Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
014 B C. DOMINGO i5 DE MARZO DE 1908. OCHO PAGINAS. UDJCION 1. PAGINA 3 Los marinos austro- húngaros en Madrid- De derecha á izquierda, sentados: capitanes de navio Bourguignon, Montaner (español) almirante Ziegler, capitán de navio Estrada (español) capitán de corbeta Marchetti; de pie: capitán de navio Sobral (español) teniente de navio Neuffer, capitán de corbeta Drexel, capitanes de navio Niegpvan, Lanjus, capitán de co beta Dassenbacher y teniente de navio Peter. FOT. ABC Revue tiene que ser forzosamente inmortal. durito como unos hombres. Para éstos, el Entile Bergerat se pasa la vida dando al- bello ideal es que vayan pocos inmortales, dabonazos en el palacio Mazarino, sin son- porque así se reparten los 200 francos entre seguir que le reciban nunca, porque en Pa- menos personas y cobran mayor cantidad. rís, como en Madrid, la Academia es eL feu- Cada vez qu se celebra una sesión estas A París le ba 1 OS TRES INinteresáis ¿o extraordinariamente do de unos cuantos señores, que si á veces hormiguitas discurren innumerables trucs MORTALES e sta triple elección ce- se sienten generosos concediendo, magná- para impedir que haya muchos concurrenr lebrada en la Academia, primero por el nú- nimos, la inmortalidad á hombres como tes, y así ¡resulta que á la mayor parte de las mero de sillones vacantes, y después porque Donnay y Richepin, en otras ocasiones juz- sesiones no acuden más que ocho ó nueve los trabajos que los candidatos á la inmor- gan que es más digno de este honor un académicosHay inmortal que una vez anunciada la talidad venían realizando desde hace tiempo personaje mediocre, y le imponen sólo por darse el placer de experimentar su omnipo- fecha- de la sesión, espera al último i asíante han trascendido al público. tencia. y hace saber á sus compañeros por medio Los sillones vacantes eran el de Berthelot, Y. sólo con el objeto de asegurar la elec- de telegramas, que la reunión se ha suspenel químico célebre; el de Sully- Prudhomme, el poeta trascendental, y el de André ción del señor de Charmes y de derrotar á dido. Otro mínda un suelto á la Prensa diTheuriet... Presentábanse Francis de Char- Emile Bergerat vinieron á París para tomar ciendo que üéne un hijo eon escarlatina, iV mes, Entilé Bergerat, Henri Poincaré, Char- parte en la votación, el cardenal Mathieu, pero que á pesar de esto asistirá al siguienles de Pornarols, Jean Aicard, Henri de uuc c. x. en Roma; el vizconde deVogue, te día á la sesión convocada... NaturalmenRegnier, Edmond Harancourt, Jean Riche- que vive lejos d e París; Pierre I oti, que te, los demás no quieren exponerse al conpin y Augusto Dorchain... Este último de- anda siempre dando vueltas al mundo, y tagio... Yo no sé 5i estas diabluras académicas cidió retirarse dos días antes de la elección, Alejandro Ribot, que se hallaba conraleciente en Italia... Ahora que ha triunfado la tendrán, algún fundamento serio ni si serán convencido de que iba á hacer el ridículo. Revue des Deuív Mondes, podrán regresar tranEl resultado ya le saben ustedes por los quilos y satisfechos, mientras Emile Berge- invenciones maliciosas; pero lo que si puetelegramas enviados el mismo día. Para ocu- rat, desterrado de la Academia, como antes do asegurar es que no hay poeta, autor, nopar el sillón del químico Berthelot han ele- lo fue dé la escena del Teatro Francés, con- velista, polít. co ú hombre de iencia en gido los señores académicos á Mr. Francis tinúa escribiendo obras maestras en verso y Francia que ao aspire á ser inmortal sólo de Chames; reemplazará á Sully- Prudhom- prosa, que no le publicará nunca en su Re- para darse el gustazo de pronunciar el disme Mr. Henri Poincaré, y se sentará en la vue éí señor de Charmes, el político y diplo- curso de entrada y poner después en las obyas que piLblique el consabido renglón: poltrona de André Theuriet el poeta Jean mático inmortal. De la Academia Francesa. Una vez conRichepin... Es decir, que al químico le subs ¡Cómo ha de ser! En cambio, París entero seguido esto, ao vuelven á acordarse de atratituyen con un señor como Mr. de Charmes, que después de haber sido político, di- ha saludado con respeto á Fran ois Coppée, vesar el río para ir á la Academia Y para tan poca cosa maldito si valía la plomático y otra porción de cosas más, re- que entre dos médicos ha ido á la Acadesultó director de la Revue des Deux Mondes; mia, apenas sin convalecer de larga y cruel pena de hacei tanto ruido y de intrigar tanen el lugar del poeta colocan á un