Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 979 A B C DOMINGO 9 DE FEBRERO DE 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 5 El Rey paseó ayer tarde por la Casa de Campo con los príncipes D. Raniero y D. Felipe de ÍBorbón. Hoy probablemente regresará de Lisboa el infante D. Fernando. Anoche, en el expreso de Andalucía, regresó á Sevilla S M. el Rey, acompañado de los condes del Serrallo y de La Unión. En el mismo tren marcharon el ministro de Estado, el introducto! de embajadores, conde de Pie de Concha, y los diplomáticosSres. Miranda y Cárdenas, para asistir á la presentación 3 a íisión extraordinaria sueca que se ven tdia en Sevilla. A la estación bajaron á despedir al Rey la Reina madre, las infantas doña Isabel y doña Teresa y los príncipes D. Raniero y D. Felipe. También se haliaoan en el anclen el Gobierno, los presidentes de las Cámaras, altos palatinos, los obispos de Madrid- Alcalá y de Sión, las autoridades y otras varias personas. D. Alfonso vestía de paisano con gabán y sombrero hongo negr- y bajó á la estación con escolta y su caballerizo el Sr. Peñarredonda. DE P 4 LACJO TEATRO REAL. MEF 1 STOFELES ít -5 confianza en sí mismos, y de ahí, necesaria mente, emprenden esa dulce, voluptuosa é in sensible bajada de la decadencia en que IOE pies andan á buen aire con un ritmo muy acompasado hasta dar en el aniquilamiento Pero esta inevitable ley individual, ¿impera con idéntico poderío en los organismos sociales? Ha e sesenta años, el filósofo Emerson decía de Inglaterra: Ha llegado esta nación a ta altura, á tan considerable eminencia en la his toria del mundo, que no es posible imaginas qu j siga progresando. La decadencia de Ingla térra debe comenzar de un momento á otro. Y, sin embargo, en estos sesenta años no co menzó; antes al contrario, continuó el progreso en extraordinaria medida. Entonces, ¿qué rara virtud reside en lo músculos colectivos, de este pueblo privilegiado que lejos de perder SH elasticidad y fortaleza, las aumenta á cada año que pasa, como desa- cMuy satisfecna de vuestro dentífrico, rae decido á no emplear otro. Firmado: CONDESA D E T FEONSAO. DE SOCIEDAD La señora de Allendesalazar no recibirá tampoco mañana lunes á sus amistades por durar todavía el luto oficial por la muerte del rey de Portugal. La dmquesa de Valencia está mejor de su indisposición. Ha dado á luz con felicidad un niño la bella señora de D. Jerónimo Parra. Con una numerosa concurrencia se ha verificado el entierro del hijo político del ministro de la Guerra D. Federico Cobo de Guztnán. El duelo fue presidido por el obispo de Sión y los Sres. Coello, marqués de San Felices de Aragón, coronel Echagüe, Aguilar, representando éste á la Real Casa: Cubillo, Loigorry, Amaga y Cobo. Una lucida representación del Ejército acudió al acto. Damos á la distinguida familia del finado nuestro más sentido pésame. De Londres ha llegado á el Sr. Osborne. El marqués de Cerralbo ha obsequiado á algunos de sus amigos con un banquete con motivo de su próximo ingreso en la Academia de s Historia. Concurrieron el marqués de la Vega de Armijo, los condes de Alba de Jetes, Casa Sola y Cedillo, y los Sres. Bethencourt, Rodríguez Villa, Herrera, Catalina y García, Sánchez Moguel, Ortega Morejón, Pérez Villamil y Vázquez de Mella Srta- Pandolhní. Sobinoff. Navarrmi. en el Carnaval anterior, de 3.000, 2.000 y 1.000 EL SECRETARIO pesetas, además de los objetos de arte que se DE LA NUNCIATURA adjudiquen á los coches, y los premios en metálico para estudiantinas y comparsas. DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR El programa diferirá poco del de los últimos años. ROMA, 8 8 N. La Comisión, que dispone ya de muy poco ons. Sarzana, secretario de la delegación tiempo para los preparativos de la fiesta, actiapostólica de Cuba, ha sido nombrado vará los trabajos, y espera que los particulares secretario de la Nunciatura de Madrid. y Corporaciones harán sin pérdida de tiempo las peticiones de terreno á que antes nos refeDE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL Ctasae. PE FRONSAC hvLmaao tíene ya y t d l Idi g d b siglos de vida. Las castas de la India obedecieron al instinto de especializar las funciones LA MENDICIDAD sociales en adecuados órganos, estableciendo EN MADRID una jerarquía según la nobleza del acto. Plaaarios senadores de distintas fracciones se tón dotó de miembros al Estado, de la misma suerte que lo está el cuerpo del hombre, y eran acercaron ayer tarde en el salón de Confe- guerreros, artesanos, magistrados, etc. etc. en