Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 1.010 A B C M I É R C O L E S 11 D E M A R Z O D E 3908. O C H O P A G I N A S E D I C I Ó N i. PAGINA 3 L... T VV r Barcelona, La inauguración de las bras de reforma de la ciudad. Casa núm. 71, de la calle Ancha, con cuyo derribo inauguró ayer S. M el Rey ¿os trabajos de apertur de la Gran Vía A. En el grabado se ven las tribunas desde las cuales presenció la ceremonia el elemento oficial, y Ja líns- que señala el eje de Ja nueva calle. desgraciados que no tienen lecho ni abrigo, en un arranque de sublime amor á su tierra espa J ace unos. días leí una noticia, al parecer in- ñola, en defensa de cuya integridad acababa significante; para muchos pasó segura- de ver morir á los suyos, y con coraje de leona mentesdesapercibida, y, sin embargo, si resulta herida, que ansia vengar la pérdida de sus cacierto, si no es una fábula lo que aseguraron chorros, contestó altiva y serena: ¡Viva Eslos periódicos, es realmente una vergüenza papa! un ¡viva! que debió vibrar hasta en lo más alto de los cielos, y debió también traer á que haya llegado á suceder. La noticia- decía así: Entre los pobres reco- la memoria la locura sublime de aquellos homgidos en la calle se encuentra la heroína de bres y de aquellas mujeres que hace cien años Punta Brava y no añadían más, quizá porque morían antes que renegar de su patria, frente después de lo dicho, los comentarios sobraban; alEjército francés. Y lo que hicieron luego con el hecho por sí solo era. suficientemente elo- ella fue espantoso, fue terrible: cortaron á cercén su cabello, la acribillaron de, machetazos, cuente para necesitar más frases... Y, no es un afán de patriotería el que me mue- la cortaron la lengua, y ensangrentada y move á protestar en estas líneas de ello, no; es ribunda dejáronla abandonada allá junto á sencillamente que se subleva mi alma españo- aquel ingenio donde había vivido dichosa y la ante una injusticia áemejante, y que el bal- tranquila y que tales horrores presenció aquel dón que cubre á quienes han permitido á la día. miseria rodear de tal suerte á una mujer que Recpgida, y después de grandísimos sufrimerecía otra recompensa, nos alcanzaría á to- mientos, embarcó para España... quizá pensó dos los que, pudiendo, no intentásemos levan- al hacerlo que las señales honrosas que la desta la voz, y con toda la energía de nuestro co- figuraban hasta el punto de convertirla en uña razón indignado, pidiésemos cesase lo que, vieja antes de cumplir los cuarenta años- -sevuelvo á repetir, constituye una verdadera ver- gún dijeron los periódicos de Barcelona cuangüenza para España. do desembarcó en dicho puerto, -que aquí iba ¿Qué hizo, pues, la heroína de Punta Brava? á encontrar un bálsamo moral en la ayuda y preguntarán algunos, ignorantes del hecho, ó en la recompensa, que estaba en derecho á esque lo olvidaron entre tantos como ocurrieron perar, a sus enormes desgracias. Pero pronto debió- desengañarse; recuerdo durante, la insurrección cubana que precedió á la guerra hispano- yanqui, que terminó con el que apenas fundada en Barselonala hoja Manos Blancas, me enaargaron hablase de ella y poderío español en las colonias antillanas. Ya el nombre de heroína con que se la cono- se abriese- -como sa hizo- -una suscripción en ce, nos indica que hizo algo más que natural, El Liberal de Barcelona, porque no tenía remás que sencillo: hizo una heroicidad, y una cursos ninguno. X, a suscripción dio algún resultado; después nación que se tiene en algo, que se respeta un poco, no puede permitir que anden sus héroes quedó de nuevo olvidada, y ahora, llegada á la meta de su penosísimo calvario, se ve oblivagando por las calles pidiendo limosna... Esta mujer, cuyo nombre no recuerdo ahora, gada á salir por las calles en demanda de una acostumbrada á oiría llamar siempre por el limosna para acallar su hambre... ¿No es verdad que es una vergüenza? que adquirió con su valentía, vivía en la. isla ¿No os parece que deben ser muy amargas de Cuba, en uña de cuyas provincias poseía un ingenio, en el que habitaba con su marido y las reflexiones que se haga la heroína de Pundos hijos. Sobrevino la insurrección, y un día ta Brava, al verse en esta situación, y que quiapareció por el ingenio, la partida de Quintín áá, quizá porque el hambre és mala consejera y Banderas con éste á su frente; aconteció lo que la ingratitud hace mucho daño, haya días en en muchas