Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, JUEVES 27 DE FEBRERO DE 1908 NÚMERO S U E L T O 5 C É N T I M O S) gíf íf íf mmm, 1 Wlll limM 1 IHBItl C 1 RON 1 CA UNIVER SAL I L U S T R A D A 4 ÑO IV. NlÍM. 997 iS S 2. -É P O C A pueden retratar cien ó mil gestos en una película, y como el individuo humano no posee solamente un gesto, sino cien ó mil gestos diferentes y contradictorios entre sí, hoy, gracias al cinematógrafo, pueden sorprenderse los gestos de un hombre en su totalidad, puede retratarse á un individuo totalmente. Ahora me queda por añadir que, gracias al fotograbado, es posible sorprender todas las muecas de la humanidad. En efecto, antiguamenLe se graoaDan las muecas sociales con un aire oficial y aparatoso. Si examinamos los bajorrelieves del Partenón, veremos largas hileras de individuos y animales puestos ceremoniosamente con actitudes estudiadas, cumpliendo funciones gravísimas; veremos soldados que marchan, sacerdotes que rezan ó héroes que reciben palmas de gloria; pero esas muecas de piedra, ¿son todas las muecas de la vida social en la Ibélade... No son más que representaciones parciales de la vida helénica. Y si miramos las ánforas ó los vasos pintados, tamposo tendremos un sumario definitivo de las distintas expresiones soj cíales; veremos bacantes ebrias, sátiros pelu dos, alguna ninfa, algún baile ó alguna apoestá representando una comedia y otro que se está calzando las zapatillas. Definitivamente puede asegurarse que la sociedad camina hacia la verdad, hacia la realidad, hacia la sinceridad. Nos conocemos á nosotros mismos cada día más, y cada vez se nos hace más difícil el disimulo. Un elemento principal de este verismo es la fotografía, y otro principal elemento es la hoja impresa; unidos estos dos elementos forman un periódico ilustrado. Y entonces cabe decir que ha surgido la cosa más candente y fantástica; una cosa que ríe, que llora, que da miedo ó que causa pena; un algo, en fin, que es el reflejo inmediato de la humanidad y, como ella, está formado de tragedia, de lágrimas y también de cómicas, de detonantes carcajadas... J. M. a SALAVERRIA -rti n- iiwi DE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EN LISBOA LISBOA, 2 3 ü x p e c t a t i v a benévola. En presencia de tin Ministerio de paciticación, al cual la esperanza fía un Gobierno que corresponda al ambiente del país y al estado de los espíritus, no es de extrañar que desde luego la opinión pública aguardase á conocer los actos con que el reinado de D. Manuel se inicia para formar y pronunciar su juicio. Aúnlioy es pronto, porqñe aunque el Gabinete lo preside un hombre tan d e buena voluntad como el Sr. Ferreira d Aiñaral, levantan su cabeza las ansias de los partidos militantes en nuestra política, y no sabemos de esas aspiraciones cuántas y cuáles podrán y deberán ser satisfeclias. No es mal augurio, sin embargo, la excelente impresión que con sus primeras magnánimas resoluciones ha grabado en el corazón del pueblo el joven Rey. Con la amnistía generosa otorgada, D. Manuel se ha ganado muchas voluntades. Con la anulación de toda obra de la dictadura restaurando en todo el espíritt c o n s t i t u c i o n a l este Gobierno responderáá la crítica y alta misión que en arduos momentos le fué confiada y, consolidando la tranquilidad del reino, habrá hecho por los intereses generales más que c o n un vasto y iperturbador p l a n de reformas. L, os sentimientos y comentarios de todas las clases de nuestra sociedad y el análisis de nuestra historia política en los últimos cincuenta años transcurridos nos convencen de que la nación así lo quiere. No es ocioso porque ¡es oportuno, recordaí que nuestros partidos rotativos trajeron al país á la más lamentable y aguda de las situaciones económicas y financieras, de forma que la política partidaria, que carac terizó á las agrupaciones q u e pasaron por el Poder, no satisface ya á las exigencias de hoy en dís y urge instaurar otrs política, elevada