Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE LA MODA PM IS, TBBJ EI 0, i 9 o8 conciertos, etc. los Aunque para teatros, ricos, primorosos ytrajes femeninos son de gran capricho, y algunas señoras se atavían también grandemente para paseo, sobre todo cuando de paseo en coche se trata, lo cierto es que lo general, lo corriente entre las exquisitas y las modestas elegantes, es que el traje de calle sea sencillo, sobrio, forma tailleur. Verdad es que esto les da un cierto aspecto uniforme, con el que se conforman de mal grado las que presumen de originales; pero malgré tout, el traje sastre sigue su camino triunfal, y muy justamente por cierto. Sin duda, buscando el contraste, las damas prestan en la actualidad una atención preferente al vestido de interior; en casa se engalanan con exquisito esmero, y batas y matines han adquirido gran importancia en el guardarropa femenino. Algunos critican injustamente este rumbo de la moda. Y digo injustamente, porque jamás en lugar ninguno puede ni debe esmerarse tanto la mujer por estar atractiva y bella como en su propio hogar. La elegancia para fuera demuestra casi siempre un poquito de vanidad y un deseo de fijar la atención de extraños é indiferentes, y esto, si no precisamente censurable, es á lo menos algo superficial. En cambio, nunca mejor empleada la inocente coquetería que sirviendo para recreo y agrado de las personas amadas. Que los padres, esposo é hijos vean siempre á la mujer limpia, arreglada y discretamente elegante, como viviente demostración de que para ella la preocupación y cuidado constantes es el parecer bien á aquellos que ocupan su corazón, dejando en segundo término ala gran masa de indiferentes. Aunque sean de telas sencillas y lavables como piqué, franela, batista, etc. las batas y matines modernos tienen coquetona importancia. En general, se inspiran ambas prendas en la fantasía japonesa, en los kimonos, los albornoces árabes, los trajes asirios. Cuando una señora calcule el presupuesto para sus toilettes no debe olvidarse de consagrar cierta suma á este capítulo. No será necesario que esa suma sea grande, porque poseyendo algo de exquisitez de gusto tin poco de ingenio y otro poco de habilidad pueden confeccionar en casa esos trajes de in- Cuando veáis, por ejemplo, en días de barro DE CHOCOLATE Como l a de ó de nieve que un individuo se queda en mi- te que, en lugar de echar en lacafé, solamenleche tad de la calle en calcetines, es señal de que echan dos tabletas de chocolate bueno. café, se los zapatos le están grandes. Cuando veáis á una dama que sale á la calle en días de lluvia con zapatos de baile, es DE VAINILLA Como l a s anteriores, con la vaque no tiene otros. Si el agua cala los pies del transeúnte, hay riante de echar en la leche un bastoncito de motivos para sospechar que tiene los zapatos vainilla, que se conserva en la crema hasta el momento de ponerla en la sorbetera. rotos ó descosidos. Cuando la uña del dedo gordo del pie aparece por el exterior y se da á la luz, es prueba CREMA DE COCO Se añade á la crema de que ha logrado romper la prisión de la bota. parte de su euarta p Si sabéis que un individuo nunca compra en v lld la zapatería más que una bota para el pie iz- peso de la carne del coco, bien rallado. quierdo, hay motivo para creer que es cojo D E A L M E N D R A Deidénticamadel derecho. r AVELLANA ñera que la de Si otro ordena al limpiabotas que le dé neO Avm 1 V COCO) eempla. gro y lustre al calcetín, es que las botas no lo ocultan por completo; que se ríen, según la fra- zando éste por almendras ó avellanas tostadas, bien limpias y bien machacadas en el mortero se vulgar. Si un hombre da gritos, suspende frecuente- de piedra. mente su marcha, se apoya en un bastón ó contra la pared, y después de éstas y otras se- P R E M A HOLANDESA Mitad de crema de chocolate y mitad ñales, se quita las botas y las tira en mitad del