ocasiones había acontecido: se tra- que se arrepienta de lo hecho y piense que no bó una lucha sangrienta, cayeron muertos el valía la pena por una nación que de tal suerte marido y los dos hijos de la pobre señora, la abandona, el nerderlo todo, absolutamente arrasaron el ingenio, y conducida á presencia todo? de Quintín Banderas, éste la incitó á que gri Es urgente que aquellos que pueden remetase: ¡Viva Cuba libre! á cambio de cuyo diar el mal camsado hasta ahora, ¿lo remedien; grito le ofrecía la libertad y la vida... Y la que si es cierto que entre los pobres se halla, precihoy anda recogida entre el montón de seres so es que se la recoja y se la socorra en otra v FOT. BA 1. L L, I ¡QUE VERGÜENZA! forma que la que se usa con los restantes po- diversos coméntanos, conviniendo el pública bres; que se la lleve á un. asilo donde pase el en que si lo dicho por la niña es rigurosamenresto de su triste existencia, al menos sin ca- te exacto, más favorece al padre aue lo oerrecer de pan; pero á un asilo en el cual se la judica. atienda; es lo menos que debe España á una Uno de los testigos aseguró haber oído á u; i mujer que se lo dio todo sin vacilación nin- conocido que alguien visitaba á Carnieu A guna. ausencia de su. esposo. Llamóse al que tal caiUna nación que olvida á quienes sacrifica- go había formulado, y lo negó; la defensa soron sus amores, su hacienda, hasta sa vida por licitó un careo y en él insistió en tari atrevidas seguirla, lo mismo en sus alegrías que en las afirmaciones, aunque atribuyéndolas á un ve J horas- de dolor y vencimiento, es nación que ciño cuyo nombre ignoraba. no puede engrandecerse, que no puede levanEl fiscal, Sr. Moreno, quiso concretar el oritarse de su postración, porque el desagrade- gen del referido rumor; pero rio pudo consecimiento no fue nunca patrimonio de los seres guirlo, -y pidió, por tanto, qae se hiciera consnobles y bien nacidos. tar en acta que se trataba dé habladurías i No sé lo que conseguirán estos renglones es- vecindad. critos con el corazón; á los que tienen el poder Comparecieron después varios testigos; cide convertir mi súplica en realidad, les pido tados también por la defensa, y se dió, por terque lo hagan á fin de que de labios de mu- minada la prueba con la lectura de algunos dochos- -á los cuales se lo oí repetir- -no salga la cumentos de escaso interés. misma frase con que encabece mi escrito: ¡Qué Hoy informarán el fiscal y el derensor, seííN j r vergüenza! Ortiz. Y á fin de que la pobre mujer que creyó encontrar en España la recompensa merecida no f j N INFANTICIDIO En la Sección cu ai la celebróse la vista cte sienta en su alma arrepentimiento por su heroica conducta, y recordando la frase de su una causa por infanticidio. verdugo. Sigritas ¡viva Cuba libre! te dejaré la I a prueba demostró que la acusada, que es una sirviente, obró más por ignorancia yüii- évida y la libertad- no murmure con desaliento y desesperación. Otra cosa sería para mí si lo do que por maldad, y el Jurado emitió Tin veredicto de inculpabilidad, como había solícítq hubiese gritado. do el defensor, Sr. Sánchez Covisa. MARÍA DE ECHARRI La Sala dictó sentencia absolutoria. ¡I OS M O N E D E R O S La vista de esta jcáii FALSOS sa continuó a y- et tarde y termine DARRIC D 1 O Ayer continuó la vista de la causa P O R r F i o i seguida muerte los procesados. contra hoy. El fiscal retiró la acusación para dos- de POK CELOS J e s ú s A g u a d o p o r U PASANTE N de su esposa. Declararon numerosos testigos; pero realmente ninguno de éstos pudo afirmar nada que concretamente constituyera un cargo contra la infortunada Carmen Manjavaca. Únicamente una hija de la víctima manifestó, al ser interrogada por el fiscal, algo que venía á confirmar las sospechas que acerca de la A ios señores fotógrafos de profesióaa y ú fidelidad de su esposa tuvo siempre el procelos afieiouados que envíen ú la Redaccúíii sado. Se trata de una niña de cuatro ó cinco años, í e A S í! fotografías sobre algún asunto He que, por lo visto, acompañaba á Carmen con interés y de palpitante actualidad, se les frecuencia, y aseguró que su madre le había abonará DIEZ PESETAS por cada prixehi rogado en diferentes ocasiones que nach dijera que publiquemos. á Jesús de lo que veía y escuchaba. Esta declaración fue oída con interés por el AS pie de cada fotografía se indicará el público; pero acerca de ella hiriéronse muy nombre de su autor. TRIBUNALES