Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 981 ABC. MARTES 11 DE FEBRERO DE 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 7 arasvo CANTORAL Nuestra Señora de Lourdes; los siete saaOii tos siervos de María; Santos Saturnino, Dativo, Félix, I, ucio, Desiderio y beate Juan de Brito, mártires; San Saturnino, abad, y Santos Severino, Jonás, Lázaro y Calocero, confesores La misa y oficio divino son de los siete Santos Fundadores de la V. O. T. de Servitas. Se gana el Jubileo de las Cuarenta Horas en la iglesia d a l o s Servitas (plaía de San Nicolás) y habrá solemne función á los Santos Fundadores, alas diez. En San Pascual, Espíritu Santo, Reparadoras y Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, jubileo perpetuo. Visita de la Corte de María: Nuestra Se 2o ra del Milagro en las Descalzas de Belén en el Salvador, de la Fuencisla en Santiago, del Amparo en San José ó de Lourdes en San Martín tíNTIERROS A las diez de la mafiama, el de D. José Ma ría Torreblanca y Monteraayor, desde la calle de San Onofre, 10, al cementerio de San Lorenzo; y é las tres de la tarde, el de doña Narcisa Gacía Vargas y Martfn, desde la plaza del Progreso, 13, á la Sacramental de San Justo L TIEMPO Temperatura ae ayer: Máxima, 13 gra 1 1 dos, mínima, 4 bajo cero. El día dura 10 horas y 26 minutos, aumentando 15 minutos en la semana Tiempo probable Bueno. 5 í Comedia, Raffles; Lara, Botones de ruego. zarzuela, Santos é i DEBILIDAD NERVIOSA Insomnios, jaquecas, ruido de oídos, cansancio muscular, inapetencia, mareos, pérdida de ta memoria, palpitaciones, tristeza ó abatimiento moral, debilidad sexual en todas las formas, estreñimiento, digestiones perezosas. La ú n i c a medicación racional como t ó n i c a f r e s t a u r a d o r a de la célula nerviosa es el LE F ELIXIR BUSTO DE POLIFORMIATOS Prinri nales farmacias y Montera 11. -De venta en protincias. -Frasco: 4 pesetas M. Gusta Htotf DlputulAo, 63 ¡IrU. BARCELONA- PARA O P A S SALSAS GUISADOS LEGUMBRES y toda oíase de FLATOS E y para CONFECCIONAR con rapidez UN COCIDO DELICIOSO 1 ECONÓMICO Emplead ei Verdadero EXTRACTO DE CARNE Ei JlM I Flrmt ¡LIEBIO E N TINTA AZTJI, SOBRE LA ETIQUETA ESPECTÁCULOS BAL D BAL punción 55. a de abono. -33. uel tamo 3.0- -Debut- -del tenor Lunaroli y del barítono í oles. -A fía ocho: Otello. p S PAÑOL (16 o martes de abono. -A las cuatro y me día: líl preferido y los cenicientos Los chon o s del oro. f OJVlEDlA A las nueve: Raffles (estreno) DR 1 NCESA A las nueve: El preceptor. -El nido ajeno. 1 A R A (Beneficio de Balbina Valverüe. -A las seis y i- media (sección vermtuth) Los intereses creados. A las nueve y media: Botones de fuego (estreno) -A las diez y media: La monja descalza (doble) POLO (Beneficio y despedida de Julio Ruiz. -A laa- -siete: El género ínfimo y el monólogo Julio Se Vende por Mayor t DEPÓSITO CENTRAL DE LA CI LIEBIO para Franola y España, en PARÍS A BELLL MA A las siete (sección vermoutB doble) -De but de Nicolavich Taima y Boscop, comediantes de Mopleito) La verbena de la Paloma. -A las nueve y tres cuartos Santos e Meigas (estreno) -A laa once Y cuarto. La patria chica. ÓMICO (Compañía Prado- Chicote. -A las siete (sec ción vertnouth) i Q u e s e v a á cerrarl- -A las ocho y tres cuartos: ¡Ole con ole! -A las nueve y tres cuartos: El señorito. -A las diez y tres cuartos: Alma de Dios. E S L A V A A las siete (sección vermouth) Venus- Salón 1 (reformada) -A las ocho y tres cuartos: La taza de té. -A las diez: La corte de los casados- -A U s once y cuarto: La alegre trompetería. JWl ARTIN A las