Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÜUMÍNGO 2 DE F E B R E R O D E 1908 HÚm. SUELTa, 5 CÉNTIMOS Sm mm k 8 N CRÓNICA 11 fd 1 f W I? 3 jr L f 1 LUSTRADLA. A Ñ O IV. N U M 9725 S) S 2 É RíOfCíA IWMMH Vi ASESINATO DEL REY D. CARLOS Y DEL PRINCIPE HEREDERO DE PORTUGAL A la hora ea que llega s. nuestro conocimfen to la noticia de la terrible tragedia desarrollada en I isboa, fáltannos serenidad, espac i o y datos completos para formular u n juicio sobre el suceso que hoy ha de impresionar al mundo entero, n Hue a decir que la protesta de la indignación va por delante, orque si la pasión en la política atenúa en ocasiones los excesos, jamás justifica el crimen, y contra el crimen se levant a síem re airada toda conciencia que sienta la honradez. IvOs errores, si los ha habido, en la dirección de la política en Portugal, disculparían un movimiento, hasta justificarían una revolución; pero no un asesinato. Adviértase que en todos los recientes sucesos de Portugal podrá haber habido extralimitaciones del Poder; se habrán hecho prisiones, se habrán dictado medidas de excesivo rigor, y acaso lo sea ese decreto de extrañamiento de que hablan los últimos telegramas. IvO que no ha habido en Portugal ha áido efusión de sangre del pueblo ni de un personaje; esa sangre de los mártires de una causa que muchas veces ofusca al entendimiento humano y produce el arrebato que arma el brazo homicida ó regicida. Y no existiendo ni siquiera ese pretexto, el asesinato del rey y del príncipe de Portugal ha de provocar la indignación universal y ha de h e n r de muerte á la causa en cuyo nombre los criminales hayan cometido tan horrendo tentado. H a y que admitir que esa causa no es la de iracción política alguna, porque en los partidos políticos portugueses, c tno en los españoles, habrá hombres equivocados, esclavos de una convicción que resulte, al cabo, quimérica. I o que no h a y son hombres que busquen con el oufíal ó con la pistola el triunfo de sus idéfas. Pero mientras vienen los detalles de la tragedia, justo es consi nar la protesta sincera y enérgica contra el cnmen brutal y espantoso que cubre de luto á Portugal y al mundo civilizado. R E G I C I D I O IfiL primera noticia que del atentado s e tuvo en Madrid fué el despacho oficial en que el embajador de Bspaña en I isboa daba cuenta del hecho á nuestro Qobiemo. r ios detalles que da ese despacho, la escena del asesinato del Rey y tíei Príncipe puede reconstituirse de la siguiente manera: A l a s cinco de la tarde regresaba la Real familia á I isboa, después de haber pasado unos días en Villaviciosa, en donde se había verificado una cacería. Uno de los coches iba ocupado por loé Reyes y los Príncipes. AI llegar l a regia Comitiva á Torreicodo J? a 90, un grupo de hombres, armados de revólvers y carabinas, se aproximó al coche ocupado jpor los Reyes, y sin dar tiempo á que la Policía que custodiaba á la regia comitiva, se interpusiera, los agresores hicieron fuego. I os disparos fueron menudeando, viéndose, por los efectos que causaron, q; úe los agresores a; puntaban únicamente contra el Rey y el Príncipe heredero del Trono. Uno y otro, el Rey y el Príncipe, murieron. I Reina resultó ilesa. El infante D. Manuel recibió una herida leve en un brazo. ha. Policía hizo fuego contra los asesinos, y dos de éstos cayeron muertos. 