Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AL EMPEZAR N 1883 se fundó en Madrid una revista de higiene y educación, titulada La Madre y el Niño. Si su éxito fue más que suficiente para halagar á su director, careció de los elementos gráficos q u e hubieran podido hacerla llegar á las manos de todos. A pesar de haber suspendido su publicación, vivió en el espíritu y en el corazón de sus cooperadores y amigos, los cuales han contribuido durante los años transcurridos á llevar á la práctica casi todo el programa que propagó. Abogaba por la creación de cátedras especiales de enfermedades de la infancia en las Facultades de Medicina, y ya existen, afortunadamente; recomendábala creación de Sanatorios marítimos, y ya funcionan algunos; proclamaba la necesidad de socorrer á las madres, amparando al niño desvalido, y se crean á diario- obradores benéficos, dispensarios, casas cunas, comedores y cantinas gratuitas, consultorios para embarazadas y otros Centros- que benefician por igual á madres y á niños. Son más numerosos que antes los entusiastas defensores de la Higiene. Beneméritas Sociedades se han fundado y la antigua que lleva este nombre acogió entre sus concursos los primeros que se crearon, años pasados, para premiai trabajos prácticos de popularización. En el palacio de Blanco y Negro se celebró la primera Exposición de envolturas para otorgar el premio de La Madre y el Niño. Recientemente se ha dado un paso de gigante al promulgarse la Ley de Protección á la infancia, con la cual es de esperar se obtengan resultados beneficiosos nara la salud física y moral de los niños. El momento es oportuno para acentuar el trabajo emprendido. Hay aún mucho por hacer. La mujer española, prototipo de la madre amantísima, carece todavía de los conocimientos necesarios para realizar completamente su misión. Sobre todo, las clases proletarias no llegan á conocer lo que constituye su positiva prosperidad. Ni el libro ni la conferencia son suficientes Es necesario que la hoja diaria difundidora de cultura, esparza periódicamente y del modo más sencillo posible, ideas que ¡parecen trivia les; pero que contienen la semilla de grandes cosas. Convencidos de esta verdad, La Madre y el Niño se publicará los domingos en las columnas de A B C, constituyendo uno de sus populares suplementos. Su tarea es modesta y no exenta de dificultades. Esperamos que obtendrá el beneplácito del público y la benévola simpatía de las lectoras. La concisión y la claridad serán nuestros principales objetivos literarios. El bien y la verdad, nuestros inspiradores y maestros. La caridad, nuestra consejera en todo momento. Al escribir pensaremos constantemente en la Patria española. Nunca con mayor motivo podremos repetir, al reanudar nuestros antiguos trabajos, la famosa frase de fray Luis de León: Decíamos ayer... Por la Redacción, MANUEL DE TOLOSA LATOUK balanza corriente es la que usan muchas madres. El modelo del Dr. Bonchut ha caído en desuso por su excesivo coste, y el más práctico para los médicos es el del Dr. Sutils. Dicho peso es el que utilizan los médicos inspectores del servicio de protección á la infancia en la vecina República. C u a l q u i e r peso puede utilizarse, especialmente l a balanza de platillo. Lo importante es efectuar las pesadas á una misma hora del día, es decir, antes de las mamadas. Si cantidad de l e c h e que toma el niño se le pesará antes y después de mamar; pero en los débiles se tendrá cuidado de no mover demasiado al niño, pues pudiera devolver la leche. Próximamente daremos una tabla de los pesos que deben tener los niños á diferentes edades, así como los aumentos. Conviene combatir la preoeupación vulgar de que es perPESA- NINOS judicial pesar á los DEL DR. SUTILS niños. Esto es una creencia supersticiosa de muchas mujeres ignorantes y descuidadas. De igual modo que para conocer la prosperidad de un negocio industrial ó comercial importa llevar una contabilidad lo más exacta posible, sin la que no e dado conocer su