Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 1.008 A B C. LUNES 9 DE MARZO DE 1908 OCHO PAGINAS. EDICIÓN PAGINA 5 Volvieron á sonar los pitos, y esta vez abuncambio de que el Gobierno español concedantes, en honor del Sr. Pazos. diese la autorización oportuna para que funCarbonero, la novedad del cartel, es una CUMARIO La conservación de la cultura, cionara libremente la ruleta... completa nulidad con la capa y la muleta. Ade- J. Ortega y Gasset; Información POR TELÉGRJU O más, estorba todo cuanto puede, que ya es bas- política; Crónica Social, Adolfo Posada; Los El presidente del Consejo, á quien proputante, no viéndosele, ni, por casualidad, colo- potentados del Castellano, Julio Cejador; Re- sieron esto, creo que rechazó indignadísimo DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR ado una sola vez en su sitio. vista de Educación, Leopoldo Palacios; Cien- la proposición... ¿Hizo bien? ¿Hizo mal... ALCOY, 8 IOII. Matando está valiente, y el madrileño es de cias é industrias, C. Bouhard; Notas de revis- Cada cual responderá á estas preguntas con e l alcalde D. Santiago Rey, y los fabricantes os que arrean py alante; pero le falta lo que el tas; De Francia; La ley del Banco, Carlos Ca- arreglo á la mayor ó menor elasticidad de de cerillas D. Antonio Victoria y D. Agus- aficionado gracia, aun tín Gisbert, firmaron hoy con el director gene- de pués desuele llamar estoque y, por eso, del amaño; Vida económica y financiera, con sec- conciencia... Los habitantes de Monaco saen lo alto ral del Monopolio un contrato para que Alcoy morrillo de enterrar el queda el público indi- ciones para el capitalista, análisis de balances, ben una cosa: que la ruleta los ha librado los toros, se fabrique 36.000 gruesas de cajas de fósforos erente, y á lo sumo da dos ó tres palmaditas, informaciones económicas, americanas, de pro- de las exigencias contributivas y nadie tiemensuales, como máximum, y 27.000 como mí- pero sin entusiasmo, como si tuviera que aplau- vincias y extranjeras, jurisprudencia mercan- ne que ocuparse de pagar aada al llegar el til, sección de propietarios; Bolsas y cotiza- trimestre; desconocen los apremios del fisco nimum. dir á la fuerza. ciones; Boletín legislativo (encuadernable) La noticia produjo general alegría. El Carbonero despachó á sus dos adversaVenta y suscripción en librerías y quioscos y la Administración los sirve gratis. La ru ¿as operarías propónense hacer un obsequio rios de tres medias estocadas, muy buena la leta lo paga todo... ¡Id á decirles á los habide periódicos. al Sr. Canalejas, pues á sus gestiones atribu- que dio á su primer toro, y delanterillas con Redacción y Administración: Villamagna, 2 tantes de Monaco que el juego es inmoral y yen el éxito conseguido y la reapertura de las las que finiquitó al bicho que cerró plaza. ya veréis lo que os contestan! triplicado. fábricas. Chiquito de Begoña, diestro que ya á doctoPues los malagueños, y en general toda Estas aumentarán ahora el número de ope- rarse en las famosas corridas de feria de Agosla población de Andalucía, hubiera pensado rarías. to en Bilbao, nos pareció ayer un novillero del mismo modo al yer que medio mundo ALCOY. 8, 4 T. principiante, y no un futuro matador de toros. se descolgaba todos los inviernos en MálaToreó siempre desde lejos, con embarullaU oy es aquí día de júbilo, especialmente enPOR TE 1. É 0 WAFO ga, en Sevilla, en Córdoba, en Granada y en tre la clase popular, con motivo de la miento y precauciones, como si los dos novii) MUESTRO SERVICIO PARTICULAR reapertura de la fábrica de cerillas. Dos músi- llos inocentes que le tocaron en suerte hubieran Cádiz... Y ese Casino que el poderoso Sindisido dos verdaderos asesinos. cas recorren las calles. BHCAKEST, 8, JO M. cato á que me refiero se ofrecía á construir, Las operarías, que se consideraban ya en la Con el estoque tampoco mostró ayer llevar nos hubiera servido para algo más... ¡Oh! No xoneraciuti militar. f miseria y que vuelven á encontrar su medio camino para ser un buen matador de toros, Públicamente han sido degrada por os riáis por lo que vais á leer. ¡Nos hubiehabitual de