Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 97 A B C VIERNES 3i DE ENERO DE 1908. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 5 cionado en el cual quepan con la debida separación de sexos unos 400 mendigos, ruega por S. M. la Emperatriz del Japón ha concedido medio de la Prensa al vecindario que le haga á la Reina doña Victoria la gran cruz de la Co- ofrecimientos de edificios que reúnan la capacidad y las circunstancias aludidas, puesto que rona. Para dar á nuestros Soberanos una prueba para construir un edít cio ad hvc sería necesade su alta consideración y de la amistad que rio mayor gasto y una pérdida de tiempo conune al Japón con España, el Emperador ha dis- iderable. Se propone también el alcalde hacer un llapuesto que S. A. el príncipe Kuni, primo de Su Majestad, que se encuentra actualmente en mamiento á la caridad de los funcionarios muAlemania, venga á España y sea portador de nicipales para que contribuyan á sufragar los las insignias y de una carta autógrafa de la gastos que ocasione la extinción de la mendicidad. Emperatriz á la Reina Victoria. Los mendigos que no sean de Madrid los enNo está aún señalada la fecha de la llegada á Madrid del príncipe Kuni. Probablemente viará el ministro de la Gobernación á las provincias de su origen para que en éstas los aullegará á mediados del mes de Marzo. xilien los respectivos Ayuntamientos y no graDesde el día i. al 29 de Febrero se darán en ven al de Madrid. el edificio de la Inclusa y Colegio de la Paz Y á ver si pronto se pueden ver en los lugalas comidas de caridad que costea, S. M. la Rei- res públicos de Madrid esos cartelones que se na doña Victoria Eugenia. ven en las poblaciones del extranjero y en SeLa limosna que ofrece á los pobres la augus- villa y Zaragoza, que dicen: En esta poblata señora, en un hermoso rasgo de generosi- ción está prohibida la mendicidad dad, será recibida por los desvalidos con la gratitud que merece. DE PALACIO SCZECHENYI Y LA VANDERBILT K K CABLS NUEVA YORK, 3 o I O M. La comisión salió altamente satisfecha de ambas entrevistas, sultado de sus gestiones é interesar á A B C en la patriótica labor que han emprendido. Recorrieron después nuestros talleres, examinando detenidamente las máquinas y observando su funcionamiento en medio de elogios y alabanzas que muy sinceramente agradecernos. Respecto á la obra magna de regeneración que hoy los trae á Madrid, tengan los agricultores la evidencia que ha de contar con nuestro modesto auxilio, pues A B C siempre está propicio á secundar cuantos esfuerzos se realicen por conseguir el mejoramiento de los intereses morales y materiales de nuestro país. la núes Portra tarde visitaron los comisionadosdel reRedacción para daruos cuenta ria Gladys Vanderbilty su esposo el conde Sczechenyi. Embarcarán en el paquebot Kaiserina Augusta Victoria, y harán la travesía por la vía del Havre. Los recién casados propónense ir á Roma y visitar al Papa. H asta el 15 del próximo Febrero no emprenderán su viaje á Europa la multimillona- COMBATE EN INDOCHINA MM TELBUtAfO PAXÍS, 3 4 T. LAS SUFRAGISTAS HMt CABLE LONDRES, SO, 1 T ontínfian los desórdenes promovidos por la tenacidad de las sufragistas en defender ii sos aspiraciones. Esta mañana un grupo numeroso de ellas se dirigió al domicilio del ministro de Obras públicas y después al del de Negocios Extranjeros, para entregarles unos mensajes. La Policía practicó cinco detenciones entre los más ruidosas de las manifestantes. l gobernador de la Indochina telegrafía al ministro de las Colonias, que se ha producido una colisión sangrienta en la región de Quilhone, entre negros salvajes y una columna compuesta de colíes, y mandada por el oficial Mr. París. Resultaron muertos Mr. París, numerosos colies y las autoridades chinas que acudieron al lugar de la refriega. DE SOCIEDAD A los condes de Turnes damos el más sentido pésame por la tremenda desgracia que pasan. l arco del parque de Artillería. Su hijo; el desventurado joven D. Manuel Una comisión de coroneles del Cuerpo de Artillería ha visitado al alcalde, para rogarle Otero y Calderón, que anteayer sufrió terrible que interponga su influencia á fin de que no caída conduciendo su automóvil por la carredesaparezca y, por el contrario, sea considera- tera de El Escorial, murió ayer, apenas entrado como monumento