por- se desea conocer la se adapta al medio donde le transportan éstos juzgan más ventajoso, á saber: Ja boda de conveniencia. Y en esta vil comedia, de que hablé en otras cartas, se preparan los más imprevistos y odiosos desenlaces. Cuando una mujer buena ó un hombre honrado son víctimas de una de esas pécoras, ya pueden decir que ingresaron en el número de l s mártires, en su mayor parte no confesores del error suicida. ¡Qué doloroso debe ser el cariño por contrato! ¡A qué serie de humillaciones y miserias conducen esos actos de bajeza moral! De ello hablaremos pronto. Volvamos á la santa casa. En ella encontraste orden, afectos tranquilos, disciplina y enseñanzas. Es un error muy generalizado creer que en los colegios se pierde el cariñouá la familia y que los educandos se transforman en hipócritas y egoistas. Lo que ocurre es q ue el niño, que apetece siempre la libertad y el movimiento, cuando no ha sido educado por sus padres, no Aun cuando algunas gentes escépticas no lo crean así, existen multitud de personalidades honradas y buenas dispuestas á interesarse por estos vitales problemas. Este movimiento de simpatía afectuosa, generosa y noble, se ha puesto de relieve en las reuniones celebradas en el ministerio de la Gobernación para tratar de estudiar los medios de combatir la mendicidad, pues el Gobierno desea que el Consejo superior y las Juntas con él relacionadas se ocupen de la aplicación de las medidas gubernativas. A medida que sean conocidos los puntos quesabarca la protección á la infancia, es indudable que el movimiento de opinión será favorable á la ley que con tantas dificultades tuvo que luchar antes de su promulgación. BIENHECHORES DE LA INFANCIA PESA- NIÑOS USUAL venir, así también del examen minucioso del pequeñueio se deducen importantes conclusiones. ¿Qué mayor y más grande negocio para ha generalizado bastante en España, una buena madre que saber á ciencia cierta lo aunque no todo lo que fuera de desear, referente á la prosperidad de su amado hijo? el sistema de pesar á los niños en el seno de las familias. En artículos sucesivos nos ocuparemos de este importante asunto. Baste por hoy dar á conoA SANTA CASA Recordaba en mi cer los modelos más corrientes, por meprimera carta, quedio de los grabados que acompañan á estas rida niña, la gran tribulación que senlíneas, siendo Innecesaria toda descripción. La timos todos los buenos amigos de tus comprobación del peso de los niños no es solaJ padres cuando tu pobrecita mamá te mente una prueba de su sallad y buen desarro dejó sola en el mundo. Decía que á pello, sino que sirve muchas veces para prever sar de esto no quedaste abandonada, y graves males como se dirá en otra ocasión. así fue. Todos, de común acuerdo, pensamos en Existen distintos modelos de pesa- niños. La buscarte nuevo hogar y familia afectuosa que cuidara y educase á la pequeña huérfana. Una señora muy rica quiso hacerse cargo de ti. Yo voté en contra y no me arrepiento de ello. Esas adopciones repentinas hechas por personas que no han tenido hijos y se apiadan é interesan por una criatura grácil y bella, como eras tú, tienen el grave inconveniente de ser rara vez beneficiosasfipara el protegido. Le descuidan, pues no son capaces de velar personalmente por él, entréganle casi siempre á manos de cris dos que suelen pervertirle ó humillarle, y en caso contrario, le colman de mil halagos j mimos extremosos, abrumándole con lujos y necesidades, que más tarde no pueden satisfacer, aun en el caso improbable de que por herencia obtengan cuantiosos bienes. Hay más. Algunas viudas ricas, ó que imagir an inagotables sus bienes, sintiendo indaI dablemente amor á sus hijos, pretenden hacerí lee muy felices concediéndolesdos menores ca pr- chos, adoptando los últimos figurines pseudo- educativos, y entre señoritas de compañía y preceptores, no siempre bien escogidos, pasan algunos años hasta que se apodera de los desdichadas, ignorantes y presumidas, la fiebie de corretear por salones y paseos sin más