seis: La balada de la luz. -A las siete: ¡y -La marcha de Cádiz. -A las nueve El iluso Cañizares. -A las diez: El maldito dinero. -A las once: E n tre naranjos 1 VJ OVEDADES A las seis: El niño de los tangos. -A laa 1 siete y cuarto. Las bravias. -A las ocho y media: Enseñanza libre. -A las nueve y tres cuarto E l Lobato. -A las once y cuarto: El niño de los tangos. C XQUISITOS JABÓN MEDICINAL DE BREA Marca LA GIRALDA Precio: 3 PTAS. LA CAJA con 3 pastillas DI VEMTA N LAS PRINCIPALES FARMACIAS, DROGUERÍAS t r l l l D I t l I I i a DS BBPANA, ULTRAMAR Y IXTKAnJBHO La mejor A U DE AZAHARy 1 más eficaz medicamento GA para la curación segura y el alivio inmediato de todos los padecimientos nerviosos y del corazón. LÉASE EL INTERESARE PROSPECTO QUE ACOMPAÑA A LAS BOTELLAS BUENOS AIRES. Importadores: Garda fiermanos y Oarbalio, Almacén de El Imparcial Victoria, 1.001. CHILE. Únicos importadores: Meto y Compañía, Valparaíso y Santiago. HABANA. Importadores: Dr. F. Taquechel, Obispo, 27; El Fénix de Hierro y Compañía, Obispo, 68. MÉXICO. Agentes generales: Casal y Charles. Apartado 2.530, México. SANTIAGO DE CUBA. Importadores: Goya, Gutiérrez y Compañía (S. en C) Sagarra Baja, ntim. 9. PRIMABA CALIR 4 D: 2,50 PESETAS BOTELLA Se oeníe en Usprincipales armatiaSi 3 erfumerIasvéro ia 6 ñai da foda s 6 afta BUENOS AIRES. Importador Garda Hermano y Carballo, Almacén de El Imparcia 1 Victoria, 1.OO1. CHILE. Únicos importadores: Nieto y Compañía, Vaiptriíso y Santiago. HABANA. Importadores: Dr, F Taquechel, Obispo, j, El Fénix de Hierro y Compañía, Obispo, 68. MÉXICO. Agentes generales. -Cml y CharJes Ap rtado- 2,53o r México. RJR. PP BEREblCTinoS PRUEBkNBE. ES SU MEJOR RECOMENDACIÓN Unió depósito eo Madridí LHAKDT, Oarr. San Jerónimo, 6 Solicítenle en los principales establecimientos de Braviadas BIBLIOTECA PE A B 60 LA SEÑORITA DE LOS CIEN MILLONES 57 -Me he explicado mal. Ayer me visitó Delrue. ¿Y eso qué me interesa? ¿Qué tengo yo que ver con Delrue? -No digo eso. El caso es que fue á solicitar mi cooperación la de mi mujer en algo que le interesa á usted indirectamente, no, directamente. ¿Qué es ello? -La boda de la señorita de Bressieu. ¿Con el conde de Kermor? Eso es cosa resuelta. Todo París lo sabe. Se van á publicar las amonestaciones. -Es que parece que existe por parte del futuro una intriguilla, un amorío, que se quiere hacer desaparecer con dulzura. -Eso interesa á los Kermor y á Delrue, que es su hombre de confianza. ¿A. santo de qué he de mezclarme yo en ello? -No insisto. Mi único deseo es serle agradable á usted. Si el asunto no le interesa, á mí tampoco, diga lo que quiera Delrue, y aunque se juega fuerte De modo, que voy á enviarle á paseo. El banquero se enjugó la frente, bañada en sudor, y se plantó delante de su interlocutor. -No es prudente que se burle usted de mí. Yo no he dicho que no me importe el asunto, puesto que el asunto es la boda de mi hija... ¡Jugar fuerte usted, su mujer, la comadrona. No se sabe por qué motivo estuvo presa... ni por qué lo estuvo usted, y eso sin hablar de la última condena de usted por bancarrota fraudulenta. Con una palabra se os podría enviar á los dos á presidio... -Pero esa palabra no la dirá usted- -replicó humildemente Collin- Megret. No tiene usted interés alguno en decirla. Yo estoy dispuesto á todo para servir á usted. ¡Cuidado! Yo no ordeno nada. Yo no le he de dar á usted nunca una orden ni un céntimo. Si usted se compromete en algún asunto grave, peor para usted. ¿Entendido? -Entendido, señor barón. Sólo debo entenderme con Delrue en todo y para