y patriótica, que vele por los grandes intereses j de Portugal y los pon iga á salvo d e todo evento. Hemos de menester que se organice un artido nacional, cuyo rograma e s t é m u y por cima de las conveniencias de los grupos y de las ambiciones y pequeneces de sus personajes, partido que, uniendo bajo su bandera á hombres de todos los campos y categorías de la política y de fuera de ella, q u e d a r í a zpso fado como el mejor y el único capacitado para consolidar reciamente la Monarquía en Por tugal. Sólo así podremos vivir la vida nueva que se impone y que anhe lan casi todos los lusitanos, mucho m á s después de los fracaLos Reyes en sos de los prohombres monárquicos, éntrelos cuales júzgase á Franco el más funesto. Firmemente creo que, mientras esto no se haga, no habrá verdadera unidad monáiquica, y los Gobiernos que se sucedan serán, cuando más, fórmulas transitorias que irremisiblemente nos conduzcan á un cambio de régimen. Lo cual, ciertamente, fuera en el actual ciclo histórico peligrosa aventura, de la cual Portugal podría salir con las manos en la cabeza. H 1 complot reaccionario. No se ha hablado apenas de otra cosa estos días. La sorpresa fué más grande, porque todo el mundo creía á los franquistas definitivamente retirados de la política y arrepentidos de su obra nefasta. Menos mal que los amigos del dictador derrocado eran pocos, y no muchos sus medios de acción. Pero aun así, de no saliries al paso la previsión y energía del presidente Ainaral, no nos hubiéramos librado siquiera de colisiones en las calles, y de algún que otro tiroteo á las redacciones de los periódicos republicanos y radicales, blanco preferente de los odios franquistas. Quédese en paz y lejos el vencido y huido; que para sombras, basta la suya en nuestra historia política. Dejémosle peregrinar. por Italia, como otro Asheverus: pero no olviden los que fueron sus parciales que la época de las represiones y rencores pasó ya, por suerte. Si de la Prensa republicana recibieron agravios los franquistas, harto perseguida fué por la dictadura en sus intereses y libertad. Y, de juro, para provocar tragedias como la del Terreno do Pazo, no es admisible que- un partido expirante y fatídico- resucitase en su estertor conjuras reaccionarias, causando desórdenes y actuando sobre espíritus inquietos y perturbados. Abortado el compiot, propongámonos todos que Portugal viva una vida tranquila, libre y progresiva. Medidas legales, sinceras y democráticas pueden abrir bien el camino. Si no titubea en recorrerlo el Gobierno, las elecciones pueden ser un gran paso para que el país ponga sus ojos en lo alto y no los aparte. Por lo pronto, SLi expectativa es benévola, propicia á la obra de su reconstitución. El Gabinete Amáral, si no está formado por elementos preeminentes, al menos tiene la ventaja de no estar acusado de antipatriotismo. Lo cual no es poco en estos tiempos, que son ios de la negaoió de todo. IAFFONSO GAYO NOTAS MUNICIPALES I a mendicidad. Ayer fueron recogidos 105 mendigos en la vía pública, de ellos 88 entre hombres y niños, y los demás, hasta completar la cifra indicada, mujeres. Los primeros fueron llevados al asilo de Santa Cristina, y las mujeres al asilo de la calle de Galileo. También fué recogido un pseudo- mudo que, l l e v a n d o una campanilla y acompa nado de un chico, pedía limosna. En el solar de la calle de la Flor dejó de ser mudo p a r a desatarse en palabras cariñosas contra las autoridades y decir que prefería ir á la cárcel antes que al asilo. S e h a averiguado que muchas de las mujeres recogidas son casadas j tienen familia. Muchas de ellas, después de llevar la comida á su marido, aprovechaban el tiempo pidiendo limosna. Ya está acordada la impresión del s e l l o para arbitrar recursos con que hacer frente á los gastos que ocasione la campaña contra la mendicidad. Ya dijimos d ó n d e han de venderse. Los que los expendan tendrán una bonificación c o m o es tímulo. En breve se colocíi