matemá- enfermedad, para votar al poeta predilecto, to como en eista ocasión se ha intrigado en tico formidable, á Mr. Poincaré, y al literato para vigilar la elección del poeta amado; de teatros, periódicos y salones con motivo de y novelista André Theuriet le reemplazan Jean Richepin, que entra en la inmortalidad la triple elección, inmortal... con su obra genial y ruidosa, de músculos on un poeta: Jean Richepin. JOSÉ JUAH CADENAS. París, Mario. Parecía lo natural que hubiesen ofrecido y fuego, de hierro y sangre, de alma y vida. Y Fransois Coppée, después dé ver al á Poincaré el sillón de Berthelot; á Charxnes el de Theuriet, y á Richepin el de Sully- poeta triunfante, ha vuelto á caer rendido en DEL DOMINGO. Prudhomme, ¿no es verdad? Pero los aca- el lecho, aniquilado por el esfuerzo... aBOMBA! l démicos franceses tienen sus razones para Dero es el caso que nadie se explicará es ¿Verd ¡d, queridos lectores, obrar de distinto modo. Es obligación del que es n. ucho sobar ya so tas luchas por conseguir un sillón bajo académico elegido hacer la apología de su de dos bombas y tres bombas predecesor, y para buscarles dificultades la cúpula... Todos estos señores académicos y estar con el agua al cuello? arreglan las cosas de manera que tenga que ponen rara vez los pies en la Academia, y, ¿Verdad, queridos lectores, pronunciar un matemático el elogio de uri una vez hecho el discurso de ingreso, no que es ei. tal procedimiento poeta... Pequeñas distracciones que los in- vuelven á cruzar el río más que los dias de indigno de pueblos cultos mortales se proporcionan, con su poquito de elección... civilizados y- serios? Claro que la utilidad que les reporta el mala intención. ¿Verdad que excita los ánimos? ser académicos no es nada envidiable, pues ¡Verdad que crispa los nervios ver que no se pasa día I- I an quedado á la puerta en esta ocasión sólo disfrutan una subvención de 200 fransin que no leamos esto? Entile Bergerat, Jean Aicard, Edmond cos por sesión, que Ijan de repartirse por ¡Dos- bombas en Cataluña! Harancourt y Henri de Regnier, y, en cam- partes iguales entre los asistentes, de mane ¡Tres bombas en el infierno... bio, ha sido elegido el señor de Charmes, ra que si los 40 académicos acuden como es ¡Bomba va, con tanta bomba que ocupa un sillón en la Academia porque su obligación, tocan á cinco francos por caembomb izado está el pueblo; desempeña la dirección de la Remie des Deux. beza. ¡No es para arrastrar coche! no es sistema el tal sistema Mondes... Esta es la única razón... I,o s aca- Sin embargo, hay unos cuantos académiincivil d 1 bombardeo, démicos han decidido que el director de la cos que no faltan jamás y van á ganarse el porque c e seguir las con DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C E Ñ PARÍS como aquí se están poniendo, mejor están en Bombay, mucho mejor, ya lo creo, y en la propia Cafrería vivirán con más sosiego. Va rayando en chifladura; yo mismo, sin ir más lejos, ya digo: ¡mil- y mil bombas! cuando no estoy de buen genio y es que se contagia uno sin darse uno cuenta de ello, tal es la tensión nerviosa que en mí el explosivo ha hecho r que por mi gusto sería de buena gana bombero, no de los que echan las bomban, de los que apagan los fuegos, y ya gasto, casi siempre, btmba, una btmba de pelo y hoy visto áé bombasí. Y mis dulces predilectos son los bombones; la BomH es mi campo de recreo, y siempre han sido los Bombas en el arte de Frascuelo, por su valor y elegancia, mis más preferidos diestrosSi la zambomba no fuese tan ridículo instrumento, sería de la zambomba un insigne zatnbombero; uso pantalón bombacho, que me está muy mal, por cierto, porque estoy hecho un zambonibo, dicho sea con respeto. Y ya que de bombo hablo, el bombo es un instrumento que ahora priva, porque el bombo. según me enseñó el maestro, es masculino de bomba, jy perdón por el bombeo gramatical, ¡me parece que á bombearse hay deredto! En fin, queridos lectores, en vista de todo esto, la Asociación de la Prensa tampoco quiere ser menos, y para su gran corrida, que será de las de mérito, ha contratado dos Bombas para mayor lucimiento; ¡dos Bombas! no hay que asustarse, dos Bombas saldrán al ruedo; Ricardo Bomba segundo y Manuel Bomba tercero. Y punto, basta de bomboSi bombazos y bombardeos, y á aquel que tire una bomba, bombardearle al momento. ANTONIO CASERO n t loi los artículos novedad, por contratos especia lea con la fábricas extranjeras. Hijos do A. Magdalena, Avenal, 15, esquina á Bor tadore Camisas para frac, S pesetas. Grandes rebajas de precios