Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, MARTES lo D MARZO DE 1908. NUMERO S U E L T O 5 CÉNTIMOS MM) é íil 4 M H N- -I I N w i w n tjft CRÓNICA UNÍ VERSAL ILUSTRADA. A ÑO IV. N Ú M 1.009. W f) S 2. É P O C A MADRID AL DÍA J NTERVENCION DEL KAISER EN LA P O L Í T I C A IN- A B C EN BARCELONA ESPERANDO AL REY LUNES, 9 1 1 N El espíritu de la contradicción, tan español, sigue triunfando. Por no estar conformes SENADO iESlON D E L D Í A 9 Se abre la sesión T v! T n o álas tTcsymcdia, D E MARZO D E 1908 bajo la píesiden! cia del Sr. Azcárraga. E n el banco azul están el presidente del Consejo y los ministros de Fomepto. Estado, Gracia y Justicia y Hacienda. La Mesa da cuenta al Senado de haber entrado en el quinto mes de su embarazo S. M. la Reina. REPOBLACIÓN FORESTAL Bl ministro de F O M E N T O de uniforme, sube á la tribuna y lee un proyecto de ley para la conservadón de montes y repoblación forestal. Hecha la consulta, se acuerda (jue este proyecto pase á estudio de la Comisión nombrada para entender en una proposición del marqués de Camps acerca de repoblación forestal. RUEGOS Y PREGUNTAS C R Ó N I C A T E L E F Ó- H e m o í i llegado I perfectauíeiite NICA D E NUESTRO sin más novedad ENVIADO ESPECIAL q u e el natural c a n s a n c i o d e doce horas de tren. Kn él han llegado, además de los periodistas madrileños, los duques de Arión y de Tovar, el ex ministro de Marina Sr. Concas, D. Prudencio Rovira, secretario particular del presidente del Consejo, el senador Sr. Parres y otras personas conocidas. Descendemos en el apeadero de Gracia, con un tiempo espléndido, primaveral; el cielo azul, limpio de nubes; el sol, brillante; los balcones, abiertos; las calles, llenas d e transeúntes. Como es de suponer, nuestra primer preocupación es encontrar alojamiento; tarea en verdad más ardua de lo que sospechábamos, porque todos los hoteles están llenos. Al fin hallamos dos habitaciones disponibles en uno de la Rambla, punto magnífico para nuestra información, porque se encuentra próximo á la Capitanía general, en donde se alojarán el Rey y el presidentente del Sonsejo. Dejamos las maletas, cambiamos de ropa y nos lanzamos á la calle á proveemos de los ases especiales que h a n de garantirnos la lire circulación. Por las rápidas conversaciones que sostenemos con algunos conocidos que tropezamos en la calle, deducimos, superficialmente al menos, que la opinión de la ciudad acerca del viaje regio és excelente. Esta primera impresión personal la confirmamos luego al hojear los periódicos de la mañana. Todos ellos hacen vivas protestas de la hidalguía, nobleza y hospitalidad del veciüdario barcelonés. Por lo menos hay dos cosas que son evidentes: que la campaña alarmista llevada á cabo estos días por algunos elementos, h a surtido u n efecto contraproducente y que Barcelona, como todo Cataluña, estima y agradece la atención y el interés que di Rey le dedica con sus visitas. Extiéndese la creencia de que esta última estaba acordada en principio hace dos meses, cuando se cambiaron las notas de cancillería sobre el viaje de la escuadra austro- húngara. Nuestra primera visita fué al gobernador. Ossorio y Gallardo nos recibió como siempre, cariñoso y amabilísimo, nos dio los pases que solicitamos y nos ofreció cuantas facilidades le pedimos. E n todas las oficinas del Gobierno hay una actividad pasmosa. Desde hace ocho dias anda allí todo el mundo d e cabeza, y como el mejor p r e d i e a r es F r a y Bjemplo, el gobernador se h a impuesto la tarea de trabajar dieciocho horas diarias. E n todos los pasillos del Gobierno campean á la vista del publico, con letras muy grandes, m u y negras y