todo. Usted no tiene relación ninguna con nuestros asuntos. -Ni estoy relacionado con ellos ni los conozco siquiera. Ignoro en absoluto de lo que se trata. -De un pequeño obstáculo -No quiero saberlo. Únicamente puedo participar á usted, como regla general, que á mí me molestan los obstáculos y que me agradan los hombres que los suprimen Yo sólo deseo una cosa: la felicidad de mi hija. ¿Me entiende usted? No tengo más que decir. Esta era la orden hipócrita é irresponsable para llevar á cabo el negocio con Delrue; era la sentencia de muerte y de vergüenza contra Juana, pronunciada en la impunidad de las tinieblas. Mad. Victoria esperaba á su esposo en su casa de la calle de la Trinidad. -gYa estás de vuelta? -le dijo apenas llagó. (Pronto ha sido! ¿Hay qae hacer eso? Ya lo creo! Y si perder tiempo. ¿Ha estado amable el barón? -Me intriga ese temor. ¿Qué quieres decir? -Voy á ser franca, y te ruego que me correspondas con franqueza al contestarme. Te lo ruego en interés de nuestro único hijo, de mi hijo, á quien tengo obligación de defender contra todos y contra él mismo hasta mi último aliento. -Muy nobles sentimientos son los tuyos, pero me parecen algo teatrales las palabras. -Digo lo que pienso y lo que siento. Temo que Enrique no haga un matrimonio de amor ni de conveniencia, sino de heroísmo. -Con una muchacha como Sidoaia, bellísima y millonaria, el heroísmo es fácil. ¿Y si él no la quiere? -Ya la querrá andando el tiempo. Por de pronto lo seguro es la dote y además las esperanzas... ¿Y si á él no le importa la dote? ¿Si tiene la ambición de crearse una fortuna él solo? -Eso es muy bonito en teoría, pero imposible en la práctica. ¿Por qué? Pongámonos en el peor caso: estamos totalmente arruinados. ¡Elena! -Es una suposición. Pues bien, estamos totalmente arruinados. Nos venden cuanto poseemos; nos ponen en la calle. Aún me quedan mis alhajas y ellas me producirían lo suficiente para pasar el resto de mis días en algún olvidado rincón de Bretaña, de esa región que me gusta tanto como á lst más humilde de las aldeanas ó de las hijas del mar. ¿Y crees que Enrique se resignaría... I, e tengo por más ambicioso. -Yo también. Entre sus amigos los hay muy adinerados y aficionados á aventuras que le consideran como á jefe y le seguirían donde fuese. Con ellos podría marchar á otra exploración y hacer carrera y tal vez fortuna en nuestras colonias. Es su ideal. ¿Por qué no ha de realizarlo? -No veo claro tu pensamiento. -Pues mi pensamiento es que Enrique no debe aceptar un matrimonio forzado, impuesto por su padre, único que lograría beneficiarse con él. -Elena, estás olvidando que llevas mi nombre... -Jamás lo he olvidado. Conozco mis obligaciones de esposa y de madre; como esposa me he sometido, he aceptado todas las amarguras, te he dejado consumar nuestra ruina y la de nuestro hijo; pero como madre me rebelo, me Opongo al sacrificio de Enrique, sacrificio que, por otra parte, considero in. útil, porque los problemáticos cien millones de Sidonia irán á parar donde fueron los nuestros, malrotados por tus infinitas locuras. ¿Quieres casar á nuestro hijo para continuar la buena vida? ¡Pues no será! Me opondré á ello con todas mía fuerzas. Que cada uno cargue con sus culpas; que cada uno lleve su cruz. A Büfiqtte no le hacen falta los cien millones; á mi tampoco; tú res, pues, el único que los nvoasita. Si ma equivoco estoy dispuesta á pedirte perdón de rodillas. -No debo tomaren ensátala vires de tea palabras, que sos tecto. ae una noche de insomnio, tal vez de fiebre... -De una noche de reflexión.