Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 979 ABC. DOMINGO 9 DE FEBRERO DE 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 6 La Hispano- Suiza de Barcelona es la más imfiando todas las leyes biológicas? O, ¿qué sana portante casa española constructora de autodoctrina y acertado instinto hace que Inglatemóviles, y de cómo construye y es apreciada rra conozca las causas de la decadencia y las esta marca, lo atestiguan el gran número de esquive y huya? ¿Cuáles son estas 1 causas? coches que lleva vendidos y las recompensas Gran tema de investigación es éste para el filóobtenidas en los recientes salones del atomovisofo de la historia. Considerándolo así, míster lismo celebrados en París y Madrid el año úl Balfour ha pronunciado una disertación sobre timo. este asunto, en Newnham College, de Cambridge. Efecto del gran crédito alcanzado por la Hispano- Suiza y de los innumerables encargos El jefe del partido unionista es, como ya he que en Madrid se le confieren, se ha visto oblidicho en otra ocasión, un espíritu exquisitagada, en beneficio de sus clientes, á establece: mente cultivado, amigo de toda especulación y en esta corte una sucursal, en el uúm. 23 de la metafísicas solaces. Los filósofos, sus colegas, calle de Alcalá, donde el público admira los dicen: Es lástima que se ocupe tanto de políchassis y coches hechos en esa fábrica, que son tica. Los políticos, sus colegas, dicen: Sino un alarde de construcción y elegancia e ocupara tanto de filosofías, sería mejor político. Unos y otros llevan razón. Esta dualidad La particularidad de todos los tipos de co de actividades y aficiones de Mr. Balfour tiene ches construidos por La Hispano- Suiza, son la algunos precedentes en la familia política insencillez, robustez y sobriedad de sus motores glesa. Lord Beaconsfield, mejor conocido por para sabir las cuestas con una admirable fsci su apellido Disraeli, escribía novelas notables, hdad de dirección. La construcción del chassis y Gladstone, en sus horas de ocio oficial, estuse halla estudiada para recorrer las malas cadiaba teología y glosaba á Hornero y Dante, rreteras que, por desgracia, tanto abundan en Al tomar Mr. Balfourd la palabra decaden- FABRICA DE LOS SRES. OLLERO, RULL Y C DE SEVILLA. IMPORTANTE INDUSTRIA, nuestro país, y eso se consigue con los coches de La Hispano- Suiza, gracias á la altura á que cia como asunto de su lectura, no lo hace en aquel sentido limitado- -artístico, -de técnica INSTALADA DESDE EL AÑO DE 1906, DEDJCADA A LA FABRICACIÓN DE TODA CLASE se encuentran todos los órganos motores que DE TORNILLOS, REMACHES, ESCARPIAS Y TIRAFONDOS PARA FERROCARRILES permiten pasar impunemente por los peores caartificiosa, la cual, suplantando la inspiración minos. La Hispano- Suiza construye los tipos dire cta de una edad sencilla, se dice expresar de coches prácticos de ciudad 10 15 y 20 30, en sensaciones muy sutiles. Trátase de la decaque seis maestros de escuela, -Pues esto es cortarle á uno modelos de turismo los 30 40, 40 50 y 60 75, dencia que ataca (ó se asegura que ataca) pemi esposa con histerismos, el porvenir. siendo el 30 40 y 60 75 e n seis cilindros. Resriódicamente á las grandes comunidades y cisu mamá con 3 a dispesia, -Y la trenza pecto de sus condiciones económicas, sólo divilizaciones históricas. Macaulay solía decir el clima á seis bajo cero, y las ilusiones. remos que hoy cuesta uno de estos automóvique de aquí en algunos años, sean los que fueel chupesqui con la anemia, ¿Y á ellos les un 25 por 100 más barato que el de cual ren, Nueva Zelanda será una Potencia munel gato maya que maya, después de too, qué les peta? quiera marca extranjera. dial, é Inglaterra una nación moribunda. Berel perro sin una perra, ¿Son ellos los que reciben keley contaba cómo el drama de la civilizaApenas abierta al público la sucursal de L la