3 U) S restantes se dispersaron, pretendiendo huir; los agentes se ediaron sobre ellos y pudieron detener á tres de los agresores. I41 noticia se extendió rápidamente por I isboa, causando profundísima emoción. H o y será proclamado Rey el infante don Manuel, hijo segundo de D. Carlos. E l nuevo rey de Portugal cuenta diecinueve años de edad. EL 1 A NOTICIA E N M A D R I D H a s t a b i e n e n t r a d a la madrugada de hoy no había en Madrid más noticia que la oficial, porque en Lisboa se cortó inmediatamente la comunicación telegráfica. E n cuanto el ministro de la Gobernaaón recibió el telegrama, se lo comunicó al president e del Consejo. El ministro de Estado conferenció también con el Sr. Maura. El jefe del Gobierno dispuso que inmediatamente se transmitiera la noticia al Rey, que se encontraba en Lachar. El Sr. AUendesalazar se dirigió á la Embajada de Portugal para dar el pésame al reoresentante de esta nación. E L R E Y D E ESPAÑA Al recibir D. Alfonso la noticia de la muerte d e l R e y de Portugal decidió prescindir de 1 cacería en Lachar y regresar á Sevilla. li ii I la Policía sigue practicando registros en los domicilios de cuantas personas se consideran sospechosas. Por si esto fuera poco, empiezan ya á ser del dominio público los detalles del golpe revolucionario que se proyectaba para la noche del 28 al 29, aprovechando el entusiasmo popular que, seguramente, había de despertar el aniversario de los sucesos ocurridos en Oporto el 31 de Enero, El plan era el siguiente: los revolucionarios se situarían en cuatro puntos distintos de Lisboa, comprendidos entre la Escuela Politécnica y San Pedro de Alcántara. Desde allí se dirigirían al domicilio de Franco, á la Presidencia del Consejo de ministros y á las preven iones de la Guardia municipal, en donde están presos los prohombres revolucionarios. La señal para comenzar el movimiento debía darla un cañonazo disparado por uno db los buques de guerra anclados en el Tajo. Alfonso Costa montaría en seguida en un automóvil que tendría preparado y se presentaría en San Pedro de Alcántara. El movimiento abortó porque entre los grupos revolucionarios se mezclaron algunos agentes de Policía que delataron lo que se proyectaba. El cañón no llegó á disparar y Alfonso Costa fué preso antes de que pudiera montar en el automóvil. Los grupos, no obstante, de la Escuela Politécnica, viéndose rodeados de Policía y guardias municipales, los acometieron á puñaladas y tiros de revólver. Como consecuencia de estos sucesos fueron detenidos, además de Costa, el vizconde de Ribeira Brava, el teniente de Carabineros Pope; los diputados Pinto dos Santos, Egaz Moñiz y Antonio d Almeida. Asegúrase que también el ex ministro y jefe de los disidentes progresistas, Sr. José de Alpoim, se halla detenido bajo palabra en su casa, en torno de la cual ejerce la policía estrecha vigilancia. El oficial de Marina detenido es el Sr. Furtado, antiguo diputado ak oimista. L DECRETO D E Confirmando las noticias que ayer telegra EXPULSIÓN fié, ef ministro de Justicia fué a Villaviciosa para someter á la firma del rey el decreto llamado de expulsión. El rey lo firmó y hoy se ha publicado en el Diario Oficial. E n el preámbulo se recuerda el proyecto recientemente presentado á las Cortes- pot el Gobierno español suspendiendo las garantías en Barcelona y Gerona y autorizando á las autoridades para expulsar del reino á los agitadores; y en la parte dispositiva se ordena que todos las individuos que los jueces de instrucción inculpen como incursos en los delitos que el decreto de 29 de Noviembre pasado determina, serán expulsados del reino ó transportados á las colonias i) ortuguesas, previo acuerdo del Consejo de ministros, que habrá de resolver lo a u e n definitiva proceda en el plazo de cinco días. Tiénense en cuenta, en el decreto aludido, las inmunidades parlamentarias previstas por la Constitución. LISBOA, I í N. (alfiEMTB. I Una muchedumbre e