mantenerse, han dirigido al señor pu es entró á matar desde muy largo, cuarteó y las autoridades militares los soldados que el ra puesto el cambio á la par! ¡1,0 que no ha Canalejas un telegrama muy expresivo, agra- alargó el brazo como si fuera de goma. año anterior se amotinaron y dieron muerte al deciéndole sus gestiones, de tan eficaz resultaMató al primero de un pinchazo y una baja, teniente Nitzulescu, que les había ordenado conseguido ningún Gobierno... ni lo conseguirá! do, é invitándole á que venga á Alcoy para re- y á su. segundo de una caída y otra ya franca- disparasen sobre los aldeanos sublevados. N ibir el testimonio de su gratitud. ¿Creéis que no? Los capitales interesados mente baja. 1 acto se ha verificado ante las tropas de la El público se dividió en el primer toro y sil- guarnición. en el negocio habríanse dado buena maña bó unánimemente en el cuarto. Los degradados serán enviados á las minas para obrar este milagro y los buenos tiemEl Rolo fue cogido al poner un par de ban- de sal á cumplir ea tal servidumbre la condena pos del oro, esos tiempos que nosotros, los derillas al cuarto bicho, resultando con una á perpetuidad que les ha sido imi tiesta. que componemos la actual generación, no T 711 el expreso marcharon anoche á Barcelona luxación en la clavícula derecha. hemos conocido, volverían para España... nuestro compañero de redacción D. AlChiquito de Begoña también fue cogido al fonso R. Santamaría y el redactor fotógrafo de terminar un quite en el sexto novillo, sufrienDE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL D e r o en fin, aquel señor presidente del A B C, D. Francisco Goñi, que van, como en- do un varetazo en la región glútea. Consejo, hombre de conciencia recta, viados especiales para transmitirnos la cróniEl Carbonero y el Hornero también fueron la tendría llena de pucherazos electorales y ca informativa de la estancia de S. M. el Rey cogidos por el tercero y el cuarto bicho, resno podría ya encerrar en ella un solo pecado en la capital de Cataluña. pectivamente, resultando, afortunadamente, más, por venial que fuese... Y se negó indigDichos queridos compañeros complementa- ilesos. nado... Hizo bien, qué diablo! porque esos rán así, ampliamente, las informaciones que En resumen, una novillada aburridísima, á nos envían á diario nuestros corresponsale; la que asistió numeroso público. resentimientos con la propia conciencia detelegráfico y artístico. El próximo domingo la sexta y última novi- 1 A QUINTA DEL Es, en efecto, hermo- ben ser cosa muy desagradable... llada del abono. El cartel, según me dicen, ha Sin embargo, voy á contar á ustedes una REY LEOPOLDO s o m u y hermoso, sufrido una variación. La de los novillos, que ya no serán de Giiadalest, sino de otra gana- y de este cielo en los meses crudos del in- pequeña historia... Esta tarde, al regresar de Niza, descendí dería, aún no designada. I a novillada celebrada ayer tarde en el circo De matadores actuarán Platerito, Chiquito vierno, cuando en Londres la niebla impide del tranvía en Villefranche, y vagando al la circulación, en París el barro nos salpica azar fui á dar con las tapias de una pose madrtleño fue todo lo mala que pod ia es- de Begoña y Gordito. hasta los ojos, en Berlín se encienden los sión espléndida, situada en frente del mar y perarse del desacertado cartel confeccionado DON SIL VER JO focos eléctricos á las doce del día y en Ru- en el sitio más pintoresco de la costa... para echar fuera la quinta función del abono sia la nieve mide un metro de altura... Sí; es ¿Quién será el afortunado propietario de novilleril. IN Cl DEN É Los bichos de Gama resultaron mansos en hermoso poder disfrutar de la temperatura esía finca? con Miraba y TURCO- BULGARO de la Riviera é invernar aquí blandamente, remiraba por pensé lados envidia. descubría. el primer tercio, y fáciles, manejables y bravu todos y nada POR TELÉGRAFO oncillos en los tercios restantes. suavemente, contemplando el mar apacible, Las persianas corridas tapaban ventanas y DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR Solamente el tercer cornúpeto traía algo qu recreando la vista en los adorables vestidos balcones, las puertas cerradas demostraban SOFÍA, 8 1 1 matar, no por sus malas ideas, sino por lo exagerado de pitones y lo alto de agujas. 