prestamista apretando, los coscorrones? ción ha viajado lentamente de Este á Oeste Hispano- Suiza en Madrid, ya ha contribuido el casero dale y vuelta, ¡Quisieran! para encontrar en el último su más alto desengenerosamente á una obra de caridad, cedienel hambre que s avecina- -Eso es tirar por los suelos volvimiento, pero también su catástrofe final, do sus locales de la calle de Alcalá para expoy la ruina que s acerca lo clásico de una fiesta en el nuevo mundo. ner un elegante automóvil, que rifa en benefiá un hogar dulce y tranquilo y no dejar que uno ruede, cio de los pobres una Junta de distinguidas de un desdichado maleta. Esto nos lleva á hacernos muy tristes soliy no dejar que uno pueda damas aristocráticas. ¡Cómo no he de estar yo pálido loquios: mueren los pueblos como mueren los apandiñar el busíbilis si las bilis me molestan hombres, é igual que mueren los pueblos mode la manduca. y la sociedad m aburre rirá la tierra, y del propio modo que muere- ¡Mi agüela! y la noticia m asedia... este planeta diminuto morirá el sol, lo mismo ¿Y que va á hacer uno ahora? AGUAS MARAVILLOSAS ¿Adonde se educa uno que han muerto centenares y millares de esporque el trabajo m aterra. pa que uno llegue á la meta? trellas cuya luz no llegó á ser cómplice de nuesC n el pintoresco pueblo de Cestón a, de la- ¿Y los laureles? ¿Adonde cursa uno el arte tras angustias en algunas noches serenas. provincia de Guipúzcoa, existe Uii balnea 1- -Pues, chico, si nos quitan las capeas? Aunque piense estas cosas, Mr. Balfour no rio de renombre universal, tan lamoso come s acabaron las menestras. Eso es tirar al degüello, ias dice. Se detiene en los sombríos umbrales concurrido en su temporada oficial, que empie- ¡Qué á gasto estará el Bombita! malamente, una carrera; de la puerta que guía á la muerte nacional. Y za en 15 de Junio y termina en 30 de tíen- ¿Por? porque es lo que yo me digo: volviéndose con ademán de confianza, dice- -Porque no hay qnien le pueda tiembre. antes te ibas á Alcobendas, palabras optimistas. No pueden oedirse mayores comodidades en hacer sombra. ú á Parla, ú á Miraflores, el suntuoso balneario, in. oni. ado á la aitura ce El mejor medio de atajar el decaimiento de- -Y düo tuerte. y uno era el chí de la fiesta, los mejores ael extranjero, y de ello pueden una raza es unir la especulación á la acción. La- ¡Tvlia si gobernase el Guerra! y te llevabas p al catre dar fe los innumerables bañistas que de todas filosofía, el prurito metafísico, en cuanto se- ¡Otro gallo nos cantara! dos cornás y unas pesetas partes acuden anualmente, atraídos por las aparta de su aspecto práctico, que es la reli- -Pus, mira, hay cosas más negras y tute contenti, y, ahora, virtudes de las aguas. gión, arruina á las naciones. Y no de otra suerquién no nos dice que el día vamos, dime ¿á quién toreas? te que filosofía sin religión es deletérea, cienmenos pensao nos gobierna. En el historial del establecimiento figuran- -A nosotros sí que sí que cia pura sin energías en que emplearse é in- -Y entonces. curaciones verdaderamente maravillosas, y nos están dando una brega, dustria que perfeccionar, á fin de mantener á para completar el capítulo de bondades, dire- -No t añitraques que á este pasito, nos manda la raza en una continua labor, es un elemento mos que se halla al frente del balneario, comr esperanzas halagüeñas; al corral por chotas. de decadencia. Fomentad entre los ciudadanos jefe facultativo, el sabio Dr. Enríquez. entonces, el apoquinen. un divino descontento, una firme creencia en- -Güeno, pero tan y mientras, -Deja Estas aguas naturales de Cestona son espe que aún hay mundos que descubrir y conquisuno es el escalabrao que lleguen los nuestros. cialmente recomendadas para las enfermeda tar; en la ciencia, en la política, en el arte, en y ellos se ponen la venda. ¿Cuálos? des del