n o r m e que en vano trata de contener la Policía y parejas de la Guardia municipal, de Caballería, se agolpa á las puertas del arsenal de la Marina comentando con gran calor el sangriento episodio. Dentro del arsenal se encuentra el presidente del Consejo, todos los ministros y las autoridades de Lisboa, En todas las prevenciones se han montado retenes y se h a ordenado el acuartelamiento de las tropas ante el temor de que los revolucionarios aprovechen la emoción del pueblo para intentar un nuevo golpe de mano. Se están practicando nuevos registros domiciliarios y realizando numerosas detenciones. De los tres invididuos que fueron capturados por la policía en el momento de la agresión, uno es u n español llamado Córdofea, hijo del conocido libertario. Otro se ha suicidado en la cárcel. LISBOA, I I O N AR 10 S DETALLES gente y que fué entregado acto seguido al con d e de Tovar, Este se retiró á sus habitaciones después d e la una, dejando orden expresa de (jue le diesenl aviso inmediatamente si se recibía alguna co municación oficial ó algún nuevo despacho te legráfico. L MINISTRO El ministro de Estado, señor AUendesalazar, estu D E E S T A D O vo á las once de la noche i en la Legación portuguesa, Era portador, en nombre del Gobierno espa- ñol, dé la triste misión de expresar el senti- j miento de sus compañeros de Gabinete por el horrible atentado. Anunciada la visita del ministro de Estado, fué recibido en su despacho por el conde d e Tovar. La entrevista duró media hora aproximadamente. El Sr. AUendesalazar, con acento apenado y, creyendo hacerse intérprete de los sentimientos, siempre nobles y generosos de la nación española, expresó su pésame al ministro por- tugues, al que éste contestó con frases conmovidas de gratitud. Las noticias oficiales recibidas por el Go- bierno, y las que habían sido transmitidas al i conde de Tovar, concordaban desgraciada- mente en un todo. No quedaba, pues, la más leve esperanza, y la horrenda hecatombe acaecida en la capitaJ? del vecino reino estaba confirmada en todos sus detalles. Al retirarse el Sr. AUendesalazar, dio orden f á los cocheros para que le condujesen á su do- í micilio. El Monarca víctima del horrible atentado de ayer, era hijo primogénito de los r e y D. Luis I y doña Mana Pía de Saboya. Poseía bellas cualidades personales, estaba dotado de inteligencia clara y penetrante y con su amor al estudio había adquirido u n a vasta y sólida instrucción, teniendo singular afición á las bellas artes, especialmente á la pintura, á la que dedicaba buena parte de sus horas libres. Por cierto que su maestro en la acuarela, género en el que se distinguía de u n! modo notable, fué un artista español, Casano v a que durante mucho tiempo residió en Lisboa. Contrajo matrimonio con la princesa doña María Amelia Luisa Elena de Orleans y de Borbón, hija mayor de SS. AA. RR. los condes de París y nieta de los duques de Montpensier. Como dato curioso reproducimos la sentida alocución que D. Carlos I dirigió al pueblo portugués el día de su elevación al Trono. Conforme disponen las Instituciones políticas de la Monarquía, soy llamado á presidirlos destinos del reino, y para cumplir bien mis d e beres buscaré las fuerzas en la tradición que me ha legado el difunto Soberano, mi padre, y en la veneración con la cual el pueblo portugués recuerda su memoria y comparte el acerbo dolor de la Real familia. En cumplimiento de la ley fundamental de la Monarquía, juro mantener la religión católica apostólica romana, la integridad del reino, observar y hacer observar la Constitución política de la nación portuguesa y las leyes del reino, y proveer