rán cepillos en los casinos, csfés y demá; centros públicos. El alcalde ha citado á los empresarios de teatros para convenir la forma en que se ha de aplicar un sello de 10 céntimos en todos los billetes, siempre que el público no se oponga á ello. El presidente de la Asociación de la Prensa ha contestado al a l c a l d e ofreciéndose incondicionalmente, y que en breve nombra rá el r e p r e s e n t a n t e parala Asociación Matritense de Caridad. El Monte de Piedad también d e s i g n a r á pronto s u representante. Siguió diciendo el alcalde que va á mandar fijar unos cartelones de color en los sila jnaugmacion tios públicos, en que FOT. GOM. seleerá: FOT. GO sAsociacion Matritense de Caridad. Se suplica el auxilio de limosnas para extinguir la mendicidad. No dad limosna en la calle. Y al final las señas de la Asociación, Invitará al vecindario á que contribuya á la suscripción voluntaria, y aquel que no figure en la lista de donantes será tenido en cuenta para cuando solicite algún favor de la Alcaldía. I ontra la venta fraudulenta. Una comisión de expendedores de vinos visitó ayer al alcalde para protestar de la venta fraudulenta de vino que se hace en Madrid, con perjuicio de los expendedores que pagan todas las contribuciones. Rogó la comisión al alcalde que se íes tacdite la patente municipal para la venta de vinos á todos cuantos presenten los recibos de la contribución industrial y la patente á Is Hacienda, con el fin de evitar que el fraude y el perjuicio continúen. El alcalde ofreció satisfacer pretensiones tan justas. r t r a comisión. También visitó al alcalde una comlsióu de casqueros para protestar de la distribución Andalucía. S S M M D. Alfonso XII 1 y doña Victoria, presidiendo de la Granja agrícola de Sevilla. LAS MUECAS CON MOTIVO DE LA APARICIÓN ü ACTUALIDADES I a época moderna se distingue de la antigua por la multiplicidad y por la ligereza. Aunque no fuésemos más intensos que nuestros antepasados, somos más variados y somos inmensamente más ágiles, sobretodo, más ágiles: podría representarse gráfisamente á la humanidad de hoy día, pintándola en forma de un manojo de nervios vibrantes. Por consiguiente, nosotros los actuales, para dar salida a l a nerviosidad, que es nuestro distintivo, hemos inventado una cosa terrible, vivaz, saltarina, rebelde y atormentada; esta terrible y vivaz cosa es periódico. Y para satisfacer nuestro anhelo de multiplicidad hemos inventado otra sorprendente cosa: 2, fotografía. Pues bien; cuando se unen esas dos cosas, periódico y fotografía, estad seguros de que se ha formado un á manera de expresión viva y caliente de nuestro espíritu moderno. En otra ocasión dije yo que el arte del retrato tiene una gran ayuda con el cinematógrafo; que así como antiguamente se retrataba un solo gesto en un retrato al óleo, hoy se teosis, pero nunca la totalidad de la fisonomía social antigua. Mientras que ahora... Hoy podemos graDar indeleblemente todas las muecas, absolutamente todas las muecas de los hombres, de los animales, de las cosas inanimadas inclusive; y no sólo de una manera indeleble, sino también eon la rapidez del relámpago. Nada se escapará á nuestra curiosa observación; sorprenderemos igualmente la mueca heroica como la grotesca, la sonriente como la trágica; y luego de sorprenderla, la traspasaremos á un papel, y difundiendo el papel por los más ocultos rincones sociales, les enteraremos á los hombres todos de las últimas muecas de la humanidad. No serán ya ios gestos IJeráti- os o las actitudes oficiales y de ritual; serán todas las muecas y todas las actitudes. Aquí veremos el crimen, allá el discurso, acullá el motín; aquí sorprenderemos la risa de un Rey, allá la muerte de un Príncipe, acullá la marcha temerosa de una muchedumbre; veremos jugar á los duques y comer á los pobres mineros. Y la vanidad humana nos dará ocasión para que veamos diariamente los retratos de éste, de aquél, del de más allá, uno que está escribiendo, otro que