7 l comisario turco se ha quejado al ministro daros de las elegantes de todo el mundo... que en la casa nadie habitaba. Sólo en los Pero sin la ruleta de Monte- Cario, ni ru- pabellones de la servidumbre advertíase moPazos, á quien le tocaron los dos mejores no- de Estado búlgaro de que, con motivo del villos, no dio pie con bola en toda la corrida, y ¡aniversario del Tratado de San Stéfano, se sos, ni alemanes, ni jranquis, nijparisienses, vimiento y vida... asi toreando como al estoquear? estuvo hech vendan en las calles mapas de Bulgaria, tal se acordarían del sol, ni del cielo azul... Es- ¿De quién es esta villa? -pregunté al como fue delimitada p o r dicho Tratado, lo la ruleta lo que atrae á todos: á unos por consumero que en la garita de la carretera esuna verdadera calamidad. que, según el representante de Turquía, cons- jugar y distraerse, á otros por probar fortuSus faenas fueron las siguientes: llegada del matute... A su. primer toro, una labor de muleta des- tituje un atentado contra la soberanía del na, á todos por satisfacer el vicio imperioso. peraba la villa? -me respondió- -es la pose- ¿Esa confiada é inacabable y media estocada baja y Sultán. atravesada. Pitó el público al diestro con soEl ministro búlgaro ha contestado que no Quitad la ruleta y Niza, Cannes, Vnlefran- sión del rey Leopoldo... -No elige mal sus residencias el Rey brada justicia. era posible ponei límites á la alegría popular y che, Mentón, todos los invernaderos de la belga- -pensé. Y conversando esta noche en Al quinto novillo le toreó de muleta sin art que la vet. ta de ese mapa no. tenía más alcance famosa corniche perecerán olvidados... E s encantador este balcón sobre el mar; el café de París he sabido la historia de la y sin lucimiento, y desde los cuatro primero; que el de conmemorar un hecho histórico. pases, que los dio con alguna decisión, empezi También ha expuesto el comisario turco pero mientras le recorría estos días, pensa- fainosa posesión del rey Cleopold, porque la el pánico, y aquello parecía el cuento de nunc que las manifestaciones de simpatía ante la ba yo en ese paraíso de Málaga con su clima fin ca en cuestión tiene su poquito de hisacabar. Legación de Rusia constituían una provoca- igual, su Limonar delicioso, su caleta sin toria. Con el estoque dio de primeras un picchaz (ción á Turquía, cuyo comisariato está situado rival... Y recordaba que hace algunos años Hace algunos años, un presidente del Conmalo; repitió con media estocada malísima, ea frente de dicha Legación. u n poderoso Sindicato se ofreció á constripitió con un pinchazo delantero, insistió con Estas quejas han causado bastante impre- tituir una Sociedad que se proponía hacer sejo belga, envidioso de la prosperidad de la Riviera, pensó que en Ostende y en Spa una estocada tendenciosa, siguió á ésti otra sión, pues demuestran que Turquía vigila atenatravesada y terminó descabellando al s egun tamente cuantos sucesos se desarrollan en Bul- un Casino suntuoso, urbanizar la illa y dar podrían hacerse magníficas estaciones de un montón de millones al Ayuntamiento á I invierno. ¿Qué era necesario para esto? Audo intento. garia. LAS CERILLAS DE ALCOY FARO RUMANIA E A B C E N BARCELONA A B C EÑ LA COTE D AZUR TOROS BIBLIOFBCA B A B t 96 LA SEÑORITA DE LOS C 1 BNMILL 0 NBB 93 nier, dos apellidos íalsos indudablemente; pero las señas corresponden á las que usted me indicó. Vivían en el bulevar de Clichy. -En el bulevar de Cliohy- -dijo Rieux sordamente. -Sí, al lado de su casa de usted ó poco menos. Si usted nos hubiera avisado á tiempo... -Ha sido una fatalidad. ¿Y ahora? -Ahora tenemos las señas de ese Andrés, gracias á la dueña del hotel, y las de Luisa que usted nos ha facilitado, y continuaremos sin descanso nuestras pesquisas durante quince días. ¿Y si tampoco se consigue nada. -Habrá que confiar en la casual idad como único recurso. -Pero ese Andrés ¿quién es? -No se sabe bien, porque se oculta. Parece que no