Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 9 83 B C. JUEVES i3 DE FEBRERO DE i 9 o8. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i t PAGINA 3 t i l t i l r- M J Madrid. La casa de los condes de Esteban Collantes. Concurrentes al banquete con que eJ ilustre aristócrata celebró la fiesta de su santo. De izquierda á derecha, sentados: Sres. Pérez de Guzmán, Mellado, Srta. de Esteban Collantes, Sr. Vicenti; de pie: Sres. Betegón, Moya, Francos Rodríguez, la condesa de Esteban Collantes, el barón del Castillo de Chirel, el marqués de Valdeiglesias, el conde de Esteban Collantes, Srta. de Esteban Collantes- y Sr. López Ballesteros. ror. A B c. cano! ¡Un general y un Príncipe de sangre Real! ¡Cómo nos agradecerán esto en la capital del Neva! -Y Gambetta, al decir esto, cuentan que reía á carcajadas, con su risa meridional, escandalosa. N EMBAJADOR Suelen decir nues -L tros políticos que El duque á A uníale estaba dispuesto á COMME 1 L FAUT aceptar, pero io. s amigos del omnipotente en España cuando nn hombre no sirve para nada, se hace peorador, asustados del efecto que el nombrariodista. Nosotros los periodistas podríamos miento podría hacer en la opinión, comendecir, con mucha más razón, que cuando en zaron á combatir el proyecto con tal saña España un hombre que Gambetta hubo político demuestra de renunciar áél. su nulidad... le hacen- ¡Es lástima! -diplomático. decía Gambetta. -Este nombramiento Por eso nuestra nos hubiera aproxipobre diplomacia da mado! tan poco que hacer á las Cancillerías euY por su parte el ropeas; por eso las duque d Aumale, en idas y venidas de los últimos años de embajadores y misu vida, se lamentaba nistros, los cambios de no haber ido á y substituciones que Rusia, y cuentan que los Gobiernos espahablando con sus ñoles decretan en el íntimos, decía: personal alto y bajo- -Hubiera visto no merecen nunca el todo el mundo que comentario más inyo sé poner por ensignificante ¿P ar a cima de los doloroqué? Se sabe que no sos recuerdos de fava á ser un embajamilia el deseo de serdor español de los vir bien á la patria que ahora usamos el francesa. que modifique el Pero si los amigos mapa de Europa. de Gambetta se opo L, a. tercera Repúnían al nombramien blica cuida, en camto, los partidarios de bio, mucho de los la Monarquía no le nombramientos diveían con mejores plomáticos, y elige ojos, y así la esposa siempre las personas de un embajador, enque mejores condinoblecida por el terciones reúnen. En cer Imperio, al saber esto los políticos que el duque no iba franceses continúan á Rusia, exclamó: la tradición que los- -Ha sido una gran dejó Gambetta. fortuna para monseClaro es que algu 5 or que la idea no se na vez se equivocan lleve á la práctica; y nombran para- lleporque se ha evitado var la representación que cayera una manrepublicana en la cha en el blasón de Corte del Zar á un los Condes. ¡Hubiera Bompard, obscuro tenido que ver el hiio prefecto sin relieve de Luis Felipe haninguno, político de ciéndose intérprete fortuna, sin méritos en San Petersburgo ni historia, que ha de las ideas del hijo sabido darse tan buede un tendero! na maña en el puesto Y es que siempre que desempeñaba, las aristócratas de que si continúa unos Madrid. Escena final de la aplaudidíslma comedia RaffJes, estrenada anteanoche en el teatro- de la Comedia. moderna nobleza son meses más, concluye De izquierda á derecha, GwendoJine (Sra. Kuiz) RaffJes (Sr. Calle) Manders 5 r. YiJches) FOT. A B C las más intrausisreiiDE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C EN PARÍS U con lo poco que queda ya- de la alianza fran- da ostentar más bordados en su unilonne de co- rusa. los días de gala. Gambetta- -que fue el primer político franAfortunadamente, Clemenceau ha acudido á tiempo, y conociendo que en una Corte cés que á raíz de Sedán comenzó á solicitar suntuosa y brillante como la del Zar hacen el amor de Rusia, -Gambetta también quiso falta uniformes, cruces y veneras, ha elegido que la Reptíblica estuviera brillantemente al almirante Touchard para que luzca en representada en Rusia, y trató de enviar San Petersburgo el panache republicano. Cle- como embajador nada menos que al duque menceau no ha encontrado otro personaje d Aumale, entonces general en activo. más encumbrado que Touchard, ni que pue- ¡El hijo de un Rey, embajador republi-