arroyo, es prueba de que le estaban pequeñas. -de crema de almendra, á la que se añade una Si un individuo echa á correr cuando ve su copa de curacao. zapatero, es indicio evidente de que le debe algo. AFRICANA Mitad de crema de chocolote y mitad Si un padre de familia, económico, cambia sus zapatos á un arenero por una cazuela de de café. arena, es que aquéllos no tienen compostura. La escarpologia, ciencia de gran porvenir, daQUESOS HELADOS Los quesos helados se hacen con cualahora sus primeros pasos... ¡Quién sabe los triunfos que le están reservados! ¡Quién es ca- quiera de las recetas arriba indicadas. En la paz de negar que los sabios madrileños, imita- heladora se le deja tomar á la mezcla la condores del Dr. Gané, no podrán restablecer é sistencia de sorbete, y en este estado se llenan ilustrar la historia completa de la villa y corte los moldes que, bien cerrados, se colocan en con sólo analizar detenidamente las montañas una vasija con hielo por todas partes, y se dede tacones viejos que durante todo el año ex- jan como una hora, pasada la cual, pueden halan sus perfumes en los puestos del Rastro... servirse; para sacarlos, se envuelve el molde en una servilleta empapada en agua bien caM. DE A. O. liente, á fin de que deshaciéndose la primera capa, salga del molde con facilidad. Losparfaits se hacen en moldes grandes, y al sacarlos se vuelven sobre una servilleta que RECETAS CULINARIAS doblada en cuatro dobleces se habrá colocado DESFRUTAS La crema de frutas sobre un plato. Los moldes pequeños que figuran frutas ó consiste solamente en adicionar á la crema simple una tercera caprichos pequeños, se sacan sobre platitos ú parte de un puré áe frutas (la que se quiera) hojas de parra de cristal. Como los moldes grandes y pequeños están que se hace; pelada la fruta y quitados los huesos, se echan en un perol con la tercera en dos pedazos, que luego cierran perfecta os pendientes, que habían perdido un poco parte de su peso de azúcar. Se deja hervir mente, pueden hacerse de diferentes clases en de s importancia, porque algunos capriy cuando ha hervido y le queda la consisten- el mismo molde. chosos ó económicos caballeros aseguraban que cia de un puré, se cuela por cedazo. Ya se comTT AJE DE eran restos de costumbres bárbaras, vuelven á prenderá que para ponerlas mezclas en la he- DARFA 1 T BRASILEÑO Se rellena el molexhibirse orgullosos y triunfadores en las oreDe lanilla gris, levita de tana rayada en dos tonos ladora han de estar completamente frías, y de la mitad con jas femeninas. las cremas puré grises y adornada de paño liso bordado de sou- para crema hastade frutas no se mezcla el en la una crema de Mrs y la otra mitad con helado á la el momento de ponerlas Como novedad, se llevan los pendientes de en el que se habrán puesto sorbetera, teniendo cuidado de mezclada bien de pina, delgados de pina en almíbar. unos peuna sola piedra, atornillada en los lóbulos de laches dacitos con una cuchara. las orejas. Perlas, brillantes y turquesas se disputan lo ¡da reliquia un progresista célebre en el bienio favores femeniles sin lograr destronar á la pie- de 1854- 56. Recuerdo también que á este propósito de dra, que es en la actualidad la preferida por la; damas, el rubí. Cuando estas piedras preciosas las inferioridades del cuerpo humano han conson verdaderas y claras, parecen dos grandes sagrado su malicioso lápiz algunos caricaturisEn esta sección se contestará á gotas de sangre, pues los pendientes modernos tas de justo crédito, demostrando de manera las consultas que nuestras lectoras gusten dirigirnos, cumplida que el calzado, desde los tiempos en no llevan montura visible. siempre que la pregunta venga acompañada de SIETE que un zapatero se permitía dar consejos al CUPONES CO RXE LATIVOS, 0 SEA. DEL 1 AL 7 propio Apeles, hasta nuestros días, es un eleC e estilan mucho, á título de preciosa nove- mento importantísimo y