pragmáticas que su voluntad. Si la viudita es mundana, ciéase un antagonismo repugnante entre las hijas que son ya mujeres, y la mujer que no quiere aceptar su verdadero papel de madre y aparentando ésta una severidad que ella necesita, contraría los sanos instintos de aquellos peres, impulsándoles, por su bien, á PESA- NIÑOS DEL DR. BONCHUT buscar en el revuelto montón social lo EL PESO DE LOS NIÑOS CARTAS A FLORA con ánimo decidido de que cambien al volunfamoso médico francés, que murió no tarioso muchacho en un hombrecito formal. ha mucho á una avanzada edad, se Los niños, al empezar á discurrir, joyen que el dedicó á la política después de haber colegio va á ser para ellos una corrección. obtenido t r i u n f o s científicos que le Como es natural protestan y se rebelan, loabrieron las puertas del Instituto y de grando con artes sutilesgquebrantar la condena la Academia; y obtener, el indulto, poniendo en juego para pero se consaello todo género de argucias, fingimientos y mentiras. Por poco desequilibrados que sean, gróen los últimos años si además los padres lo sonf comojssuele aconte- de su vida á los procer, se convertirán ambos en difamadores y ene- blemas de beneficenmigos del régimen escolar. Además, existe un cia é higiene, logrando amor anormal en muchas personas que estriba ver promulgadas leen amargar la vida de los seres amados cuan- yes de Protección y do se les tiene cerca, apartarse violentamente Asistencia de la infande ellos y gemir y padecer al poco tiempo cia que llevan su nomansiando su presencia. E s a s pobres gentes bre. En su juventud no pueden ser nunca felices y causan la des- visitó España para esgracia de los que tienen la mala ventura de so- tudiar las enfermedaportar sus exageraciones pasionales inconsis- des de los mineros de Almadén, y guardaba tentes y volanderas. grato r e c u e r d o por En tales casos, si el niño es normal, pretiere nuestra patria. Conola amable severidad de sus maestros á los be- cía los trabajos realisos, que saben á mordiscos, de los autores de zados en favor de la ley Protectora, que actualsus días, quienes sufren rabiosos ataques de mente rige, considerándola como un gran pioenvidiosos celos al contemplar la transforma- greso por su carácter amplio y los puntos que ción sufrida por su hijo en el colegio. abarca. Francia le consagró en vida un solemne Bien favorablemente te transformaste en la homenaje, en que intervinieron todos los filánsanta casa. Aprendiste á obedecer sin violen- tropos de Europa para rendirle testimonio de tarte, adquiriste buen desarrollo físico con ali- admiración y cariño. mentación sana y aire libre, y lo que es más importante, supiste valerte por ti misma, educando tu voluntad. La parte esencial de la cultura pedagógica es la más desdeñada en nuestra Patria. De igual modo que los primeros cuidados que se prodix esta semana han sido frecuentes en ga á la niña consisten en adornarla bellamenlos niños los estados catarrales, acomte, obligándola á adoptar la tiesura de una mupañados de fiebres altas y fenómenos ñeca, en lo moral se la proporcionan asimismo nerviosos, siendo numerosas las brontodas las inutilidades bonitas que sobredoren quitis de carácter gripal. También se falsamente su espíritu, sin utilidad personal de han presentado infecciones de saramningún género. Por eso parecen egoístas é hipión y anginas de alguna intensidad. pócritas, cuando en último término son unas Se explican muchos de esto trastornos por pobrecitas tontas. Fuiste por necesidad y por gusto cocinera, los cambios bruscos de temperatura, por lo cual bordadora, ama de llaves; llevaste ementas, es conven nte que los paseos de los niños se ejerciste de maestra y percibiste las primeras efectúen en el centro del día, regresando á las palpitaciones del instinto materno al vestir, casas antes de la puesta del sol. Será prudente lavar y acompañar á las pequeñas. ¿Cómo no evitar que frecuenten sitios húmedos ó excesihabías de sentir grandes cariños en esa nume- vamente