Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
WUMERQ 986 ABC. DOMINGO 16 DE FEBRERO DE 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 5 Su discurso es una filípica- contra los doctrinas anarquistas, que han estado ya ríos de sangre inocente, sin que las auloridadcf: ni los Gobiernos hayan hecho nada por ataiar este nial que destruirá toda la faociedad. I, ee después varios escritos de definiciones y conceptos que se enseñan en las escuelas laicas, enseñanza que va contra la religión, la palua y la sociedad. Declara que los carlistas se oponen á la suspeiibión de garantías, por la sencilla razón de que no conducen á nada; en cambio piden la supresión de esas libertades que originan los males que todos lamentamos. Esto es lo quiere la derecha de la mitad solidaria. (Graneles risas. Jbl ministro de la GOBERNACIÓN declara que por cortesía va á contestar al Sr. Bordas, pues los interesantes problemas que ha tratado dicho señor no pueden ser discutidos ahora, con motivo de este dictamen. Seguidamente se procede á la votación nommal, pedida por demócratas y liberales, y queda aprobado el dictamen por 116 votos contra 55. Se da cuenta del despacho ordinario y se levanta la sesión á las siete y- veinte. ENTRE GITANOS UN BANQUETE pl a venta de unas caballerías, negocio en el A noche se celebró en el hotel Inglés el ban- vallado ae solares. El alcalde que algunos gitanos que en él terciaron ob- quete organizado por los amigos y admi- los tenientes deha pasado una comunicación á haga compatuvieron importante ganancia, ímé causa de u i radores de Gabriel Miró, para festejar el legí- re ser á todos losalcalde, para quesolares, y que sangriento suceso, eme se de arrolló ayer tarde timo triunfo obtenido por el notable escritor en el término de propietarios de las vallas á diez días pongan en el Arroyo de Embajadores, donde los prota- alicantino en el concurso recientemente abiern los que carezcan de ellas, y arreglen los taluto por El Cttento Semanal. En él, como es sabigonistas tienen sus respectivasmoradas des de los desmontes que puedan ofrecer algún do, ha Para celebrar el alboroque se reunieron á co- novela obtenido Miró el primer premio con su peligro. Nómada. mer y beber las familias de Heredia y Escudero. Pasado el plazo que se les concede para reaEl exceso de original que hoy pesa sobre La francachela fue de primer orden; se deá rrochó el peleón, hiabo baile, y aquella zambra nuestras columnas, nos impide, como desea- lizar esta obra, se procederá desu ejecución por el Ayuntamiento, á cuenta dichos propiegitana se deslizaba en medio de la mayor ale- ríamos, dar detalles de esta fiesta. Diremos tarios. sólo que entre los 78 comensales que asistieron gría y animacién. Se ha pasado ilustres de Pero entre las familias gitanas siempre hay á ella, figuraban losynombres másreir- ó gran- á los ministerios, otra comunicación idéntica á Diputaciones y otras artística; que antiguos resentimientos, cuando rencores la juventud literaria se pronunciaron brindis raciones que posean también solares. Corpoprofundos, que suelen aparecer trágicamente EI dísima alegría, y que con uno muy elocuente I a mendicidad. final de una fiesta; esto es, cuando los vapores entusiastas, iniciados del Sr. Francos Rodríguez en Su cuádruple del matacán se han posesionado de los pises su personalidad de literato, amigo de Miró, direc- La recogida de mendigos comenzara el periores. tor del Heraldo, y diputado á Cortes por Ali- día 21 del actual, si para esa fecha se halla ya Esto, indudablemente, sucedió ayer. por unas saladísimas cuarti- constituida la nueva Comisión ejecutiva de la Hasta ahora, y á pesar de las persistentes cante, y cerrados festejado para dar las gracias Asociación Matritense de Caridad. llas leídas por el pesquisas de la Guardia civil, no se sabe cuál fue el origen de la cuestión, porque los gitanos por el homenaje que se le tributaba. Enfermos del Aaa é SntestíüO. Consaltas son tan hábiles para convertir un burro mata por escrito, pidiendo cuestionario ai especialista, Iñí ¡ón en el más digno Pegaso, como para disfraza r gnez de Montoya. Recoletos, 19, Ma fliritl. cualquier suceso en que ellos toman parte, con NOTICIAS Y SUCESOS T í í A D C C Í tresillos. Los mejores arreglo á lo que á cada uno de ellos le con- A un camarero del hotel del Congreso, llama J L L l D O de Madrid. Prado. 