m u y d a r á s unos letreros, en los cuales se advierte que es inútil perder tiempo en solidtar destinos ó diñero, porque el gobernador, desgradadamente; no dispone de lo uno ni de lo otro. Claro es qué la idea no es nueva, porque y a en tiempo de la República colocó unos análogos en el Gobierno de Madrid D. Nieolás Estévanez; pero de todos modos, el aviso es útil, y demuestra cuál es el criterio de Ossorio y Gallardo. Desde el Gobierno nos fuimos á la Capitanía, en donde el general Linares nos entregó otras tarjetas para circumr entre la tropa, que nosotros guardamos cuidadosamente en la cartera, convencidos de que cuando llegue el momento preciso dé utilizarlas n o nc servirán absolutamente para nada. Al atravesar el patio de la Capitanía vimos á Antonino, el simpático chauffeur ñ. D. Alfonso, muy atareado en hacer maniobras, ensayos y evoluciones con el auto para entrar en los arcos del patio, empresa que constituía al parecer u n verdadero tour de forcé. Poseedores y a de nuestros pases, nos dedicamos á almorzar, y después de almorzar ¿qué pueden hacer dos hombres después de almorzar? Ver la escuadra austro- húngara. Nos dirigimos, pues, al puerto, tomamos una barca y llegamos al acorazado almirante. Nos redben con exquisita amabilidad, pero con gran desesperación de Goñi no nos consienten hacer fotografías. La consigna es severa, inapelable, y tenemos que regresar al puerto sin haber impresionado una sola placa. Calles y paseos están llenos de gente que contempla curiosa los últimos preparativos de las iluminadones. Y en una m u y natural y muy legítima tristeza- -la tristeza que inspira la desaparición de todo lo viejo y de todo lo antiguo- -las casas señaladas con rojos manchones, que mañana caerán bajo los golpes implacables dé la piqueta. El programa d é l a ceremonia continúa hasta ahora siendo el mismo que nuestro correponsal telefoneó. Mientras paseo por la Rambla llega hasta mi la noticia de qme ha sido detenido un individuo sospechoso que llegó en el mismo tren que nosotros. Resumen general de mis impresiones de la jornada: creo que no es aventurado profetizar que el recibimiento al Rey no sólo será solemne y raspetuoso, sino tan entusiasta como los de 1904 y Octubre de 1907. Barcelona podrá ontinuar ostentando con orgullo el dictado que le otorgó Cervantes de espejo de la cortesía g con el almanaque, noS hallamos en plena priGLESA mavera, aunque ofidalmente faltan algunos POR CABLE días para llegar á ella. Puede que cuando los DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR calendarios recen primavera, nos sintamos en LONDRES, 9 6 T invierno. 1 a carta del Kaiser. Novedades del día, pocas. E n el AyuntaAnunciase que mañana dará ei ministro miento reunión de asociados para examinar unos expedientes y decir á todo sí, como Cristo de Marina al Parlaméhto las explicaciones pedidas sobre la carta que redbió del emoerador les enseña. La Junta reguladora del pan se reunió en la Guillermo. Entre diputados y lores adviértese viva impropia casa, y determinó que jpor este mes sigamos pagando el pan como hasta aquí. Y paciencia. Coinciden todos en reclamar que diá propósito del pan, la gente viene notando cha carta sea publicada. que ya no se multa á las tahonas; ó no se pu- t j eanión de ministros. blica la lista de los pecadores. Eero es que lo Esta mañana celebraron los ministros una bueno dura poco. Sólo el pan mal y mal pesa- reunión con objeto de sentar los jalones de la do es eterno. contestación que ha de dar el Gobierno al ser E n los Tribunales, vista de un parríeíaio. El interpelado en las Cámaras, acerca de l a t a n drama reviste carácter de un Oteh o de un famosa