Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 972 A B C DOMINGO 2 DE FEBRERO DE 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN PAGINA 3 i i JC 1 s Madrid. Constitución de la Junta central de iprimera enseñanza, verificada ayer mañana en el ministerio de Instrucción pública. De izquierda á derecha, sentados: Sr. Salva, Sr. Bejarano, el presidente, Sr. Hinojosa; el ministro, Sr. Rodríguez San Pedro; doña Carmen Rojo, Sr. Sanr y Escartín y Sr. Palau; de pie: Sres. Moyano. Silíó, Ibáñez Marín, Blanco y Cuadrillero. FOT. B Ci obra del propio Hume, La corte de Felipe IV, tria en la misma medida que Castilla lo había hecho, España volvería á ser la primera de las recientemente aparecida. -La gran autoridad del comandante Hume y naciones en la guerra, y al propio tiempo tan ¿u literario prestigio, legítimamente conquis- próspera y rica como cualquiera otra. En opitado, atrajeron gran concurrencia al salón de nión de Martín Hume, estas ideas de Olivares actos del club. Extractaré algunos puntos esen- nos fueron perniciosas y fatales; debió atender á la reconstitución interior de Castilla y se ciales de la conferencia. La unidad espiritual de España en los si- preocupó tan sólo de mantener refulgente la glos xv y xvi (unidad que pudiéramos llamar vieja aureola guerrera; debió respetar el carácidiosincrasia ibérica, diferente de la fisonomía ter histórico de los antiguos reinos y trató de psicológica de las otras naciones, y que se pue- arrebatarles insidiosamente sus privilegios. de sintetizar en estas palabras: inconmovible Cierto que fue trabajador infatigable y talenfe en que el pueblo español es el escogido por tudo á no dudar; pero ignoraba que la misión Dios á fin de que haga triunfar en todo el uni- del gran hombre de Estado es determinar el verso la pura y ortodoxa creencia católica) esta futuro, abrir nuevas veredas á los pueblos. unidad espiritual, repito, es- -según Martí? Olivares fue un esclavo de la Historia, de las Hume- -la que ha hecho grande á España en loo accesibles quimeras de unos siglos heroicos. comienzos de sus empresas y la que la trajo más tarde á miserable condición y vida paupérrima. Martín Hume ha escrito muy profundas LA BODA DE UNA observaciones acerca de esta fe de los españoles en la selección divina, con ocasión de un estudio acerca del estado social de España en la época de la publicación del Quijote. Este fervor bélico- religioso hizo que los españoles paseáramos triunfantes nuestras armas por toda la tierra, de manera que los brazos que debieran empuñar, perseverante y apaciblemente, el arado, andaban convirtiéndo en laureles el humilde pan cotidiano. En otras palabras: la gloria se nos subió á la cabeza, dejando des- amparado el estómago. En la época del Emperador y de Felipe II existían en España diferentes personalidades históricas, con netas diferencias entre sí y una mutua desconfianza ó temor á la hegemonía que venía latiendo desde la unión personal de los Reyes Católicos Mirábanse de reojo aún, pero conservaban la vehemencia hereditaria de ocho siglos, la cual les hizo fundirsa en un haz- -encendido como una antorcha á los pies de un Dios- -á fin de luchar contra el infiel establecido en la propia casa. Cuando Felipe IV vino al trono, su destino estaba anudado á un funesto propósito tradicional. El Rey de España era el defensor de Miss Gladys Vanderbilt. la fe. Por aquel entonces, los españoles de los distintos reinos de la península tenían los lomos Añádase que su carácter era tortuoso, astuto, un poco quebrantados, desmayada la volun- amigo de dobleces y fingimientos, cualidades tad y moribunda todaxesperanza; pero conser- que no van mal á un diplomático, pero sí á un vaban