12, venga. do Jesús Cazorla Meléndez, que por ha- y Alcalft. S, CafiS Colonial. Lo cierto fue que ayer tarde, y cuando la fies- cérsele tarde para ir á su casa, se quedó á dorta tocaba á su termino, surgió inopinadamente mir en el núm. 19 de la calle de Cuchilleros, le D Í A 14 HOY la disputa, y los hermanos Miguel y Ramón limpiaron los bolsillos y un billete de 50 pesetas. COTIZACIONES Escudero la emprendieron á golpes y á cuchiDIFEP á r a l o s jóvenes y p a r a los viejos es n RENCIAS lladas con los de Heredia. n la Tenencia de Alcaldía del distrito del purgante y desobstruyante excelente Congreso (Costanilla de los DesamparaCuando los demás gitanos acudieron á poDe venta en todas las Farmacias de España. ner paz en aquel campo de Agramante, pues dos, 15) se halla depositado, y á disposic ón de DE MADRID quien justifique haberlo perdido, un sobie ceInterior, al aontado, Serie í +0,05 en tal se había convertido aquella parte del 84,35+ 0,10. Arroyo de Embajadores, hallaron tendidos ea rrado y dirigido á D. José María Gómez. -en diferentes series id Muy señor mío: 82,45 4- 0,05 el suelo y gravemente heridos á los hermanos Interior, fin corriente id El sobre ha sido hallado en la vía pública. Faltaría á un deInterior, fin próximo Enrique y Vicente Heredia, de quince y tres 100,85 Ámortizable, Serie F. ex cupón 0,05 ber si dejase de atesp l guardia de Seguridad núm. 892 denunció 100,90- -en diferentes series. 0,05 años, respectivamente. tiguarle mi reconociObligaciones del Tesoro Los heridos fueron llevados inmediatamente ayer enla Comisaría correspondiente que miento por el Dentol 85,30 Ayuntamiento de Madrid. Resultas. á la Casa de Socorro, sucursal de la Inclusa, de su domicilio, Cuesta de las Descargas, 7, -Expropiaciones del mtenoi. que me ha remitido, y portería, le habían substraído 12 gallinas y hadonde fueron curados de primera intención. -Cédulas do ensancho cuyas preciosas virtuBanco de España 154 Los agresores huyeron; pero como son co- bían forzado un baúl que tenía en depósito des he podida apreBanco Hipotecario nocidos, y la Guardia civil, que desde los pri- judicialmente, Ignorando, por no estar enteraBanco Hispano- Amerieano 149 ciar. do, lo que de él se habían llevado. Banco Español de Crédito 112,50- 0,25 meros momentos intervino en el suceso, los No eran nunca Bio de la Plata 420 busca activamente, no tardarán en caer en sus Del hecho se dio cuenta al Juzga, J. Arrendataria de Tabacos 406,25 excesivos cuantos elomanos. Socied. Gral. Azucarera. Preferentes. 103,50 gios de él se hagan: el Como la riña de ayer tarde ha enconado los p l obrero Enrique Rodríguez López, que se- -Ordinarias. hallaba repasando unas vidrieras en el Dentol satisface á toCAMBIOS. Francos 14,80 C, 20 o iíos entre las familias beligerantes, no será circo de Príce, cayó al suelo desde una altura das las esperanzas: Cubras 58,94 0,02 extraño que el suceso tenga segunda parte. de dos metros. Manquea admirableConducido á la Casa de Socorro de Buena- mente los dientes y comunica á la boca un gusto DE BARCELONA vista, fue curado de una herida contusa en la delicioso y un perfume que dura largo tiempo. 82,37 cabeza, calificada de pronóstico reserve do. Interior, fin de mes -0,05 De tal suerte me encastro satisfecho de los Banco Hispano- Colonial AVENTURAS resultados obtenidos con 1 dentífrico, que jamás 1 Después pasó á su domicilio 67,15+ 0,15 Acciones, Nortes ensayaré ningún otro producto. 