al bien general de la nación. El rey D. Carlos fué nuestro huésped en varias ocasiones y recientemente con ocasión de la boda de D. Alfonso X I I L E L R E Y D CARLOS BIOGRÁFICOS Carlos I, F e m a n do Luis M a r í a Víctor, Miguel Rafael, Gabriel Gonzaga, Javier Francisco de Asís, José- Simón, rey de Portugal, nació en Lisboa el 28 de Septiembre de 1863, sucediendo á su padre en el trono el 19 de Octubre de 1889. Contrajo matrimonio en Lisboa el 22 de Mayo de 1886. De su boda con la reina Amelia han nacido el príncipe heredero Luis Felipe, María, Carlos, Amelio, F e m a n d o Víctor, Manuel Antonio Miguel ¡Rafael, Gabriel Gonzaga, Xavier Francisco de Asís. El príncipe heredero ostentaba los tílulos d e duque de Braganza y de Jaxe. Nació en Lisboa el 21 de Marzo de iSB El otro vastago, que por triste privilegio sucede á sus desgraciados ascendientes en la Corona, se llama Manuel María Felipe Carlos, Amelio, Luis Miguel, Rafael, Gabriel Gonzaga. Xavier y Francisco de Asís Eugenio. Es duque de Beja y de Saxe. Nació en Lisboa el 15 de Noviembre de 1889. Cuenta, por lo tanto, diecinueve años de edad. Hablaba correctamente varios idiomas, y era uno de los más excelentes y diestros tiradores. E n la notable Exposición de postales que se organizó hace poco tiempo en Cádiz con un fin benéfico, el rey D. Carlos envió algunas acuarelas suyas que fueron n iuy celebradas por los inteligentes. D. Carlos era u n entusiasta de auestro país, del que hablaba siempre con sincero cariño. wMimfr LACHAR 2 3 M. RASLADO D E LOS A las nueve de la noche han sido saCADÁVERES cados del arsenal de la Marina los cadáveres del r e y D. Carlos y del Príncipe heredero y conducidos en dos landos cerrados al palacio das Necesidades. Escoltaban el coche fuerzas de la Guardia municipal de Caballería. La muchedumbre ha presenciado el paso del fúnebre cortejo con respetuosísimo silencio. Continúa aparentemente la tranquilidad. Se han suspendido las representaciones en todos los teatros. M 8 BOA, 2 I M. y LTIMAS NOTICIAS Rectifico a l g u n o s de mis primeros in formes, telegrafiados en los primeros momentos de confusión que la noticia del crimen produjo en todas partes. El rey D. Carlos, cuando le transportaron al arsenal de la Marina, estaba ya muerto. El Príncipe vivía aún, pero su agonía duró solamente algunos instantes. Falleció en los brazos de la Reina, sin haber recobrado el cono- cimiento. Los dos cadáveres, hasta el traslado al Palacío das Necesidades, quedaron depositados en el botiquín del Arseneu, en donde fué curado de primera intención el infante D. Manuel. La reina Amelia quería permanecer al lado de su esposo y de su hijo; jjero cediendo á las reiteradas súplicas de los ministros, de la reina Pía y del duque de Oporto, que se presentaron en el arsenal tan pronto como tuvieron noticia de lo ocurrido, y teniendo, sobre t odo, en cuenta el estado del Infante, accedió á trasladarse con éste á Palacio á las siete de la tarde. POR TELÉGRAFO u n o A I 1 T. D E L J D I A E n las calles reina aparente tiranquilidad. E n los centros oficiales tratan d e e s m e n tír los graves rumores que durante todo el día circularon ayer, y niegan de la manera más rotunda que hayaa sido detenidos marinos ni militares como complicados en los sucesos ac- tuales. L a gente sabe, no obstante, que las detenciones se han hecho, que son muy numerosas, que continúa la instrucción de entusas, j n t t e I ASPECTO A I M P R E S I Ó N EN La n o t i a a del rerá LA CIUDAD gicidio circuló toda pidamente por la población. Todos los comercios cerraron en seguida las puestas, y los talleres y oficinas suspendieron los trabajos. Las