nacional, el arco del par- do en la juventud de la vida. Deseárnosles toda la resignación cristiana que de Artillería que se conserva en la plaza deí Dos de Mayo, y que con la iglesia de Ma- suficiente para sobrellevar tan duro trance. yer por la mañana visitó la comisión al se ravillas, y una casa próxima de la calle de San Se halla enferma de gravedad, en Gibraltar, ñor Maura, haciéndole entrega de! menAndrés, son los únicos restos que quedan de una hija de los señores de Larios, nieta de los saje referido, y exponiendo el presidente de la aquella época. Asociación, D. Bonifacio de la Puente, las aamarqueses de Castrillo. piraciones de los Sindicatos. I a comisión del centenario. De San Sebastián ha llegado la distinguida El jefe del Gobierno prometió estudiar el Ha sido agregado á la comisión del centenario del 2 de Mayo de 1808 el erudito es- señora viuda de Mendía, con su encantadora mensaje y ocuparse detenidamente de él en el hija María. primer Consejo de ministros que se celebre, critor madrileño D. J uan Pérez de Guzínán. extendiéndose d e s De París han regresado los duques de Mon- acerca del problemap u é s en consideraciones agrícola y haciendo rel problema de la mendicidad. tellano. saltar que la primordial misión del Gobierno Como ampliación de las noticias que publicábamos en nuestro número anterior acerca Se anuncia para el entrante mes un gran es la de facilitar y alentar las iniciativas particulares. de la reunión habida en el ministerio de la Go- baile en la Embajada de Austria. Añadió que el Gobierno ve con gran combernación para estudiar los medios de extinHa fallecido en Madrid el bizarro general placencia el movimiento que hacia su regeneguir la mendicidad en Madrid, manifestó ayer D. Fernando O Lawlor y Caballero. ración y mejoramiento se advierte en la clase et alcalde que se celebrarán frecuentes reuniones, en una de las cuales, que será de las pri- A su distinguida familia acompañamos en su agrícola, y que para secundar estos nobles esfuerzos ha de hacer cuanto en su mano esté. meras, se convocará á los gremios y se les pe- dolor. dirá su cooperación para el logro de los proA continuación se dirigieron los comisionaLa duquesa de Tarancón ha sido nombrada pósitos que el Gobierno y el alcalde tienen. dama de S. M. la Reina. Es hija de los condes dos al ministerio de Fomento, donde fueron El alcalde está convencido de que hace falta de Agüera y nieta de D. Manuel González Lon- inmediatamente recibidos por el Sr. González arbitrar recursos para realizar esta empresa, y goria. Besada. los arbitrará. El ministro de Fomento manifestó también Hoy viernes, día de moda en Novelty. á los comisionados el interés con que mira Recabará el auxilio de los gremios y de todo cuanto se refiere á la agricultura, mostrándose e l vecindario de Madrid, pues entiende que identificado con muchas de las peticiones extodos deben estar interesados etí realizar la presadas en el mensaje, y prometiendo trabao bra de caridad de auxiliar á ios desvalidos y ENTREVISTA jar con ahinco para mejorar las condiciones de que al propio tiempo desaparezca de la caDE SOBERANOS angustiosas en que hoy se encuentran los lapital de España ese espectáculo de lacerías y POR TELÉGRAFO bradores. miserias que no se presencia ya en ninguna población medianamente culta. Admitirá todos C e asegura que el rey de Italia ROMA, J o 4 T. en Después conversó afablemente con varios devolverá los donativos aun cuando sean de 10 céntimos el mes de Abril la visita al príncipe de Mo- individuos de la comisión, demostrando que Como para hacer la selección de los mendi naco, y que al mismo tiempo celebrarán un tiene hscho profundo estudio de cuantos problemas pueden interesarles. gos necesita la Alcaldía un gran local acondi- encuentro las escuadras francesa é italiana. NOTAS MUNICIPALES E U a llegado á Madrid una numerosa comisión de delegados agrícolas, representantes de los 2.000 Sindicatos que constituyen La p L CRIMEN DÉLA CALLE Fuerza de la Unión, con el fin de presentar al CIUDAD RODRIGO Sr. Maura el mensaje que contiene las concluEl director del hospital Provincial ha partisiones aprobadas en la Asamblea general cele- cipado ayer al Juzgado del Centro que Herbrada en Valladolid el día 28 del corriente. minio Cerrillo García, autor del doble crimen Estos agricultores, que puede