tiene ocupación y que posee algún dinero. -Ustedes le encontrarán, y en cnanto le encuentren me darán aviso ¿no es cierto? -Ciertamente. Usted podría presentar una demanda por corrupción de meaor, poner á la justicia en movimiento y obtener la realización de las pesquisas de oficio. -No, ese asunto sólo me interesa á mí y quiero gestionarlo á mi costa. -Está bien; en ese caso tenga usted la bondad de enterarse de los informes de la Policía; así sabrá usted tanto como saben mis agentéis, y tal vez como losjpropios interesados. Rieux, venciendo su repugnancia, leyó el legajo; quería tener indicaciones prersas acerca del miserable y desconocido Andrés y conocerle, ó mejor, reconocerle si le encontraba. -Gracias- -dijo cuando hubo terminado la lectura. -Yo también indagaré por mi parte. ¿Cuándo cree usted que debo volver por aquí? -Cuando usted guste; pero esté usted seguro de que apenas sepa yo algc nuevo se lo comunicaré. -Muchas gracias... Yo le ruego que no descuide el asunto. Necesito encontrar á mi hija, aunque sólo sea para verla por última vez. -Lo comprendo, y confío en que la vera usted. Sería mucha desgracia la nuestra si no lo consiguiéramos. Al decir esto, el jefe de la Policía se levantó y tomó su abrigo y su sombrero. Rieux se retiraba creyendo que había tarainado la audiencia. o se marche usted todavía, coronel. Vamos cahí enfrente más para descargo de mi conciencia que por otra cosa. Pero es indispensable. ¿Quién sabe lo que puede ocurrir? Ahí enfrente para los empleados de la prefectura, era el Juzgado, la aa tropometría, la prevención... -Vamos primero á la prevención- -le explicó el jefe. -Todos los detenidos pasan por ella, luego veremos el gabinete antropométrico, y por último, examinaremos los registros de entrada de estos últimos días. Para s ué? Por lo que usted me ha dicho me parece que está usted biea informado- -Lo estoy administrativamente de todo lo sucedido hasta esta mafiatm. -En una hoja de su cartera había escrito el barón: Celebro saber que estás restablecida. Regresa inmediatamente. -A propósito- -añadió. ¿Y su colocación de usted en casa de los Kermor? -La conservo. Me han suplicado que no les abandone. -Pues que sea enhorabuena. Y hasta el lunes, si no hay novedad antes. Ya hablaremos despacio. Delrue fue á expedir el telegrama y luego á casa de Collín- Megret, donde entró con precaución; sabía que Juana estaba en la habitación de al lado. Pero ignoraba que también estaba Luisa. Si lo hubiera sabido se hubiese echado á temblar, porque su ex amante le daba miedo todavía. -Esos caracteres violentos- -pensaba- -son capaces de todo; lo mismo de suicidarse, que de abrasar á cualquiera con vitriolo. Gracias á que ni siquiera sabe cómo me llamo. De seguro que habrá vuelto á su casa y habrá conseguido que la perdone su padre. ¿Cuándo empezará la representación de la ci i que usted preparad le preguntó Collm- Megret. -Nunca. ¿Qué dice usted? -Que h discurrido otro plan y me ha salido bien. ¡Pero si todo estaba ya preparado! ¿Qué importa, si el asunto se arregla... -Sin contar conmigo; ¿eh? -Claro. Tiene usted demasiadas exigencias. Lo quiere usted todo. -Bueno; volveremos al primer convenio y quedará todo en los diez mil francos. ¿Y seguirá siendo de la partida el Dr. Magnus? -Seguirá. Ya comprende usted que pierdo en el negocio. Collin Megret mentía, pues el interés del Dr. Magnus, como sabemos, era er útil á Bressieu, á quien tenía miedo. -Accedo á los diez mil- -dijo Delrue. -Y ahora oiga us e 1 la consigna: Si vinieran sin mí á preguntar por la princesa ó la marquesa, nay que contestar que acaba de salir de paseo con su doctor. Es una consigna poco comprometedora, como usted ve. -Bien, pero quedemos en algo seguro; son diez mil francos. ¿Palabra? Andrés salió de la tienda de modas con las mismas precauciones que había empleado para entrar, y volvió hacia Ja calle de La Boétie. -Yo también seré banquero- -pensaba- -y me vengaré de esos dos granujas. XX EL PADRE Habían pasado íie semana desde aquella trágica noche en qete rmmdatite Rieux hu 6 de sa casa y en cl aatiguo monte de los Mártires, pionuutio n solemne juramento. 5