carta dé Guillermo I I Nudo gordiano. LONDRES, 9 8 N, Resucitó 1 a. política al reanudarse la vida parlamentaria. Se habían anunciado cosas y j p n la Cámara de los Lores. no hubo nada, absolutamente nada. Mn fin, con Lord Tweedmouth h a declarado esta tardecir á ustedes que la única nove dad en el de en la Cámara, que la carta del Kaiser que Congreso fué una puerta giratoria, de aspa. Lo tan censurada ha sido por una gran parte de la mismo que la de Novelty ó la de Ideal Róom. Prensa y de la opinión, era u n documento meVamos, que la Cámara, por ai no, lo recordase ramente personal y privado, y que se hallaba redactada en términos muy amistosos. bastante, parece una pastelería méíS. Añadió que la contestación dirigida al Kai, El Rey marchó á Barcelona. Las calles del tránsito, desde Palacio hasta la estación, estu- ser en 20 de Febrero último, hallábase inspiravieron llenas de gente, qué hicieron al Monar- da en el mismo espíritu. Terminó diciendo i ue se hacen grandes esca una cariñosa despedida. De sucesos, los más notables dos que consti- fuerzos para asegurar las buenas relaciones tuyen u n a oración por activa y por pasiva: en entre el emperador Guillermo é Inglaterra. la calle de Lavapiés ún amante esposó solfea á ámara de los Comunes. su costilla, porque ésta no le da dinero. En la Lord Asquith, respondiendo á la pregunde Ayala, una cariñosa cónyuge hiere á su es- ta relativa á la carta del Kaiser á lord Tweedposo porque éste trata de disponer de los cuar- mouth, declaró que éste, antes de contestarla, tos matrimoniales. La comedia Los intereses crea- la- enseñó al secretario de Nego Íos Extrandos, pero no la de Benavente, puesta en acción. jeros. Y nada más, y menos no puede ser. Ambos convinieron en que dicho documento no tenía carácter oficial y que podía ser considerada como una comunicación particular. F A R S A IRRESPETUOSA Y S A N G R I E N T A TRAGEDIA POR TELÉORAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR USBOA, 9 I O N En Falsas, aldea próxima á Braganza, se ha desarrollad jp un sangriento suceso que, coa apariencias de broma carnavalesca, aunque poco piadosa, ha degenerado en terrible tragedia. Las noticias que se recioen dé aquel lugar, ofrecen los siguientes pormenores: Varios v e d n o s tuvieron la desdichada Idea de organizar una pantomima callejera, en la cual había de reproducirse el horrible regiddio de que fué testigo Lisboa hace apenas u n mes. Entre los actores de ésta farsa figuraban un padre y dos hijos. El padre debía representar el p apel de Joao Franco; uno de los hijos, el del regicida BuÍQa; el otro, el de la reina Amelia; los demás compañeros serían los restantes personajes. Todo se estudió y se preparó minuciosamente. El arma regicida era u n revólver de seis tiros, pero descargado, porque se trataba de una broma. Lo malo para los intérpretes de tan macabro espectáculo, fué que el arma ño estaba descargada como creían. Y comenzó la fundón. Llegó el coche Real á la entrada del pueblo. El supuesto Bui 9 a, convenientemente apostado, avanzó, saltó sobre la capota del carruaj e y disparó sobre los fingidos personajes. El Ijermano del regicida, que hacía die reina Amelia, cayó mortalmente herido. La escena de terror fué indescriptible. El fratridda, espantado de su obra, al darse cuenta dé 4o que había hecho, volvió el arma contra sí; pero los demás compañeros pudieron sujetarle y evitar el suiddio. El suceso h a produddo honda impresión. mm El ministro de GRACIA Y JUSTICIA recoge y contesta varios ruegos y preguntas que en sesiones anteriores le hiciera el obispo de Jaca. El conde de CASA- VALENCIA ruega al ministro de la Gobernación que