hígado, intestinos, riñones y bazo, ec la industria, una inquebrantable fe en la per- -Los que pican. los cuales obra directamente, curándolos casi ANTONIO CASERO fectibilidad de lo presente, merced al esfuerzo siempre en la primera temporada. ¿Tú te piensas perseverante, y habréis sembrado en buena tieque eso es un hecho? La Compañía anónima propietaria de ese fa rra la simiente de todo progreso. -Pa Junio moso manantial se ha dedicado á la noble talos ves por la carretera rea de extender esas aguas á todo el mundo, y RAMÓN PÉREZ DE AYALA 1 entusiasmo y desarrollo que en España al efecto, las expende en botellas, que tienen de Extremadura. ha adquirido el automóvil supera á las es- las mismas propiedades que si se administra- -P al gato, Londres. Febrero 1908. peranzas y cálculos de los más entusiastas del sen en el propio manantial. y si acaso vienen, llegan moderno medio de locomoción. Hemos dado apolillaos, y con tufo De este modo disfrutan de su beneficio las en esto una prueba más de que no somos re- personas que no pueden acudir al balneario, y á natalina. fractarios al progreso. también pueden usarlas en todo tiempo sin ne- -Tú deja Con Francia á lia cabeza, hoy la industria cesidad de esperar la temporada oficial. c atufen ú que no atufen, automovilista es una de las más importantes la custión es que, si llegan, Consideramos inútil hacer aquí especial tedel mundo civilizado, y parecía natural, por comendación de las aguas y balneario de Ces- -Por acuerdo del Gobierno lo primero que establecen muchos conceptos, que en España se iniciara tona, pues su justo renombre las relevan de suprimidas las capeas, en Madrid es una escuela algún movimiento hacia esa industria, que tie- nuestros modestos elogios, cuando yi han sido de tauromaquia. el vino á catorce ríales, ne ya en nuestro país demostrada su existen- sancionadas por la ciencia y los mismos enla guardilla diez cincuenta, -Quizaque; I cia con prósperosi resultados. fermos. los chavales con más ducas pero no cuentes con ella. AUTOMOVILISMO E OPLAS DEL DOMINGO. LAS CAPEAS BIBLIOTECA DE A B C 54 LA SEÑORITA DE LOS CIEN MILLONES 55 -Entonces, ¿á qué vienes? ¿A ver al litaos? Ya ves que se las va á liar de uo momento á otro. -Venía á enterarme, á deciros que suspendierais el golpe... De todos modos pagaré el precio convenido, pero no hay que tocar á la muchacha. ¿Todavía te atreves á dar órdenes? ¿Nos crees tontos? Vas á aprende que no se nos engaña fácilmente. Toma. El Muralla levantó su formidable puño sobre la cabeza de Delrue, y éste, huyendo de 1. a agresión, se hizo atrás en el momento en que se abría la puerta y la portera de la casa entraba, acompañando á un médico. Esto le salvó por el momento. -Hay que llevar este hombre al Hospital en seguida- -dijo el médico. Delrue desapareció rápidamente, y tras él corrió el golfülo Totó. -Dale de firme para que aprenda- -le dijo el apache, furioso. -Es de la Po licía. ¡Muera la Policía! No pudo continuar la retahila de interjecciones que se disponía á proferir, porque en aquel preciso instante un comisario de Policía, con varios agentes, entraba en el hotel. Al oir el grito del Muralla, el comisario se encaminó al núm. 13, ordenando á los agentes que le acompañaban, que preparasen sus revólvers. ¡Se ha escapado! -rugió el apache. ¡Ah, si le llego á pillar! Era seguro que, de encontrarse Delrue al alcance del Muralla, no hubiera librado con vida. Y, sin embargo, nada tenía que ver él con aquella inesperada invasión de la Policía en el sospechoso Hotel de Embajadores. Todo era una pura casualidad. En la misma casa acababan de suicidarse un padre y tres hijos; descubierto el suceso, se avisó al tío Carlos, y los agentes de servicio en el barrio, enterados de lo que ocurría, lo comunicaron á su jefe, que acudió en el acto para reali zar las diligencias necesarias. Pronto se oyó ruido