abasto la ropa. L A P (acercándose con cierto misterio al doctory po- escuelas. Deberán los maestros y los padres niendo los ojos en blanco) ¿De modo qa. n us- aislar inmediatamente los atacados yno permigar á las llamadas niñeras, que carecen en ab- LA P. -Le advierto á usted qme no ha estado descuidada. I a hemos dado jarabe para la ted cree que convendrá á la niña csmbiar tirles el contacto con los sanos hasta tres semasoluto de la paciencia y de la inteligencia prebaba, polvos para la dentición, porque yo de ama? nas por lo menos después de su curación. creo que está cuajando los dientes. DOCTOR. -Sí, señora, sí. (Aparte) ¡Y de ma- El tratamiento es sencillísimo; pero debe sei DOCTOR. -Y también p rgas para el asiento dre! (Vánse. instituido por el médico por las posibles com ¿verdad? plicaciones, sobre todo cuando acompaña á la LA S. ¿Lo ves? (Radiante. Lo que yo te depapera alguna manifestación inflamatoria en cía... Mira, este caballero eree también que la boca. todo es asiento de baba. DOCTOR. (Severo) -No, señora, no digo eso. LA P. -Mire usted, lo que para mí tiene es una ale un besito á ese caballero. H e aquí la fra fuerte irritación. se de ritual conque las madres pretenNODRIZA. -Como que la boca le arde. den pagar los elogios que hacen á su LA S. -Le hemos puesto ua redaño hace ocho 1 SCUS 1O N 1 N- En la Sociedad de Hihijo. Casi siempre éste se resiste á cumdías, y ahora tomaba un poso de jarabe de TERES ANTE giene se discute un plimentar el mandato. higo chumbo, hecho en casa, para la tos. temarelacionado muy Lo niños no gustan prodigar el beso, NODRIZA. -Como que la suena la flema en el directamente con la infancia. Expuesto ese poema, sin pensamiento trascedenpecho... por el Dr. Ortega Morejón trata de la LA S. -También se la puso sebo en la frente, tal, según dijo un escritor. Presentan la mejilla influencia de la alimentación y del aire pero con el calor se le cayó algo de costra de de mala gana; pero lo frecuente es que se refulibre en la vida humana, y numerosos gien en los brazos de la niñera, huyendo con médicos, entre los cuales se cuentan los señores la cabeza, y temimos que si se la retiraba la mayor ó menor prudencia, y son posos los que Gómez Herrero, Velasco Pajares, Soriano, Mafuera el hmmor á los ojos... abrazan á una persona extraña eon el mismo ñsieco, Sánchez Covisa, Sierra y Zafra, Carazo LA P. -Los tuvo muy malitos cuando nació. LA S. -Además, le ponemos todos los días la- afán con que estrujan y besuquean la cara de la y otros, han hablado extensamente respecto ala vativas de zaragatona y un reparo... Ya le ma ¡ñta. lactancia y á las condiciones alimenticias de H y en esto algo de la sensitiva que se con- las distintas clases de leche. he dicho á ésta que cuando se recargue le trae aate un brusco contacto; pero en general ponga sinapismitos... es movimiento instintivo de defensa, porque NODRIZA. ¿La puedo vestir? un beso, que es la más noble expresión de I OS NIÑOS DE LA rLa Sociedad protecto DOCTOR. -Espere un momento. A a el o s niños va des (Pesa á la niña, después de examinarla, con pro- afecto cuando es sincero, puede ser el origen PROTECTORA arrollándose con vigo fundo estupor de las tres mujeres. Reconoce la leche de graves niales. Muchas enfermedades se pro- roso empuje. Deseosa la Comisión Ejecutiva de la nodriza, y mientras ésta, de mal talante, em- pagan por ese medio, con lo cual queda de- que los niños recogidos en el Refugio no estén pieza á empaquetar la criatura, que se desgañifa, mostrado que ociosos, ha establecido una imprenta, habiénlos niños dedice) BUENA POSICIÓN dose publicado ya un número confeccionado DOCTOR. -Pues bien, señoras mías; todo cuan- muestran máf por los asilados. Al mismo tiempo á las niñas sentido prácti to tiene la pobrecita niña depende de una cisas para cuidar al niño y son frecuentísimos se las dedicará á aprender todo lo necesario mala alimentación. No hay tal asiento, ni co que sus bae los casos en que las infelices criaturas sufren para la vida de familia, pues la aspiración de la nos papas. Que tales dientes. Importa que no tome más que en tales manos pasión y acaso muerte. Sociedad es que sus protegidos obtengan coese tema esta leche, pero con método. Sería de desear que en los Asilos é Inclusas se locación decorosa al llegar á la trabertad enel ánimo de educasen á estas muchachas convenientemen- LA S. (muy seria) -Le advierto á usted, qme eso todos los revé no puede ser. Está siempre pidiendo teta y te, y aprendiesen á su