decirse que re- de la calle de Ciudad Rodrigo, ha sido dado presentan á los de España entera, piden que de alta por el médico que le asistía. adquiera el Estado, por medio de un empréstiEn su Torres, to, una crecida cantidad para invertirla en es- que hoy vista, el juez Sr. Herminioha dispuesto a la Cárcel cuelas, canales, caminos y aumentar la asigna- Modelo. sea trasladado ción del fondo de calamidades, y para realizar este empréstito proponen la creación de un impuesto suntuario, otro gravando con cinco ¿EL REY EDUARDO pesetas por hectárea las fincas rústicas, no dedicadas al cultivo y que son paira recreo de A BIARRITZ? caza, así como un 2 por 100 sobre toda cantiPOR TBLEOXAPO dad que los propietarios cobren por sus fincas BIARRITZ, 1 9 1 1 N rústicas en renta. I a llegada del correo del rey de Inglaterra Piden, además, que el tabaco se cultive en hace en la probabilidad del próxiEspaña previa la fijación de un canon por uni- mo viaje pensar M. británica. Se supone que, de S. dad de terreno cultivado. aquí una temQue se acuñen en el término de dos años 1.000 como otras veces, permanecerá el hotel Palais porada y se ignora si vivirá en millones de pesetas en oro. al efecto; Y que el Estado intervenga la llegada á las ó en una villa alquiladaprotocolo. en este últiel Tal vez le Aduanas de las primeras materias de abonos mo caso funcionaríaAlejandra, que encontraría químicos, y que, previo análisis, ponga precinto acompañe la reina la emperatriz viuda de en todos los sacos, con expresión del grado de aquí á su hermana Rusia. riqueza garantizada. LA FUERZA DE LA UN: ON p Una visita de inspección p? n el expreso de ayer tarde saüó para Barce lona, con el fin de girar una visita de inspección á aquella Audiencia, el magistrado del Tribunal Supremo, D. Alvaro Landeira. Acompaña á éste, en concento de secretariohabilitado, el Sr. Armada. En el mismo tren salió también para Barcelona, el magistrado Sr. Del Valle, nombrado recientemente juez especial para instruir el proceso formado con inotiro de los últimos atentados terroristas. MILAGRO EDITORIAL E por 35 cents LA NOVELA ILUSTRADA vi. á comenzar mañana la publicación de las NOVELAN COMPLETAS de Víc tor Hugo, en tales condiciones do baratura, que toda la colección sólo costará 2 poso as 80 céntimos. Cida novela completa de Víctor Hugo, á pesar de ae gran extensión, so vender á 35 cents. yendo todas ellas magníücamento ilustradi. s con láminas sueltas y cubierta en muchos colores. íL s ocho novelas que escribió Víctor Hugo, incluso LOS A 1I SKKABLES, por 2 pesetasi Realmente es imposil lo dar los autores famosos á precio más barato. Mañana se publicará BDO- P AROAL, primera nove t de Víctor Hugo. 35 céntimo en todas parles y en las oficinas, Mesonero Kumuuos. 13. Manual de Fotografía, paru aficionados, por Kiu. rry 1 tomo con grabados en pastí, 50 cents, en librerías y agencias do La Novela de Ahora. BIBLIOTECA DS A B C 38 LA SEÑORITA DE LOS CIEN MILLONES 33 la planta baja exterior del edificio. En las puertas de aquél había sendas cüapas de metal con las inscripciones siguientes: Ei CICERONE ELEGANTE. DiMad. Victoria era una jamona bien conservada, como su vecino, que siempre que la encontraba en la escalera la saludaba con respeto. Su negocio no era la confección de vestidos únicamente, sino algo más censurable, para lo cual reunía excelentes condiciones la casa, en la que se podía entrar y salir indistintamente por la puerta principal ó la de la tienda, y que además tenía otra salida á un pasadizo excusado. Mad. Victoria realizaba también operaciones de préstamo, como Collin- Megret, y echaba las cartas ¡Buena parejita! -pensaba Delrue. -Podían asociarse si no lo están ya, y eso es lo que he de averiguar. Y averiguó que ambos subían á horas fijas á los respectivos pisos entresuelos y bajaban al mismo tiempo á las plantas bajas; que tenían teléfono interior, cuyo uso nadie conocía en la casa. Un día observó que salía ella, y á los pocos minutos se echaba él á la calle; los siguió y pudo ver que se reunían y se daban el brazo al hallarse á bastante distancia de la casa; que fueron juntos á ce nar en un restaurant y luego al teatro, y que al regresar se separaron en el mismo sitio en que se habían reunido al salir, y que volvieron á su domicilio cada cual por un lado; que una vez dentro de la casa