presente un proyecto de ley concediendo á la mujer el derecho al sufragio. El Sr. LÓPEZ MUÑOZ pide también al mismo ministro que envíe el expediente acerca de una Real orden que se ha publicjado hace poco. La Mesa ofrece transmitir dichos ruegos E l S r L O Y G O R R I entrega u n a exposidón del Ayuntamiento de Gandía acerca de los ferrocarriles secundarios. Luego se ocupa de los tres decretos del ministro de Marina, relativos al pkse á la escaía de reserva de los Sres. Boado, Gutiérrez Vega y Loygorri, y hace ver el error que hay en este último decreto, y pide que el presidente del Consejo aclare el asunto, ya que no está el ministro d e Marina. El Sr. MAURA se excusa de responder á cosas en cuyo detalle sólo está su compañero el general Ferrándiz, y espera que éste contestará. na nota oficiosa declara textualmente que UNA INTERPELACIÓN es falso que los Gobiernos inglés y aleEl Sr. RODRIGAÑEZ explana su anunciada mán cambiaran impresiones y a acerca de la reducción de los armamentos navales y sobre interpelación al ministro de H a d e n d a sobre asui tos de este departamento. la carta del Kaiser á lord Tweedmouth. Las disposiciones de Inglaterra acerca de Después de un discurso del Sr. RODRIGAlos armamentos? navales permanecen inalte- ÑEZ, que dura una hora, se suspende el debato hasta mañana. radas. Se entra en la orden del día. Es falso que el incidente actual pueda enSon tomados en consideración varios profriar en lo más mínimo las buenas relaciones yectos de carreteras y el del ferrocarril del Tiexistentes entre los dos países. Es de suponer que el inddenté quedará ter- bidabo á Valvidriera. Se votan definitivamente otros proyectos de minado con las declaraciones hechas ante el carreteras, y, después de fijarse el orden del Parlamento. día para mañana, se levanta la sesión á las d n c o y cuarto. u EL VIAJE DEL REY Calida de Madrid. Ayer tarde, á las seis y algunos minutos, salió el Rey con direcdón á Barcelona, acompañado del presidente del Consejo de ministros y de los altos servidores palatinos, de séquito. En Palacio fué despedido el Soberano por las clases de etiqueta, que para tal fin se congregaron ofidalmente en la Cámara. D. Alfonso también se despidió de su augusta esposa, pues el estado en que se halla doña Victoria n o la consintió bajar á la estación, como hubiera sido su deseo. Organizada la comitiva, ésta se dirigió á la estadón, yendo el Rey y sus acompañantes en carruajes descubiertos. Vestía el Monarca uniforme d e capitán general, con pelliza y ros enfundado, acompañándole la Reina madre. En otros carruajes iban las infantas doña Isabel y doña María Teresa, y los infantes don Femando, D. Felipe y D. Raniero. Formaban parte del séquito el duque de Sotomayor, los marqueses de Sanfelices, Torredlla y Viana, los eondes del Serrallo y del Grove, el general Boado, el comandante Echagüe, la duquesa de la Conquista y la condesa de Mirasol, cerrando la comitiva una sección de la Escolta R e a l Durante todo el trayecto comprendido entre d Fídado Real y la estación del Mediodía, una apretada muchedumbre aclamó á D. Alfonso, ue saludaba cariñosamente, mostrándose satisfecho por las manifestaciones de cariño de que era objeto. Minutos antes de la hora indicada para la salida, llegó á la estadón la Real familia. En la sala de espera y en los andenes era totalmente imposible dar u n paso; en ellos se habían congregado, además del elemento oficial y palatino, generales, jefes y oficiales de todas la armas, Cuerpo diplomático y senadores y diputados en gran número; éstos últimos, por mediar la drcúnstancia de haberse suspendido las sesiones de las Cámaras. El Rey revistó las fuerzas