regados, así como la permanencia en rosa familia, compuesta de almas tiernas y hu- teatros, sobre todo de noche. El Carnaval es un mildes? Allí, como en todas partes, existen pe- enemigo de la infancia. nas y sinsabores, pero si una inteligencia clara y un corazón sano dirige y gobierna, con justicia, son mayores las horas de alegría que las de dolor. ISPOSICIONES Por el ministerio de Adivino que al leer estas lineas desearás rela Gobernación se OFICIALES ha dictado una Real ferirme, en comprobación de la verdad de cuanto digo, mil pequeños episodios de tu vida orden señalando plazo parala organizade colegiala, tu gozo al recibir el primer preción de las Juntas provinciales y locamio en la solemne sesión, tu llanto sin consueles de protección á lainfancia, que tan lo al ver morir á una de tus compañeras ó maesbuenos servicios pueden prestar. El tras, tus apuros, tus inquietudes al tropezar Consejo superior está elaborando las reglacon dificultades en los estudios diversos á que mentaciones necesarias para la industria de te dedicaron nodrizas, escuelas y protección de niños abanEs más, puesta en el capítulo de las confi- donados. Se dictarán disposiciones para tratar dencias, me querrás describir las amarguras de que nuestros embajadores y cónsules vean que experimentaste más tarde cuando una fa- los medios de evitar las explotaciones de nimilia burguesa, al verte tan dócil de espíritu, ños españoles en el extraniero, denunciadas quiso redimirte, á su juicio, de la tiranía de la por la Prensa. santa casa y te brindó protección, empleándote en sw. servicio. Nada me digas. Yo he de PROTECCIÓN A LOS NI- La reina Amerecordártelo á mi modo, para ejemplar censuÑOS PORTUGUESES p els l r ra de muchas cosas mal dispuestas en la sociedad presente, donde la mujer buena y laborio- de la Liga antituberculosa, ha contribuido al sa como tú, tiene que librar verdaderas bata- desarrollo de los sanatorios marítimos en el llas para conservar una honrada independencia vecinoreino, siendo ya siete los fundados hasta el día, funcionando con gran éxito. que garantice su porvenir. EL DOCTOR ROUSSEL LA SALUD DE LOS NIÑOS DICHOS Y HECHOS LA LEY DE PROTECCIÓN A LA INFANCIA RACIAS al entusiasmo del actual ministro de la Gobernación, Sr. La Cierva, por las cuestiones sociales, el Consejo Superior de Protección á la Infancia, creado por lagley de 12 de Agosto de 1904, ha redactado el reglamento á ella referente y prepara las otras reglamenta 1 complementarias de suma importancia. Como quiera que la Prensa se ha ocupado muy poco ó casi nada de este asunto que, á BIBLIOGRAFÍA nuestro juicio, ofrece un vital interés para EsAGINAS de instrucción popular, dedicada- paña, nos proponemos exponer en otros ará la protección á la infancia. -El desteta tículos cómo han de funcionar no sólo el Coninfantil- -Pauperismo de la infancia. -Los sejo, sino las Juntas provinciales y municipales. dispensarios de niños, por D. Luis HereEl espíritu que informó en la redacción de la deio y Gómez. Un folleto de 16 páley fue el siguiente: El Estado no puede por sí ginas. solo intervenir en todas y cada una de las cuesSu lectura es irmy V tiones de beneficencia é higiene. Está probado que necesita la cooperación decidida y entuEstá en venta en todas las librerías ia oor 3 siasta de todos los buenos ciudadanos. En tal Olas y Bu a Cartas á Mimí- edición ilustra sentido era indispensable establecer una ínti- da, á beneficio del Sanatorio marítimo de Chi ma relación entre la administración y los ele- piona mentos cooperadores. EL DR. FAUSTO. CA- El telégrafo ha transmitiTASTROFE do la noticia de haberse incendiado un colegio e Collingvood (Estados Unidos) donde perecieron 200 niños y algunos maestros. Las causas principales fueron que el edificio constaba de tres pisos, y las puertas no abrían hacia el exterior. En la actualidad están recogiéndose datos de toda Europa respecto á cuestiones pedagógicas en la República norteamericana En breve publicaremos el cuestionario que hemos recibido.