vez las futuras madres no se la va á dejar que se apodere de la cria- lalacostumbie tan útilísimo arte. tura una gran debilidad y no consigamos de la mayoría de l a s gentes después que levante cabeza. de remios Roel. -Sociedad Española de HiLA P. interrumpiendo) -Dile á este caballero pedir permigiene. Colección de Memorias premiaCUADROS REALES que ya tomó el aceite de hígado de bacalao; so á los que das (curso de 1906- 1907) pero que no la sienta. Yo creo que podía to- acompañan á Número 1. Causas que debilitan el aesmar un vino francés que me entona mucho... un n i ñ o para arrollo de la pubertad, por D. José GonzáDOCTOR. -No, señora; nada de eso. Tienen que besar á éste. lez Castro, médico municipal de MiraEn el extransuprimir todos esos jaropes y someter á la bel (Cáceres) niña á un plan sencillísimo. Por la noche no jero no se besa á los niños, especialmente en el abineté de un médico. -Mesa ministro. -Núm. 2. La sífilis como causa de degeneración Norte de Europa En Polonia, por ejemplo, es debe mamar más que dos veces. Armario librería, etc. etc. costumbre severa. Recuerdo que las hermosas del individuo y de la especie, por el Dr. D. Luis LeLA P. (secamente) -Ya lo oye usted, ama. (Entran dos señoras. La mayor, de edaa NODRIZA. ¿Y quién la calla si no es con la teta? niñas de la distinguida poetisa Sofía Casanova, cha y Martínez, catedrático, por oposición, de indefinida, obesa, rostro sonriente, pelo tecasada con un ilustre escritor polaco, decían á Medicina legal de la Universidad de Valla (La chica continúa berreando. Nueva mamada) ñido de rubio, traje de moda, sombrero con LA P. (con benevolencia) -Pues que se acostumcuantos se acercaban á ellas, durante su estan- dolid. grandes plumas, guantes usados; apesta á Ambos trabajos son de suma importancia, bre ¿no es verdad, doctor? Como no tenemos cia en Madrid hace años: A las niñas polacas perfume barato. La segunda, unos veinte, la niña en casa va á ser difícil eso de las ho- no se las besa nunca Palabras que dejaron están escritos con claridad y concisión y condelgaducha, morena, francamente pintada; tiene ras. Está en el campo... en Getafe... aquellos suspensa y corrida á más de una señora mi- tienen notables enseñanzas. ara de muñeca, Pone los ojos en blanco cuando haSe distribuyen gratuitamente en el local di aires... y como esta mwjer es de todaj con- mosa. bla, haciendo mohines. Traje form. sastre. Se diriAbundando en estas ideas el escritor y ar- la Sociedad, Montera, 22. fianza... gen á una tercera persona, diciendo ai paño) tista, que oculta su nombre con el seudónimo LA S. con emoción) -Y porque no puede hacerse idea de lo nerviosa que está esta hija mía. de Kancato, mandó fabricar unos dijes, semeEspere usted, que ahora la llamaremos. Valor nutritivo de la leche esterilizada. -Comutn ¡También tiene usted que verla un día des- jantes al grabado que acompaña á estas líneas. -catión presentada al II Congreso de las Gotas A SONRIENTE. -Venimos recomendadas por Ignoramos si se han puesto á la venta, si me- de Leche, celebrado en Bruselas, por D. Rafee 1 pacio y registrármela bien. No come... no una amiga á quien ha curado usted su niño. recían los honores de la moda; pero, sea como Ulecia y Cardona. duerme... ¡No recuerdo su nombre en este momento, pero viTÍa en el barrio de Salamanca y le LA P. con solemnidad) -Que se ponga bien lafuere, conste que debemos respetar la instintiOpúsculo de 16 páginas con grabados intertraía al pequeño cada tres meses... (Pausa. niña es lo primero, que yo no necesito más va y pudorosa protesta de los niños, no besán- calados en el texto, demostrativos de las vendolos, á fin de que el tierno poema de que se tajas de la alimentación ordenada. que verla buena. ¡Qué cura hizo usted tan buena, doctor! Yo creí que no salía... ¿No cae usted en quién LA S. ¡Ah, no, pues tiene usted que ponérme- habló, no tenga peligrosas consecuencias para la un plan! La niña continúa llorando en la so- la salud de tan delicados seres. ¡digo? Era una familia muy nombrada... La bre agudo) Los besos de los niños los crió Dios, como conocí al venir de Manila... ¡Jesús, qué cabeza dice Lego, vé, para enjugar las lágrimas de las LA P. (impaciente) -Ama, saque usted la niña la mía! ¿No te acuerdas tú? para que nos entendamos. (Salí la nodriza. madres en sta vida de dolores y miserias. i PINTADA. -Mamá, por Dios, no entreten- ARTE DE CUIDAR A LOS NIÑOS EL DR. ROEL LA SALUD DE LOS NIÑO? B LOS BESITOS DICHOS Y HECHOS BIBL 1O GRAFIA UNA CONSULTA