91,25+ 0,05- -Alicantes pn director del colegio de NuesDE U 27,76+ 0,05- -Orenses. LOCA nombre delde la Asunción, sito en la cal e Tenga la bondad de enviarme un frasco de tra Señora POR Tiiiaxf. ro de Arango, se denunció ayer en la Comisaría Dentol G. M. y una baja de Pasta Dentol. FirmaDE PARÍS do: PAUL LOCABOL, presbítero, en Tolosa, 16 da de Chamberí que durante la noche anterior Abril de 1898. DE NUESTRO SERVICIO PART 1 CULLR había sido robado el contador del agua de diInterior 71,97 El Dentol (agna, pasta y un Exterior 94,15- -0,10 1 RÚN? i5, N cho Colegio, 3 algunos metros de tu- dentífrico que, además de polvo) es, en efecto, anser soberanamente Eanta francesa 97,10 bería. Buso nuevo 97,02- -0,25 plicia Otto, la alemana extravagante que fue tiséptico, está dotado de un perfume como ningún 9 ff, 25 Tarso 92,10- -0,10 detenida en Vitoria porque se empeñaba Argentino, 4 por 100,1896 p n la Casa de Socorro de la Latina ingresó otro, agradable. en hacer el viaje á Madrid á pie, alegando que ayer Josefa Herranz Montero, de veintiún Brasil, i por 100,1889 Oreado de conformidaú con los trabajos de üfortes 278 cada cual lleva en su vida un folletón, fue enPasteur, destruye todos loa malos microbios de taragozas 375 tregada esta mañana á ia Policía francesa oara años, que había ingerido una pequeña canti- la boca, impidiendo, por tanto, ó curando seguk adaluces. dad de láudano. 160 que la condujese á la írontera alemana. Crédito Lionés ramente, la caries de los dientes, las inflamacio 1.199 Después de asistida pasó á su dotnicil x Banca Nacional de Méjico 2 En Hendaya tomó el tren acompañada üe nes de las encías y los males de la garganta. Bn Metropolitano 308+ 3 un agente de la Policía que debía llevarla á I n subdito alemán, llamado Valentín Kus- muy pocos días comunica á los dientes una blanBiotinto 1.582 Burdeos. cura sorprendente, destruye el aarro y deja, en la De Beers 352 de profesión TJiarsis 152- 12 Antes de llegar á San Juan de Luz, al salir ayer chel, la Comisaría electricista, se presentó boca una sensación de frescura deliciosa y persisen de Buenavista, denun- tente. Goldfields 77- J de un túnel, había desaparecido del vagón. 130 haber sido amenazado de muerte Bnnd Mines. La portezuela estaba abierta. Indudablemen ciandoAriza, compañero suyo de trabajo. por Aplicado sobre algodón, calma instantáneamenPablo te se había arrojado al pasar por el túnel, don te los dolores de muelas, por violentos que sean. de el tren acorta la marcha por aproximarse á Do venta en lat buenas Droguerías, Farmacias ÚLTIMOS DATOS É IMPRESIONES Mármol en quien doña Inés y Perfumerías. tu figura existe bella, No produeo ningún ofacto 1 ocupación de la estación. Inmediatamente se procedió á buscarla, pero Mar Chtoa, y el mareado continúa muy MADRID: Martín y Duran, Pérez Martín Velasdon Juan postrado á tus pies firma. Las Tente del Tesara producen ana reacción ea todas las gestiones fueron inútiles. co y O. Francisco Gayoso, Perfumería Inglesa, te ofrece café La Estrella. los francos. Se supone que intentará entrar de nuevo en H. Alvarez aGómez. BARCELONA: Sucursal de V. Montera, 32; teléfono z- 555 PABIS Mientras igne la baja dol Exterior, los ferroFerrer y 0. Salvador Banús, Sucursales de J. Vi oarrüos españoles saben. Continúa la baja dol España para proseguir á pie su viaie á Madrid con el folletón á cuestas. Biotinío y de las minas do oro. Procure que sus hijos tomen Ma te Kneipp. dal y Ribas. NOTAS MUNICIPALES BOLSAS DEL DÍA ¡No ensayaré ningún otro! ti i r r BIBLIOTECA D 3 A S C 68 A ÍEÍtoRITA DE LOS CIEN MILLONES 65 En el piso entresuelo, además de las habitaciones particulares de la dueña de la casa, y junto á ellas, había dos dormitorios que se comunicaban y teníansalida al pasillo principal del cuarto En la primera de estas habitaciones fue instalada Luisa Üieux, que nabía sido conducida hasta allí desmayada. Mad. Victoria la acostó en el lecho y la prodigó solícitos cuidados, reanimándola con sales, un buen caldo, etc. hasta que al cabo de una hora la vio repuesta y en condiciones de ppder hablar. ¿Qué ha sido eso, hija mía? Ha cometido usted alguna locura, ¿no es cierio? Ni sus vestidos ni sus manos, finas y cuidadas, permiten creer que la pot ición de usted sea ó haya sido hasta ahora precaria. Luisa contestaba con inclinaciones de cabeza. ¿Se le pasa á usted la molestia? -Sí, ya me encuentro mejor, ya voy á poder irme. ¿Adonde? Una mirada de desesperanza f 4 la respuesta de Luisa, respuesta elocues sima para Mad. Victoria. ¿Como se llama usted? -Luisa. -Luisa... ¿qué? La infeliz volvió á su mutismo febril. -No se disguste usted por mis preguntas. Puede usted guardar el secreto. Yo le contaré á usted ahora lo que ha pasado y cómo ha venido usted