rencias del Senado al ministro de la Goberna- el ser público lo que brazos, piernas, cerebro, ción para rogarle que evite prontamente el etcétera, etc. son en nuestra vida. Pero en triste espectáculo que presentan actualmente Platón este tropo no teflía otro alcance que el Presente y Porvenir eeonóntioo de la Iglesia en España las calles de Madrid por la afluencia de men- puramente metafórico é imaginativo de ayuES TODAS LAS LIBBEBI k digos. da -al discurso. También le rogaron que disponga lo necesaAnaanao el. Tiempo, muchos siglos después, rio para correar el estado de suciedad de las Bosuet y Voltaire convirtieron la comparación vías públicas el abandono de cuantas medi- en paridad absoluta, aplicando al uno las ledas sanitarias aconseja la higiene, dando lugar yes que rigen al otro, de tal suerte, que así l Carnaval. Autorizada por el Ayuntamiento la Co- coa esto á las nubes de polvo que se forman en como el hombre asciende de la puericia á la DIARIO ILUSTRADO misión de espectáculos para celebrar fiestas en cuanto se agita el viento. adolescencia, desde donde se encamina á la El Sr. La Cierva aseguró que en la semana adultez, virilidad ó cima de la vida, y de allí el próximo Carnaval, se invita á todos los parOFICINAS: Calie de Sevilla, 12 y 14 ticulares y á las Sociedades de recreo que en próxima desaparecerán los mendigos, y por lo toma la pendiente del decaimiento, ancianidad, años anteriores instalaron tribunas en el pa- que se refiere al segundo extremo, manifestó senectud, para dar en la muerte, que es el térPRECIOS DE SUSCRIPCIÓN seo de la Castellana, para que á la mayor bre- que conferenciaría con el alcalde para que pro- mino fatal, así también los pueblos, los estaMadrid, 1,50 ptas. mes. -Provincias, 5 pt vedad hagan las solicitudes que deseen para cure corregir este estad de cosas. d o s l a s civilizaciones diversas siguen un setas trimestre. -Extranjero, 31 francos año. la concesión de terreno en el año actual. Sin embargo de estos ofrecimientos, algunos proceso similar, aparecen en la vida internaPago adelantado en sellos de Sorreo y libranzas La fiesta organizada por dicha Comisión se senadores han anunciado que interpelarán al cional con una desordenada turbulencia, que de la Prensa ó delfiiroMutuo. celebrará el domingo i. de Marzo, y los pre- Gobierno sobre dichos extremos el lunes pró- pudiéramos llamar romántica, ganan una seré mios que se asignan á las carrozas son, como ximo. na cumbre de armonía, de fuerza, de clásica 11 n donativo. Por error material dijimos en nuestro numero anterior que el donativo entregado en el colegio de San Ildefonso para los niños qtie sacaron las bolas agraciadas con dos premios en el último sorteo de Navidad había sido de cien pesetas; la cantidad donada ha sido de 400 pesetas. A B C EN INGLATERRA IMIENTE DE La idea de comparar al S PROGRESO Estado con el organismo algunos V Firmado: CLAUDIO (Hérault) El Dentol (agua, pasta y polvo) es, en efecto, un dentífrico que, además de ser soberanamente antiséptico, está dotado de un perfume como ningún otro, agradable. Creado de conformidad con los trabajos de Pasteur, destruye todos los malos microbios de la boca, impidiendo, por tanto, ó curando seguramente, la caries de los dientes, las inflamaciones de laa encías y los males de la garganta. En muy pocos días comunica á los dientes una blancura sorprendente, destruye el sarro y deja en la boca una sensación de frescura deliciosa y persistente. Aplicado sobre algodón, calma instantáneamente los dolores de muelas, por violentos que sean. De venta en las buenas Droguerías, Farmacias y Perfumerías. MADRID: Martín y Duran, Pérez Martín Velasco y 0. a, Francisco Gayoso, Perfumería Inglesa, H. Alvarez aGómez. BARCELONA: Sucursal de V. Ferrer y 0. Salvador Banús, Sucursales de J. Vidal y Ribas. MBKfl B E ACTUALIDAD Castillo de Vildor l (Pas- de- Oalais) Le agradezco mucho el cofrecito muestra que ha tenido la bondad de enviarme. El Dentol ea realmente el dentífrico más prodigioso que he conooido. Se me ha concluído la muestra y no puedo prescindir de usarlo. GBANDCBOIX, en Burlat NOTAS MUNICIPALES E ABC BIBLIOTECA DB A B C 56 t A SEÑORITA DE LOS CIEN MILLONES 53 ¡En hora buena! -añadió el marqués. -Eso es una orden que hay que cumplir, porque no se debe contrariar á los enfermos. Luego, con vacilaciones en la voz como si le diera vergüenza lo que iba á decir, añadió: ¡Ah! Me olvidaba... Bressieu apenas ha sabido lo que ocurría ha veaido y está ahí. Es una atención que hay que agradecer