digno de estudio. de los cpie se publican diariamente en las páginas di dad, unos delantales para jovencitas que IvO que yo no me hubiera atrevido nunca á amencios ¿e A B C si tienen una gran cantidad de lindeza, no suponer es que el conocimiento del mismo lleZas consultas habrán de firmarse con un seudónimo a cumplen del todo elfinpráctico que debe te- gase á constituir una ciencia, que es lo que con iniciales. Las que se firmen con nombres ó apellidos, ner siempre el delantal. pretende nada menos que un doctor, Gané, de Se hacen formados por tiras de encaje de Basilea, fundado en confidencias de su zapatese contestarán con la inicial de los misinoi bolillos ó fina malla y cintas de seda Liberty ro, circunstancia que me hace presumir si á 7- a Dirección se reserva el derecho de no- contestar que se lavan bastante bien. Las hombreras las este último le habrá sido también impuesta la á determinadas consultas que exijan gran extensión en forman cintas que parten de la cintura del borla doctoral en la famosa Universidad conUt respuesta. delantal y terminan en el hombro haciendo un sagrada al bendito San Crispín. caprichoso lazo. La escarpologia, nombre de la nueva ciencia, Trini. -Las señoras que Ja usan se encuentran muy satineEstos delantales- juguete ostentan un mi- aspira á explicarlo todo por medio del calzado chas de sus resultados; pero yo no respondo, porque no lo sé (Músculo bolsillo formado por un cuadrado del usado. Un par de zapatos nuevos es el arcano, por raí misma. Muchísimas gracias. encaje, pero de punto más tupido, casi compacUna entusiasta de la simpática -No me molesta usted. to; en la parte superior llevan una cinta pasada, la incógnita á resolver; pero así que oprime 1. De 10 á 5. Frío y sin azúcar, sí sirve. Prohibidas las fruhumanos, nada tan elocuente la que se frunce y anuda formando un lazo, á los pies suela, sus tacones, hay costuras y detas; pero puede tomar ensaladas. 1 té en ayunas; pero no tome como su sus fin de que el bolsillo quede completamente ce- más circunstancias. cantidad excesiva, porque debilita. Parada. Con palo de jabón. Pipiotez JJfajalandrín. -Nada sirve. Bengalina ó tul; depende rrado. Oigamos cómo expresa sus teorías científicode sus años y de su físico la hechura que debe tener. VIZCONDESA B. DE NEUILLY zapateriles el Dr. Gané, siguiendo siempre las La fea áe la casa. -Hay algo que vale más que la cara, y ca indicaciones de su zapatero: la gracia y la inteligencia. Debe usted comprender que es inútil su deseo. Los zapatos usados- -me ha dicho mi zapa Una cubana. -No conozco á ese señor, y por lo tanto, no tero- -permiten apreciar el carácter mucho mepuedo informarla. jor que las líneas de la mano y hasta la misma LA ESCARPOLOG 1 A Un ángel. -Debe usted gustarle indudablemente. escritura. En nuestros zapatos veo, por eje tntina madrileña soltera, pero que pronto se casa. -De crespón Bl ingenioso escritor Ricardo Sepúlveda es- plo, la falta de energía, la negligencia y el de 1 L de China ó bengalina de seda blanca, adornado con encajes y cribió hace anos, con el título de Las bo- seo de evitar el cumplimiento de ciertas oblitisú de plata. Estilo Imperio, como forma. De madera esmaltas, un libro tan ameno como todos los suyos, gaciones desagradables. tada de blanco, y la tela blanca floreada ó azul muy pálido. Un y en el cual trataba de explicar cómicamente saloncito Luis XV, un gabinete modernista, despacho y come Presentadme el calzado de un hombre, desdor estilo inglés. Que sea enhorabuena. las pasiones y costumbres de la humanidad pués de usarlo dos meses, y os analizaré su caUna de tantas. -Calle Mayor, 1. Creo que vale una peseta. por el calzado de sus individuos. rácter. lina castaña que quiere ser rubia. -1. l Lávese el cabello con Fundábase en que el hombre pasa la vida Si el tacón y la suela están gastados por infusión de té ó manzanilla. 