sólo había luz en una de las ventanas del entresuelo. Era bastante para convencerse de que los dos establecimientos eran uno solo en realidad, que era lo que Delrue había sospechado, y se dio por satisfecho, decidido á esperar los acontecimientos y á vigilar sin descanso la sospechosa casa de Mad. Victoria. Un día que Andrés paseaba á un acaudalado negociante de Viena por los cabarets de Montmartre, oyó que le llamaban. Era un joven distinguido que manifestaba sincera alegría al verle. ¡Delrue! ¿No me recuerdas? Soy yo, Kermor, tu compañero del Liceo y de regimiento. Se estrecharon las manos efusivamente. ¡Vaya sí se acordaba Delrtie de él! ¿Vas acompañado? -preguntó Enrique. -Nada de eso. Es un amigo á quien he encontrado aquí. Había reflexionado rápidamente. El alemán á quien acompañaba estaba entretenido, de conversación con unas mujeres, asiduas concurrentes al cabaret; podía darle esquinazo fácilmente y así lo hizo. Enrique de Kerinor iba con algunos amigos, y unido al grupo Delrue continuó la conversación acerca de exploraciones, submarinos, globos dirigibles, tPí? rección. MADAMS VICTORIA. Modas. Cuando los dejaron soios, Enrique invitó á Delrue á comer. -No; gracias, no puedo. -Eso ea una broma. ¿Por qué? -Porque- -respondió Delrue, que había preparado so platt- -no me serta posible corresponder al obsequio; porque ao he olvidado que te debo algún dinero que hace tiempo me prestaste. ¿y eso né imparta? Bntre compañeros no se miran esas oequeñeces. -No puedo dar nada por ella. Ya no vale nada. Andrés, al verse descubierto, huyó rápidamente, sin pedir explicación alguna. Así es que al verse al cabo del tiempo frente á aquel hombre, que podía mandarle á la árcel en el acto, se quedó confuso y aterrorizado. ¡Pobre muchacho! No tema usted nada y vaya á verme mañana á la agend a Collin- Megret, calle de San Lázaro. Usted sabe dónde es, ¿verdad? Al día siguiente acudió á la cita. La casa ¡vaya si la conocía! había cambiado de aspecto, mejorando considerablemente. El Sr. Collin- Megret recibió á Delrue en su despacho de director de la Agencia. -Hablemos lo necesario nada más, pero claramente. Expóngame usted sus títulos y sus conocimientos y enséñeme sus documentos de identidad si I03 tiene. Andrés obedeció, interrumpido de cuando en cuando por el prestamista. -No ha sufrido usted condena ¿eh? ¡Más vale así! Ha sido usted estudiante de Derecho y de Medicina. ¡Mejor que mejor! Ahora carece usted de profesión y de domicilio. ¡Locuras de la juventud! Luego se arrellanó en su sillón, y como hombre seguro del efecto que iba á producir, formuló la proposición siguiente, que oyó Delrue con ia mayor atención: ¿Qué diría usted, Sr. Delrue, si yo le vistiera á usted con toda elegancia y le empleara como secretario íntimo mío, con cien francos de sueldo al mes? ¿Eh? ¡Cien francos, paga adelantada, y un porvenir magnífico! Delrue no tuvo ni por un momento intención de preguntar lo que se exigiría de él á cambio de tan espléndidos ofrecimientos. Adivinó que había llegado el instante de que le favoreciera la suerte, y exclamó, sintiéndose revivir: ¡Ah, señor! ¡Si eso es cierto, me salva usted la vida! ¿Si es cierto? ¿Se atreve usted á dudarlo? Tome usted, tome usted sus cien francos de la primera mensualidad, y fírmeme usted el recibo, que, en realidad, no sería necesario, porque tengo confianza en usted. Le alargó un papel ya escrito de antemano, en el cual Andrés no tuvo que hacer más que firmar, cosa que hizo sin desconfianza. Collin- Megret recogió el documento una vez formalizado, y al examinar la firma, dijo: ¡Qué bien escribe usted! Esta sencilla frase produjo en Andrés un efecto muy extraño; poro su asombro aumentó al oír lo que continuaba diciendo su protector -Debe tenerse siempre cuidado de leer atentamente lo que se firma, antes de firmar. Esta regla de conducta no tiene importanca alguna tratándose a mí, pues yo no tengo, ni por asomo, el prot -uto de enviarle á usted á presidio. Usted va á ser mi mano derecha, mi s ¿retario, mi amigo, mi alter ego. N o lie áe tener nada oculto para usted, y por esto debo preguntarle: ¿Sabe usted lo que acaba de firmar? ¡Su condena... No üenible usted; no me gustan los hombres nerviosos. Este recibo es una declaración de haberme vendido una papeleta del Monte de Piedad que tengo en mi poder y que usted recor-