tratándose de un hombre tan ocupado como él... Su hija Sidonia vendrá también luego á saber cómo sigue este feliz mortal... Enrique, obsesionado, fuera de sí, rompió bruscamente la reserva que se había impuesto desde el momento de la petición de mano. La verdad estalló elocuentemente. ¡Por Dios! -dijo, -que me eviten el suplicio de su visita. He dado mi palabra y la cumpliré. ¿Qué más quieren? ¡Miserables! La fiebre le atacó de nuevo, y otra vez comenzó el delirio. ¡Vamos, vamos! Este hijo necesita quinina y médico. Voy á buscárselos, y de paso á excusarle con el barón de Bressieu. Ya reunido á éste, dióle las más tranquilizadoras noticias del estado del eníermo, añadiendo que los médicos habían ordenado un severo régimen de descanso, de aislamiento y de silencio, y que afirmaban que de la escrupulosidad con que se obedecieran sus órdenes dependería la rapidez de la curación. El banquero no insistió. De sobra sabía él la simpatía que inspiraba al conde. -Mal negocio- -se decía, ya de regreso á su casa, -esto va á durar cuatro 6 seis semanas, y yo quería haberlo terminado todo en medio mes. El marqués de Kermor, solo con su esposa en el salón del palacio, la instó sinceramente á que se retirase á descansar, ofreciéndose á substituirla á la cabecera del herido. -No, no necesito descansar. Además, tu presencia seria poco tranquilizadora para Enrique... El marqués la miró sorprendido, interrogador. -Es necesario que hablemos seriamente- -dijo ella. -Cuando gustes. Ahora mismo, si no tienes inconveniente. -Ninguno; pero hemos dejado solo á Enrique... -No está solo. Cuando yo salí, entraba el tn ¿dico. -Entonces, habla; ya te escucho. Aquello iba á ser un duelo, que el marqués, tan decidido y tan valeroso en otros terrenos, hubiera querido rehuir. Debo decrte que me sorprendió por lo brusca y lo anormal la declaración de Enrique á Sid nia y la inmediata petición de mano, pues nada me había consultado ceic i de tales propósitos. -Ya conoces bu carácter... -Porque lo conozco y porque lo estimo en lo que vale me sorprendió más su conducta. No me la expliqué entonces ni he logrado explicármela después. ¿Y añorar- -Ahora temo haber adivinad Intenciones le dieron á Delrue de retirarse; pero el tabernero no ie dio tiempo, pues abrió la puerta de comunicación con la escalera, y gritó: ¡Una visita para el 13! Subió Andrés. La puerta del núm. 13 se había entreabierto, y el espectáculo que el interior de la habitación ofrecía le dejó inmóvil de espanto. El Rizos estaba tendido boca arriba, vestido, sobre su cama; tenía desabrochada la camisa; la cabeza hinchada, deforme, desaparecía bajo las vendas mojadas y sanguinolentas que la envolvían; en su rostro, amoratado, ennegrecido, casi destacaban los ojos fuera de las órbitas; un estertor, interrumpido frecuentemente por el hipo, entreabría su boca, de la cual pendía una lengua cubierta de espumarajos. Era una máscara horrible. En la habitación no había casi muebles, y los que había estaban rotos y desvencijados. Acompañaban al Rizos su siniestro colega el Muralla y el golfillo aprendiz de apache. Sin levantarse de la silla en que estaba sentado á horcajadas, el Muralla dio un puntapié á la puerta y la cerró con violencia. La mirada de Tolo, el granujilla, brilló siniestramente é hizo una seña de inteligencia al compañero del Rizos. Este se encaró con Delrue, que se echó á temblar, azaradísimo, y preguntó al muchacho: ¿Es él? -Sí- -dijo Totó- ¿Estás seguro? -Triplemente seguro. Cuenta: Ese es el que indicó el negocio al Rizos, con quien estuvo la otra mañana en ¿ifaubourg del Temple. -Y va una. -Es es el que estuvo en Vaux Hall cou un tipo aristocrático, y á quien le avisó el Rizos que íbamos á dar el golpe -Y van dos. -Es el que llegó cuando estábamos trabajando: con el revólver empufiado, detrás del individuo que manejó el bastón tan lindamente. -Tres y basta. Está juzgado. Delrue oía el diálogo aterrado, y se consideró perdido. Había caído en la ratonera; si gritaba le estrangularían en el acto. El Muralla se levantó, acercóse á Andrés hasta tropezarle, le miró de arriba á abajo y le preguntó con terrible tranquilidad. ¿De modo que eres tú el que embarcas á los amigos y luego los vendes? -No, no. Ha sido una casualidad, que os explicaré. ¡Una casualidad! ¡otro ron ese embuste ¡A fSi pudiera hablar el Rizo fS p d i e r a- -Si pudiera, diría lo mismo que yo: q e eres un amigo falso, un cómplice áe la Policía... -Yo juro á usted que... -Ni una palabra más. ¿Traes los 5.000 francos? -No. no tos tenga todavía.