2 a Darán á usted razón en la calle pretendiendo resolver arcanos y rompiendo igual, el individuo será un hombre de negode la Sulud, núm. 5, pral. 3. Creo que es bueno el método botas, y en que este adminículo, no sólo le cios enérgico y entendido, de buena cabeza y Martí; en las librerías. 4. a Método de Vallicíergo. Quedo á acompaña durante la existencia, sino que aún empleado fidelísimo. Si se trata de una mujer, sus gratas órdenes. lleva el hombre un par después de muerto, será buena esposa y excelente madre de faC. B. 71. -Mucho me alegro de que se haya usted decidido á escribirme. 1. a Con jabón y piedra pómez. 2 a De etamine afirmación que no siempre es exacta; pero que milia. finísima ó de bengalina de seda. Encaje irlandés. 3. Debe llevar servía perfectamente en Sepúlveda para su te- Si el borde exterior de la suela está gastavelo. 4 a A los dos meses. 5 a De rigor un año, y otro de sis. En dicho libro examinaba la historia de do, el sujeto tendrá un carácter caprichoso y alivio. Que sea usted muy feliz. las botas, y pasaba revista, por su calzado, á dado á lo desconocido. Si el borde interior está tina morena con ojos azules, -Veremos si es posible publicar todas las clases sociales, pintando desde la bota en dicho estado, esta circunstancia indica irre TOILETTE VAHA COMIDA. las recetas en su sección. imperial, hasta las botas hechas pedazos; des- solución y debilidad en el hombre y modestia Las dos rosas. -1 Afirman que es muy inofensivo; pero yo de las botinas de la aristocrática dama, hasta en la mujer. De granadina de seda, color heliolropo, adornado no respondo de nada que yo no haya usado. 2 a También se da las alpargatas; desde los que saben ponerse las en la cara. 3. No; cada quince. 4. La venden ad hoc en las Meses atrás entró en mi tienda un extraño, con bieses de seda del mismo color. Pechero de encaje. perfumerías. 5. a Sí. Es usted muy amable botas, hasta los que van descalzos. cuyos zapatos estaban gastados por el borde Desgraciada España. -j. a No puede quitarse con nada Cierto que el autor, dando praepa de su exterior y las puntas del pie rotas, mientras el No C 3 elegante. 3 a M a y bajos y ovalados; de plata y cnstaf. buen gusto, no trajo á colación la historia del resto del calzado se conservaba como nuevo. ELADO D ¡E FRUTAS Se pela la fruta, 4. Negras y caladas. 5. 1 Creo que va á ser todo lo contrario calzado entre los griegos y romanos, ni las va- Cuando se hubo retirado, dije á mi mujer: de lo que usted cree. ncnilMfKIiS S e l e lUÍta e l riaciones múltiples que temo en la Mdad Me -Ese hombre es un pillo. Andrómeda. -i ñ lado alto el cabello y hueco ESPUMOSAS hUeso y se pone llevando gran parte Raya á un debajoy d un moño de bucles dia, desde la sandalia de correa hasta el zapa A 1 día siguiente supe que la Policía le había escondido to terminado en agudísima punta, ni lfls dife- detenido por robo. en un perol con el mismo peso de azúcar que No tengo nada que perdonarla. de fruta; s haem cocer hasta que tome consis- rentes modas que alcanzó en el último siglo y en el actual, ni los ataques que los políticos y los eclesiásticos dirigieron á algunas especialidades del calzado femenino, ni aun creo que quiso demostrar su erudición trayendo á cuenta los zapatos históricos, desde el de la Cenicienta (que ha dado origen á tantos cuentos y óperas) hasta las zapatillas de Mendizábal, que cuidadosamente guardaba como una veneraa- Dada la portentosa fecundidad científica del siglo actual, me guardaré mucho de poner en tela de juicio la exactitud de semejantes observaciones; antes al contrario, procuraré contribuir al brillo de la nueva ciencia con algunas investigaciones propias y que se relacionan con la escarpologia. tencia de un puré no muy espeso. Cuélase y déjase enfriar. Al ir á poner el helado en la heladora, se agregan unas claras de huevo batidas á punto de nieve. Para cada medio kilo de puré de frutas, dos claras de huevo. H