del regimiento de Llerena, que h a d a n los honores; y pocos minutos después, y tras las despedidas entre Su Majestad el Rey y las personas de su augusta familia, y de los saludos que D. Alfonso prodigó entre los concurrentes al acto, subió el Monarca al vagón á los acordes de la Marcha Real y entre los ¡vivas! calurosos del distinguido púbhco que llenaba, como hemos dicho, el andén. Mientras el tren salía de agujas, permanecieron en alto los sombreros y se agitaron muchos pañuelos en señal de adiós. El Monarca correspondía, sonriente, asomado á la ventanilla del sleeping, agitando ambas CONGRESO q E S I O N D E L DÍA 9 D E A las tres y meM A R Z O D E 908 dia y cinco decíay ra abierta el señor Dato la sesión, aprobándose el acta de l a anterior. (Gran concurrencia de diputados, especialmente en los escaños de la mayoría. Las tribunas, también muy animadas. E n el banco aztü los ministros de la Gobernación y Marina. NECROLOGÍA Queda enterada la Cámara de varias comunicaciones, entre ellas la que participa el fallecimiento del Sr. Quiroga Ballesteros. El Sr. DATO hace el elogio del finado, ensalzando sus dotes personales y los servicios que prestó á la patria y á la Monarquía. Recuerda los cargos que desempeñó y propone, como se acuerda, que conste en acta el pesaine de la Cámara. El Sr. GASSET, en nombre de la minoría liberal, pronuncia un discurso de sentidos tonos, haciendo cumplido elogio de la inteligencia, la lealtad y la sinceridad de convicciones con que brilló en la vida pública el Sr. Quiroga Ballesteros, cuyos servicios al partido liberal- -dice- -fueron realmente extraordinarios El Gobierno, por boca del Sr. LA CIERVA, se asocia á estas expresiones de sentimiento y de alabanza. RUEGOS Y PREGUNTAS CHINA Y JAPÓN POR CABLE DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR I.O NDIIE 8, 9 I o N O ha tenido confirmación el acuerdo anunciado entre China y Japón. China propuso abrir una informadón relativa á las armas apresadas al Japón, pero el Gobierno de Tokio respondió que estudiaría la cuestión, sin acceder á nada en definitiva. N tmm PERSIA POR TELÉORAFO OE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR TEHERÁN, 9 1 1 M p r l Sha contra el Parlamento. H a causado viva inquietud la carta que desde su retiro ha enviado al Parlamento persa el Sha. Laméntase ei Soberano de que aún no haya sido encontrado el criminal que atentó contra su vida arrojando sobre el carruaje regio dos bombas, y hace responsable de esta impunidad á la inactividad del Parlamento. Después de esta acusasión, manifiesta el Sha que está resuelto á tomar por sí mismo las medidas que juzgue necesarias f ara acabar con el presente estado de COSAS El Sr. ROSELLO reitera su petición de que vengan á la Cámara las Reales órdenes de Gobernación, dictadas por el Sr. La Cierva, que se refieren á cierta reglamentación de higiene. El Sr. SILVELA (D. E. pregunta por qué no se activan algunos expedientes de pensiones; explicando el casó, á nombre de la Comisión, el Sr. GALARZA. Censura el Sr. VEGA SEOANE las últimas resoluciones del ministro de Marina respecto á la provisión de cargos en las Capitanías de los puertos, y reclama los expedientes sobre el Meteoro y Ráp. ido. El MINISTRO defiende sus dedsiones y promete traer los expedientes pedidos. Rectifican ambos un par de veces. (El Sr. Mauraj, ocupa su puesto e n el banco azul, y acudejí a saludarle muchos diputados ministeriales. EL VIAJE REGIO ALFONSO R. SANTA MARÍA tóanos. El Sr. ROMERO formula u n a pregunta relativa al viaje regio, que h a sido acogido- -dice- -con recelos y temores por la opinión (Rumores. Eeliere las tres versioaes 4 me reiiMíeto lüi