aquí. Había usted caído desmayada en medio de la calle. Yo pasaba por allí y la recogí á usted, la metí en mi coche y la traje á casa para atenderla. Me llamo Mad. Victoria y tengo muchas obreras... Pero no, no es eso. Luisa oía sin comprender bien. Strímagiuación estaba muy lejos de allí. -No es eso, no- -prosiguió Mad. Victoria. -Yo tenía una hija, morenita como usted, pequeñita como usted; se le parece á usted de un modo asombroso. La misma edad, la misma sonrisa, el mismo nombre... ¡todo! Dios no oyó mis súplicas y se me la llevó. Murió la pobrecita en este mismo cuarto, en esta misma cama. Luisa dio un grito, asustada. ¡Oh, la muerte, siempre la muerte! Me persigue... ¡No quiero! dejadme marchar. Se tiró de la cama, víctima de un violento acceso febril; pero k a a victoria pudo cogerla en brazos nuevamente, volverla á acostar y acariciaría y atenderla hasta que, ya más tranquila, se durmió por efecto de la poción que la había hecho tomar... Al día siguiente, Amelia, la ofi iala primera del taller, tuvo la desagradable sorpresa de que la despertara su maestra á las cinco de la mañana. -Despierta, Amelia. ¿Te has olvidado yá de la rubita? ¿No sabes que hoy inismo, tal vez dentro de una hora, va á venir? ¿No te interesa ya el asunto? -jYa lo creoí Ahora mismo me levanto. Para ganar dinero no teago pereza nunca. Y lo convenido n quiero que se me escape. ¿Tiene usted algo nuevo que decirme? -Sí; he recagide á una pobre muchacha que está ahí, ea una de esas ales XI LA TELA DE ARAÑA Mád. Victoria estaba exactamente informada, y ColHn- Megret había adivinado exactamente también: Juana, enferma por la emoción sufrida á consecuencia del atentado de que fue víctima, no se atrevía á salir ni aun en pleno día; mucho menos, por consiguiente, de noche. Quería morir, pero no de aquella manera Al pronto no se dio cuenta de nada; acababa de pasar la calle del Temple; al salir del taller; había at- avesado a plaza de la República y subía hacia el canal de San Martín, cuando se había sentido agarrotada, la cabeza envuelta en un paño y con una martaza formidable sobre la boca, impidiéndola que gritara. Se acordaba de Delrue, que apareció allí cuando ella acababa de recobrar el conocimiento; aq leí Deirue hacia quien tan poca simpatía experimentaba y que se había convertido en su salvador, llevando su caballeresca galantería hasta el extremo de no insistir en acompañarla cuando ella le manifestó que deseaba guardar el secreto de su nuevo domicilio. No le creía Juana capaz de tal delicadeza, En esto, como en el amor de Enrique, se había equivocado. Se reprochaba no ser tan rica, tan noble y tan hermosa como Sidonia, sin saber que era más hermosa, más noble y más rica de todos los tesoros de la Naturaleza y del alma, y que su pobre corazón enamorado valía mucho más que los cien millones de la hija de Bressieu. Estaba muy lejos de sospechar que así pensaba Enrique de Kermor. Había tenido buen cuidado de no hablar á nadie de ¡a agresión de los apa ches, temerosa de la intervención de la Policía; de que se supiera dónde se había ocultado. No tuvo la curiosidad de leer periódicos al día siguiente ni al otro; no sa Ma, pues, nada. Aquella mañana, era lunes, abrió la ventana de su cuarto, y contempló el pintoresco panorama del canal, que pareció tranquilizarla. El misterio de la noche había cedido su lugar á la actividad del trabajo- cruzábanse en el puente carruajes y caciione y una muchedumbre inmensa subía y bajaba como una cadena sin fin. Todas aquellas gentes sabían adonde iban y lo que iban á hacer durante f día; todos tenían familia, amigos, ocupación. La pobre Juana no tenía nada, no sabía nada, no proyectaba nadaBajó los seis pisos qtie la separaban de la calle, y pasó cánidamente por la portería para evitar pregunias indiseretas, en lo cual no estuvo acertada pues si hubiera hablado con la portera hubiese sabido que ei día anterior había estado á preguntar por ella una. señora La primera idea de Juana fue ir al taller de la calle del Temple, cobrar su salario y despedirse pretextando que estaba enferma. Tal vez, como ya la conocían, accederían á ciarla trabajo para su casa, Pero a, timidez la Mso vari ÍT de propósito.