calles están desiertas. Los tranvías circulan completamente vacíos. La plaza del Comercio, el edificio del ArseU M a í ó 1. (UKGENTE. nal y el Ayuntamiento están ocupados militarA NOTICIA DEi E l r e j D. Carlos y el mente. Principe heredero han A S E S I N A T O sido asesinados. JVI AS D E T A L L E S El oficial del Cuarto militar del Rey, don La Policía ha matado á tres de los regicidas. Francisco Figueira, que iba á pie cerca del coUSBOA, l 7 T. (UHGENTB. che Real, al darse cuenta de la agresión contra RIMEROS D E T A L L E S Poco después de los Soberanos hizo varios disparos de revólver las a n c o d e la sobre los agresores matando á uno de ellos. tarde el rey D. Carlos entraba en Lisboa, de De los tres asesinos muertos, dícese que uno regreso de Villaviciosa, en u n coche descubier- es español y otro francés. El cadáver del terto, acompañado de la Reina y de sus hijos, el cero no ha podido ser hasta ahora identificado. Príncipe heredero y el infante D. Manuel. Los cadáveres continúan depositados en el E n el momento en que el coche desemboca- interior del Ayuntamiento, ba por la calle del Arsenal de la Marina, en la Las armas empleadas por los regicidas son plaza del Comercio, u n grupo de hombres ar- carabinas sistema Colt de calibre 44 y de repemados de carabinas hicieron una descarga ce- tición, de cinco tiros. rrada. Llevábanlas ocultas bajo la capa. D. Carlos y el pnncipe heredero cayeron mortalmente heridos. p L N U E V O REY El nuevo rey de PorLa Reina se puso en pie loca oe terror, tra- se á tando de amparar con su cuerpo el de sus D. Manuel, bajo la tu gal de rsu el infante regencia madre la hijos. reina Amelia. La Policía que había apostada en la calle, LISBOA, S, 2 M. disparó en el acto sobre los agresores. Tres de ONSEJO D E A las doce de la noche se ellos cayeron muertos. han reunido los ministros E 1 Rey y el Príncipe fueron trasladados inM I N I S T R O S en Consejo. Todos ellos se mediatamente al arsenal de la Marina. Las heridas que ambos sufrían eran tan graves que á han encerrado en una reserva absoluta acerca los pocos momentos d e ingresar fallecieron de los acuerdos recaídos. Lo único que se sabe es que se han adoptado los áos. La reina Amelia h a resultado completamen- grandes precauciones militares. te ilesa. El infante D. Manuel ha sufrido un Reina en todo Lisboa un sUencio de muerre. balazo en el brazo. Afortunadamente no ofrece gravedad. N L A LEGACIÓN Uno de nuestros reLos cadáveres de los regicidas, miaertos por T B oi D- rii AI dactores visitó esta la Policial han sido conducidos al AyuntaD E PORTUGAL madrugada la Lemiento. gación de Portugal, situada en el núm. 91 de la calle d e Hortaleza, con objeto de intentar in 1 AS HERIDAS Las heridas que presenta quirir algunos detalles relacionados con la hoel cadáver del rey D. Car- rrenda tragedia de Lisboa. Los esfuerzos de nuestro compañero resultalos, son tres, todas de bala de revólver: una en el costado, otra en la espalda y o t r a en di cue- ron estériles. llo, que le seccionó la carótida. El edificio en que tiene su residencia el miÉl príncipe D. Felipe recibió también tres nistro de la nación vecina se hallaba cerrado balazos en el pecho y en la cabeza. á piedra y lodo. Las heridas del infante D. Manuel, son dos: El portero únicamente abrió poco después una en la parte superior del brazo y otra en la de las once y cuarto para recibir u n despacho región maxilar. telegráfico que llevaba la caUficadón a e ur- P DA T O S E REY A SEVILLA E l R e y sale p a Sevilla á las ciiico de la mañana. Se h a prescindido de la cacería, con motivo de la muerte del rey de Portugal. Eí L 10 0