de lucha, carreras precipitadas y numerosos disparos. Al subir los agentes, el Muralla se había parapetado en la habitación del herido, que no daba más señales de vida que algún que otro suspiro. La puerta saltó hecha astillas al empújele los agentes. El Muralla, que estaba desarmado pues no tenía en su poder más que su revólver de pacotilla, y él sólo se juzgaba fuerte cuchillo en mano, buscaba el medio de huir. El bloqueado apache disparó su arma sin hacer blanco y luego la lanzó á la cabeza de un agente, que cayó redondo al suelo. Los otros le cercaban cada vez á menor distancia. Entonces cogió en brazos el cuerpo agonizante del Rizos, y parapetado con él, embistió á la Policía, se abrió paso y bajó, casi rodó las escaleras con su horrible trofeo. En la calle había más agentes y la huida terminó pronto. El Muralla fue sujeto, maniatado y conducido al puesto de Policía, y el inanimado cuerpo del Rizos, cubierto con un capote, fue llevado á la Casa de Socorro. El incidente había terminado. Delrue, que por fin logró esquivarse, tomó de nuevo su coche, que le llevó otra vez á París. Ni él ni el cochero advirtieron que á la trasera, cómodamente sentado en los muelles del carruaje, iba Totó, el golfillo, meditando su venganza. VIH LA MADRE El barón de Bressieu llegó al palacio de la calle de La Boétie al mismo tiempo que Delrue. Había adoptado aspecto compungido y de preocupación, para lo cual sólo tuvo que exagerar la inquietud que sentía al ver en peligro la boda de su hija. Interesado en dar toda la publicidad posible al enlace, lo había hecho. anunciar en las crónicas de sociedad de los más importantes periódicos, había hecho un donativo de cien mil francos á la Beneficencia pública; había declarado audazmente que asociaba á su futuro yerno á su banca de París y que con su cooperación se proponía establecer una sucursal colonial con casa en África, en Indochina y en todos los sitios en que dominara la bandera francesa. La 1 aristocracia no podía menos de interesarse en tan patriótica y fructífera empresa, patrocinada por los Kermor y dirigida por el joven y brillante explorador, circunstancias que eran garantía de competencia y de formalidad. El accidente del conde, su peligrosa aventura nocturna le hacían más simpático, más popular de lo que ya era; pero ¿cuánto tiempo tendría que permanecer en el lecho? ¿En qué fecha podría verificarse la boda? Estas eran las preocupaciones de Bressieu, que no olvidaba lo que le había dicho Delrue acerca del estado de ánimo del conde, de su ardiente deseo de anular las gestiones matrimoniales y quedar otra vez libre. El marqués, por su parte, salvado del pavoroso conflicto á que sus locuras le habían llevado, gracias al barón, no tenía ya prisa ninguna de que se verifícase la boda y había reanudado su alocada vida. Delrue se apresuró á anunciar al marqués la visita de Bressieu, como si hubieran venido juntos, pues así se explicaba su tardanza. ¡Pobre muchacho! -dijo el barón, -no sabe usted la impresión que me ha producido la noticia. Mi hija está trastornada; no sé si podrá venir luego... ¿Y qué ha sido? -Una tontería... Yo espero que no será nada, pero ha pasado la noche muy mal y la herida no es franca. Ahora descansa un poco; tiene menos fiebre. ¿Puedo pasar á verle y anunciarle la visita de su futura? ¡Pobre hija mía! Está enamoradísima de Enrique. El marqués prefirió ir él mismo á ver cómo se encontraba su hijo. Había mejorado; al delirio había seguido el abatimiento, y al entrar su padre, Enrique conversaba con la marquesa. ¡Ya lo decía yo! -exclamó alegremente el Sr. Kermor. -Dentro de ocho días estará bueno y sano. Conozco mi sangre. Elena, tienes que ser razonable. Ve á descansar un poco. -No necesito descansar. Cuando vino Enrique ya había yo dormido lo necesario. -Mamá, tiene razón mi padre. Anda á descansar. Te lo ruego.