el santo orgullo intacto y una elocuente capitán de naciones. jactancia insincera. Castilla había dado su san- En suma, fe, fe honda, vibrante, sincera, gre y su oro a l a Corona. Era la única región arrolladura, fe en Dios, que supone fe en uno realmente sumisa, realmente entusiasta, real- mismo, éste es el resorte central que nos manmente heroica y, por lo tanto, completamente tuvo arrogantes cabalgando á horcajadas el pobre. El conde- duque de Olivares, así que mundo. tomó en sus manos la dirección de España, Por supuesto, todo esto, aunque expresado á comprendió que su futuro poderío no podía de- mi modo, son las ideas centrales de la confepender de otra cosa que de la total y efectiva rencia del comandante Martín Hume. Yo resunificación de la península, anulando diferen- petando, como respeto, tanto á este notable cias regionales, jurídicas tradiciones, fueros y autor, me permito disentir de él en algunos puntos que hoy es ya imposible dilucidar. consuetudinarias prácticas. El conde- duque abrigábala certidumbre de RAMÓN PÉREZ DE AYALA que si Aragón, Cataluña, Valencia y Portugal pagaran el debido tributo á la idea de la paLondres Enero 1908- COPLAS DEL DOMINGO. UN RAjAH -El hecho es que de una simple cantaora malagueña, ha salió una rajasa porque un rajah se la lleva, ¿y quién no le dice al nieto de mi respetable agüela de que yo no saque raja áe otro rajah con mi Pepa, y me encuentre yo rajando el bacalao en la Armenia, ú en las Pampas, ú en las Indias, ú en Turquestán, ú en la Persia? Vamos, con lo que me gustan sale un yerno que te pone hotel y coche á la puerta y vamos tirando. Mira, las enseñanzas modernas p al caso son las siguientes: ties una hija, la enseñas á firmar y cuatro timos, y dos ú tres fíladelf ias, y un par de miradas lánguida y unas palabritas de esas y nepas de qua, y etcétera; la educas en lo flamenco; y, arsa y toma, y, arsa y venga, y sale una bailaora cuando menos te lo piensas; la llevas al extranjero; allí da dos zapatetas y tres jipíos; la sale un príncipe ruso, ahueca, te pide luego su mano, se la das á la carrera y que te echen moscas; míalas, á mí eso de la Camelia y el rajah m ha- conmovió, y á fe de Lino, por éstas, c amí me veis con corona. -Ya la ties, y zapatera. ¡Vaya una calva! -Y hoymismo preparamos la maleta, me compro un gabán de pieles, la ornamento bien á ella, la llevo á París de Francia, la llamo la Violeta, sale en un salón concerté, baila un tango sinvergüenza, y al año ya soy agüelo materno de su excelencia. -Pues no te envidio tu suerte, si es suerte lo que tú sueñas, porque yo tengo una hija y la enseño en la modestia y sabe zurcir calzones y sabe remendar medias, y guisarme unas patatas y alegrarme la existencia, y el pobre que me la pida, con honradez se la lleva, que á mí conque sea bueno, me la cuide y me la quiera, ¿pa qué más? Una bohardilla es una morada regia al lao de ciertos palacios y al lao de ciertas grandezas. -Chico, no te pongas tétrico y déjate de pamemas, que á mí me chinchan los hombi s que pensáis de esa manera. ¡Y á mí me chinchan los caires sin tanto así de concencia. ANTONIO CASERO El mejor tónico del mundo Jereas Quina KA. PRAVIANA pedidlo en principales cafés, reposterías, licores v coloniales. de como le porte vou MULTIAMILLONARÍA El conde Szechenyi. las persianas; ni pa muestra iba á quedar una. -Oye, mía que luego el sol molesta y achicharra. ¡Qué jocoso t ha hecho la Naturaleza. ¿Por qué no escribes un drama pa el cini de la Encomienda? ¡Mi madre! Pues ni el Arniches te quita á ti la bandera de jovialidaz. -Te pones c armas dolor de cabeza. -Lo que digo es lo que digo, y déjate de pamemas; á lo mejor, de una copla ó de un vaivién de caerás